fbpx

Alivio para comercios: el Senado dio media sanción al proyecto para reducir comisiones de tarjetas de crédito y débito

tarjetas-de-creditoEl Senado aprobó el miércoles por unanimidad y giró a la Cámara de Diputados la reducción del valor de las comisiones por el uso de de tarjetas de crédito y débito, una medida que vienen pidiendo insistentemente los comercios.

El proyecto reduce del 3% al 1,5% las comisiones por compras con tarjetas de crédito y elimina totalmente las correspondientes a las tarjetas de débito -actualmente fijadas en el 1,5%-.

Se excluyó del texto a las 26 tarjetas no bancarizadas que existen hoy en nuestro país.

En 2013, los bancos registraron utilidades por $29.169 millones y uno de los instrumentos mediante los cuales lograron tales ganancias fueron las comisiones que les aplican las emisoras de tarjetas a los comercios y servicios.

En tanto, en 2015 los valores de venta minorista estimados alcanzaron $802.800 millones.

El 35% de esa suma se pagó en efectivo, el 20% con tarjeta de débito y el 45% con tarjetas de crédito.

Teniendo en cuenta esos porcentuales en los pagos y las comisiones que cobran las administradoras de los sistemas de tarjetas, el comercio le transfirió a las administradoras en concepto de pago de comisiones $13.250 millones ($2.410 millones por operaciones con débito y $10.480 millones por crédito).

Si bien en 1999, en la Argentina existía un porcentual del 10% en el pago de comisiones, que luego bajó al 3% en 2004, dicho porcentaje continuó siendo elevado si se lo compara con otros países de la región.

Además, a ese costo se le debe agregar la erogación que representa para el comerciante celebrar un contrato con la empresa emisora de tarjetas, así como también se le tiene que sumar el precio que debe abonar por el posnet.

La iniciativa para ponerle un freno a las comisiones de los bancos por el uso del plástico fue impulsada por el senador Alfredo Luenzo (Chubut somos Todos) con acompañamiento de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que ejerció una fuerte presión para su tratamiento.

Dicho proyecto provocó rispideces dentro del oficialismo, ya que desde el PRO sostenían que el Banco Central era el encargado de fijar esas comisiones y que estaba trabajando para bajarlas.

En tanto, algunos referentes del radicalismo –parte fundamental de Cambiemos-, como el senador chaqueño Ángel Rozas y el mendocino Julio Cobos, avalaron desde un principio la iniciativa que obtuvo el aval de la cámara alta.

El legislador chaqueño propuso, incluso, que las comisiones sean aún menores -del 1%- en algunas provincias.

En el PRO insistían con que el despacho no era válido debido a que al momento del dictamen no había quórum en la comisión y a que fue firmado por varios senadores en sus despachos y no en la comisión. Aunque no es reglamentaria, se trata de una práctica bastante común en el Senado.

El presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Jorge Di Fiori, explicó que «la comisión de 3% que pagan los comercios está por encima de lo que se cobra en países vecinos, que en el caso de Perú es del 1,5%, mientras que en Brasil baja aún más al 1,3%».

En la vereda de enfrente, la Cámara de Tarjetas de Crédito y Compra, considera que la iniciativa impactará negativamente en el consumo y el crédito y hará desaparecer el programa Ahora 12.

El caso de VISA
Desde hace unos meses, las cámaras empresarias que nuclean a las PyMES y a los comerciantes se quejaron por los abusos que sufren a manos de las tarjetas, sobre todo de VISA.

La empresa en cuestión, llamada Prisma, tiene como accionistas a 14 de los principales bancos del país que tienen una posición dominante ya que emite las tarjetas Visa, Master Card, Credencial y Cabal.

Por ese motivo, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) inició una causa judicial contra dicha firma por «conductas anticompetitivas, presunto abuso de posición dominante y posible cartelización de los 14 bancos accionistas».

De acuerdo al titular de la CNDC, Esteban Greco, dicha situación «deriva en una triple integración vertical, ya que es al mismo tiempo banco, emisor y adquirente/procesador».

Según el análisis llevado a cabo por la CNDC «el mercado de tarjetas de crédito y medios de pago electrónicos presenta problemas como falta de competencia en el financiamiento para consumo, falta de transparencia (costo de financiamiento encubierto), comisiones altas para comercios grandes y retraso tecnológico, ya que se evidencia una demora en la introducción de medios de pago electrónicos».

De las 42 millones de tarjetas que circulan en el país 24,5 millones son de crédito pero el 60% es manejado por la tarjeta Visa.

Los comercios piden mayor oferta y dan como ejemplo otros países, donde cada banco emite sus propias tarjetas y así se logra una oferta más competitiva, no hay un solo procesador por marca, como sucede en Argentina.

Y consideran que el costo de la financiación por la compra en cuotas debería ser menor. También remarcan que dicha carga se traslada a precios por culpa de tarjetas y bancos.

Una de las limitantes que afectan a la competencia es que «ningún banco emisor de tarjetas Visa puede procesar las transacciones de sus clientes» lo que lo obliga a manejarse vía Prisma.

En concordancia con el proyecto que obtuvo media sanción en el Senado, el organismo recomendó regular la tasa de intercambio para forzar una baja en las comisiones de 3% que pagan los comercios por sus ventas con tarjetas de crédito. Actualmente esa tasa explica el 95% del costo de las comisiones que pagan los comercios.

La idea de fondo de la CNDC es habilitar a instituciones no bancarias como supermercados u otros comercios para que puedan emitir la tarjeta Visa en la Argentina. De esta forma, considera que se estimulará la competencia en este segmento y como ejemplo cita el modelo que la propia Visa tiene en Brasil, donde la emisión está repartida en al menos ocho compañías.

Fuente: Infobae.

A %d blogueros les gusta esto: