Es responsable exclusivamente de los perjuicios ocasionados quien abrió la puerta de su auto sin verificar por el retrovisor erigiéndose ésta en un obstáculo insalvable para el actor que circulaba con su motocicleta

Partes: Casais Carlos Alberto c/ Cusmai Julio Alberto y otro s/ daños y perjuicios

Tribunal: Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual de Rosario

Fecha: 4-nov-2016

Cita: MJ-JU-M-103979-AR | MJJ103979 | MJJ103979

Sumario:

1.-Corresponde admitir la demanda de daños y perjuicios intentada contra el conductor de un rodado por parte de quien circulaba en su motocicleta, toda vez que la ocurrencia del hecho se debió exclusivamente por la conducta de la demandada, quien transgrediendo las normas que regulan el tránsito y prevención teniendo en cuenta los riesgos propios de la circulación, haciéndose pasible de la presunción legal de responsabilidad de quien comete una infracción relacionada con la causa del accidente, en tanto se constituyó en un obstáculo insalvable para el accionante la apertura de la puerta izquierda por parte del conductor del rodado.

2.-No habiéndose probado ninguna de las eximentes previstas por la norma que rige el caso (art. 1113 pár. 2° parte 2º del CCiv.), se le debe reprochar totalmente la producción del hecho en cuestión – daños sufridos por quien circulaba en su motocicleta, por su conducta culpable y su carácter de guardián y titular registral del vehículo dominio al momento del siniestro toda vez que el demandado al pretender descender del rodado debió extremar las medidas de precaución, más aun tratándose de una arteria de mucha afluencia de tránsito y que se encontraba detenido sobre el medio de la calzada.

Fallo:

Rosario, 4 de noviembre de 2016.- Y Vistos: Que en fecha 4 de noviembre de 2016 se ha celebrado Audiencia de Vista de Causa designada en los autos caratulados ” Casais Carlos Alberto contra Cusmai Alberto y otros sobre Daños y Perjuicios” Expte N° 2959/14. Que habiendo sido designada como Jueza de Trámite a la Dra Gentile Julieta, encontrándose firme y consentida su designación por las partes , habiéndose integrado el Tribunal con el Dr Fabián Bellizia ( en suplencia de la Dra Mariana Varela ) y la Dra Susana Igarzagal, Magistrada integrante del tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual N° 1 de Rosario, cumplimentados los recaudos legales , los presentes se encuentran en estado de resolver .

Y Considerando: 1.- Que por el mismo hecho se tramitó ante el Juzgado de Primera Instancia de Distrito en lo Penal Correccional de la Primera Nominación de Rosario sumario caratulado ” Cusmai Julio Alberto y otro sobre lesiones en accidente de tránsito” Expte N° 209/12, en la que por Auto Nº 1246 de fecha 19 de abril de 2012 ( fs 59 ) se dispuso el archivo de las actuaciones conforme el artículo 72 inciso 2º del Código Penal y el artículo 200 del Código Procesal Penal; quedando así franqueado el presupuesto establecido por el artículo 1101 del Código Civil y expedita la facultad para dictar sentencia en este juicio.

2) A fs.61/69 se presenta la actora, Sr Casais Carlos Alberto, por intermedio de apoderado interponiendo demanda de daños y perjuicios contra el Sr Julio Alberto Cusmai, cita en garantía a La Holando Sudamericana Cía de Seguros S.A en los términos del art 118 de la ley 17418.; y postula que en fecha 26 de febrero de 2012 mientras se encontraba circulando por Avda Circunvalación de Rosario, en sentido nortesur, a bordo de su motocicleta y llevando como acompañante a su hijo menor de edad, llamado Lautaro Ezequiel Casais; refiere que al llegar a la altura del puente de Avda Eva Perón un rodado Volkswagen Gol dominio GUX558, el cual se encontraba detenido en Avda Circunvalación (mano norte-sur ) por haber colisionado en forma previa con el rodado que lo precedía . En dicha circunstancias, el conductor del rodado ( hoy demandado) Cusmai Julio Alberto, abre en forma repentina e imprevista la puerta delantera izquierda para descender del vehículo y sin mirar previamente por el espejo retrovisor provoca la obstrucción de la trayectoria del Sr Casais el cual se golpea fuertemente su pierna izquierda sobre el pavimento provocándole lesiones que describe en la demanda y que son objeto de pretensión indemnizatoria ( punto IX ) . Funda en derecho. Ofrece pruebas.

3) A fs. 73/76 comparece por intermedio de apoderada el demandado, el Sr Cusmai Julio Aberto y la citada en garantía LA HOLANDO SUDAMERICANA S.A. Realiza una negativa pormenorizada de hechos y derecho. Refiere en el punto IV del escrito de responde que en fecha 26 de febrero de 2012, siendo aproximadamente las 20:15 hs, el vehículo VW Gol dominio GUX558, conducido por el Sr Cusmai Julio Alberto, circulaba en forma reglamentaria por Avda Circunvalación en dirección al sur, detrás de una gran caravana de autos; que al arribar a la altura del puente de Avda Eva Perón, los vehículos comienzan a frenar debido a la reducción de la calzada por obras en construcción.Refiere que el Sr Cusmai hace lo propio , pero que al accionar los frenos, derrapa y provoca una pequeña colisión con el vehículo que lo precedía. Que al momento en que Cusmai abre la puerta del lado del conductor y desciende para ver que había ocurrido, una motocicleta que pasaba en forma distraída por el lado izquierdo, pega en el guardarrail y lo colisiona. Pone especial énfasis en destacar que la colisión se produce cuando el demandado ya había descendido del rodado y achaca la responsabilidad al actor por no prestar la debida atención a las contingencias del tránsito y que circulaba muy cerca del guardarrail. Funda en derecho. Ofrece pruebas.

4) La legitimación activa del Sr. Casais Carlos Alberto proviene de haber sido conductor de la motocicleta Guerrero Tundra GXR200 cc, dominio 131-EUP, participante en el accidente que da origen a éste proceso, por ser titular del rodado a la fecha del siniestro conforme fuera acreditado mediante respuesta Oficio N° 1360 de fecha 20 de abril de 2015 e informe conjunto de estado de dominio que fuera acompañado en oportunidad de celebrarse la audiencia de vista de causa y por haber sufrido lesiones conforme surge del sumario penal. Por otro lado, la legitimación activa no ha sido materia de controversia entre las partes.

La legitimación pasiva del Sr Cusmai Julio Alberto proviene de haber sido conductor del rodado dominio GUX-558, participante en el siniestro, y por ser titular registral del vehículo conforme se acredita con respuesta oficio al Registro Nacional de Propiedad del Automotor , Seccional 9 e informe de dominio histórico , documental que fuera agregada en audiencia de vista de causa.Circunstancia que tampoco mereció controversia alguna en el proceso.

5.- El hecho en cuestión se subsume en lo prescripto por el artículo 1113, 2do párrafo, del Código Civil, ya que el alegado daño ha sido producido por el riesgo con andamiaje jurídico en el artículo 1113 segundo párrafo del Código Civil; en consecuencia, a la parte actora le incumbe la prueba del hecho, del daño, y la relación de causalidad entre el hecho y el daño sufrido; mientras que para eximirse de responsabilidad corresponde a la demandada la acreditación de la culpa de la víctima o la de un tercero por quien no deban responder, ya que el daño ha sido producido por el riesgo de una cosa.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación ha entendido que “la circunstancia de la aplicación de un riesgo recíproco no excluye la aplicación de lo dispuesto en el art. 1113, 2° párrafo del Código Civil, que regula lo atinente a la responsabilidad civil por el hecho de las cosas.Por lo demás, la invocación de una neutralización de los riesgos no resulta de por sí suficiente para dejar de lado los factores de atribución de la responsabilidad que rigen en ese ámbito1.

El hecho de la víctima con aptitud para interrumpir el nexo causal debe estar demostrado en forma clara y convincente, se requiere de razones que no impliquen meras conjeturas2, para desplazar total o parcialmente la responsabilidad objetiva que establece la norma; y a su vez debe aparecer como la única causa del daño y revestir características de imprevisibilidad e irresistibilidad propias del caso fortuito o fuerza mayor3.

6) No es materia de controversia el acaecimiento del accidente, así como con las circunstancias de lugar y tiempo; mientras que disienten acerca de la dinámica siniestral y por ende sobre la responsabilidad que de él deriva; corresponde en consecuencia analizar la responsabilidad en su acaecimiento.

Constata la preventora al realizar la inspección ocular del lugar del hecho minutos después de acaecido el evento dañoso ( fs 79 ) que la mano con sentido norte -sur de Avda Circunvalación se encontraba reducida y con tambores en sus costados.

El demandado Cusmai ( fs 47 ) declara ante la preventora que mientras se encontraba circulando por Avda de Circunvalación en dirección al sur a bordo de su rodado GUX558, detrás de una gran caravana de vehículos, los cuales al arribar al puente de la Avda Eva Perón comienzan a frenar, el dicente relata que al momento de accionar los frenos derrapa y colisiona al rodado que lo precedía.Continúa declarando que al abrir la puerta para descender una motocicleta que pasaba por el lado izquierdo, la colisiona y cae a piso.

Asimismo y de manera absolutamente coincidente con lo relatado por el demandado ,el Sr Pablo Ariel Bordón (fs 40 ) en su condición de conductor del rodado que precedía al vehículo de la demandada, quien en su declaración testimonial ante la preventora , relata que en un momento siente un chillido de neumáticos ( refiriéndose a la maniobra de frenado del Sr Cusmai ) mira por el espejo retrovisor y ve que el conductor del Volkswagen Gol abre la puerta de su lado y colisiona con la motocicleta cayendo al suelo sus dos ocupantes.

En la Audiencia de Vista de Causa, al prestar declaración confesional en la Audiencia de Vista de Causa celebrada en fecha 04.11.2016 obrante a fs. 180 de autos, reconoció que al abrir la puerta y poner el pie izquierdo para incorporarse aparece la moto y engancha la puerta. Asimismo manifiesta haberse encontrado en una crisis de nervios y que tuvo que abrir la puerta por si se le prendía fuego el auto.

Obra a fs. 50 del sumario penal, el examen mecánico del automóvil dominio GUX558 ( aunque se encuentra mal consignado el dominio en el acta ), realizado por la División Criminalística, Sección Pericias Técnicas Automotor de la Policía de Santa Fe, URII, que da cuenta que el rodado presentó impacto frontal e impacto lateral izquierdo, presenta capot con abollones y marca de fricción , paragolpe delantero desprendido y desalineado , panel puerta izquierda con abollones y marca de fricción guardabarro izquierdo con abolladuras.

El perito mecánico, Ingeniero Angel Alarcón , cuyo informe obra a fs.167/169, refiere que los daños ocasionados a la motocicleta muy probablemente fueron como consecuencia del siniestro de marras . Por otra parte en la respuestta del experto a la pregunta n° 5 solicitada por la parte demandada , considera que la dinámica del accidente es que cuando se detiene el auto y ante la apertura de la puerta delantera izquierda, la motocicleta impacta en ella, provocando la caída de sus ocupantes.

Las normas de tránsito imponen a todo conductor circular con cuidado y prevención, conservando en todo momento el dominio efectivo del vehículo, teniendo en cuenta los riesgos propios de la circulación y demás circunstancias del tránsito4, y que cualquier maniobra debe advertirla previamente y realizarla con precaución, sin crear riesgo ni afectar la fluidez del tránsito5; y que se presume responsable de un accidente al que cometió una infracción relacionada con la causa del mismo6, tal el presente caso.

Debe tenerse presente que cuando se habla de “medidas o recaudos necesarios” que debe adoptar todo conductor de un rodado, no estamos refiriendo a conductas excepcionales o extraordinarias , sino a los mas elementales cuidados que debe realizar todo buen conductor. La jurisprudencia es conteste en considerar que “.todo automovilista debe conducir con atención y prudencia, encontrándose siempre en disposición anímica de detener instantáneamente el vehículo que maneja. Si así no lo hiciera no es necesario más para considerar que incurrió en culpa” Cámara Civil y Comercial de Venado Tuerto.(17/12/97) Herbera Miguel contra Fredes José.

Como consecuencia de lo expuesto, se concluye que la ocurrencia del hecho se debió exclusivamente por la conducta de la demandada, quien transgrediendo las normas que regulan el tránsito y prevención teniendo en cuenta los riesgos propios de la circulación, haciéndose pasible de la presunción legal de responsabilidad de quien comete una infracción relacionada con la causa del accidente, en tanto se constituyó en un obstáculo insalvable para el accionante la apertura de la puerta izquierda por parte del conductor del rodado ; y no habiéndose probado ninguna de las eximentes previstas por la norma que rige el caso (art. 1113 párrafo 2° parte 2º del Código Civil), se le debe reprochar totalmente la producción del hecho en cuestión, por su conducta culpable y su carácter de guardián y titular registral del vehículo dominio GUX558 al momento del siniestro. El actor al pretender descender del rodado debió extremar las medidas de precaución, más aun tratándose de una arteria de mucha afluencia de tránsito como es Avda de Circunvalación y que se encontraba detenido sobre el medio de la calzada.

7) Encontrándose acreditada la existencia y responsabilidad en el hecho, corresponde analizar los daños, su relación de causalidad con el hecho, así como los montos de los rubros reclamados por el actor.

Encontrándose vigente el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación y por ende cabe entrar en la consideración del artículo. 7 de dicho ordenamiento., “Interpretando dicho artículo, el Dr. Lorenzetti sostiene que se trata de una regla dirigida al juez y le indica que ley debe aplicar al resolver un caso, estableciendo que se debe aplicar la ley de modo inmediato y que no tiene efectos retroactivos, con las excepciones previstas. Entonces, la regla general es la aplicación inmediata de la ley que fija una fecha a partir de la cual comienza su vigencia (art. 5) y deroga la ley anterior, de manera que no hay conflicto de leyes.El problema son los supuestos de hecho, es decir , una relación jurídica que se ha cumplido bajo la vigencia de la ley anterior , tiene efectos que se prolongan en el tiempo y son regulados por la ley posterior, La norma, siguiendo al Código derogado, establece la aplicación inmediata de la ley a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. Las que se constituyeron o extinguieron cumpliendo los requisitos de la ley anterior no son alcanzadas por este efecto inmediato.(Conf. Lorenzetti, Ricardo Luis, Director. Código Civil y Comercial de la Nación Comentado, T 1, ed. Rubinzal Culzoni, Santa Fe, 2014, pp.45/47) .en el sistema actual la noción de retroactividad es una derivación del concepto de aplicación inmediata. Por lo tanto la ley es retroactiva si se aplica a una relación o situación jurídica ya constituida (ob cit. p 48/49)”7 Se sigue de ello que la cuantificación del daño en las obligaciones de valor se efectiviza en oportunidad de dictar sentencia; las normas aplicables que captan en su antecedente normativo tal presupuesto y son las vigentes al momento de la emisión de sentencia (art. 772 CCC y 245 CPCC) Así, se ha explicado que si el ad quem “revisa una sentencia relativa a un accidente de tránsito, aplica la ley vigente al momento de ese accidente, en agosto de 2015 la revisará conforme al artículo 1113 del Cod. Civ no porque así resolvió el juez de primera instancia, sino porque la ley que corresponde aplicar es la vigente al momento que la relación jurídica nació ( o sea, el del accidente). En cambio, si la apelación versara sobre consecuencias no agotadas de esas relaciones, o lo que atañe a la extinción de esa relación (por ej.Una ley que regula la tasa de internes posterior al dictado de la sentencia de primera instancia), debe aplicar esa ley a los períodos no consumidos” 8 Lo expresado se encuentra en consonancia con el criterio sentado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en su reiterada jurisprudencia “según conocida jurisprudencia del Tribunal en sus sentencias se deben atender las circunstancias existentes al momento de la decisión, aunque ellas sean sobrevinientes a la interposición del recurso extraordinario, y si en el transcurso del proceso han sido dictadas nuevas normas sobre la materia objeto de la litis, la decisión de la Corte deberá atender también a las modificaciones introducidas por esos preceptos en tanto configuren circunstancias sobrevinientes de las que no es posible prescindir (conf.

Fallos:306:1160; 318:2438; 325:28 y 2275; 327:2476;331:2628; 333:11474; 335:905, entre otros)9 7.1 ) Daño emergente. Incapacidad. La indemnización que se otorgue por incapacidad sobreviniente debe atender, primordialmente, al mantenimiento incólume de una determinada calidad de vida, cuya alteración, disminución o frustración, constituyen en sí un daño resarcible conforme a una visión profunda del problema tratado10 A los fines de la cuantificación de la reparación debida por lesiones o incapacidad permanente, física o psíquica total o parcial -teniendo en cuenta que se trata de una deuda de valor (art.772CCC)-, manda el ordenamiento conforme las pautas ordenatorias de los art. 1738, 1740, 1746 y conc. del CCC.meritar la proyección dañosa en las diferentes esferas de la vida de la víctima los que no existe sentencia firme, en LL del 22.4.15, p.1 cita on line AR/DOC/1330/2015; relativizando en parte tal razonamiento, p.c Rivera Julio César, Aplicación del CCyC a los procesos judiciales en tra´mite y otras cuestiones que debería abordar el Congreso, en LL 4.5.2015 La normativa del 1746 CCC, aplicada sin más, impactaría en el derecho defensivo de las partes en caso de su traslación a los litigios que se han tramitado a la luz del anterior Código Civil, por lo que su incidencia se merita en cada caso en concreto.

En función de ello, el órgano jurisdiccional estima las consecuencias dañosas con un grado de prudente discrecionalidad. Se ha dicho que la “norma prevé la indemnización del daño patrimonial por alteración, afectación o minoración, total o parcial, de la integridad física y psíquica de la persona, admitiendo que su cuantificación pueda también ser fijada por aplicación de un criterio matemático como parámetro orientativo sujeto al arbitrio judicial l11, lo que se compadece con el art. 245 CPCC.

Surge de lo expresado que corresponde una labor integrativa por parte del tribunal del derecho aplicable al caso, de resultas de la cual también ingresa en la ponderación del daño, las cualidades personales de la víctima conforme los lineamientos señalados por la jurisprudencia (en autos Suligoy, Nancy Rosa Ferguglio de y otros c/ Provincia de Santa Fe Ay S tomo 105., p 171 y ss).

Por tanto, se estima justo fijar en función de las facultades legales del art. 245 CPCC,sumariales labradas y agregadas en copia al expediente.

Se agrega a fs.114 y ss la historia clínica remitida por el SIES, correspondiente a la atención que se brindara al actor con motivo del accidente objeto de éstas actuaciones, que da cuenta de las lesiones El perito médico, Dra Erica Lina Hummel cuyo informe obra a fs. 134/139, expresa que la misma se ha realizado con el examen físico del actor y estudios complementarios aportados por la actora, y en presencia del delegado técnico el Dr Daniel Ortiz. El perito médico constata cicatriz en la piel de rodilla izquierda lineal de 8 cm de características ligeramente hipocrómica, no adherida, no hipertrófica y dos portales. Observa una objetiva moderada hipotonía e hipotrofia de la musculatura adyacente en muslo y pantorrillas; así la circunferencia de cuádriceps izquierdo efectuada a 10 cm por encima del borde rotuliano superior arroja 52,5 cm y el derecho 55 cm.

Observa una limitación funcional de la movilidad, tanto en sus formas activas como pasivas. Concluye en el punto 7 del informe técnico que el Sr Casais presenta una incapacidad de tipo parcial y permanente del 15 % de la total obrera.Pericia que no ha sido cuestionada por ninguna de las partes.

Cuando la víctima resulta disminuida en sus aptitudes físicas o psíquicas, de manera permanente esta incapacidad debe ser objeto de reparación al margen de que desempeñe o no una actividad productiva, pues la integridad física tiene por sí misma un valor indemnizable y su lesión afecta diversos aspectos de la personalidad que hacen al ámbito doméstico, social, cultural y deportivo con la consiguiente frustración del desarrollo pleno de la vida.

Es dable destacar que la demandada y citada en garantía en el escrito de responde que luce agregado a fs 73/75 de autos niega la documental que acompaña la actora fundante de la demanda, pero no niega la calidad de empleado en relación de dependencia que afirma la actora y que acredita con copias de liquidación de haberes emitidos por el Ministerio de Salud de la Pcia de Santa Fe, por tanto, y conforme certificado emitido por el Hospital Escuela Eva Perón de Granadero Baigorria en el cual consta que el actor cumplía funciones de enfermería en dicho nosocomio , considerando que el mismo tenía 43 años de edad a la fecha de producción del siniestro y haciendo uso de la facultad prevista por el artículo 245 del Código Procesal Civil y Comercial se fija en forma prudencial la indemnización por daño por incapacidad sobreviniente en la s uma de $ 105.000 ( Pesos Ciento cinco mil ) 7.2) En referencia al daño emergente por gastos médicos, farmacéuticos, y de traslados, reclamados por el actor, existen cierto tipo de gastos cuya prueba resulta extremadamente difícil de producir pues no es usual exigir comprobantes. La jurisprudencia ha morigerado la carga probatoria en este rubro sin exigir prueba acabada de su existencia en tanto resulten verosímiles en relación con las lesiones de la víctima13 y librando la estimación al prudente arbitrio judicial..

Considerando que fue asistido por en un efector público de salud conforme surge las probanzas supra citadas, los mismo resultan procedentes, y así se ha resuelto que la jurisprudencia aún cuando los lesionados se hubieren atendido en efectores públicos, al decir “El hecho que una víctima de un accidente automotor haya sido atendida en un hospital público no obsta a que se incluya como rubro indemnizatorio una suma atendible en concepto de gastos médicos y farmacia; desde que se evidente que hay desembolsos que deben ser atendidos por los propios pacientes sin que sea razonable que se puede documentar debidamente su importe”.14 Por lo tanto y haciendo uso de la facultad prevista por el artículo 245 del Código Procesal Civil y Comercial, el resarcimiento por gastos médicos y farmacéuticos se fija en la suma de $ 1.000, a favor del actor.

7.3) En referencia al daño moral, atento los padecimientos sufridos por las lesiones y sus secuelas incapacitantes. Para fijar el monto indemnizatorio por este rubro deben tenerse en cuenta las pautas de valoración fijadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que son:su carácter resarcitorio, la índole del hecho generador de la responsabilidad ya relatado, la entidad de sufrimiento causado a la víctima y que no tiene necesariamente que guardar relación con el daño material, pues no se trata de un daño accesorio de éste; considerándose lo expresado por la perito psicóloga, Dra Gabriela Altamira ,en informe presentado que luce a fs 129/132 y posterior aclaración de fs 147 en el cual refiere que el actor padece “trastorno adaptativo con ansiedad y estados depresivos” entre leve y moderado de un 15 %, con posibilidad de ser revertida si se sigue con el tratamiento indicado.

En base a lo expuesto y a tenor de lo previsto por el artículo 245 del Código Procesal Civil y Comercial, se fija la indemnización por este rubro en la suma de $ 30.000 ( Pesos treinta mil ) 7.4) En referencia al daño material por los daños ocasionados en la motocicleta el actor reclamo la suma de $1.600,- en concepto de mano de obra y repuestos necesarios para la reparación, con base en el presupuesto emitido por taller de Diego Rodriguez ( fs 12 ) acompañado con la demanda.

El perito mecánico informa que conforme las constancias de autos el costo de los repuestos es de aproximadamente $ 2.685,- y el correspondiente a mano de obra es de $ 1.750,- Es criterio de este Tribunal, en consonancia con lo expresado por la jurisprudencia, que “La suma indicada por el accionante, como necesaria para afrontar los gastos de reparación del vehículo, viene a constituir un límite a la facultad decisoria del órgano jurisdiccional, ya que no se trata de importes que para el actor resulte dificultoso determinar por no contar con los elementos de juicio necesarios para ello. Sólo en tales casos resulta aceptable que aquél difiera su estimación hasta el aporte de datos que posibiliten su determinación.Por ello, aunque el perito, se expida proporcionando un cálculo por gastos de reparaciones, que pudiera arrojar sumas mayores que las peticionadas, sólo cabe atender a ese resultado como indicativo de la razonabilidad de la suma pretendida, mas no considerarlas a los efectos de la indemnización”15.

En base a lo expuesto lo tanto y haciendo uso de la facultad prevista por el artículo 245 del Código Procesal Civil y Comercial, el resarcimiento por el rubro se fija en la suma de $ 1.600 comprensiva de repuestos y mano de obra.

8) En relación a los intereses, cabe señalar que el daño moratorio deviene del retardo en el cumplimiento de la obligación y se traduce, en general, en la determinación de una tasa de interés que cubre dicho daño; a diferencia del interés compensatorio, el que deviene del uso de capital; en consecuencia, en el caso, el interés a fijarse representa la reparación por el daño derivado de la mora, una sanción por el incumplimiento, no un interés compensatorio por el uso del capital.

En el sentido indicado, expresa Galdós que “En el ámbito extracontractual el daño que deriva de la mora o retardo en su pago (los intereses adeudados durante la tardanza) y a partir desde que se produjo cada perjuicio” (José María Galdós: Código Civil y Comercial Comentado, Dir.

Ricardo Lorenzetti, ed.Rubinzal Culzoni, T VIII, 2015, Santa Fe).

En la inteligencia indicada, la tasa fijada por el Tribunal tiene por fin reparar el daño moratorio, y no compensar el uso del capital, y por ello, no implica un enriquecimiento indebido en cabeza del acreedor; por el contrario, una tasa pura, no cumple con su función de reparar el daño padecido por la víctima.

Por otra parte, la CSJSF expresó que “En efecto, los jueces de baja instancia fijaron el rubro indemnizatorio a la fecha de la sentencia, junto con la tasa promedio activa y pasiva mensual (en concepto de intereses moratorios) y el doble de la misma (en concepto de intereses punitorios) y, sabido es, que dicho tópico configura una cuestión de índole fáctica y procesal, en principio ajena a la instancia extraordinaria, (.) en el caso concreto la ponderación de los rubros y la aplicación de las tasas respectivas no lucen irrazonables ni confiscatorias como para merecer reproche constitucional. (.) máxime cuando el tema involucrado obedece a procesos esencialmente cambiantes que reclaman la búsqueda por parte de los tribunales de justicia de instrumentos idóneos a fin de proteger adecuadamente la concreta vigencia de los derechos constitucionales comprometidos, tanto del deudor como del acreedor. (.) Por último, respecto a los agravios atinentes a la causal de apartamiento de la interpretación que a idéntica cuestión de derecho haya dado una Sala de la Cámara de Apelación de la respectiva Circunscripción Judicial, vinculado con la tasa de interés, aun aceptando la existencia de Salas con otro criterio al que se siguió en este caso, no se colige de ello que de la solución dada en los presentes se llegue a un resultado económico de montos indemnizatorios desproporcionados e irrazonables, ajenos al realismo económico que debe primar en estas decisiones.” (CSJSF, A y S t 241 p 143-146, Santa Fe, 16/08/2011, “ECHEIRE, Pilar contra MACHADO, Marcelo y otros -Daños y perjuicios-Expte. 105/10)”, Expte. C.S.J.Nº 482, año 2010).

Por lo expuesto, y teniendo en consideración el resultado económico del proceso, los rubros mencionados devengarán, desde la fecha del hecho y hasta el vencimiento del plazo fijado para el pago -10 días hábiles de notificada la sentencia- un interés equivalente al promedio entre la tasa activa (promedio mensual efectivo para descuento documento a 30 días) y la tasa pasiva (promedio mensual efectivo para plazo fijo a 30 días según índices diarios), sumada, del Nuevo Banco de Santa Fe S.A. En caso de incumplimiento del pago dentro del término establecido, el capital devengará desde su vencimiento y hasta su efectivo pago un interés equivalente al doble de la tasa referida precedentemente.

9) Las costas del juicio corresponde imponerlas a los vencidos (art. 251 del C.P.C.C.) 10) Hacer extensivos los efectos de la presente a la aseguradora en la medida del seguro y conforme lo preceptuado por el artículo 118 de la Ley de Seguros.

Por todo lo expuesto y de conformidad a lo dispuesto por los artículos 1109, 1101, 1068, 1078, 1113 y ccs. del Código Civil y artículos 245, 251, 541 y ss. del Código Procesal Civil y Comercial de Santa Fe, el TRIBUNAL COLEGIADO DE RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL N ° 1;

RESUELVE: 1) Hacer lugar a la demanda y en consecuencia condenar al Sr Cusmai Julio Alberto, a pagar al Sr. Casais Carlos Alberto, en el plazo de 10 días hábiles de notificada la sentencia, la suma de PESOS CIENTO TREINTA Y SIETE MIL SEISCIENTOS ($137.600), con más los intereses explicitados en los considerandos. 2) Imponer las costas del presente a la demandada ( Art 251 CPCSF ) 3 ) Hacer extensivos los efectos de la presente sentencia a LA HOLANDO SUDAMERICANA S.A., en la medida del seguro y en los términos del artículo 118 de la ley 17.418.

No encontrándose presentes las partes para la lectura de la sentencia, notifíquesela por cédula. Con lo que se dio por terminado el acto.