fbpx

El Gobierno presentó un proyecto con cambios acotados en Ganancias

gananciasEl Poder Ejecutivo envió finalmente ayer a la Cámara de Diputados su postergado proyecto de reforma del impuesto a las ganancias . La iniciativa, si bien propone modificar las escalas y las alícuotas del tributo (congeladas desde 1999), aumenta el mínimo no imponible en sólo un 15 por ciento, una cifra inferior a la inflación que proyectó el Gobierno para 2017.

Esta actualización del tributo, muy alejada de las expectativas de los gremios y de la oposición, se discutirá en las sesiones extraordinarias del Congreso, el mes próximo. Según la iniciativa oficial, con la suba del 15% en el mínimo no imponible, quedarán gravados con el impuesto los sueldos desde 21.712 pesos netos por mes en los casos de trabajadores solteros sin hijos. Sin embargo, la situación no cambiaría demasiado respecto de la actual para los trabajadores casados con dos hijos, pues en el proyecto del Gobierno se excluye al cónyuge de las deducciones de las ganancias netas. Por esta razón, el mínimo no imponible para estos asalariados será a partir de los 25.231 pesos netos mensuales. En la actualidad, el mínimo no imponible para este sector es de 25.000 pesos.

La iniciativa modifica, además, las alícuotas del gravamen. En efecto, la escala tendrá una imposición mínima del 5%, contra el 9% vigente desde 1999, pero aquel contribuyente que pague el tributo por primera vez será alcanzado por el 2,5% durante el primer año. El tope de la escala se mantendrá, finalmente y después de versiones de que treparía al 45%, en el 35%.

Un dato sugestivo del proyecto es que propone nuevos valores de alícuotas no sólo para 2017, sino también para 2018 e incluso 2019. De esta manera, el presidente Mauricio Macri estaría confirmando que continuará con la aplicación del impuesto hasta el final de su mandato, contrariamente a lo que había prometido en campaña.

Otro punto polémico es que elimina la posibilidad de deducir del impuesto a los cónyuges y padres a cargo, en tanto que reduce de 24 a 18 años la edad de los hijos con posibilidad de deducirse.

Al referirse a la eliminación de la deducción por ascendientes, el Gobierno la justificó «habida cuenta de la ampliación de la cobertura previsional, que pasó de niveles del 57% al 93,8% actualmente».

El Gobierno aseguró que, aunque no sea convertido en ley antes de fin de año, el nuevo esquema será retroactivo al 1° de enero. Asimismo, el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, ratificó ayer que quedará eximido del impuesto a las ganancias el medio aguinaldo de diciembre de los salarios brutos hasta 55.000 pesos, tal como se anunció en octubre pasado.

Sin embargo, estos anuncios, lejos de satisfacer a la oposición, enardecerán el debate. Por de pronto, todos los bloques no oficialistas, bajo la batuta del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, convocaron para mañana a una sesión especial para discutir una nueva ley de Ganancias. El oficialismo intentará frustrar el debate con el argumento de que necesitarán los dos tercios de los votos para aprobar cualquier iniciativa, ya que ninguna tiene dictamen. Los opositores, haciendo caso omiso del reglamento, buscarán el polémico atajo de la mayoría simple (mitad más uno) con un temario por demás amplio (121 proyectos de ley) de los cuales sólo cuatro tienen dictamen de comisión.

Más allá de estas disquisiciones reglamentarias, lo cierto es que la reforma de Ganancias propuesta por el Gobierno desatará una feroz andanada de críticas de la oposición. Empezando por el diputado Massa, quien anteayer, en conferencia de prensa, presentó una propuesta más osada que la del Poder Ejecutivo: en efecto, ésta contempla elevar el mínimo no imponible en un 60%: para los trabajadores casados con dos hijos el piso pasaría de 30.000 pesos brutos a 48.000 pesos brutos; para los solteros sin hijos, subiría de 22.000 a 35.000.

La iniciativa agrega, además, nuevas deducciones para calcular el monto a pagar. Se podría deducir por hijo discapacitado, por alquiler de vivienda única y por zona desfavorable (para los trabajadores de la Patagonia).

La puesta en escena de Massa enfureció al oficialismo, que se vio obligado a reaccionar con una propuesta propia presentada ayer de apuro. En el oficialismo parlamentario los ánimos estaban por el piso. «Le estamos dando todo el escenario político a Massa. Podríamos haberle frustrado la sesión especial del jueves (por mañana), pero el Gobierno, al haber presentado este proyecto de ley tan modesto, se la está impulsando», confesó un resignado legislador oficialista.

La declaración del diputado del Frente Renovador es falsa, porque quienes ganan $ 5 millones brutos anuales pagan el tramo más alto de la escala de Ganancias, mientras que quienes ganan $ 250.000 brutos quedan eximidos de pagar este impuesto. Quien gana $ 5 millones brutos en el año tiene ingresos promedio mensuales de unos $ 380.000. Está en el último tramo de la escala y tiene que pagar un promedio anual de $ 28.500 más el 35% del excedente de $ 120.000 de su ganancia sujeta al impuesto. Quien gana $ 250.000 brutos recibe ingresos de unos $ 19.000 mensuales ($ 15.800 netos) y no paga Ganancias.

Fuente: La Nación.

A %d blogueros les gusta esto: