La pérdida de stock de calzados guardados en el inmueble es responsabilidad de la compañía telefónica, pues responde al retiro de la antena ubicada en el techo que provocó filtraciones en el edificio.

Man with a leaking ceiling using phone

Partes: Toot S.A. c/ Telefónica Móviles Argentina S.A. s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal

Sala/Juzgado: I

Fecha: 22-mar-2016

Cita: MJ-JU-M-97583-AR | MJJ97583 | MJJ97583

La pérdida de stock de calzados guardados en el inmueble es responsabilidad de la demandada, pues responde al retiro de la antena realizado por la empresa de telefonía, trabajos que provocaron filtraciones en el edificio.

Sumario:

1.-Corresponde considerarse probado el vínculo causal entre los daños alegados por la actora y los trabajos realizados por la empresa telefónica en el inmueble, pues de la prueba colectada surge que el desmantelamiento de la antena provocó daños edilicios toda vez que se filtró agua en los depósitos, circunstancia que dio lugar a la pérdida de mercadería.

2.-Corresponde admitir la existencia de nexo causal entre los trabajos realizados por la accionada para el retiro de la antena y los daños provocados al local que la actora alquilaba, pues si bien la demandada insiste en señalar que no le fue permitido el ingreso para poder terminar con la manda judicial, no lo es menos que, ante el conflicto de las partes para dar cumplimiento a la sentencia, se ordenó la intervención de un oficial de justicia para que se le facilite el acceso a la empresa telefónica al predio a la demandada y, de esa manera, terminar con las tareas pendientes.

3.-Debe confirmarse el monto de condena pues, ante la carencia de una prueba contundente que determine la cantidad de los zapatos dañados ni su precio, sólo cuadra fijar el daño según pautas de prudencia.

4.-El nuevo CCivCom. (Ley 26.994 ) resulta inaplicable a la especie pues sus normas no son de aplicación retroactiva y, en este litigio, no hay consecuencias en curso de ejecución.

5.-Se confirma el rechazo del a excepción de falta de legitimación pues si bien resulta cierto que no fue acompañado el contrato de locación del inmueble donde se filtró agua, no lo es menos que fue confirmada la existencia de un contrato de locación que da cuenta que la empresa actora es inquilina.

Fallo:

En Buenos Aires, a los 22 días del mes de marzo de 2016, reunidos en Acuerdo los jueces de la Sala I de esta Cámara para dictar sentencia en los autos mencionados en el epígrafe, y conforme el orden del sorteo efectuado, el Juez Francisco de las Carreras, dijo:

1.La sentencia de fs. 256/260 rechazó la excepción de falta de legitimación activa e hizo lugar parcialmente a la demanda condenando a la empresa telefónica a pagar la suma de pesos treinta mil ($30.000) con más los intereses que percibe el Banco de la Nación Argentina en sus operaciones de descuento a treinta días a partir del momento en el que se produjo el hecho generador del daño (10.09.10). Las costas del juicio fueron impuestas a la demandada por resultar substancialmente vencida.

Para así decidir, entendió, de conformidad con las pruebas arrimadas a la causa, que se encontraba acreditado el hecho generador de los daños provocados por la filtración de agua y la ruptura del caño. Sostuvo que el perito indicó que los daños reclamados podrían guardar relación con las tareas de desmantelamiento -ordenadas en la causa «Zookeedoo SA c/ Compañía de Radiocomunicaciones Móviles y otro SA s/ Incumplimiento de contrato» (expte. 9443/04)de los equipos de telefonía que se hallaban en la terraza del edificio.

Entendió que con la prueba ofrecida por la actora para acreditar los daños sufridos, no se pudo constatar la cantidad de zapatos perdidos y el costo de los mismos razón por la que otorgó una indemnización resarcitoria en los términos del artículo 165 del CPCCN.

2.Este pronunciamiento fue apelado por la actora y Telefónica Móviles Argentina S.A. (cfr. fs. 264 y 266, respectivamente). La demandante expresó sus agravios a fs. 270/273 (contestados a fs. 283/284) y la parte accionada lo hizo a fs. 274/277 (contestados por la contraria a fs. 279/282).

En primer lugar, Toot S.A.se queja del monto admitido en la demanda por considerarlo reducido. Al respecto, sostiene que la cantidad de pares afectados ha sido demostrada con las declaraciones testimoniales, acta notarial, prueba pericial y que el valor de la mercadería dañada ha sido cuantificada por un perito técnico.

Por su parte, la demandada se queja primariamente del rechazo de la excepción de falta de legitimación activa. Argumenta que la empresa accionante no acompañó en autos el contrato y desestimó sin fundamento la excepción opuesta.

En segundo lugar, discrepa con la imposición de las costas toda vez que la accionante demandó una suma de $83.860 e intereses y sólo obtuvo una sentencia por $30.000. Se agravia también de la falta de constatación de la relación de causalidad, como así también, de la falta de acreditación del daño y su cuantía por prueba objetiva.

3.Sentado ello, corresponde recordar que es doctrina reiterada de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que el Juez no está obligado a seguir todas las argumentaciones que se le presenten, bastando las conducentes para resolver el conflicto (cfr. Fallos: 258:304; 262:222; 272:225; 278:271 y 291:390, entre muchos otros).

4.Ante la entrada en vigor del Código Civil y Comercial de la Nación (Ley 26.994), me parece conveniente señalar que sus normas no son de aplicación retroactiva y, en este litigio, no hay consecuencias en curso de ejecución, siendo por tanto claramente inaplicable a la especie.

5.Comenzaré por analizar si Toot S.A. tiene legitimación para demandar.

Si bien resulta cierto que no fue acompañado el contrato de locación del inmueble sito en Grecia 588, Villa Martelli, Provincia de Buenos Aires, no lo es menos que los dos peritos designados en autos, en sus informes, confirman la existencia de un contrato de locación que da cuenta que la empresa Toot S.A. es inquilina (cfr. pericial contable fs. 158/162 respuesta 5, puntos de pericia de la actorae informe del perito ingeniero fs.168/170 – respuesta 7, puntos de pericial accionante), y ello fue confirmado por Zookeedoo S.A. en su presentacion de fs. 110.

Por lo expuesto, corresponde confirmar el rechazo de la excepción opuesta.

6.Por otro lado, debe considerarse probado el vínculo causal entre los daños y los trabajos realizados por la empresa telefónica para el desmantelamiento de los equipos de telefonía. El perito ingeniero designado sostuvo que «si bien ya han sido reparados la mayoría de los daños descriptos en la demanda, los daños que aún se pueden observar en la membrana de la azotea se pueden relacionar con las tareas de demantelamiento».

Finalmente, estableció que «los daños reclamados por la parte actora pueden guardar relacion con las tareas de demantelamiento de los equipos de telefonía que se hallaron en la terraza del edificio pero no es posible determinar que los daños fueron ocacionados exlusivamente por los mencionados equipos» (cfr. 168/170 y 193/194).

Ahora bien, las declaraciones testimoniales de los señores Ramón Orlando Pachillas y Viviana Del Valle Fernández dan cuenta que el desmantelamiento de la antena provocó daños edilicios toda vez que se filtró agua en los depósitos, circunstancia que dio lugar a la pérdida de mercadería (cfr. fs. 188/189).

Establecido ello, corresponde señalar que el magistrado es soberano al valorar la fuerza probatoria del dictamen pericial, teniendo en cuenta, por un lado, los elementos adjetivos, tales como la competencia e idoneidad del experto; y por el otro, los elementos objetivos, es decir los principios científicos donde se funda; la concordancia de su aplicación con las reglas de la sana crítica; y por los demás elementos de convicción que la causa ofrezca, valorada desde el conjunto de las piezas obrantes. En el caso de autos, las declaraciones testimoniales, cuya idoneidad no ha sido tachada, resultan concordantes y coherentes, con lo cual sus objeciones resultan inadmisibles ante la alzada (cfr. art.456 del Código Procesal).

Por otra parte, de las constancias de la causa surge el acta de constatación del 7 de octubre de 2010 que da cuenta la situación en la que se encontraba el edificio luego de realizadas las tareas de desmantelamiento (cfr. fs. 26/29 -testimonio reservado que tengo a la vista).

Es del caso mencionar que un acta de constatación es un verdadero instrumento público (art. 979 del Código Civil, redacción anterior), y todo aquello que el notario o funcionario público actuante sostiene pasado en su presencia o que ha realizado por sí mismo, tiene la autenticidad que le confiere el art. 993 del Código citado (cfr. esta Sala causa 7.152/12 del 17/09/13).

Si bien la demandada insiste en señalar que no le fue permitido el ingreso para poder terminar con la manda judicial, no lo es menos que del expediente «Zookeedoo SA. c/ Compañía de Radiocomunicaciones SA y otro s/ Incumplimiento de Contrato» (expte. 9443/04) surge que, ante el conflicto de las partes para dar cumplimiento a la sentencia allí dictada, se ordenó la intervención de un oficial de justicia para que se le facilite el acceso a la empresa telefónica al predio a la demandada y, de esa manera, terminar con las tareas pendientes, circunstancia que no se llevó a cabo en atención a que no compareció persona alguna en nombre de la empresa telefónica para cumplir con la medida ordenada (cfr.655/656, 773 de la causa citada). Frente a ello, el juez hizo efectiva la multa dispuesta a fs. 625 (confirmada por esta Sala a fs.793/794).

Por lo expuesto, corresponde tener por acreditado el nexo causal entre los trabajos realizados por la accionada para el retiro de la antena y los daños provocados.

7.En cuanto al monto de condena, tengo para mí que de las constancias de la causa no puede determinarse con exactitud la cantidad de pares de zapatos afectados.

Ello es así, toda vez que del informe de la perito contadora surge que «la producción promedio mensual en el año 2010 es de: 1050 pares por día. (no se exhibe comprobantes)» (fs. 158/162). También, el ingeniero industrial designado en autos, concluyó que «no se ha podido examinar los calzados ya que los mismos no se encontraban en las instalaciones» y que «…no es posible determinar el valor comercial que pudieran tener los zapatos afectados debido a que no se pudo comprobar el estado de los mismos por no encontrarse en las instalaciones» (cfr. fs. 168/170). Es por ello que, de los informes de los expertos, las declaraciones testimoniales de fs. 188/189 y el acta notarial, no se puede determinar, de conformidad con lo resuelto por el juez aquo, la cantidad de los zapatos dañados ni su precio.

Pues bien, ante la carencia de una prueba contundente al respecto, sólo cuadra fijar el daño según pautas de prudencia (art. 166 -ex 165, última parte, del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Desde esta perspectiva, corresponde confirmar la solución propuesta por el magistrado.

8.La empresa telefónica móviles impugna la distribución de los gastos causídicos efectuada en la sentencia.

Considero que al prosperar la demanda por una suma muy inferior a la requerida, se justifica que las costas sean distribuidas entre las partes según el éxito obtenido por cada una, bien que no ajustándose a pautas de estricta matemática sino según criterios de valoración prudencial.Y en ese sentido, no se puede soslayar que el reclamante triunfó en al aspecto medular del juicio representado por el tema de la responsabilidady obtuvo una indemnización acorde con sus daños acreditados pero muy alejada de lo pretendido (cfr. esta Sala, causa 4012/13 del 10/12/15). Sopesando ambos extremos, y adjudicando mayor porcentaje de costas al perdedor en el aludido tema central del litigiojuzgo equitativo que se distribuyan las costas de primera instancia imponiéndolas a la demandada en un 90% y a la parte contraria en el 10% restante (art. 73 -ex 71del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, texto según ley 26.939, Digesto Jurídico Argentino).

En suma, expreso mi voto en el sentido de rechazar los recursos de la actora y de admitir parcialmente el recurso de la parte demandada, exclusivamente en cuanto a las costas.

Propongo, pues, distribuir los gastos causídicos de la primera instancia, en un 90% a cargo de la accionada y en el 10% restante a cargo de la parte actora (art. 73 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, DJA). Las costas de Alzada se distribuyen en el orden causado, en atención a los vencimientos recíprocos (cfr. art. 70, segunda parte, del código de rito, DJA).

Los doctores María Susana Najurieta y Ricardo Víctor Guarinoni adhieren al voto que antecede.

En mérito a lo deliberado y a las conclusiones del Acuerdo precedentemente transcripto, el Tribunal RESUELVE: a) rechazar el recurso de la actora, y b) admitir parcialmente el recurso de la empresa telefónica y modificar la sentencia de primera instancia, exclusivamente en cuanto a las costas, las que se distribuyen en el 90% a cargo de la demandada y en el 10 % restante a cargo de la actora (art. 73 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, DJA). Las costas de Alzada se distribuyen en el orden causado en atención a los vencimientos recíprocos.

Una vez que se cuente con liquidación aprobada, y regulados que sean los honorarios por los trabajos de primera instancia, se procederá a determinar los correspondientes a la Alzada.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

María Susana Najurieta

Francisco de las Carreras

Ricardo Víctor Guarinoni

A %d blogueros les gusta esto: