fbpx

Ley de inversión público-privada: el Gobierno renegocia con la oposición y se destraba el voto en el Congreso

justicia-martilloTras el duro golpe que recibió con la demora en el tratamiento del proyecto sobre Participación Público Privada, el Gobierno busca dar señales de que la iniciativa –que cuenta con media sanción del Senado- será aprobada por Diputados la próxima semana y luego ratificada por la cámara alta antes de que finalicen las sesiones ordinarias.

El ministro de Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, trató de minimizar la inesperada derrota en el recinto al señalar que “la ley es muy importante porque va a poder acelerar el proceso de inversión en infraestructura. No es que se descartó. Volvió a comisión”.

El Gobierno confiaba en que tenía los votos del Bloque Justicialista y del Frente Renovador, pero un pedido realizado a último momento por el Frente para la Victoria (FPV), alteró sus planes. Ya no solo debía apuntar a lograr que se firme el dictamen sobre el Presupuesto 2017, que finalmente se pospuso para este viernes. sino también en sostener una de las promesas de campaña.

Si bien el oficialismo aceptó incluir una cláusula de compre nacional, no fue suficiente para aprobar la propuesta que busca “fomentar la inversión de empresas privadas en obras de infraestructura y servicios en sociedad con el Estado y fija para ello una serie de obligaciones, sanciones por incumplimiento y formas de ejecución”.

El resultado fue una ajustada derrota: 107 diputados se manifestaron a favor del pase del proyecto a comisiones, mientras que 105 lo hicieron en contra.

En medio del desconcierto del oficialismo, el radical Hugo Marcucci pidió la palabra para aclarar que su voto era negativo. De ese modo, la votación quedaba empatada, 106 a 106. Pero los diputados del Frente Renovador se habían levantado de sus bancas, y se dio por levantada la sesión.

Ahora, el oficialismo aceptaría incluir los contratos sean incluidos en el Presupuesto. Como ya hay un proyecto sobre este tema que está a punto de lograr dictamen, las obras estipuladas para el año próximo se incluirían en leyes particulares, con estricto control del Congreso,

El ida y vuelta massista
El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, trató de bajarle los decibeles a la polémica al señalar que “el Congreso no tiene más mayorías automáticas, hay veces que hay leyes que salen con modificaciones y esta es una ley que requiere de la seriedad de todos los sectores a la hora de analizarla y sancionarla”, enfatizó el legislador, tras insistir en que “volver a comisión” un proyecto “no es una victoria o una derrota de nadie”.

El macrismo nunca pudo anticipar la jugada opositora, a pesar de que había negociado hasta última hora una serie de cambios para reunir los votos del Frente Renovador y el bloque Justicialista.

Es que durante el tratamiento en el recinto, el referente económico del massismo, Marco Lavagna, defendió la propuesta de las críticas que señalaban que los cambios introducidos por las comisiones de la cámara baja eran “cosméticos”. Por el contrario, había destacado que las modificaciones habían sido “sustanciales”. A pesar de estas palabras, el economista se alineó con su partido y votó por la vuelta a comisión del proyecto.

En la misma sintonía se había expresado Diego Bossio, del bloque Justicialista, que finalmente votó dividido: los diputados Luis Beder Herrera, Rubén Miranda, Héctor Tentor y Néstor Tomassi se inclinaron a favor de la vuelta de la iniciativa a comisión, mientras que el resto de la bancada –incluido Bossio- se pronunció en contra.

A pesar de que el texto original ya había recibido numerosas modificaciones en la Cámara alta, parte de la oposición en Diputados no estaba conforme: advertía que se continúa privilegiando al sector privado, y que además la Argentina cede soberanía.

El oficialismo había concedido incorporar un apartado para garantizar el “Compre Trabajo Argentino”, que prioriza los bienes de origen nacional. Además, había aceptado que los contratos deban estar contemplados en la ley de Presupuesto –o, en todo caso, en leyes aparte-.

En otro de los agregados importantes, se iba a crear una comisión bicameral de seguimiento y control de las obras que se inicien bajo el régimen de PPP. Asimismo, se aclaraba que todas las contrataciones tienen que ser por licitación pública, y en función de determinados parámetros, relativos a la competitividad de las empresas y el impacto de las obras en la economía nacional.

Es más, momentos antes del debate, el Bloque Justicialista y el Frente Renovador acordaron incorporar controles parlamentarios y cupos fiscales a las obras por realizarse a través de la nueva normativa. Y que el Estado no asumiera garantías excesivas para «asegurar la rentabilidad empresaria».

Luego de algunas muestras de desacuerdo entre sus integrantes durante el año parlamentario, Massa buscó mostrar que su partido está alineado y optó porque voten por la vuelta a comisión de la iniciativa. Tras la sesión, remarcó que “es una ley que regula lo que son concesiones público privados para los próximos 35 años y a la que se le querían hacer 30 cambios dentro del texto”.

De esta manera, el ex intendente de Tigre consideró que era “más sensato tomarnos una semana más para que el texto salga prolijo, con todos los detalles y demostremos seriedad a los inversores”.

Fuente: Infobae.

A %d blogueros les gusta esto: