Gobierno impulsa nueva ley de “compre nacional” para reactivar la industria local

El Gobierno impulsará cambios en la legislación que promueve la compra de bienes producidos localmente, con el apoyo de sectores empresarios y sindicales, de manera de favorecer a los sectores fabriles más golpeados por la apertura de importaciones y la caída del consumo.

Se consolidará un nuevo proyecto de ley de “compre argentino”, destinado a que los distintos organismos del Estado prioricen la adquisición de productos de fabricación local en lugar de bienes importados.El proyecto, que podría ser enviado al Congreso en un plazo de 60 días, busca beneficiar a sectores como la industria metalúrgica, la textil, producción de calzado y las fábricas de cerámicas, que en los últimos meses acumularon más de 17.000 despidos y 25.000 suspensiones de trabajadores.

Para ello, los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, y de Producción, Francisco Cabrera, mantuvieron esta semana una serie de reuniones con un grupo de gremios industriales.

Los encuentros, de los que también participaron los secretarios de Industria, Martín Etchegoyen; de Comercio, Miguel Brown; y de Trabajo, Ezequiel Sabor, incluyó al titular de la UOM, Antonio Caló; a su par del sindicato del calzado, Agustín Amicone; y a los secretarios generales de los gremios de textiles, Hugo Benítez; y de ceramistas, Domingo Moreira.

En el Ejecutivo aspiran a consensuar con las empresas y gremios de esas actividades los lineamientos del futuro proyecto, para lo cual desde la próxima semana se pondrá en marcha un ronda de diálogo tripartito por sectores.

“La idea es trabajar hacia una ley más moderna para regular las compras de los organismos públicos priorizando la producción local”, explicaron fuentes gubernamentales.

“Nos plantearon el tema. Pero al menos en la industria del calzado las compras del Estado son un nicho que no resuelve para nada la problemática del sector”, le dijo Amicone a El Cronista.

Una posición similar desgranaron desde los otros gremios que participaron de la ronda de encuentros con los funcionarios y, si bien valoraron como “positivo e importante” el espacio de diálogo, advirtieron que el escenario de parálisis que atraviesa la producción industrial requiere de “medidas más urgentes que una ley”, según razonó un dirigente sindical.

En tanto, Caló evaluó favorablemente el diálogo con Triaca y Cabrera, pero rechazó en forma terminante que las negociaciones pueden modificar la adhesión de la UOM al paro general que la CGT anunciará mañana. “Si la CGT hace el paro, la UOM para”, garantizó el líder del gremio metalúrgico.

Fuente: Infobae.