El presidente anuncio el envio al congreso de la «primer etapa» de la reforma política

macriMinutos antes de ingresar al quirófano, Mauricio Macri anunció ayer el envío al Congreso de la “primera etapa” de la reforma política que impulsará durante su mandato. Tal como estaba previsto, el cambio central será la incorporación de la Boleta Unica Electrónica, a la que se le agrega la regulación de las transiciones entre gobiernos y la implementación del debate presidencial obligatorio. Además, habrá mejoras para el control del cumplimiento de la ley de financiamiento de los partidos políticos, que sería reformulada en una segunda etapa. Pero antes de remitir el paquete a Diputados, el gobierno realizó una última modificación sorpresa que no fue anunciada por el Presidente ni por sus ministros durante el acto. Se estableció que en las PASO no se elegirá la fórmula presidencial completa sino sólo el candidato a presidente, pudiendo luego el ganador elegir quién lo acompañará en las generales.

El Centro Cultural Kirchner se vio ayer repleto de funcionarios de Cambiemos que aplaudieron el breve anuncio de Macri. En primera fila estaba la vicepresidenta Gabriela Michetti, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de modernización, Andrés Ibarra, el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, además de legisladores e intendentes macristas, entre otros. No hubo, en cambio, representantes de la Justicia electoral, que habían sido invitados, ni referentes de la oposición.

Sentado entre el ministro del Interior, Rogelio Frigerio y el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, Macri agradeció primero los saludos por su lesión jugando al paddle y luego se refirió al proyecto: “Yo quería muchos más cambios, pero me dijeron, como decía ‘Mostaza’ Merlo, que hay que ir paso a paso”. El Presidente no perdió la oportunidad para volver sobre uno de sus slogans de campaña, el de “unir a los argentinos”: “Necesitamos que la elección sea un momento de unidad, transparencia, tranquilidad. La Argentina del progreso es la que se aleja de la trampa, la Argentina del futuro es la que apuesta a la generación de confianza”, remarcó.

Se trata en realidad de tres proyectos de ley que se enviarán para su tratamiento de manera conjunta con el objetivo de aprobarlos “lo antes posible”. Pérez ya venía trabajando en estas reformas hace más de seis meses, con contactos y negociaciones con gobiernos provinciales, apoderados de los partidos políticos, especialistas, ONG, magistrados y bloques legislativos. Algunas, como eliminar la obligatoriedad de las PASO o crear un órgano electoral independiente que reemplace a la Dirección Nacional Electoral, fueron descartados o postergados por falta de consenso. En un primer momento también se había pensado algún mecanismo para unificar el calendario electoral pero la idea quedó en un llamado del Presidente a “concentrar” las elecciones para que “los que ahora estamos con amor y compromiso en la carrera del servicio público (Nota del redactor: los dirigentes políticos) tengamos la mayor cantidad de tiempo posible para resolver los problemas que tiene nuestra sociedad”.

El paquete electoral

La más importante de las tres iniciativas es la que reforma la ley electoral. Allí se incluye la implementación de la Boleta Unica Electrónica; la eliminación de las listas colectoras y las candidaturas múltiples; los dos cambios en las PASO y el fortalecimiento de mecanismos de control judicial. “Vamos a terminar con la boleta en papel y con todas las cosas que sucedían alrededor de eso”, aseguró Macri en el CCK. El sistema de votación será el mismo que ya se utiliza en Salta y en la Ciudad de Buenos Aires. El votante elige sus opciones a través de una máquina, que imprime la boleta con el resultado y, en el mismo soporte, un chip electrónico que permite agilizar el escrutinio. La encargada de garantizar la transparencia de este sistema será la Cámara Nacional Electoral, que contará con nuevos auditores para controlar y homologar tanto el software como el hardware que se usará para votar. También tendrán participación en esto las universidades y los partidos políticos. Con posterioridad a la votación se abrirán de manera aleatoria el 5 por ciento de las urnas para hacer un conteo manual de los votos y verificar que coincidan con el resultado arrojado por las máquinas. “Nosotros queremos introducir mayor confianza en el proceso electoral. El disparador de estas modificaciones tiene que ver con la interpretación de que en la sociedad no hay plena confianza en la elección de los representantes”, señaló Frigerio en una conferencia de prensa posterior al anuncio presidencial.

Junto con el fin de la boleta en papel, se tratará de ordenar la oferta electoral impidiendo que distintas listas de un espacio político vayan colgadas de un mismo canditado o que una persona se postule simultáneamente para cargos provinciales y nacionales. Tampoco se podrá, por ejemplo, que un candidato a gobernador lleve distintos candidatos a presidente.

El macrismo se encontró con resistencias para implementar más modificaciones a las PASO y se limitó, por ahora, a dos cuestiones menores. Por un lado, sólo se podrá votar en la primaria de un mismo espacio político para todas las categorías. Es decir, no se podrá elegir entre los candidatos a presidente de un espacio y los de diputados o senadores de otro, por ejemplo. Por el otro, se cambió la elección de la fórmula presidencial por la de sólo el primer término del binomio. De esta manera, quien resulte ganador podrá elegir de candidato a vice a alguno de sus competidores o bien a otra persona. Este sistema permite mayor margen de negociación y es similar al que se usa en Estados Unidos y en Uruguay. “Se irá evaluando con tiempo si las PASO han sido un instrumento valioso o no para mejorar el sistema electoral”, dijo Macri ayer, dejando entrever nuevos cambios más adelante.

El último punto de esta ley está vinculado con la Justicia. Se establecerán los procedimientos para la persecución de los ilícitos electorales, se creará la figura del fiscal general ante la Cámara Nacional Electoral y se ampliará el cuerpo de auditores contables para el control del cumplimiento de la ley de financiamiento de los partidos políticos. “El mayor problema que tenemos hoy es el control sobre el financiamiento de los partidos y las campañas, que no se cumple. Y cuando hay algún tipo de sanción, llega 10 años tarde”, aseguró ayer Pérez.

Transición

La segunda iniciativa del paquete es el ordenamiento de la traspaso de un gobierno a otro. Se establecen obligaciones para el gobierno saliente, que deberá brindar información de licitaciones, presupuesto, personal, entre otras cuestiones. En caso de no cumplir, los funcionarios podrían incurrir en el delito de incumplimiento de deberes.

Debate presidencial

El tercer proyecto es el que regula la obligatoriedad de los debates presidenciales. El texto recoge los avances realizados el año pasado en Diputados, donde se logró consensuar entre distintas fuerzas un dictamen común. El debate será dentro de los veinte días y hasta los siete días corridos anteriores a la fecha de la elección y se repetirá en caso de ballottage. Serán transmitidos en vivo y en directo por todos los medios pertenecientes a Radio y Televisión Argentina Sociedad del Estado.

Los tres proyectos de ley comenzarán a discutirse en la Cámara de Diputados, donde podría haber nuevas modificaciones. Sin embargo, desde el oficialismo descontaban que las medidas avanzarán en el Parlamento sin mayores inconvenientes dada la ronda de consultas previas. La complejidad y la magnitud del cambio en todo el país que implica el uso de boleta electrónica, obligará al Ejecutivo a comenzar con los procesos de licitación y la campaña pública de capacitación del apenas la ley esté sancionada.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-302538-2016-06-24.html

A %d blogueros les gusta esto: