fbpx

Uniones convivenciales: lo que tenés que saber si vivís en pareja.

Discusiones matrimonialesEstar en pareja no es sólo vivir bajo el mismo techo. La convivencia tiene un valor agregado. En agosto del año pasado, entró en vigencia el Nuevo Código Civil y Comercial, la Ley madre que nos rige y atraviesa desde que nos levantamos, hasta que nos acostamos, y al «concubinato» se lo reconoció otorgándole derecho y obligaciones.

La normativa visibilizó a todas aquellas parejas que vivían en «las sombras» de la ley y, al adoptar el modelo social de la multiculturalidad significó un cambio. Por esta razón, si vivís en pareja, es conveniente que conozcas cuáles son tus derechos y obligaciones. Tu Día le consultó a Ileana Oliva de Blaser, Jueza de Paz de La Calera, quien de una manera sencilla, accesible y entendible explica los distintos aspectos a tener en cuenta.

«El Nuevo Código Civil nos otorga libertad cultural y el reconocimiento de las unión convivencial, una institución social y familiar, es una de las incorporaciones más relevantes. Si bien antes ya se habían reconocido algunos derechos, como la pensión del concubino o la extensión de la protección de la obra social, el nuevo régimen contempló otros tantos», explica la abogada.

Y agrega: «Se reconoció a los convivientes el derecho a la vida familiar, a la diginidad de la persona, a la igualdad, a la libertad, a la intimidad y la solidaridad familiar. También a la autonomía de la voluntad, es decir la libertad de optar entre casarse y no casarse, cualquiera sea la orientación sexual de la pareja».

La reforma cumplirá un año el próximo 1° de agosto. Desde lo linguístico, se abandonó la forma peyorativa con que se nombraban concubinato, familia de facto, parejas estables, unión marital de hecho, matrimonio aparente o la unión de hecho, para englobarse todo bajo el nombre de uniones convivenciales.

«Los convivientes tienen ahora la posibilidad (no es obligatorio) de registrar su unión en el Registro Civil (en la ciudad de Córdoba, Caseros 356), acompañando una Declaración Jurada con dos testigos hábiles (realizada por la Policía). En el interior, lo llevamos adelante en el Juzgado de Paz», aclara Oliva de Blaser.

Los requisitos

Cómo?

Relación afectiva; de carácter singular; con manifestación pública; de manera notoria, estable; con permanencia; que conviven y comparten un proyecto de vida en común.
No se le reconocen efectos a las uniones que tengan vínculos de parentesco (en línea recta, no colateral hasta segundo grado, ni por afinidad -familia política-).
No puede haber una nueva Unión Convivencial si existe una convivencia anterior registrada y subsistente.
Cuántos?

Dos personas, del mismo o diferente sexo.
Tiempo?

Desde dos años de convivencia.
Edad?

Mayores de 18 años.
Nuevos Derechos y Obligaciones

1. El Pacto. Sirve a los fines de dejar establecido las cargas en el hogar o la división de bienes. Estos pactos pueden ser modificados tantas veces se crea conveniente y sí o sí deben inscribirse para que tengan validez.

2. La protección familiar. La vivienda familiar no puede ser ejecutada por deudas contraídas después de la inscripción de la unión convivencial, excepto que hayan sido contraídas por ambos convivientes o por uno de ellos con el consentimiento del otro.

3. Compensación económica. Pensado para reparar aquellas situaciones que, generalmente, atraviesan las mujeres, por cuestiones socioculturales (edad avanzada o sin empleo, por ejemplo) y que termina en situación de desventaja.

4. Deber de asistencia. Se introduce la obligación de los convivientes de asistirse mutuamente.

5. Contribución a los gastos del hogar. Los convivientes tienen obligación de contribuir a los gastos domésticos.

6. Poner en conocimiento del fin de la convivencia. Así como los casados deben divorciarse, la Ley ha dispuesto que cuando una unión convivencial se rompa, una de las partes deberá notificar a la otra de manera fechaciente (carta documento, acta de notificación notarial) o de común acuerdo, con una declaración jurada. La unión convivencial también finaliza cuando uno de los integrantes fallece, por matrimonio o una nueva unión.

7. Reconocimiento a la dedicación. El nuevo Código puso valor económico a las tareas puertas adentro del hogar.

8. Uso de la vivienda familiar. El inmueble puede ser atribuido a uno de los convivientes si tiene a su cargo el cuidado de menores de edad o con discapacidad; si acredita extrema necesidad de vivienda o no puede procurársela. También en el caso del fallecimiento del titular de la vivienda. El plazo máximo es de dos años.

9. Distribución de bienes. A falta de pacto y con excepción de los bienes que hacen al funcionamiento doméstico del hogar, aquellos que fueron adquiridos durante la convivencia se mantienen en el patrimonio de quien los compró.

Fuente: Día a Día

A %d blogueros les gusta esto: