Se otorga la guarda de un menor a su abuela materna pese a la oposición del progenitor.

460708267Partes: C. C. L. s/ guarda

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: H

Fecha: 17-nov-2015

Cita: MJ-JU-M-96291-AR | MJJ96291 | MJJ96291

Se otorga la guarda de un menor a su abuela materna pese a la oposición del progenitor.

Sumario:

1.-Corresponde otorgar la guarda de un menor a su abuela materna, y no a su progenitor, pues, todos los informes psicológicos acompañados dan cuenta que,desde el fallecimiento de su madre, el principal vínculo es su abuela y ha sido contundente al manifestar no querer vincularse con su padre, máxime cuando el menor se encuentra próximo a alcanzar la mayoría de edad.

2.-Debe rechazarse la oposición del progenitor contra la sentencia que otorgó la guarda de su hijo a la abuela materna, dado que el argumento respecto de su estado emocional para decidir es una situación que no se compadece con los informes psicológicos y que en todo caso excede el ámbito del proceso, toda vez que requiere pruebas contundentes de ello que aquí no se han acreditado.

3.-El nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, recogiendo el lineamiento jurisprudencial y también normativo que fue generándose a partir de la adopción de los tratados internacionales a nuestro ordenamiento jurídico, prescribe que la opinión de los niños, niñas y adolescentes debe ser tenida en cuenta y valorada según su grado de discernimiento y la cuestión debatida en el proceso (art. 707 ).

Fallo:

Buenos Aires, 17 de noviembre de 2015.- CC Fs. 807

AUTOS Y VISTOS; Y CONSIDERANDO:

Vienen estos autos a la Alzada para resolver el recurso de apelación interpuesto a fs. 779 por el Sr. C. D. C. concedido a fs. 780. El memorial obra a fs. 787/88 y fue contestado a fs. 794/98. A fs. 804/805 dictaminó la Sra. Defensora de Menores de Cámara.-

I.- Cuestiona el apelante la decisión de fs. 759/74 por la cual el magistrado de grado dispuso rechazar la oposición paterna y en consecuencia, otorgó la guarda de la menor a su abuela materna, como así también, se rechazaron las medidas cautelares solicitadas por el Sr. C. D. C en cuanto a la fijación de un régimen de visitas o terapia vinculativa con su hija C. L. C. Asimismo, a fs. 781 también apela el perito psiquiatra sus honorarios, a fs. 784 también lo hace la perito psicóloga y a fs. 790 el perito ingeniero.

II.- Del examen de los presentes obrados, resulta que a fs. 36/43, se presenta M. V. P y solicita se le otorgue la guarda judicial de su nieta, C. L. C. Refiere que es abuela materna de la menor, fruto de la relación de su hija F. con el Sr. C. D. C. Su hija, madre de la menor, falleció en el año 2012, siendo ella quien se encargó de su cuidado, incluso cuando esta vivía, puesto que la niña no tenía contacto con su familia paterna. Acompaña, asimismo, una nota escrita por la madre de la menor con firma certificada por escribano, donde deja establecido que «para el supuesto de su muerte su hija continúe viviendo bajo la supervisión y cuidados de su madre, M. V. P., y/o sus hermanos F. A. y/o G. S. K.». A fs. 46 vta. el magistrado de grado otorgó la guarda de la menor en forma cautelar a su abuela materna, M. V. P. A fs. 106/119, se presenta el Sr. C. D. C.quien solicita se decrete el cese de la medida cautelar y se opone al otorgamiento de la guarda a la abuela. Requiere asimismo, se disponga un régimen de visitas con la menor. A fs. 178 en virtud de lo dispuesto por el art. 12 de la Convención de los Derechos del niño y arts. 24 y 27 de la ley 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, es oída ante el juez de grado por la joven quien se opone a toda vinculación con su padre. A fs. 263 obra el informe efectuado por su terapeuta. A fs. 365/66 este Tribunal, confirmó la medida decretada por el juez de grado. A fs. 391 el informe de OSDE refiere que C. L. C. se encuentra adherida a dicha entidad como beneficiaria de la Sra. M. V. P. A fs. 468/9 obra la declaración la Sra. S. A. M., quien era amiga de su madre y dio cuenta de la relación que tiene la menor con su abuela, como así también, que ninguna relación tiene con su padre. A fs. 471/2, 475/6, 478, 480, declararon padres de los compañeros de colegio de la menor quienes dieron cuenta del vínculo que existe con su abuela materna y de la ausencia del mismo respecto de su padre. A fs. 542/3 obra el informe psiquiátrico de la Sra. P., el cual fue impugnado por el Sr. C a fs. 548/553 y contestado a fs. 563/4 A fs. 637/725 lucen los informes psicológicos de los Sres. P. y C. Finalmente, con fecha 13 de mayo de este año fue oída nuevamente la joven C. ante el juez de grado, «ratificando que se opone a toda vinculación con su padre, tal como lo expresara en su carta agregada en autos» (ver fs. 754). A fs. 758 dictaminó la Defensora de Menores e Incapaces quien refirió que «no cabe hacer lugar a las medidas cautelares solicitadas por el padre de C.en cuanto a la fijación de un régimen de visitas con la joven, ponderando que lo único que podría facilitar en un futuro la relación paterno filial es el respeto a los tiempos propios de mi representada y las modalidades que regirán sus relaciones futuras, atento la edad del joven quien cumplirá 18 años el próximos 28 de noviembre de este año». Como se expusiera precedentemente, el juez de grado rechazó la oposición paterna y otorgó la guarda a su abuela materna, como así también, desestimó las medidas cautelares solicitadas por éste. El agravio del progenitor se basó, fundamentalmente, en que la menor se encuentra en estado vulnerable con lo cual carece de aptitud para decidir en la forma en que lo hizo. Sentado lo anterior, es preciso destacar, en primer lugar, que la joven C. L. C. se encuentra a pocos días de adquirir la mayoría de edad, con lo cual posiblemente cesarán todos los planteos judiciales que se han desarrollado a lo largo de su vida. Cabe señalar que se han originados diversas denuncias entre ambos progenitores a lo largo de varios años, e incluso, entre su abuela paterna y su madre donde aquella le reclamó un régimen de visitas. Todos esos expedientes han sido tenidos a la vista y dan muestras elocuentes de la situación conflictiva que ha debido atravesar en su entorno familiar. La solución a sus problemas, si bien es cierto que no encontrará finalización en una decisión judicial puesto que adquiriendo la mayoría de edad, no lo es menos que C. adquirirá plena autonomía para decidir por sí misma y cualquier decisión que se tome en relación a esta causa y a la fecha de alcanzar la mayoría de edad quedará vacía de contenido. Ella ha dado muestras contundentes de su decisión de no vincularse con su padre en todas las oportunidades en las cuales fue oída.No obstante, y más allá de los pocos contundentes fundamentos señalados por su progenitor en cuanto a su estado de vulnerabilidad, entre otras cuestiones que describe, lo cierto es que los informes acompañados dan cuenta de su estado emocional por la muerte de su madre, quien sin dudas era su referente y su sostén, que tiene momentos de mucha tristeza y dolor ya que ella era un gran apoyo emocional. Señala la terapeuta, Lic. M. A, con quien la menor realiza su tratamiento terapéutico que se encuentra contenida por su abuela y su familia materna quienes le brindan afecto y seguridad, es una adolescente con una fuerte personalidad que tiene convicciones muy firmes y con gran capacidad de elección en sus decisiones. También refirió la citada profesional, que durante su tratamiento ha manifestado querer estar lejos de su padre rechazando cualquier posibilidad de contacto (ver fs. 263). Todos los informes señalados dan cuenta que en este momento el principal vínculo de C. es su abuela materna y no tiene relación alguna con su padre. Además, ella ha sido contundente en no querer vincularse con él, cuestión que teniendo en cuenta, como ya se dijera, que se encuentra próxima a alcanzar la mayoría de edad, ningún fundamento se encuentra a la vinculación solicitada. El argumento de su progenitor respecto de su estado emocional para decidir es una situación que no se compadece con los informes correspondientes y que en todo caso excede el ámbito de este proceso, toda vez que requiere pruebas contundentes de ello que aquí no se han acreditado. Finalmente, el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, vigente desde el 1ero. de agosto de este año, prescribe que «la opinión de los niños, niñas y adolescentes debe ser tenida en cuenta y valorada según su grado de discernimiento y la cuestión debatida en el proceso» (ver arts.707). En definitiva, vino a recoger el lineamiento jurisprudencial y también normativo que fue generándose a partir de la adopción de los tratados internacionales a nuestro ordenamiento jurídico.

Con lo cual este Tribunal comparte lo dictaminado por el Defensor de Menores en el sentido que teniendo en cuenta la edad de la joven lo único que podría facilitar en un futuro la relación paterno filial es el respeto a sus tiempos y modalidades que regirán sus relaciones futuras.

III.- Por las consideraciones precedentes, y de conformidad con lo dictaminado por la Sra. Defensora de Menores de Cámara a fs. 804/805, el Tribunal RESUELVE: I). Confirmar la decisión de fs. 759/774. Con costas a la demandada vencida. II). Para conocer en los recursos de apelación contra las regulaciones de honorarios se tendrá en cuenta el objeto de las presentes actuaciones, la ausencia de contenido económico, la entidad de las cuestiones sometidas a dictamen de los expertos, mérito de la labor profesional apreciado por su calidad y extensión, así como lo previsto por el art. 478 CPCCN.- Bajo tales pautas y por no ser bajos, se confirman los honorarios establecidos a favor de los peritos médico psiquiatra, Hugo P. Failla, ing. en sistemas Maximiliano Bendimelli y psicóloga Lic. Luisa Estela Aguilera.- En atención al estado de autos, por las tareas cumplidas ante esta alzada regúlase el honorario de la Dra, Nora Ingrid Baez, patrocinante de la parte actora en la suma de cinco mil pesos y los de la Dra. Beatriz Yanson, por el demandado, en la de tres mil quinientos (art. 14 del Arancel).-

REGISTRESE y NOTIFIQUESE conforme lo ordenado a fs. 803 y al Defensor de Menores de Cámara en su despacho. Cumplido, comuníquese al CIJ (Ac. 15/2013 y 24/2013 CSJN) y devuélvase.

A %d blogueros les gusta esto: