Improcedencia de la intimación al municipio demandado si fue responsabilizado de manera concurrente -y no solidariamente- ya que en el caso responde por un hecho ajeno que ha ocasionado un daño a la víctima

senales-transitoPartes: Arriondo Rita c/ Guevara Miguel Angel s/ daños y perjuicios

Tribunal: Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual de Rosario

Fecha: 25-abr-2016

Cita: MJ-JU-M-100591-AR | MJJ100591Sumario:

1.-Corresponde hacer lugar al recurso de reposición y dejar sin efecto la resolución por la que se intimó al municipio codemandado a abonar el monto de la condena en la proporción atribuída al demandado, desde que en el caso en tanto la responsabilidad de Municipalidad de Rosario es refleja, asiste razón a la co-condenada en cuanto afirma que en la hipótesis de que hubiere abonado a la actora el todo o una parte de la acreencia, le hubiere nacido el derecho de instar la acción de regreso contra el causante del daño, y en tanto la aseguradora del deudor por su propio hecho satisfizo a la acreedora, no pesa sobre el municipio deber indemnizatorio alguno, como tampoco, deber de contribución y en consecuencia, con su aseguradora.

2.-Tratándose de una condena por un accidente de tránsito con una pluralidad de responsables, y en tales casos, los mismos responden de manera solidaria cuando la causa generadora de responsabilidad es común, y de manera concurrente cuando las causas generadoras de responsabilidad son distintas, tal el sub examine; ello así pues el demandado responde por el hecho propio -por culpa-, en tanto la responsabilidad de la Municipalidad de Rosario es refleja o indirecta, ya que debe responder por un hecho ajeno que ha ocasionado un daño a la víctima, caso de responsabilidad concurrente y no culpa concurrente.

3.-En las obligaciones concurrentes, existe un mismo acreedor por un mismo objeto -prestación-, y varios deudores pero en virtud de distintas fuentes jurídicas, de forma tal que las diversas deudas son independientes entre sí; de allí que la víctima, habiendo obtenido una condena de tales características, se encuentra habilitada a perseguir el cobro de la totalidad de su acreencia contra cualesquiera de los condenados; como también, que el pago efectuado por uno libera al otro deudor respecto del acreedor.

Fallo:

Y VISTOS: Los autos caratulados “ARRIONDO, Rita c/ GUEVARA, Miguel Angel s/ Daños y Perjuicios” expte. N° 725/2008, de los que resulta que a fs. 277/278 la MUNICIPALIDAD DE ROSARIO, representada por el Dr. Guillermo Luis Martínez, interpone recurso de reposición contra el decreto de fecha 13.08.2015 -fs. 270-, y solicita se deje sin efecto la intimación cursada a la recurrente.

En primer lugar, manifiesta que mediante Oficio N° 2613/15 se le requirió que informe la fecha en que se depositaría el monto presupuestado para éstos obrados; que el Oficio ingresó al municipio en fecha 16.07.2015 -fs. 272-, y fue respondido el día 13.08.2015 -fs. 275-; que el Oficio no contenía plazo para su responde por lo que entiende que el mismo es de 30 días hábiles conforme al artículo 7 de la ley 7234; y que ello sólo amerita la revocatoria del decreto en cuestión.

Relata que la Sentencia recaída en autos condena en forma concurrente o in solidum al Sr. Miguel Ángel Guevara y a la Municipalidad de Rosario, y hace extensiva la misma a la aseguradora de Guevara, “Paraná Seguros S.A.” -fs. 176 vta./177-; que la suma depositada por la citada en garantía fue imputada al 50% de la suma adeudada a la actora -fs-199-, y que por ello la accionante practica planilla por el 50% restante -fs.247-, la que fuera aprobada -fs. 253-; que sobre dicha planilla la incidentista practica la previsión presupuestaria -fs. 254/256-; que al vencimiento de la previsión presupuestaria se comunica con el apoderado de la actora, Dr. Julio Gaetán, quien informa que la deuda ya fue abonada por la citada en garantía y que no quedan créditos por cobrar; que frente a esta información y no habiendo crédito que abonar por parte de la Municipalidad de Rosario a la actora y su apoderado, únicos acreedores en autos, se procedió a la desafectación de la previsión presupuestaria, lo que informa a fs.271/275.

En segundo lugar y por lo indicado en el párrafo precedente, indica que la Municipalidad de Rosario y el Sr. Guevara fueron condenados en forma concurrente, es decir, que frente al actor ambos respondían por el total de la condena pero en la relación interna de los deudores -codemandados-, el autor del daño debía asumir el pago, y que por haber pagado la citada en garantía del autor del daño -Sr. Guevara- ninguna retribución interna puede darse por cuanto la recurrente fue condenada por el hecho del dependiente; que en otras palabras, si hubiere pagado la Municipalidad todo o parte de la condena hubiera tenido acción de regreso contra el Sr. Guevara y su aseguradora; afirma que no se puede ceder un crédito ya extinguido por su pago -crédito inexistente-; que surge de las constancias acompañadas por la aseguradora, que el apoderado de la actora recibió en fecha 29.05.2014 la suma de $167.587 para imputar al 50% de capital e intereses adeudados -fs. 265-, es decir que cedió un crédito que no existía por haberse cancelado con el mencionado pago; que igual circunstancia ocurre con la cesión agregada referida a los honorarios del Dr. Gaetán, quien recibió el pago el 26.05.2014 y cedió el 29.05.2014 -fs. 268/269; agrega la recurrente que no fue notificado en forma fehaciente de las cesiones en cuestión, por lo que no le eran oponibles; que tomó conocimiento de las cesiones por retiro de expediente para contestar la intimación que se le cursara, y que por ello, opone al cesionario la extinción de la obligación por el pago que se le efectuara al cedente -actora y apoderado- en fecha 26.05.2014 (arts. 1468, 1469 y 1474 CC).

Peticiona se revoque el decreto puesto en crisis y se declare extinguido el crédito cedido por la Sra. Ángela Rita Arriondo y Julio César Gaetán a Paraná S.A.de Seguros, e inoponibles dichas cesiones a la Municipalidad de Rosario, con cosas; ofrece pruebas.

Corrido que fuera el respectivo traslado, a fs. 284/287 PARANÁ S.A. DE SEGUROS, representada por la Dra. Cecilia Morgantini solicita el rechazo de la pretensión de la Municipalidad de Rosario. Expresa que los codemandados fueron condenados en forma solidaria y que por ello el actor se encontraba facultado a reclamar el total de lo adeudado a cualesquiera de ellos y a la aseguradora del Sr. Guevara; afirma que el 29.05.2014 abonó a la actora y a su apoderado el 50% restante de su acreencia, y que ella correspondía al pago a cargo de Municipalidad de Rosario; que el pago lo efectuó pues en su defecto, la actora procedería a embargar cuentas bancarias de la aseguradora; señala que las obligaciones mancomunadas pueden ser simplemente mancomunadas o solidarias; que en las primeras se produce el fraccionamiento entre los acreedores u obligados, cada sujeto tiene derecho a una parte de la prestación total o el deber de prestar a cargo del obligado; que en cambio en las solidarias no hay fraccionamiento de la prestación debida, el título impone el pago total sea a favor de cualesquiera de los acreedores o sea por cualesquiera de los deudores; que el artículo 716 del CC reza que la obligación contraída solidariamente respecto de los acreedores, se divide entre los deudores, los cuales entre sí no están obligados sino a su parte y porción; que la obligación puede ser solidaria en virtud de la disposición judicial, y que la deuda original que nace del fallo y la condena resulta novada cuando uno de los deudores abona la misma al acreedor -actor vencedor-, transformándose aquella deuda original

solidaria en una deuda simplemente mancomunada frente a los codeudores conforme al art.707 del CC; que por la obligación extinguida nace una nueva obligación en cabeza de cada uno de los codeudores que no abonaron, no solidaria sino simplemente mancomunada por la que cada uno debe a quien pagó la proporción que le corresponde en el total de la deuda.

Respecto de la cesión de derechos, señala que surge de los escritos presentados por la recurrente a fs. 271/275 y 277/278 que tenía conocimiento de la cesión efectuada; que la notificación al deudor cedido puede asumir cualquier forma, en la medida que haya un conocimiento efectivo por el mismo, y así, la recurrente tenía conocimiento de la cesión al momento de comunicarse con el Dr. Gaetán.

Agrega que en tanto abonó el total de la sentencia, subsiste la acción de regreso entre los codeudores en los términos de los arts. 689, 716, 717, y 851 del CC; que aun cuando la Municipalidad de Rosario entienda que la cesión de derechos no le es oponible, la acción de Paraná S.A. de Seguros subsiste por imperio de los mencionados artículos.

En la audiencia prevista por el artículo 413 del código ritual, rinde declaración testimonial el Dr. Julio Gaetán quien manifiesta que tanto la actora como el declarante -apoderado de la actora-, iniciaron una ejecución de cobro contra Paraná S.A. de Seguros quien fue condenada en forma solidaria; que Paraná pagó la totalidad de la planilla y al momento del pago se les informó que la aseguradora juzgaba que debía pagar solamente el 50% por lo que debían firmar una cesión de créditos, la que fue suscripta por ambos; que ellos no notificaron al deudor cedido, lo que era de interés de la aseguradora; reconoce los recibos que se le exhiben y las cesiones; que no recuerda en qué circunstancias, pero que le

expresó al Dr.Martínez que había percibido el total de la acreencia y éste le informó que estaba el presupuesto; no recuerda si le comentó sobre la cesión; que fue una conversación fugaz.

Y CONSIDERANDO: Antes de ingresar en la cuestión debatida, es menester efectuar una advertencia preliminar: en el estudio y análisis del tema en tratamiento, se seguirá el rumbo de la Corte Federal; y en tal sentido se destaca que los jueces no están obligados a analizar todas y cada una de las argumentaciones de las partes, sino tan sólo aquéllas que sean conducentes y posean relevancia para decidir el caso .

Se observa que el Decreto de fecha 13.08.2015 dispone: “Intímese a la Municipalidad de Rosario como se solicita”, y que el mismo se emite conforme la petición formulada por Paraná de Seguros S.A. por escrito cargo 22569 -fs. 263- en cuanto solicitó que se “intime a la MUNICIPALIDAD DE ROSARIO para que en el plazo de 10 días deposite dicho monto en la cuenta judicial N° 5033002/0 abierta en el BANCO MUNICIPAL DE ROSARIO para estos autos”, haciendo referencia a la suma de $159.307,50 previsionada por el municipio conforme constancias de fs. 255, importe imputado por Municipalidad de Rosario al 50% del capital de condena más intereses.

A los fines de la resolución de la controversia, y atento los términos en que ha sido trabada la litis incidental, resulta conveniente reseñar los términos de la Sentencia de mérito en cuanto se relacionan con el presente.

La Sentencia emitida en autos, ajustándose a los términos en que fue trabada la litis, al tratar la responsabilidad del Sr. Miguel Ángel Guevara en el siniestro que diera origen al proceso, indicó en el Considerando 8° que:”De las consideraciones precedentes se colige que la ocurrencia del hecho se debió a la concurrencia de conductas culposas de la demandada y la víctima, ambos han faltado a su deber de obrar con la prevención que exigían las circunstancias de persona, lugar y tiempo, motivo por el cual se establece la responsabilidad concurrente en un 50% a cargo del Sr. Miguel Guevara y un 50% a cargo de la víctima, Sr. Sergio Sarmiento.”; se hace lugar parcialmente a la demanda por considerarse que se ha fracturado parcialmente el nexo causal y se condena al Sr. Guevara a abonar los rubros que se detallan, en un 50%.

Por otra parte, al analizar la responsabilidad de la Municipalidad de Rosario, en el Considerando 9°, se expresó: “En la inteligencia indicada en cuanto al alcance del término dependiente inserto en el artículo 1113 del Código Civil, surge que el Sr. Guevara, en momentos en que conducía el camión dominio TJR-617 que ocasionó el luctuoso hecho, mantenía una relación de dependencia con la Municipalidad de Rosario, sin que posea relevancia si la misma fuera permanente u ocasional , remunerada o no, que no fuera empleado; lo cierto es que conducía el rodado afectado al municipio y que es éste quien se sirve del automotor. Asimismo, la cosa productora del daño, es un rodado (.) y en consecuencia la codemandada debe responder por el daño ocasionado por las cosas de las que se sirve.”, por lo que se condena a la Municipalidad a abonar en igual porcentual que al Sr. Guevara, atento su responsabilidad refleja.

Surge de lo expresado en el Resolutorio que el Sr. Guevara ha sido condenado en autos por culpa y en los términos del artículo 1109 del CC, en tanto la Municipalidad de Rosario ha sido condenada en autos como principal del Sr. Guevara y por las cosas de que se sirve en los términos del artículo 1113 -camión conducido por el Sr.Guevara-.

Es así que en autos nos encontramos con una pluralidad de responsables, y en tales casos, los mismos responden de manera solidaria cuando la causa generadora de responsabilidad es común, y de manera concurrente cuando las causas generadoras de responsabilidad son distintas, tal el sub examine; ello así pues el Sr. Guevara responde por el hecho propio -por culpa-, en tanto la responsabilidad de la Municipalidad de Rosario es refleja o indirecta, ya que debe responder por un hecho ajeno que ha ocasionado un daño a la víctima.

Cabe destacar que, en el caso, nos hallamos ante responsabilidad concurrente y no culpas concurrentes, supuesto el segundo que hubiere generado responsabilidad solidaria, y en su caso, acción de regreso en la proporción en que cada uno de los obligados solidarios contribuyó en la causación del hecho.

Recuérdese que en las obligaciones concurrentes, existe un mismo acreedor por un mismo objeto -prestación-, y varios deudores pero en virtud de distintas fuentes jurídicas, de forma tal que las diversas deudas son independientes entre sí; de allí que la víctima, habiendo obtenido una condena de tales características, se encuentra habilitada a perseguir el cobro de la totalidad de su acreencia contra cualesquiera de los condenados; como también, que el pago efectuado por uno libera al otro deudor respecto del acreedor. En

cuanto a la acción de regreso entre los deudores concurrentes, habrá de estarse en cada caso, a la causa de la obligación y a quién de ellos realizo el pago.

En el sub lite, en tanto la responsabilidad de Municipalidad de Rosario es refleja por el hecho del Sr. Guevara, asiste razón a la co-condenada en cuanto afirma que en la hipótesis de que hubiere abonado a la actora el todo o una parte de la acreencia, le hubiere nacido el derecho de instar la acción de regreso contra el causante del daño -responsable directo del daño, Sr.Guevara-, y en tanto la aseguradora del deudor por su propio hecho satisfizo a la acreedora, no pesa sobre el municipio deber indemnizatorio alguno, como tampoco, deber de contribución con el Sr. Guevara, y en consecuencia, con su aseguradora.

Recuérdese que conforme lo establecido por el artículo 1123 del CC, el que paga el daño causado por sus dependientes, puede repetir lo que hubiese pagado del dependiente que lo causó por su culpa o negligencia.

En el sentido indicado se ha dicho que “En una aproximación conceptual podemos decir que la responsabilidad civil indirecta es aquella en que un sujeto responde de los daños causados por un sujeto distinto. Lo que caracteriza esta responsabilidad es la disociación entre el sujeto responsable y el sujeto causante del daño. Uno es el sujeto que causa materialmente el perjuicio y otro aquel a quien se imputa la responsabilidad por ese perjuicio -claro está, sin desconocer también la eventual responsabilidad directa del autor material-. A esta responsabilidad se la ha denominado también responsabilidad refleja, indirecta o por el hecho del tercero” ; y que “la doctrina unánimemente admite que quien pague la deuda tendrá que soportar el peso de ella si ésta le fuese imputable, o bien, volverse contra el otro deudor para que le reintegre el desembolso efectuado si éste efectivamente lo fuere. Se trata de una materia sobre la que no es posible formular soluciones de carácter absoluto” . “La norma comentada aborda dos temas de máxima jerarquía en el Derecho de Daños: la responsabilidad del principal, patrón o comitente por el hecho de su dependiente, empleado o auxiliar, y el factor objetivo de atribución riesgo creado.” ; “En la actualidad ya nadie discute que el principal responde con base a una imputación objetiva” ; “Cuando el dañador, es un dependiente, la víctima, según vimos a partir del artículo 1113, puede accionar, a su libre elección, contra el autor material -responsable primero y principal- y contra el comitente o patrón.El fundamento de la responsabilidad del dependiente es, sin lugar a dudas, la autoría imputable -es él el ‘real engendrador de la injuria’- (Colombo). En cambio, frente al principal, no autor, la situación, según hemos señalado, deviene de una cuestión de política legislativa, de ‘colocar a un responsable solvente’, una especie de garantía ‘legal’ (Salvat – Acuña Anzorena)”. ; “La responsabilidad refleja del principal por el dependiente permite luego perseguir al responsable directo para resarcirse, a través de la acción recursiva”.

En cambio, para que existe solidaridad “de los coautores de un hecho ilícito resulta imprescindible que ambos partícipes tengan algún grado de culpa en la ocurrencia del perjuicio”.

Se colige de lo expuesto que corresponde hacer lugar al recurso de reposición, y, en consecuencia, dejar sin efecto el Decreto de fecha 13.08.2015 obrante a fs. 270 de autos.

Finalmente, en razón de las consideraciones supra expresadas y lo indicado en el párrafo precedente, resulta inconducente tratar el argumento invocado por la aseguradora relativo a las cesiones de derechos glosadas en autos, pues, aun en la hipótesis de que ellos se consideraran válidos, pretender que la Municipalidad abone a Paraná S.A. Seguros la suma previsionada, y que, a posteriori inicie contra la misma la acción de regreso, constituye un ejercicio abusivo del derecho, y así se ha dicho en caso análogo que “obligar a una duplicación de acciones comportaría un verdadero ejercicio abusivo del derecho” .

Por lo expuesto y demás constancias de autos, RESUELVO: 1) Hacer lugar al recurso de reposición, y, en consecuencia, dejar sin efecto el Decreto de fecha 13.08.2015, con costas. Insértese y hágase saber.