Inexistencia de solidaridad en los términos del art. 30 LCT entre la empresa de telefonía y la constructora que empleaba al actor, subcontratada por la contratista principal para la instalación del cableado y reparación.

Cableado telefonoPartes: Tobares Justo Aldo c/ Comtel Construcciones S.R.L. y otros s/ ordinario – despido

Tribunal: Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba

Sala/Juzgado: Laboral

Fecha: 19-nov-2015

Cita: MJ-JU-M-97203-AR | MJJ97203 | MJJ97203

Inexistencia de solidaridad en los términos del art. 30 LCT entre la empresa de telefonía y la constructora que empleaba al actor, subcontratada por la contratista principal para la instalación del cableado y reparación.

Sumario:

1.-Corresponde admitir el recurso de casación deducido por la empresa de telefonía codemandada, y en consecuencia, excluirla de la condena solidaria, pues aparece improcedente extender la condena a la comitente -prestadora del servicio de comunicaciones- por las obligaciones laborales de la empresa subcontratada por la contratista principal para la instalación del cableado y reparación, en tanto las tareas no implican un fraccionamiento del proceso productivo ni importa la prestación de servicios propios de un establecimiento que no los contiene en su estructura (del voto del Dr. Rubio, al que adhiere el Dr. Allocco – mayoría)

2.-La actividad normal y específica de la empresa de telefonía no se relaciona con la de la constructora empleadora del actor, por contratación que le realizara un tercero, dado que tuvo por objeto la realización de un tendido de redes telefónicas para una determinada zona con un plazo de ejecución que al ser completado le era entregado al comitente. (Del voto del Dr. Rubio, al que adhiere el Dr. Allocco – mayoría)

3.-Cabe confirmar la condena solidaria en los términos del art. 30 LCT., porque el recurrente no desvirtúa la vinculación comprobada entre las codemandadas en orden a que la instalación y reparación de líneas telefónicas en domicilio particulares prestados por las codemandadas resultan esenciales para que se concrete la actividad de telefonía de la coaccionada (del voto de la Dra. Blanc de Arabel – disidencia)

Fallo:

En la ciudad de Córdoba, a los diecinueve días del mes de noviembre del año dos mil quince, siendo día y hora de Audiencia, se reúnen en Acuerdo Público los integrantes de la Sala Laboral del Tribunal Superior de Justicia, doctores Luis Enrique Rubio, Carlos F. García Allocco y M. Mercedes Blanc de Arabel, bajo la presidencia del primero de los nombrados, a fin de dictar sentencia en estos autos: “TOBARES JUSTO ALDO C/ COMTEL CONSTRUCCIONES S.R.L. Y OTROS – ORDINARIO – DESPIDO” RECURSOS DE CASACIÓN 390977, a raíz de los recursos concedidos a las demandadas en contra de la sentencia N° 85/12, dictada por la Cámara del Trabajo de Río Cuarto, -Secretaria N° 2-, cuya copia obra a fs. 476/490 vta., en la que se resolvió: “PRIMERO: Rechazar los Planteos de Inconstitucionalidad efectuados por la demandada Siemens S.A., conforme lo resuelto en considerando III). SEGUNDO: Hacer lugar parcialmente a la demanda incoada por Justo Aldo Tobares en contra de Com-Tel Construcciones S.R.L., Telecom Argentina S.A. y Siemens S.A., y condenarlas solidariamente, para que dentro del término de cinco días de que quede firme el presente pronunciamiento, le abonen al actor la suma de pesos veinte mil doscientos veinte y cinco con dieciocho centavos ($ 20.225,18) en concepto de capital, con más los pertinentes intereses, lo que se computaran desde que cada obligación se hizo exigible, tomando como tasa la pasiva mensual promedio que publica el Banco Central de la República Argentina, con más un dos por ciento mensual. TERCERO: Regular los honorarios profesionales. CUARTO.QUINTO.”. Oportunamente se fijaron las siguientes cuestiones a resolver: PRIMERA CUESTION: ¿Es procedente el recurso interpuesto por “Siemens S.A.? SEGUNDA CUESTION: ¿Debe admitirse el presentado por la codemandada “Telecom Argentina S.A.? TERCERA CUESTION: ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar? Practicado el sorteo de ley resultó que los señores vocales emitieron su voto en el siguiente orden: doctores Luis Enrique Rubio, Carlos F. García Allocco y M. Mercedes Blanc de Arabel.

A LA PRIMERA CUESTION PLANTEADA:El señor vocal doctor Luis Enrique Rubio, dijo:

I.1. El impugnante denuncia que el a quo vulneró el principio de congruencia y omitió considerar prueba dirimente pues el requerimiento del accionante para que se le hiciera entrega de la libreta de aportes no hizo más que ratificar su correcto encuadramiento en el marco del estatuto de la construcción, fijando una posición que integra la plataforma fáctica de la litis que no pudo ser soslayada. Insiste en la importancia de tal conducta como que fue ignorada. 2. El recurso es inadmisible, toda vez que no logra evidenciar los quebrantamientos que denuncia en el razonamiento que efectuó el Tribunal. Plantea la eficacia probatoria de la documental, sin concretar su relevancia frente a la conclusión en orden a que las tareas descriptas por todos los testigos indican que excedían el tendido de líneas telefónicas (fs. 487). Entonces, la crítica se elabora pretendiendo otorgar primacía a cierto elemento de convicción por sobre otro que precisó las tareas cumplidas por Tobares que resultaban imprescindibles para concretar el servicio. En consecuencia la postura recursiva trasunta mera discrepancia con el mérito que se efectuó de las probanzas arrimadas, aspecto extraño a la vía intentada. Además, el reclamo inicial extrajudicial no puede entenderse como renuncia del trabajador a los derechos que deriven de la verdadera relación laboral habida. II.1. Asimismo dice inobservados los CCT Nros. 76/75, 227/93, sus acuerdos marcos y la Ley Nº 22.250. Que las labores cumplidas por el demandante y que fueran relatadas por los testigos y reconocidas por el a quo se encuentran específicamente comprendidas en tales instrumentos, por lo que recurrir a un convenio distinto al que resulta de aplicación en virtud de los ámbitos personales y territoriales de aplicación y tratándose de uno de actividad demuestra el error jurídico. 2. El recurso es formalmente inadmisible por carecer de argumentos para evidenciar el agravio expresado y no asumir todas las razones que se detallan en el pronunciamiento para aplicar el CCT 201/92.El Tribunal concluyó que la instalación, conexión y reparación de servicios telefónicos en domicilios particulares y comercios no son labores propias de la industria de la construcción al resultar imprescindibles para que se pueda concretar el servicio de comunicación a quien lo contrata, excediendo el tendido de líneas telefónicas previsto en el art. 4 ap. 19 del CCT 76/75. Además analizó que las demandadas al contestar se limitaron a negar las labores y a defender el encuadramiento convencional dado por su empleadora, pero omitieron indicar por qué no correspondía categorizárselo como se pretendía. Estableció que la mera negativa y oposición a la versión del trabajador no resultan idóneas para negarle veracidad al encuadre, no siendo en consecuencia hechos controvertidos (fs. 487). Luego, aparece ineficaz el planteo porque se persigue desplazar el encuadramiento escogido sin referencia a la actividad, la totalidad de los servicios desarrollados y del ámbito en que se cumplieron, lo que se juzgó decisivo para excluirlas del marco de las disposiciones especiales que contempla la Ley Nº 22.250. Así, su intento se reduce a discrepar con la solución dada, pero sin demostrar la infracción jurídica en que se sustenta dicha disconformidad. A su vez, soslaya lo expresado en torno a las consecuencias producto de la conducta procesal asumida.

III.1. Desde otro costado, alega errónea aplicación del art. 30 LCT. Dice, que la necesidad de contratar servicios no puede conducir de manera mecánica y automática a la extensión de la condena. Explica que, “Telecom Argentina SA”, es una empresa cuya actividad específica es la prestación de telefonía conforme la licencia otorgada por el Estado y que “Siemens S.A.” subcontrató los servicios de “Comtel Construcciones SRL” por un periodo de veintinueve meses para hacer trabajos de carácter civil -en la vía pública- para redes de telecomunicaciones. Aclara, que no acordó la realización de partes o tramos del servicio telefónico a su cargo sino obras de infraestructura por un determinado tiempo.Que la actividad normal y específica de “Telecom Argentina S.A.” -que es la prestación del servicio de telecomunicación- no se relaciona con la del empleador directo del trabajador -obras de construcción- y que los objetos sociales de las empresas involucradas resultan sustancialmente diferentes y que por ello no existe una unidad técnica de ejecución entre la empresa y su contratista, como requiere la norma para que nazca la solidaridad. Finalmente, dice que el Tribunal desconoció que al haberse acreditado que “Comtel Construcciones S.R.L” se encontraba inscripta en el I.E.R.I.C. tampoco debía ser captada su responsabilidad en virtud de lo dispuesto por el art. 32 de la Ley Nº 22.250. Cita jurisprudencia en aval a su postura. 2. El motivo anterior resulta ineficaz para evidenciar el error jurídico que se atribuye porque se vale de supuestos de hecho que no surgen fijados en el pronunciamiento. De tal modo, el recurrente expresa que la construcción no forma parte de la actividad normal, principal y específica de su mandante, pero el Tribunal dejó asentado que según informe del I.E.R.I.C. se encuentra inscripta como contratista (fs. 486). Asimismo, sin perjuicio de que se hace extensiva la condena a partir de las mismas razones que lo condujeron a responsabilizar a “Telecom Argentina S.A.”, en la vinculación se corrobora que parte de las tareas que esta encargó a “Siemens” fueron delegadas en la subcontratista “Comtel Construcciones SRL”. Por ello, la postura recursiva al referir que las labores realizadas por el reclamante no formaban parte de la actividad normal y específica del establecimiento, aparece infructuosa para doblegar el resultado al que se arribara porque de los elementos de juicio resulta claro que para el cumplimiento del contrato con la empresa telefónica, subcontrató parte del objeto con la empresa constructora demandada (Comtel), por lo que no se brindan motivos suficientes para apartarse de la condena solidaria. En virtud de estas razones, el caso no es asimilable a otro pronunciamiento de esta Sala que cita el casacionista (Sent.Nº 136/06). Voto, pues, por la negativa. El señor vocal doctor Carlos F. García Allocco, dijo: Coincido con la opinión expuesta por el señor vocal cuyo voto me precede. Por tanto, haciendo míos los fundamentos emitidos, me expido en la misma forma.

La señora vocal doctora M. Mercedes Blanc de Arabel, dijo:

A mi juicio es adecuada la respuesta que da el señor vocal doctor Rubio a la primera cuestión. Por ello, de acuerdo a sus consideraciones, me pronuncio en igual sentido.

A LA SEGUNDA CUESTION PLANTEADA: El señor vocal doctor Luis Enrique Rubio, dijo:

I.1. El recurrente dice que el pronunciamiento no aplica los arts. 32 y 35 de la Ley Nº 22.250 al extender la solidaridad a las demandadas en los términos del art. 30 LCT, si se acreditó que “Comtel Construcciones S.R.L.” y “Siemens S.A.” se encuentran inscriptos en el Registro Nacional de la Industria de la Construcción. Que los trabajos realizados por la accionada principal constituían una obra civil y que con la orden de compra Nº 10276671 se probó que “Telecom Argentina S.A.” -que era la comitente- no pactó la prestación de un servicio, sino el tendido de redes telefónicas en una determinada zona con un plazo determinado de ejecución (29 meses a partir del 01/08/04) y con ello finalizó la gestión con las partes involucradas. Aclara, que el hecho de que las tareas de infraestructura resulten necesarias para que una empresa cumpla con su objeto comercial o industrial no significa que quede atrapada por el art. 30 LCT pues no se trata de una cesión de trabajos de su actividad principal -prestar el servicio telefónico- que es absolutamente diferente de la del empresario constructor y de su contratista. 2. El a quo concluyó que “Telecom Argentina S.A.” y “Siemens S.A.” eran solidariamente responsables del pago de las obligaciones contraídas por el empleador. Explicó, que las tareas encomendadas fueron inherentes a la actividad normal y específica de quien cedió los trabajos.Que no puede escindirse la prestación del servicio telefónico, de la reparación e instalación de líneas en domicilios particulares y comercios, pues completan el objetivo comercial, aclarando que no estamos en presencia de la realización de obras civiles (fs. 489 vta.). 3. En el caso bajo examen, la actividad normal y específica de “Telecom Argentina S.A.” no se relaciona con la de la empleadora del actor -“Comtel Construcciones SRL”-, por contratación que le realizara “Siemens SA”, dado que tuvo por objeto la realización de un tendido de redes telefónicas para una determinada zona con un plazo de ejecución que al ser completado le era entregado al comitente. No se confunden los objetos sociales, lo cual conduce a apreciar que no ha mediado subcontratación de lo que es la actividad normal y específica que realmente se desarrolla. El criterio de necesidad que sostiene el a quo, insisto, no resulta razonable pues en casos de procesos productivos complejos la cadena de solidaridad llegaría hasta límites jurídicamente excesivos en tanto se quebrantarían las reglas elementales de la responsabilidad. El supuesto establecido en el art. 30 LCT se produce cuando se trata de una actividad “inherente” al proceso de producción, esto es, que no se la puede separar sin alterarlo. Por lo expuesto, aparece improcedente extender la condena a la comitente -prestadora del servicio de comunicaciones- por las obligaciones laborales de la empresa subcontratada por la contratista principal (“Siemens SA”) para la instalación del cableado y reparación, pues las tareas no implican un fraccionamiento del proceso productivo ni importa la prestación de servicios propios de un establecimiento que no los contiene en su estructura. La solución se enrola en una interpretación que busca conciliar la finalidad tuitiva de la disciplina con el interés colectivo, sin mengua de los valores de seguridad jurídica, equidad y tutela patrimonial del subordinado.

4. Cabe entonces, casar el pronunciamiento en este aspecto -art.104 CPT- y desestimar el reclamo en contra de la codemandada “Telecom Argentina S.A.”. Esta solución exime del tratamiento del planteo vinculado con la Ley Nº 22.250, como así también el resto de los agravios para revertir el encuadramiento convencional.

Voto por afirmativa.

El señor vocal doctor Carlos F. García Allocco, dijo:

Adhiero a las consideraciones expresadas en el voto que antecede. Por tanto, me expido de igual modo.

La señora vocal doctora M. Mercedes Blanc de Arabel, dijo: Entiendo que el reproche traído por el inc. 1º del art. 99 del CPT resulta improcedente. El art. 30 de la LCT -en lo que aquí interesa-, alcanza a quienes contraten o subcontraten -cualquiera sea el acto que le de origen-, trabajos o servicios correspondientes a la actividad normal y específica propia del establecimiento, dentro o fuera de su ámbito. En ese sentido concluyo que el pronunciamiento se mantiene inalterable porque el recurrente no desvirtúa la vinculación comprobada entre las codemandadas en orden a que la instalación y reparación de líneas telefónicas en domicilio particulares prestados por las codemandadas resultan esenciales para que se concrete la actividad de “Telecom Argentina S.A.” (fs. 489 vta.). Luego, es ineficaz la impugnación que pretende minimizar este ligamen, introduciendo una segmentación de la actividad no verificada, por lo que no se evidencia el error jurídico que el casacionista denuncia. La solución contraria a la que arriban mis colegas me exime de tratar los restantes agravios. Expreso así mi voto sobre el punto.

A LA TERCERA CUESTION PLANTEADA:

El señor vocal doctor Luis Enrique Rubio, dijo: A mérito de la votación que antecede, corresponde rechazar el recurso de la codemandada “Siemens SA” y admitir el de “Telecom Argentina SA”, excluyéndosela de la condena solidaria. Con costas por su orden atento la discrepancia en torno a los temas debatidos. Los honorarios de los Dres. Gerardo P.Viramonte y Armando Oscar Carbonetti serán regulados por el a quo en un treinta y treinta y dos por ciento, respectivamente, de la suma que resulte de aplicar la escala media del art. 36 Ley N° 9.459, sobre lo que constituyó materia de impugnación (arts. 40, 41 y 109 ib.), debiendo considerarse el art. 27 de la ley mencionada.

El señor vocal doctor Carlos F. García Allocco, dijo: Estimo adecuada la solución a la que arriba el señor vocal preopinante. Por tanto, me expido en igual sentido.

La señora vocal doctora M. Mercedes Blanc de Arabel, dijo: Concuerdo con la decisión expuesta por el Sr. Vocal Dr. Rubio. En consecuencia, me pronuncio en la misma forma. Por el resultado de la votación que antecede, previo Acuerdo, el Tribunal Superior de Justicia, por intermedio de la Sala Laboral, RESUELVE: I. Admitir el recurso de casación deducido por la demandada “Telecom Argentina S.A.”, y en consecuencia, excluirla de la condena solidaria. II. Rechazar la impugnación planteada por la codemandada “Siemens S.A.”. III. Costas por el orden causado. IV. Disponer que los honorarios de los Dres. Gerardo P. Viramonte y Armando Oscar Carbonetti sean regulados por el a quo en un treinta y treinta y dos por ciento, respectivamente, de la suma que resulte de aplicar la escala media del art. 36 Ley N° 9.459, sobre lo que constituyó materia de impugnación. Deberá considerarse el art. 27 ib.

V. Protocolícese y bajen. Con lo que terminó el acto que previa lectura y ratificación de su contenido, firman el señor Presidente y los señores Vocales, todo por ante mí, de lo que doy fe. Certifico: que la Sra. Vocal Doctora M. Mercedes Blanc de Arabel ha emitido opinión en estos autos, pero no suscribe la presente en razón de encontrarse ausente (art. 120, 2º párrafo CPC, por remisión del 114, CPT).

Oficina, diecinueve de noviembre de dos mil quince.