Cinismo electoral, político y judicial. Roberto F. Bertossi.

Una profunda crisis ético-moral y normativa impregna nuestro sistema electoral, de caras al próximo domingo en que tendrán lugar las elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO/Ley 26.571/09)
Como veremos, resulta absurdo y abstracto pensar y sostener una ley de esta naturaleza, que nadie respeta ni considera importante.

No obstante la “Virtue Jurisprudence con acento en las virtudes judiciales”, la justicia salió a amedrentar a los ciudadanos que no emitan su sufragio conforme a la (supuesta) obligatoriedad de una ley que –fraudulentamente conforme al art. 38 de nuestra Constitución Nacional- las impuso, a pesar de que la preservación de dicha norma carece de sentido cuando existe consenso general y “calificado” en cuanto que la misma debiera ser derogada.

Esta sospechada justicia no sólo dejó de declarar la obvia inconstitucionalidad de las PASO, sino que permite la violación flagrante y sistemático del magno articulo 38 y cc. por parte de todas las agrupaciones, coaliciones y amontonamientos políticos que concurrirán a la inminente y nula contienda electoral este domingo 13 de agosto; opciones electorales que exhiben y proponen para su elección a imputados, procesados, condenados, testimoniales y tales, paradójicamente aún cuando la misma justicia no aprobó el financiamiento electoral de las agrupaciones políticas (Ley 26.215) en las elecciones realizadas últimamente.

Mal que nos pese el desarrollo de las próximas PASO continúa adelante con un incesante bombardeo periodístico audiovisual, gratuito e insoportable; espacios comunicacionales y oportunidades que mucho mejor y edificantemente seria destinar a Vg., la educación, la niñez, la indigencia, el maltrato familiar, el analfabetismo, la desnutrición, la drogadicción, los pueblos originarios, las personas con capacidades diferentes y tantas realidades humanas acuciantes/angustiantes de carne y hueso, todas con garantías de alcurnia constitucional; precisamente de lo que carecen las PASO.
Concomitantemente por caso, con tantos días y meses sin clases, el próximo lunes 14 no habrá dictado de las mismas en demasiados establecimientos educativos, con la excusa de limpiar tanto “cotillón electoral” (algo que debería quedar realizado el mismo día).

El propio presidente Macri recientemente afirmó: “es una falta de respeto dilapidar recursos” en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias agregando que le da “mucha bronca” que el Estado financie “una elección que solamente se hace en la Argentina”. “Yo vivo para ahorrar de a 100 mil pesos y (con las Paso) estamos dilapidando 2.500 millones”, subrayo; precisamente añadimos, un dinero por el que claman y merecen las realidades humanas en desgracia mencionadas con anterioridad.

Temerariamente no se advierte que estas mañosas prácticas electorales, resultan la mejor manera de cultivar apatía, fastidio, desencanto, hartazgo y desconfianza ciudadana en un sistema democrático, un sistema que de tal manera tolera campañas electorales y elecciones cuasi permanentes, haciendo ´caldo gordo´ a viejos y nuevos populismos que ya han mutilado la cohesión, la amistad y la paz social.

Preconclusivamente, más allá de una mera carísima y disfrazada encuesta, no se equivoca Tomas Abraham cuando denuncia que estamos siendo víctimas de una consulta fraudulenta, de un insulto a la ciudadanía fraguado por los mismos que promulgaron estas leyes inconstitucionales. Por eso mismo no debemos hacerles el juego a estas cínicas castas que viven de esto y para esto. De tal manera nuestro país no solo en nada avanzó con estas prácticas inconstitucionales sino que retrocede aceleradamente en términos de legitimidad, ciudadanía y cultura democrática-republicana.Entonces Constitución Nacional… ¿quién viola la ley? acaso el ciudadano de ´a pie´ sin fueros, laburante y contribuyente… ¡NO!, ¿verdad?

La violación sistemática e impune proviene de tantos privilegiados que olvidaron que no somos esclavos de ellos cuando nos juzgan y gobiernan malamente, sino que ellos no son más que nuestros provisorios empleados.
Finalmente si no, ¿cómo salir de esta crisis ético-política, concediendo nuevas plataformas a los responsables de tantos desafueros… cómo no defender nuestra democracia, nuestra república, nuestros derechos y valores sin envalentonar a sus verdugos?

Por Roberto F. Bertossi

(*) Investigador CIJS / UNC. Experto CoNEAU en Cooperativismo.