Lanzan un ambicioso plan de obra pública para aliviar el ajuste.

vidalEn medio de la creciente preocupación del Gobierno por la inflación y el estancamiento económico, el presidente Mauricio Macri anunció ayer un megaplán de obras públicas de 150.000 millones de pesos y 100.000 puestos de trabajo para el conurbano, al tiempo que reconoció que le «duele y desespera» haber aumentado las tarifas de luz, gas, agua y transporte, aunque dijo que lo hizo «lo más gradual posible».

Por primera vez, además, Macri reconoció públicamente su malestar con los empresarios que aumentan los precios por encima de la inflación. En la Casa Rosada admitieron que Macri está preocupado por la inflación y aclararon que la crítica «no fue a todos los empresarios, sino a los que aumentan los precios en forma desmesurada».

En la cena anual de Cippec, el jefe del Estado dijo anteanoche que el país necesita de los empresarios «que se pongan a invertir» y «no de aquellos empresarios que, ante el primer síntoma de libertad, aprovecharon para remarcar precios de una manera descarada».

En una reunión de gabinete conjunta con el gobierno bonaerense de María Eugenia Vidal, en la casa de la Cultura de Quilmes, y junto al intendente Martiniano Molina, el Presidente se excusó por el aumento de tarifas: «En forma irresponsable el gobierno anterior fue destruyendo la prestación de servicios públicos y a mí me duele tener que hacer los aumentos; lo que querría es, en lugar de aumentar, disminuir», dijo.

Si bien ayer el índice de inflación del Congreso de 3,2% para marzo le dio un respiro al Gobierno (en febrero fue 4,8), la medición de abril sería más abultada por el impacto de la suba de tarifas. Tal como adelantó LA NACION el domingo último, Macri analiza medidas para superar la transición entre el pico de inflación actual, con aumento de tarifas y despidos, y la recuperación económica que estima para dentro de algunos meses.

Es por ello que, en medio de la crispación por los efectos sociales del ajuste y las investigaciones judiciales al kirchnerismo, ayer comenzó anunciando un amplio plan de infraestructura, que tendrá financiamiento del golpeado presupuesto nacional.

La semana próxima podría presentar la eliminación del IVA para la canasta básica de alimentos para sectores vulnerables y la otra semana podría confirmar la extensión de la Asignación Universal por Hijo (AUH) a sectores que no la perciben y al universo de monotributistas, con un préstamo de 600 millones de dólares del Banco Mundial.

El plan de obras públicas comprenderá 900 kilómetros de autopistas y 1100 de rutas: una autopista sobre la ruta 3 entre San Miguel del Monte y Azul, y entre Coronel Dorrego y Bahía Blanca. También planifican rutas entre Azul y Coronel Dorrego, y entre Mercedes y Bragado, entre otras.

El Presidente anunció, por otra parte, el acceso al agua potable del 100% de los habitantes del segundo cordón del conurbano en ocho años y del 75% a las cloacas.

Se construirán además cuatro metrobuses en el conurbano. Uno ya está en marcha en La Matanza y otros se harán en Lanús, en la zona oeste y en Tres de Febrero.

Macri presentó asimismo obras hidráulicas como la ampliación del cauce del río Luján y la canalización del río Salado, para prevenir inundaciones. También habrá obras ferroviarias: 26 pasos bajo nivel y mejoramiento de la infraestructura y la seguridad aeroportuaria en la terminal de Ezeiza y en San Fernando.

Preocupado por exhibir una expectativa de bonanza económica, el jefe del Estado, junto a Vidal y Martiniano Molina, auguró «una revolución de empleo, pero empleo que agrega valor, y ésa es la Argentina que construye y que soñamos». Y para ello buscó llevar optimismo al señalar que «cuando el plan de obras alcance el pico de trabajo, en alrededor de un año y medio, generará más de 100.000 puestos de trabajo en Buenos Aires».

No se privó de enviar un mensaje al kirchnerismo: «Vamos a generar trabajo del bueno, del que dignifica, no del que inventa un trabajo público para ocultar el desempleo».

Fuente: La Nación

A %d blogueros les gusta esto: