Violencia de género: Mujeres como sujetos vulnerables. Redondo, M. Belén

Título: Violencia de género: Mujeres como sujetos vulnerables

Autor: Redondo, M. Belén –

Fecha: 11-jul-2017

Cita: MJ-DOC-11913-AR | MJD11913

Sumario:

I. Introducción II. Violencia de género en las 100 Reglas de Brasilia III. Tipos de violencia IV. Conclusión.

Doctrina:

Por M. Belén Redondo

ABSTRACTO:

En esta oportunidad trataremos la cuestión de la violencia contra la mujer en sus diversas formas.

Este concepto cobra especial trascendencia por los numerosos casos que resuenan cada vez con más fuerza.

La mujer encuentra amparo en diversos instrumentos tanto a nivel nacional como en el marco internacional, si bien estos derechos están positivizados, lo que falta para ajustar el «ser» con el «deber ser», es implementar mecanismos que promuevan una tutela efectiva de sus derechos.

De modo que la integración entre derechos y garantías se vuelve una tarea trascendental para los tres poderes del Estado, quienes a través de sus funciones deberán encontrar las vías idóneas que permitan a aquellas personas vulnerables restablecer los derechos quebrantados.

I. INTRODUCCIÓN

La discriminación, y abusos de toda índole que sufre actualmente la mujer, han impulsado a fortalecer la legislación nacional e internacional, en aras de brindar una mayor protección.

En la Asamblea Plenaria de la XIV Cumbre Judicial Iberoamericana en la ciudad de Brasilia en el año 2008, quedaron constituidas las 100 Reglas de Brasilia sobre acceso a la Justicia de las personas en condición de vulnerabilidad, como un instrumento internacional, donde se reforzó lo expuesto por diversos Tratados de Derechos Humanos, y se concentró a ciertos grupos de individuos atendiendo a determinadas características propias de su persona, entre ellas, la cuestión del género.

Actualmente, la mujer es considerada como un posible sujeto en condición de vulnerabilidad.

Las 100 Reglas fueron adoptadas por la Corte Suprema de la Nación a través de la Acordada N° 5/2009 y lo mismo hizo la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, a través de Acta Nº 14 punto 2.

Entre los Tratados Internacionales de protección específica a la mujer encontramos la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CETFDCM) y su Protocolo facultativo, y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer.

En líneas generales estosinstrumentos establecen que los Estados tienen la obligación de consagrar la igualdad de género en su legislación nacional, derogar todas las disposiciones discriminatorias en sus leyes, y promover nuevas disposiciones para proteger a la mujer contra la discriminación.

Asimismo, las instituciones públicas deben adaptarse para garantizar a las mujeres una protección eficaz contra la discriminación, y adoptar medidas para eliminar todas las formas de discriminación contra la mujer practicada por personas, organizaciones y empresas.

A lo largo de estos años, se ha ampliado la protección no solo para reforzar la igualdad entre hombres y mujeres, sino también para los casos en que el simple hecho de ser mujer, pueda ser una causa de violencia en sus diversas manifestaciones.

La figura de la trata de mujeres para su explotación sexual en sus diversas formas queda contemplada bajo la órbita de la Ley Nacional N° 26.364 y su modificatoria Ley N° 26.842 para PREVENCION Y SANCION DE LA TRATA DE PERSONAS Y ASISTENCIA A SUS VICTIMAS, y en Santa Fe bajo la Ley N° 13.339, como un supuesto donde las mujeres pueden encontrarse en una condición de vulnerabilidad.

La Ley 13.339 de Santa Fe, artículo 2 , expresa lo siguiente:

«En dicho marco legal se entiende por trata de personas: la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación.Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos».

Lamentablemente, se registran con más frecuencia casos de violencia contra niñas o adolescentes, activándose diferentes mecanismos de protección.

La vulneración que pueden sufrir las niñas y adolescentes, sumadas a otras causas de vulnerabilidad como ser la pobreza, re victimizan aún más a aquellas que la padecen.

El deber de denunciar estos hechos en caso de que se trate de niñas y adolescentes, como de personas con capacidades diferentes, se amplía, a los fines de resguardar su vida e integridad física y psíquica.

Así también Argentina recientemente ha ratificado la Convención Interamericana para la protección de los Derechos Humanos de los adultos mayores, donde se busca tutelar, entre otras cuestiones, la posible vulneración que pueda sufrir una mujer de más de 60 años, incluyendo tanto la discriminación como la violencia por el hecho de ser mujer, sumado a su edad.

II. VIOLENCIA DE GÉNERO EN LAS 100 REGLAS DE BRASILIA

Las 100 Reglas de Brasilia definen la violencia de género en la Regla n° 19 diciendo que:

«Se considera violencia contra la mujer cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado, mediante el empleo de la violencia física o psíquica».

Al ser la mujer sujeto de protección especial por los Tratados enunciados y al ser considerada como un posible sujeto en condición de vulnerabilidad según las 100 Reglas de Brasilia sobre el Acceso a la Justicia de las Personas en Condición de Vulnerabilidad, se deben activar mecanismos de protección integral, para que al momento de defender sus derechos, no se produzca otra vulneración.Esta Regla brinda un término amplio de violencia, por lo cual queda incluida también la discriminación contra la mujer a causa del género, dado que se trata de una acción o conducta, basada en el género, que provoca un daño o sufrimiento psicológico.

En este sentido la Regla n°18 establece que:

«Se entiende por discriminación contra la mujer toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo que tenga por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera».

III. CONCEPTO DE VIOLENCIA DE GÉNERO Y TIPOS.

Podemos decir que víctima de violencia de género, es toda aquella persona que padece una agresión física, sexual, verbal, psicológica, o económica, en cualquier ámbito donde desarrolle su vida, ya sea en lo público como en lo privado, a la que se le provoca un daño o sufrimiento ocasionalmente o reiteradamente, y que puede llevarla a la muerte.

Los tipos de violencia que se pueden sufrir son:

1.- Física: La que se emplea contra el cuerpo de la mujer produciendo dolor, daño o riesgo de producirlo y cualquier otra forma de maltrato agresión que afecte su integridad física.

2.- Psicológica: La que causa daño emocional y disminución de la autoestima o perjudica y perturba el pleno desarrollo personal o que busca degradar o controlar sus acciones, comportamientos, creencias y decisiones, mediante amenaza, acoso, hostigamiento, restricción, humillación, deshonra, descrédito, manipulación aislamiento. Incluye también la culpabilización, vigilancia constante, exigencia de obediencia sumisión, coerción verbal, persecución, insulto, indiferencia, abandono, celos excesivos, chantaje, ridiculización, explotación y limitación del derecho de circulación o cualquier otro medio que cause perjuicio a su salud psicológica y a la autodeterminación.

3.- Sexual:Cualquier acción que implique la vulneración en todas sus formas, con o sin genital, del derecho de la mujer de decidir voluntariamente acerca de su vida sexual o reproductiva a través de amenazas, coerción, uso de la fuerza o intimidación, incluyendo la violación dentro del matrimonio o de otras relaciones vinculares o de parentesco, exista o no convivencia, así como la prostitución forzada, explotación, esclavitud, acoso, abuso sexual y trata de mujeres.

4.- Económica y patrimonial: La que se dirige a ocasionar un menoscabo en los recursos económicos o patrimoniales de la mujer, a través de:

a) La perturbación de la posesión, tenencia o propiedad de sus bienes;

b) La pérdida, sustracción, destrucción, retención o distracción indebida de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores y derechos patrimoniales; c) La limitación de los recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades o privación de los medios indispensables para vivir una vida digna;

d) La limitación o control de sus ingresos, así como la percepción de un salario menor por igual tarea, dentro de un mismo lugar de trabajo.

5.- Simbólica: La que a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad.

IV. CONCLUSIÓN

A modo de conclusión podemos decir que la violencia de género es un mal instalado en la sociedad y que día a día se cobra más vidas.

La protección integral contempla una serie de instrumentos de resguardo para la mujer, estos son los siguientes:- Ley Nacional de Protección Integral de las Mujeres N° 26.485 , La Ley Nº 13.348 por la cual Santa Fe adhiere a la Ley Nacional; Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer;

– Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer;

– Convención sobre los Derechos de los Niños y el Protocolo Opcional sobre la Venta de Niños, la Prostitución Infant il y la Pornografía Infantil;

– Convención 182 de la OIT sobre la Prohibición y Acción Inmediata para la eliminación de las Peores Formas de Trabajo Infantil;

– Ley Nacional N° 26.061 de Protección Integral de los derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, y Ley Provincial N° 12.967 de Promoción y protección integral de los derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes en Santa Fe;

– Ley de Violencia Familiar, n° 11.529 ;

– Las 100 Reglas de Brasilia sobre el Acceso a la Justicia de las Personas en Condición de Vulnerabilidad;

– Convención Interamericana sobre la protección de los Derechos Humanos de las personas mayores;

– Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y su protocolo facultativo, y Ley Nacional 26.378 ;

– Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas Especialmente Mujeres y Niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional.

La integración entre los derechos y los mecanismos de defensa se vuelve de suma importancia para lograr una real efectivización de los derechos tutelados.

Por todo lo expuesto, podemos decir que no sólo se torna necesario consagrar derechos, sino también implementar aquellas prácticas que respondan a los instrumentos nacionales e internacionales de protección de los derechos de la mujer.

———-

N. de la R.: Artículo publicado en Juris, Jurisprudencia Rosarina Online.