Cruje el “modelo Vidal” de paritarias: la Justicia ordenó a los bancos pagar el 24% que el Gobierno había obturado

vidalLa Justicia impartió un duro revés al Gobierno que pretende que las paritarias no cierren por encima del 18%: ordenó a las cámaras bancarias cumplir el acuerdo salarial firmado con el gremio, que la cartera Laboral había obstaculizado, y solicitó a la Casa Rosada que “no interfiera”.

La medida cautelar se conoció el mismo día en el que el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, anunció una nueva suba en las tarifas de la luz.

Resta ahora ver cómo se desenvuelve el conflicto: en la tarde de este miércoles fracasaron las conversaciones entre los dirigentes de La Bancaria y las cámaras empresariales en la audiencia que realizaron con el fin de ratificar el marco salarial del sector, y se adelantó que la semana próxima se analizarán “medidas de fuerza”.

La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo dispuso el martes por la noche que se abone la suba “puente” -del 24%- y que el gobierno se abstenga de intervenir, según el artículo 109 de la Constitución Nacional.

De esta forma, asestó un golpe al “modelo Vidal” que el Poder Ejecutivo pretende imponer en las paritarias y que contempla una suba del 18% y una cláusula gatillo atada a la inflación que mida el Indec.

La decisión judicial coincidió también con las declaraciones de Roberto Baradel, referente del gremio SUTEBA, quien afirmó públicamente que reclama un piso de 35% de aumento para los docentes bonaerenses.

Para sumar tensión, en la tarde del miércoles, uno de los integrantes del triunvirato de la CGT, Juan Carlos Schnid, anunció que la central obrera se retira de la Mesa de Diálogo para la Producción y el Trabajo que había convocado el Gobierno con sindicalistas y empresarios. “Se ha quebrado la confianza por los incumplimientos del sector empresario y la apatía del Gobierno nacional para intervenir en esta oleada de despidos, suspensiones y atraso del salario”, aseguró Schmid.

El conflicto
Las cámaras de Adeba (bancos privados de capital nacional), ABE y Abappra (bancos públicos) habían acordado el 23 de noviembre el pago de un bono de fin de año y un adelanto a cuenta de la paritaria equivalente al 19,5% del sueldo inicial de la actividad, con un adicional del 4%, lo que totalizaba una mejora del 24,12% hasta abril.

Pero la semana pasada las entidades mayoritarias se sumaron a la postura de los bancos extranjeros (ABA) y el Banco Central, que desde diciembre se niegan a pagar el incremento correspondiente al 2017. En sintonía con esa decisión, la cartera laboral que encabeza Jorge Triaca frenó la homologación del acuerdo. El cierre de las tratativas con los gremios contaba con el aval del ahora ex presidente del Banco Nación, Carlos Melconián, quien fue sustituido por Javier González Fraga.

Ante este escenario, la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo sostuvo que “se estaría por producir el cobro de los salarios de los trabajadores comprendidos en el acuerdo, cuyo contenido está en disputa” y afirmó que su “inacción” implicaría que el país afronte un conflicto de proporciones que debe evitar por sus atribuciones.

Según el fallo, la primera parte del acuerdo fue cumplida pero el Ministerio de Trabajo no lo homologó. Para la Justicia, el Estado debe operar “como contralor de la representatividad de los firmantes y de las cláusulas capaces de afectar la libre competencia o la economía en general, lo que es imposible porque se trata de un convenio cuyas pautas contemplan a un sector con fabulosas ganancias”.

También el tribunal hizo suya la opinión del jurista francés Lyon Caen respecto de que “el rol de los jueces o de la administración no puede ser oponerse a los acuerdos con base a una abstracción”.

Cita clave
La Bancaria denunció en una medida cautelar que no se había abonado el anticipo promovido por los bancos extranjeros, que había contado con la participación del Ministerio de Trabajo que, de forma previa, había supervisado su redacción.

“El fallo fue oportuno ante la barbaridad de quienes pretendían voltear un acuerdo libremente suscripto por las partes, lo que hubiese obligado al gremio a recurrir a medidas de acción en ejercicio de sus derechos constitucionales”, señaló el gremio.

Bajo el título “No nos han doblegado”, el sindicato señaló en un comunicado firmado por Palazzo y el secretario de Prensa, Eduardo Berrozpe -en representación del Secretariado General Nacional- que “los bancos deben pagar y el gobierno no tiene que interferir”, y subrayó que “es hora de que empresas y el Ejecutivo se atengan a respetar la ley y los acuerdos que firman”. Acto seguido, ratificó el estado de “alerta y movilización” hasta que el personal perciba la mejora.

El gremio había rechazado la semana anterior la decisión oficial de frenar el aumento salarial paritario “a cuenta” entre el sindicato y las cámaras y responsabilizó al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, por “el conflicto que su incumplimiento genera”.

En un clima de tensión que fue creciendo había intimado a los directivos de entidades financieras a que de forma previa a la audiencia abonasen “los acuerdos de forma integral, incluyendo el anticipo”.

La Asociación de Bancos Argentinos (ABA) -privados extranjeros- y el Central habían aceptado en diciembre abonar el 5 de enero “la segunda compensación del acuerdo del 23 de noviembre”, ya firmado por las cámaras Adeba, Abappra y ABE, que fijó pagos compensatorios de 7.000, 7.315 y 7.630 pesos según los segmentos.

De prosperar, haría crujir el “modelo Vidal” que impulsa el Gobierno.

Fuente: Infobae.