fbpx

Por haber demorado en la cobertura de prestaciones y ante el riesgo para la salud de la presentante, empresa de medicina prepaga debe correr con las cosas del amparo

medicina-prepaga-1Partes: F. E. c/ Medicina Prepaga Hominis SA s/ sumarísimo de salud

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal

Sala/Juzgado: I

Fecha: 12-jul-2016

Cita: MJ-JU-M-100923-AR | MJJ100923 | MJJ100923
Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia que hizo lugar a la acción de amparo y ordenó a una empresa de medicina prepaga que brinde a la accionante la cobertura de la intervención quirúrgica que le fuera indicada por su médico tratante a fin de tratar su dolencia, e imponer las costas de la acción, pues no proporcionó la intervención requerida por la amparista voluntariamente, sino por el imperativo del cumplimiento de una orden judicial.

2.-Atento el riesgo que padecía la actora, y en vistas de la prescripción médica respecto de la intervención quirúrgica requerida, en tanto la demandante se vio obligada a promover la acción judicial para amparar su derecho de salud, corresponde que la vencida cumpla con el pago de las costas.

Fallo:

Buenos Aires, 12 de julio de 2016.

Y VISTO:

El recurso de apelación interpuesto por la demandada a fs. 65, el que no fue respondido por la actora en tiempo oportuno, contra la resolución de fs. 60/62, y

CONSIDERANDO:

1. El Sr. Juez hizo lugar a la acción de amparo interpuesta. Decidió que Medicina Prepaga Hominis S.A. brinde a la accionante la cobertura de la intervención quirúrgica que le fuera indicada por su médico tratante a fin de tratar su dolencia.

En cuanto a las costas, éstas fueron impuestas a cargo de la demandada (cfr. fs. 60/62).

Contra la imposición de los gasos causídicos, la accionada interpuso recurso de apelación a fs. 65, el que fue concedido a fs. 66 (primer párrafo).

También presentó recurso contra la regulación de honorarios a fs. 65 (punto 1), el que será tratado a la finalización del presente pronunciamiento.

2. La demandada solicitó la revocación -parcial- de la resolución. Sustancialmente adujo que no correspondía la imposición de las costas íntegramente a su cargo. Argumentó que siempre ofreció la cobertura solicitada por la amparista con sus prestadores y que accedió a lo solicitado por la accionante una vez que conoció el presupuesto del profesional con quien la actora pretendía ser tratada.

3. En este contexto, se deben ponderar las constancias de la causa.

Surge que la amparista presentó, ante la demandada, una nota solicitando la cobertura que constituyó el objeto de la acción de amparo (el 2/6/2015, cfr. fs. 7) y ante la falta de respuesta positiva de su contraria, debió iniciar la presente acción de amparo -con medida cautelar- (cfr. fs. 14/17).

En primer pronunciamiento que obra en la causa, el magistrado decidió hacer lugar a la medida precautoria solicitada. Dispuso que la accionada arbitre las medidas pertinentes para proveer la cobertura de la intervención quirúrgica que le fue indicada con el profesional requerido por ella (cfr. fs. 18/19).

Por su parte, el Sr.Fiscal dictaminó que se debería hacer lugar a la acción de amparo. Manifestó: «.a la luz del marco normativo vigente y las constancias acompañadas, entiendo que se encuentra acreditado en estos actuados que ha mediado una actuación de manifiesta arbitrariedad por parte de la demandada. Repárese que, iniciada esta acción y con posterioridad al dictado de la medida cautelar ordenada por V.S., la accionada manifiesta su intención de cubrir la intervención, ello no obstante apela la mentada resolución.

Así pues la actitud de la accionada concluyen en un actuar arbitrario y se aparta del principio de legalidad (arg. CN. Arts. 19, 2da. Regla; 31) generando una lesión constitucional a la amparista, en tanto omite las prestaciones médicas necesarias poniendo en riesgo la salud de la actora (arts. 1° y 17 de la ley 16.986; ley 27.148).» -cfr. especialmente fs. 51, del dictamen que obra agregado en estos autos a fs. 46/51-.

4. En este contexto, se debe ponderar -especialmente- que la amparista solicitó infructuosamente en forma extrajucial la cobertura de la prestación que constituye el objeto de esta causa.

Por ello, se debe concluir que ante la demora incurrida por la accionada en el cumplimiento de sus obligaciones y frente al riesgo que ello implicaba para la salud de la actora -la que padece una recidiva de un carcinoma papilar de tiroides multicéntrico-, ésta se vio obligada a promover la presente acción para amparar su derecho de salud (conf. esta Sala, causas 2.820/02 del 3.10.02, 9.108/01 del 3.12.02, 9.587/06 del 8.5.08, 8.917/06 y 8.918/06 ambas del 5.6.08, 1.393/07 del 5.11.09; entre otras).

En tales condiciones, la solución propiciada en la anterior instancia en orden a las costas es correcta, en la medida en que la demandada proporcionó la intervención requerida con el profesional solicitado por la amparista, no voluntariamente, sino por el imperativo del cumplimiento de una orden judicial.Por los fundamentos expuestos y considerando que se debe impedir, en cuanto sea posible, que la necesidad de servirse del proceso para la defensa del derecho se convierta en daño de quien se ve constreñido a accionar o a defenderse en juicio para pedir justicia (conf. Chiovenda, «Ensayos de Derecho Procesal Civil», trad. de Sentís Melendo, T. II, pág. 5, citado por la Sala III de esta Cámara en la causa 8.578 del 17.11.92 y esta Sala, causa 3.158/02 del 26.12.02, entre otros), corresponde confirmar la resolución apelada en cuanto impuso las costas a la demandada vencida.

Por ello, SE RESUELVE: confirmar la resolución de fs. 60/62 en cuanto fue motivo de agravio. Sin costas en la Alzada en atención a que la actora no contestó en tiempo y forma al traslado de su contraria.

En atención al recurso interpuesto a fs. 65 (punto 1), teniendo en cuenta el mérito, la extensión, la eficacia de la labor desarrollada y la naturaleza del juicio, se confirman -desde que sólo fueron apelados por altos- los emolumentos del letrado patrocinante de la actora, Dr. Nicolás Salvador Roberto Zullo; arts. 6, 9, 36, 37 y 39 de la ley 21.839, modificada por la ley 24.432 (texto anterior al D.J.A.).

El Dr. Francisco de las Carreras no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia (art. 109 del R.J.N.).

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

María Susana Najurieta

Ricardo V. Guarinoni

A %d blogueros les gusta esto: