fbpx

Indemnizan por daños y perjuicios a quien fuera embestido al circular con prioridad de paso en motocicleta

motoPartes: Suarez Matías R. y otro c/ Arrieta Ramirez J. s/ daños y perjuicios

Tribunal: Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual de Rosario

Fecha: 13-abr-2016

Cita: MJ-JU-M-100415-AR | MJJ100415 | MJJ100415

cuadro

Sumario:

1.-Corresponde admitir la demanda de daños y perjuicios intentada desde que el vehículo de la actora contaba con la prioridad de paso desde la derecha lo que importa una presunción de responsabilidad en el acaecimiento del hecho de la parte demandada y no se ha producido prueba de la culpa de la víctima.

2.-Para fijar el monto indemnizatorio por el daño moral deben tenerse en cuenta las pautas de valoración fijadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación como el carácter resarcitorio, la índole del hecho generador de la responsabilidad, la entidad del sufrimiento causado a la víctima y que no tiene necesariamente que guardar relación con el daño material, pues no se trata de un daño accesorio de éste.

Fallo:

En la ciudad de Rosario, a los 13 de abril de 2016 siendo día y hora de Audiencia de Vista de Causa designada en los autos caratulados «SUAREZ, Matías R. y otro c/ ARRIETA, Ramirez J. s/ Daños y Perjuicios» expte. N° 3673/13 que se tramitan por ante este Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual N° 1, siendo Juez de Trámite la Dra. Mariana Varela, comparecen por la parte actora el Dr. Diego Ruiz y por el demandado Jorge Antonio Arrieta comparece en éste acto la Dra. Luciana Azum en virtud del Poder Especial obrante a fs. 22, manteniendo el domicilio legal constituido, solicitando se le otorgue la participación legal correspondiente, a lo que S.S. dijo: téngase a la Dra. Luciana Azum por presentada y domiciliada, en el carácter acreditado, otórguesele la participación legal correspondiente, acompañe aporte inicial y por la citada en garantía Federación Patronal Seguros S.A. comparece en éste acto la Dra. María Virginia Sperati en virtud de la sustitución de Poder General que en éste acto se acompaña y agrega, manteniendo el domicilio legal constituido, solicitando se le otorgue la participación legal correspondiente, a lo que S.S. dijo: téngase a la Dra. Maria Virginia Sperati por presentada y domiciliada, en el carácter acreditado, otórguesele la participación legal correspondiente, acompañe aporte inicial. Se integra el Tribunal con las Dras. Susana Igarzabal y el Dr. Marcelo Carlos Quaglia Juez de Primera Instancia de Distrito en lo Civil y Comercial de la 14° Nominación, por encontrarse la Dra. Paula Sansó con licencia y las partes consienten expresamente dicha integración. Seguidamente la Dra. Sperati acompaña oficio a la Segunda ART recibido el 21 de abril de 2015. Seguidamente las partes desisten del resto de las pruebas faltantes. Se agrega documental reservada en Secretaría. Seguidamente las partes alegan por su orden. A continuación el Tribunal pasó a deliberar y luego dijo:

Y CONSIDERANDO: 1.Se encuentra a la vista copia del sumario penal remitido por el Archivo General de Tribunales, caratulado «ARRIETA RAMÍREZ JORGE L.C.A.T» N° 436/13 , tramitado ante el Juzgado de Primera Instancia en lo Penal Correccional N° 3 de Rosario en el cual se ordenó por Resolución N° 2174 T ° 77 F° 287 de fecha 23/7/13 el archivo de las actuaciones por aplicación del art. 501 del CPPSF.

2. – La legitimación activa de VERÓNICA PAOLA DÍAZ surge de la afirmada calidad de propietaria de la motocicleta Zanella ZD 110cc dominio 563 IVK, la que se encuentra controvertida y no ha sido acreditada por informativa al Registro Nacional de Propiedad Automotor. .

La legitimación activa de MATÍAS RAFAEL SUÁREZ surge de la calidad de conductor de la motocicleta Zanella ZD 110cc dominio 563 IVK, hecho admitido en el responde de demanda de la citada en garantía y demandada (fs.32)

3. – La legitimación pasiva de JORGE ARRIETA surge de su carácter de conductor del automóvil Chevrolet Corsa dominio GNA 923 conforme constancias de la declaración informativa que realizó ante la preventora y obra en el sumario penal (folio 11)

Ha comparecido FEDERACIÓN PATRONAL SEGUROS SA acatando la citación en garantía por encontrarse vigente a la fecha del hecho la póliza N° 16196099 que amparaba la responsabilidad civil del automóvil Chevrolet Corsa dominio GNA 923

4. – El hecho causa de la pretensión, consiste en un accidente de tránsito ocurrido el día 28 de febrero de 2013 a las 6:15 hrs aproximadamente. en la intersección de las calles San Diego e Intendente Andreu de la ciudad de Villa Gobernador Gálvez, Provincia de Santa Fe.En dicha oportunidad MATÍAS RAFAEL SUÁREZ conducía la motocicleta Zanella ZD 110cc dominio 563 IVK por Bv San Diego hacia el oeste cuando al cruzar la intersección con calle Intendente Andreu se produjo la colisión con el automóvil Chevrolet Corsa dominio GNA 923 conducido por JORGE ARRIETA quien circulaba por dicha arteria de sur a norte, de resultas de lo cual se produjeron daños cuyo resarcimiento pretende el actor.

5. – Se encuentra vigente el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación y por ende cabe entrar en la consideración del art. 7 de dicho ordenamiento., «Interpretando dicho artículo, el Dr. Lorenzetti sostiene que se trata de una regla dirigida al juez y le indica que ley debe aplicar al resolver un caso, estableciendo que se debe aplicar la ley de modo inmediato y que no tiene efectos retroactivos, con las excepciones previstas. Entonces, la regla general es la aplicación inmediata de la ley que fija una fecha a partir de la cual comienza su vigencia (art. 5) y deroga la ley anterior, de manera que no hay conflicto de leyes. El problema son los supuestos de hecho, es decir , una relación jurídica que se ha cumplido bajo la vigencia de la ley anterior, tiene efectos que se prolongan en el tiempo y son regulados por la ley posterior, La norma, siguiendo al Código derogado, establece la aplicación inmediata de la ley a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. Las que se constituyeron o extinguieron cumpliendo los requisitos de la ley anterior no son alcanzadas por este efecto inmediato.(Conf. Lorenzetti, Ricardo Luis, Director. Código Civil y Comercial de la Nación Comentado, T 1, ed. Rubinzal Culzoni, Santa Fe, 2014, pp.45/47) .en el sistema actual la noción de retroactividad es una derivación del concepto de aplicación inmediata. Por lo tanto la ley es retroactiva si se aplica a una relación o situación jurídica ya constituida (ob cit.p 48/49)»

Así, se ha explicado que si el ad quem «revisa una sentencia relativa a un accidente de tránsito, aplica la ley vigente al momento de ese accidente, en agosto de 2015 la revisará conforme al artículo 1113 del Cod. Civ no porque así resolvió el juez de primera instancia, sino porque la ley que corresponde aplicar es la vigente al momento que la relación jurídica nació ( o sea, el del accidente). En cambio, si la apelación versara sobre consecuencias no agotadas de esas relaciones, o lo que atañe a la extinción de esa relación (por ej. Una ley que regula la tasa de internes posterior al dictado de la sentencia de primera instancia), debe aplicar esa ley a los períodos no consumidos»

Lo expresado se encuentra en consonancia con el criterio sentado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en su reiterada jurisprudencia «según conocida jurisprudencia del Tribunal en sus sentencias se deben atender las circunstancias existentes al momento de la decisión, aunque ellas sean sobrevinientes a la interposición del recurso extraordinario, y si en el transcurso del proceso han sido dictadas nuevas normas sobre la materia objeto de la litis, la decisión de la Corte deberá atender también a las modificaciones introducidas por esos preceptos en tanto configuren circunstancias sobrevinientes de las que no es posible prescindir (conf. Fallos:306:1160; 318:2438; 325:28 y 2275; 327:2476;331:2628; 333:11474; 335:905, entre otros)

6.- El hecho encuadra en el art. 1113 2° p. CC por lo cual, la parte demandada debe probar que el hecho acaeció por culpa de la víctima o de un tercero por quien no ha de responder para deslindar su responsabilidad; debe tenerse en cuenta que no se neutralizan los riesgos que aquellos generan, sino que se mantienen intactas las presunciones de responsabilidad que consagra el art.1113, CCiv., e incumbe a cada parte demostrar los eximentes de responsabilidad que invoque.

«Siendo el automotor en circulación una cosa riesgosa, por su potencialidad de producir daños, no puede ser sino la teoría del riesgo creado la que regule la atribución de responsabilidad en aquellos casos en que tales cosas intervienen activamente en el evento dañoso, aunque se trate de accidentes protagonizados por automotores que ostenten la misma peligrosidad»

Este es el criterio adoptado en la colisión entre automotores por la Corte Suprema de Justicia de la Nación ( «Empresa de Telecomunicaciones v. Provincia de Buenos Aires del 22/5/1987, LL 1988-D-295, por la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires («Sacaba de Larosa, Beatríz E. v. Vilches, Eduardo F. y otro » del 8/4/1986, LL 1986-D-479).

Sobre el particular la CSFe ha sostenido «que la norma del art. 1113CC que consagra la imputación objetiva del deber de reparar, deja de lado la exigencia de un soporte subjetivo para la responsabilidad y la atribuye por los daños ocasionados por el riesgo o vicio de la cosa, favoreciendo la exigencia generalizada de que los daños sean reparados. Así la actuación dañosa de la cosa riesgosa importa un factor objetivo de atribución de responsabilidad en cabeza del dueño o guardián, salvo que pruebe la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder, lo que excluiría el nexo causal en que se funda la responsabilidad. Claro está que en este caso las eximentes legalmente previstas exigen que el demandado pruebe la interrupción del nexo causal por la incidencia de una causa extraña que sea ajena al riesgo propio de la cosa por la cual responde» .

7.- Surge de las constancias de autos que la parte actora contaba con la prioridad de paso de los vehículos que acceden a una encrucijada desde la derecha. El art 45 de la ley 24449 establece la prioridad de paso a quien circule en un vehículo por la derecha, y el art.64 de la misma ley, una presunción contra el conductor que viole la prioridad de paso. Dicha presunción, de carácter legal impone a cargo de la parte infractora la carga de probar que el hecho acaeció por circunstancias imputables a la otra.

En el ese sentido «Una regla generalmente aceptada, no discutida entiende que la culpa de la víctima puede derivarse de las presunciones establecida en las leyes de tránsito. cuando el juzgador se encuentra frente a dos presunciones, una que deriva de la ley civil (art. 1113 CC) y otra que surge de la ley de circulación hay que tener especialmente en consideración esta última para apreciar la culpa de la víctima prevista en la ley civil » .

Es que la culpa de la víctima o de un tercero por quien no se responde debe tener la aptitud de cortar el nexo de causalidad entre la actividad y el perjuicio. Es que «cuando la ley presume la relación causal la apreciación de la prueba sobre la intervención de una causa ajena debe ser severa, se requiere dar razones que no impliquen meras conjeturas. debe estar demostrada en forma clara y convincente»

La inspección técnica del automóvil Chevrolet Corsa dominio GNA 923 realizado por la autoridad preventora, da cuenta de un «impacto frontal derecho, capot abollado y desalineado, paragolpe delantero quebrado y desalineado con marca de color amarilla y negra; presenta daños de antigua data en guardabarros delantero izquierdo»

La pericia mecánica practicada por el Ingeniero Mecánico Alberto Iacchini, dictamina que no puede estimar las velocidades de los vehículos pre colisión; el contacto entre los vehículos determina el carácter de embistente del automóvil Chevrolet Corsa dominio GNA 923 y de embestido de la motocicleta Zanella ZD 110cc dominio 563 IVK.La demandada y citada han cuestionado el dictamen en el alegato por lo que han denominado «consideraciones subjetivas del perito», por dictaminar el carácter de embistente del automóvil Chevrolet Corsa dominio GNA 923.

Desde ese cuestionamiento se advierte que la inspección técnica vehicular realizada por la preventora determina que el automóvil Chevrolet Corsa dominio GNA 923 presenta impacto frontal, y la pericia al reflejar ese dato, no luce subjetiva, de las pruebas no surgen elementos que permitan inferir un embestimiento por parte de la motocicleta Zanella ZD 110cc dominio 563 IVK,.

El vehículo de la actora contaba con la prioridad de paso desde la derecha lo que importa una presunción de responsabilidad en el acaecimiento del hecho de la parte demandada. No se ha producido prueba de la culpa de la víctima. La jurisprudencia ha responsabilizado a quien viola la prioridad de paso de la derecha «El conductor del rodado que no contaba con el derecho preferencial de paso no adoptó los recaudos necesarios al iniciar el cruce en sentido de verificar si la via se encontraba expedita» (CNCiv. Sala H, 17/12/99).

En consecuencia corresponde atribuir la responsabilidad total del hecho a la parte demandada que no acreditó ninguna eximente de responsabilidad, por aplicación del art. 1113 CC.

8.- Encontrándose acreditada la responsabilidad en el evento de la parte demandada, corresponde analizar la relación de causalidad entre los daños pretendidos y el hecho dañoso. –

En lo referente al daño pretendido por incapacidad, surge del examen médico practicado por la preventora, que la actora presentó múltiples lesiones en pie izquierdo, lumbalgia con limitación funcional y miembros superiores e inferiores derechos, resultando lesiones leves que demandarían un tiempo de curación estimado en 10 a 15 días.(folio 9 del sumario penal)-

Obra informativa emanada del Hospital Anselmo Ganem acompañando la Historia Clínica, dando cuenta que fue atendido por un accidente de tránsito el 28/2/13, en el que se le realizaron Rx de cráneo, columna cervical, pelvis y pie izquierdo (fs.76/78)

La pericia médica practicada por el Dr. Horacio Oviedo arroja una incapacidad parcial y permanente del 6,55% de la Total Vida para la actora por patología columnaria lumbosacra. Total 5,05 más 1°% por dificultad leve, más 1% por edad. Total 6,55% (fs.96)

En el examen médico, el actor presenta una limitación dolorosa por el trauma con las consecuencias invalidantes para todo tipo de trabajo manual con dolores permantentes espontáneos y provocados. Presenta una lumbalgia postraumática sin afectación radicular en la IRM, pero con una irritación radicular al examen neurológico, con un lassegue derecho a 40° y una fisura en la falange del quinto dedo del pie que solo le trae dolor al estar mucho parado. (fs. 96)

La indemnización que se otorgue por incapacidad sobreviniente debe atender, primordialmente, al mantenimiento incólume de una determinada calidad de vida, cuya alteración, disminución o frustración, constituyen en sí un daño resarcible conforme a una visión profunda del problema tratado

A los fines de la cuantificación de la reparación debida por lesiones o incapacidad permanente, física o psíquica total o parcial -teniendo en cuenta que se trata de una deuda de valor (art.772CCC)-, manda el ordenamiento conforme las pautas ordenatorias de los art. 1738, 1740, 1746 y conc. del CCC.meritar la proyección dañosa en las diferentes esferas de la vida de la víctima.

No se acreditó en autos que hubiere acaecido una efectiva disminución de ingresos por la actora -daño emergente o lucro cesante-, y consecuentemente, a los fines de determinar el quantum indemnizatorio por lesiones y sus secuelas incapacitantes, habrá de tenerse presente que el mismo procede teniendo en consideración la integridad psicofísica, como también, la proyección de las secuelas incapacitantes, en tanto la mutación en la salud, es susceptible de significar en el futuro una pérdida patrimonial -chance-; como también, que la percepción anticipada de la indemnización de un daño que se extenderá en el tiempo -en los términos del art. 1746 CCC-.

La normativa del 1746 CCC, aplicada sin más, impactaría en el derecho defensivo de las partes en caso de su traslación a los litigios que se han tramitado a la luz del anterior Código Civil, por lo que su incidencia se merita en cada caso en concreto.

En función de ello, el órgano jurisdiccional estima las consecuencias dañosas con un grado de prudente discrecionalidad. Se ha dicho que la «norma prevé la indemnización del daño patrimonial por alteración, afectación o minoración, total o parcial, de la integridad física y psíquica de la persona, admitiendo que su cuantificación pueda también ser fijada por aplicación de un criterio matemático como parámetro orientativo sujeto al arbitrio judicial l , lo que se compadece con el art.245 CPCC

Surge de lo expresado que corresponde una labor integrativa por parte del tribunal del derecho aplicable al caso, de resultas de la cual también ingresa en la ponderación del daño, las cualidades personales de la víctima conforme los lineamientos señalados por la jurisprudencia (en autos Suligoy, Nancy Rosa Ferguglio de y otros c/ Provincia de Santa Fe Ay S tomo 105., p 171 y ss).

9.- La valoración de la prueba según la regla de la sana crítica merece la consideración que desde la jurisprudencia sostiene «que los porcentajes indicados no obligan al juzgador quien los contempla como mero factor indiciario para fijar el quantum de esta partida debe atenderse a la naturaleza de las lesiones sufridas así como también a la edad del damnificado, su estado civil y demás condiciones personales, como habrán aquéllas de influir negativamente en sus posibilidades de vida futura e igualmente, la específica disminución de sus aptitudes laborales»

Así se ha sostenido que «La incapacidad sobreviniente es un daño patrimonial porque reduce en la medida de dicha merma, la aptitud del hombre para producir recursos. Por ende el daño que se repara mediante dicho rubro es el configurado por las limitaciones de la víctima respecto de sus genéricas posibilidades y no tan solo las referidas al campo laboral, sin perjuicio de que el monto guarde relación con las circunstancias personales del damnificado»

Se ha de tener en cuenta que el actor tenía 32 años en oportunidad del hecho; que obra informativa de La Segunda ART informando que MATÍAS RAFAEL SUÁREZ recibió prestaciones médicas según siniestro N° 664545 de fecha 28/2/13, con alta médica el 25/3/13 (fs. 80/82) Obra asismismo oficio remitido por Paladini dando cuenta de que MATÍAS RAFAEL SUÁREZ trabaja en la empresa desde el 1/10/12 y el monto bruto de remuneración a fecha del 3/7/14 es de $14.100.Se estima por tanto justo fijar la reparación por este rubro en la suma de SESENTA MIL PESOS ($ 60.000.-)

10.-En relación al daño moral pretendido se han de indemnizar las consecuencias que no tienen repercusión económica y afectan la integridad de la persona. Se trata de un rubro autónomo cuya procedencia no está condicionada a la procedencia del daño material.

Para fijar el monto indemnizatorio por este rubro deben tenerse en cuenta las pautas de valoración fijadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que son: su carácter resarcitorio, la índole del hecho generador de la responsabilidad, la entidad del sufrimiento causado a la víctima y que no tiene necesariamente que guardar relación con el daño material, pues no se trata de un daño accesorio de éste.

A su vez la CSJ SANTA FE ha dicho que «Hay que superar la inercia que se observa en cierta jurisprudencia que considera al daño moral como una variable dependiente y menor del daño patrimonial. Conviene por ello insistir no sólo en la independencia de uno y otro, sino también en la posibilidad que el último supere el daño notablemente al daño económico. Adviértase que las razones y fines de dichos daños se diferencian a tal punto que es posible que un ilícito genere serios daños morales, más ningún perjuicio económico» .

En consecuencia corresponde fijar el monto por resarcimiento del daño moral en atención a las circunstancias del caso, las facultades del art. 245 CPCC y la normativa del art. 1741 CCC en la suma de QUINCE MIL PESOS ($15.000-)

11. – En lo referente a la pretensión incoada por la coactora, VERÓNICA PAOLA DIAZ, la demandada ha controvertido el hecho de su afirmada calidad de propietaria y por ende corresponde a la actora la prueba del hecho. No encontrándose acreditado el carácter invocado corresponde el rechazo de su pretensión, con costas a su cargo.

12.- Los montos resarcitorios proceden con más sus intereses según la tasa de interés equivalente al coeficiente promedio entre la tasa activa y tasa pasiva promedio mensual vencida sumada del Nuevo Banco de Santa Fe S.A. (salvo para el rubro reparación en que procede a tasa activa sumada del Nuevo Banco Santa F e SA desde fecha de la factura) desde la fecha del hecho hasta los diez días de notificada la sentencia de conformidad con lo normado en el art. 768 inc c del CCC. A partir del vencimiento de dicho plazo y hasta su efectivo pago, devengará un interés equivalente al doble de la tasa referida.

13. – Con respecto a la imposición de costas resulta aplicable el art. 251 del CPCC por lo que deberán ser soportadas en el caso de la pretensión incoada por MATÍAS RAFAEL SUÁREZ, su totalidad por la parte demandada y en el caso de la pretensión incoada por VERÓNICA PAOLA DÍAZ, por la parte actora.

14. – Extender los efectos de la presente sentencia en función de la citación en garantía a FEDERACIÓN PATRONAL SEGUROS SAen la medida del seguro y los términos de la ley 17.418

Por lo expuesto y aplicando las disposiciones previstas en los art., 1113 y ss del C.C. 7, 776, 1741, 1746 y cc del CCC y los arts. 245, 251, 541 y conc, del CPCC.el TRIBUNAL COLEGIADO DE RESPONSABILIDAD

EXTRACONTRACTUAL N° 1;

RESUELVE 1) Hacer lugar a la demanda y en consecuencia condenar a la parte demandada JORGE ARRIETA a abonar a la parte actora MATÍAS RAFAEL SUÁREZ la suma de SETENTA Y CINCO MIL PESOS ($75.000.-) con los intereses allí determinados. Costas a la parte demandada.

2) Rechaza la pretensión incoada por VERÓNICA PAOLA DÍAZ. Costas a la parte actora.

3) Extender los efectos de la sentencia a la citada en garantía FEDERACIÓN PATRONAL SEGUROS SA en la medida del seguro y en los términos del art. 118 LS

4) Los honorarios se regularán por auto

No encontrándose presentes las partes para la lectura de la sentencia, notifíquese por cédula. Con lo que se dio por terminado el acto.

A %d blogueros les gusta esto: