SanCor… ¿estalla?

sancor-107248Roberto Fermín Bertossi
Experto CoNEAU/Cooperativismo
Lamentablemente, según versiones periodísticas autorizadas de medios locales y regionales circundantes a la sede central de SanCor en Sunchales, los reconocidos diarios La Opinión de Rafaela y La Voz de San Justo en la ciudad de San Francisco, Córdoba, (e incluso Clarín), etc., se ha conocido que la mayor industria lechera del país atraviesa complicaciones financieras inéditas cuasi insalvables.
En efecto, ya habría dispuesto la suspensión de todos los pagos y le habrían embargado todos sus activos, cuentas, etc.
Ahora bien, no conformando Sancor una sociedad civil ni una sociedad anónima ni una sociedad de responsabilidad limitada, sino constituyendo una cooperativa, la resolución de su crisis enfrenta restricciones legales específicas, establecidas en la propia legislación cooperativa vigente.
En efecto, con respecto vg., a la transformación de una cooperativa en una sociedad comercial, ello está expresamente prohibido tanto en el Decreto-ley de Cooperativas Nº 20.337, (Art. 6 y cc.) como en el Régimen de Sociedades Comerciales, Decreto-ley Nº 19.550, (Art. 74 y cc.), todo lo cual ha sido ratificado recientemente en el nuevo artículo 150 del Código Civil y Comercial de la República Argentina, (CCC).
Con respecto a una salida asociativa, esta encuentra sus posibilidades y sus fronteras en el artículo 5 del mencionado decreto 20.337 y, si bien el principio general que rige también en materia cooperativa, es la libertad de asociación, reconocido constitucionalmente, la normativa entendió apropiado establecer que las cooperativas pueden asociarse circunstancialmente con personas de otro carácter jurídico a condición de que sea conveniente para su objeto social y que no desvirtúen su propósito de servicio motivando el precepto con la mención expresa de que la permisión opera dentro del marco que imponen la convivencia para el objeto social y la no desvirtuación de su propósito de servicio advirtiendo por ello que, la observancia de tales extremos aconseja reservar la correspondiente decisión a una asamblea extraordinaria de asociados cooperativos, sin perjuicio de la fiscalización que compete y obliga a la autoridad de aplicación nacional en materia cooperativa, el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social, ( INAES).
De todos modos, nunca esta posibilidad ira más allá de uniones o contratos de colaboración… “transitorios”.

En las sociedades comerciales y civiles se pueden adoptar diversas “formas” en cuanto permanece invariable su naturaleza y sus fines. La opción que ejercen sus miembros radica en la elección de la estructura jurídica que consideran mejor adecuada al objetivo propuesto, que puede variar en función de nuevas opciones que aconsejan a su vez tomar otras `formas` para realizar mejor dichos fines, que en último análisis, no radican en otra cosa que la máxima obtención de un lucro esperado que se distribuye atendiendo a los aportes realizados por sus socios.
Contrariamente, en las cooperativas la estructura asumida se ajusta a la “naturaleza” del fin social, que no consiste en otra cosa que la organización de un servicio comunitario –sin intermediarios ni fines de lucro- en beneficio común de sus asociados y a ese exclusivo objeto. En la cooperativa el fin es el servicio y el retorno no representa sino un exceso de previsión en la estimación del costo de dicho servicio (Exposición de motivos del articulo 42 y cc. del decreto-ley 20.337/73).
Así entonces, atento a la naturaleza institucional y a la substancia de los fines del cooperativismo, como queda dicho y conforme al derecho vigente, no hay posibilidad jurídica ninguna para pretender una continuidad jurídica cambiando de “forma”, o sea, “transformando” a la cooperativa en otra cosa.
En términos de derecho cooperativo y salvo la declaración de quiebra prevista en el artículo 86, inc. 3º y cc. del Decr.-ley 20.337, la única posibilidad de venta in extremis de Sancor conforme al artículo 93 y siguientes del decreto-ley 20.337, se encontrará en la posibilidad restrictiva de que, sus eventuales liquidadores, procedan a su venta a los fines de realizar el activo y cancelar el pasivo, siempre con arreglo a las instrucciones de la asamblea general de sus asociados y bajo la celosa supervisión del INAES.

A %d blogueros les gusta esto: