Sustracción de materia litigiosa en el juicio de alimentos si fallece el menor alimentado.

AlimentosPartes: V. E. R. y F. M. I. c/ R. F. R. s/

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Santa Fe

Sala/Juzgado: Primera

Fecha: 7-oct-2015

Cita: MJ-JU-M-96377-AR | MJJ96377

Sustracción de materia litigiosa en el juicio de alimentos si fallece el menor alimentado.

Sumario:

1.-Corresponde desestimar la queja interpuesta, declarando bien denegado el recurso de apelación extraordinaria deducido contra la sentencia por la que se declaró sustraída la materia litigiosa, con motivo del fallecimiento de la menor cuya cuota alimentaria se discutía.

Fallo:

Santa Fe, 07 de Octubre de 2015.-

Y VISTOS: Estos caratulados “VINDROLA, EDGARDO RUBEN Y FABRI, MARIA ISABEL C/ RAMIREZ, FERNANDO RUBEN S/ ALIMENTOS (Expte. 696/2008) – RECURSO DIRECTO” (Expte. Sala I N° 4 – Año 2015), originarios del Tribunal Colegiado de Familia Nro. 2, 1° Secretaría, de esta ciudad, venidos para resolver el recurso de queja interpuesto por los Dres. Gustavo López y Mónica M. Busso contra la sentencia de fecha 29.11.2013 (v. fs. 10/13 vto. del recurso directo), por la que se rechazó el recurso de apelación extraordinaria deducido a fs. 3/8 contra la resolución obrante a fs. 1/2 vto. de estas actuaciones; y,

CONSIDERANDO:

6.Que mediante pronunciamiento de fecha 26.10.2010 (v. fs. 1/2 vto. del recurso directo) se declaró sustraída la materia litigiosa, con motivo del fallecimiento de la menor cuya cuota alimentaria se discutía, con imposición de costas en el orden causado. Contra dicho decisorio, se alzan los Dres. Gustavo López y Mónica M. Busso, deduciendo recurso de apelación extraordinaria (v. copia de fs. 3/8), siendo denegada su concesión por auto de fecha 29.11.2013 (v. fs. 10/13), lo que motiva la interposición del presente recurso de queja (v. fs. 15/20 vto.).

7.Que, ingresando ahora al cometido que incumbe a este Tribunal, en primer lugar debe señalarse que en oportunidades anteriores, similares a la presente, se ha resuelto que debe tenerse siempre en miras que los agravios de la queja deben estar dirigidos a rebatir las razones por las cuales el recurso fue denegado, y no a aquellas por las que se dictó el pronunciamiento que determina la apelación, cuyo mérito se hará eventualmente y en el futuro, si por vía de la queja se desanda el camino de la denegatoria y se habilita la instancia recursiva (v.esta Sala en “Gómez Cullen s/ Declaración de Incapacidad”, Autos 36-439, del 12.05.1997, en igual sentido Autos 37-37 del 23.06.1997).

8.Que así las cosas, dentro de la valoración eminentemente liminar y provisoria que incumbe hacer a esta Sala al analizar la queja por denegación del recurso de apelación extraordinaria -remedio de por sí excepcional y extraordinario, de naturaleza casatoria y reservado a supuestos de procedencia determinados que tienen un sustrato común de arbitrariedad en distintas posibles conformaciones-, hemos de anticipar que la cuestión sustentada no aparece como un planteo que, a la luz de las elementales constancias con que cuenta esta Sala para examinar la queja, justifique analizar el reproche dentro de un ámbito de mayor extensión y profundidad, destacándose que el recurso directo interpuesto no cuenta con la consistencia suficiente para permitir la revocación del auto denegatorio y la apertura de esta vía impugnativa excepcional.

4. Que, en ese orden de ideas, y en una mirada absolutamente superficial de la situación planteada, se advierte que el Tribunal A quo denegó correctamente la apertura de esta vía excepcional al planteo impugnativo de la actora, toda vez que en el libelo recursivo, los curiales dejan traslucir su discrepancia con la valoración efectuada por aquél en relación a la prueba colectada, cuestiones que, por principio general, está excluidas de su revisión por este Tribunal Ad quem, el que -en estos casos- cumple las funciones propias de un órgano jurisdiccional de casación, esto es, salvo excepcionales hipótesis, sólo revisa la aplicación de las normas jurídicas y, dentro de dicho cometido, la prescindencia de las mismas o su equivocada elección o, entre otros supuestos, una interpretación de las mismas no acorde a los criterios hermenéuticos vigentes, etc. (v.esta Sala, 06.04.2000, “Ramos”, Fallos 186-40; 26.03.2001, “Goniat”, Fallo 449-48; 03.08.2001, “Villalba”, Autos 284-41; entre otros).

Así las cosas, el planteo de los quejosos sólo se traduce en una radical discrepancia con la valoración de las constancias de la causa que efectuara el A quo en la sentencia para llegar a sostener la excepción al criterio general de imposición de costas al alimentante, sin que pueda tan siquiera sospecharse que tal razonamiento aparezca como discrecional, carente de fundamentos o irracional, de modo tal de activar la pauta revisora que, aún recayendo sobre cuestiones de hecho o valoración probatoria y no de derecho, la doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia habilitara a partir de los precedentes “Carozzo”, “Infantino” y análogos, según los cuales, el error sobre la valoración probatoria abre el recurso de apelación extraordinaria en la medida que configura arbitrariedad.

Por su parte, el Alto Cuerpo provincial ha establecido, en los casos de sustracción de materia, que cuando no deriva de la conducta de las partes sino de un hecho externo y ajeno a ellas, las costas deben imponerse -salvo situaciones particularísimas- por su orden (v. CSJSF, AyS t. 225, p. 233; t. 224, p. 439; AyS, t. 181, p. 272; t. 180, p. 73; t. 191, p. 315; t. 214, p. 413; t. 222, p. 314; t. 224, p. 265; t. 242, p. 365; t. 243, p. 487, entre otros; en igual sentido, CSJN, Fallos 297:40; 298:84; 302:559), circunstancias que no aparecen configuradas en autos.

4.1. En este sentido, vale recordar que, sin perjuicio de atender debidamente el principio de congruencia (arg. art. 243 CPCyC), los jueces no están obligados a ponderar en la sentencia una por una y exhaustivamente todas las pruebas ofrecidas, sino solo las que sean pertinentes y conduzcan a la solución de las cuestiones debatidas, pudiendo escoger las que estimen decisivas (Fassi, Santiago C., “Código Procesal Civil y Comercial, comentado, anotado y concordado”, Ed. Astrea, Bs. As., 1971, n° 543, T. 1, p.278).

En idéntico norte se expidió la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, sosteniendo que “los jueces no están obligados a ponderar una por una y exhaustivamente todas las pruebas agregadas, ni a tratar la totalidad de las cuestiones propuestas por las partes, en tanto de la decisión surja un análisis razonado de circunstancias eventualmente conducentes a la solución del litigio, por lo que la sentencia no resulta descalificable como acto jurisdiccional” (CSJN, 24-3-88, L.L. 1988-D-63; Id., 5-8-80, Fallos 302-827; Id. 18-3-70, L.L. 139-764, 24.057-S; CSJN, 30-4-90, L.L. 1990-D-237; en igual sentido CNCiv., Sala K, 18-12-89, L.L. 1990-C-122; CNFed. Cont.-adm., Sala V, 31-3-97, L.L. 1998-C-394).

9.Que, a mayor abundamiento, se advierte que los fundamentos esgrimidos por los quejosos en nada difieren con los expuestos al deducir el recurso de apelación extraordinaria y que recibieran respuesta negativa por parte del Tribunal A quo al emitir su pronunciamiento, materializando, de esta manera, una suerte de “memorial de expresión de agravios” contra la sentencia en crisis, cual si se tratara de un “recurso de apelación ordinario”.

En este sentido, echa de verse que los recurrentes no han logrado levantar suficientemente la carga procesal que les incumbe, en orden a que los fundamentos de la queja se relacionen con la tesis esgrimida por el Tribunal para denegar la concesión del recurso de apelación extraordinaria.

Teniendo en cuenta que el recurso de queja que habilita la ley procesal, en su artículo 568, impone que quienes apelan deben proponer al Tribunal ad quem la corporación de un supuesto de procedencia excepcional relacionado con el planteo extraordinario para que resulte procedente la apertura de dicho recurso por vía de queja.Es decir que debe existir la clara percepción de que efectivamente se está ante un supuesto de privación del servicio de justicia por parte del órgano de instancia anterior, ya sea por haber incurrido en un apartamiento de las normas sustanciales con incidencia en el derecho de defensa en juicio, o bien por el apartamiento de la regla de congruencia o del texto legal en forma manifiesta, o, finalmente, por la violación de la doctrina legal o desconocimiento de cosa juzgada o litispendencia (arg. arts. 564 CPCyC y 42, Ley 10.160), lo que no se advierte que haya ocurrido en autos.

10.Que, en definitiva, los planteos articulados por los impugnantes no indican, en modo alguno, una anomalía que afecte la validez del pronunciamientos en crisis, el que, si bien puede no conformarlos, no deja de constituir una posibilidad lógica de evaluación jurídica sin exceder un criterio posible y aceptable.

En tal andarivel, la Corte Suprema de Justicia de nuestra Provincia ha dicho que la doctrina de la arbitrariedad “sólo funcionará cuando lo resuelto suponga un inequívoco apartamiento de la solución normativa para el caso o cuando medie una decisiva carencia de fundamentos” (v. CSJSF, 19.10.20100, “Celestino F. Spahn S. R. L. s/ Concurso Preventivo -Incidente Mere Declarativo de Inconstitucionalidad promovido por AFIP-DGI”, AyS t. 237, p. 314), extremos cuya concurrencia no aparece demostrada en el sub judice, atento a que los

recurrentes no aportan argumentos idóneos que persuadan sobre la presencia de tales defectos.

7. Que, a mérito de lo expuesto, cuanto corresponde es desestimar la queja interpuesta, declarando bien denegado el recurso de apelación extraordinaria deducido por los Dres. Gustavo López y Mónica M. Busso, disponiendo que, notificados que fueran del presente, sean devueltas las copias al Tribunal A quo (arts. 568, 358 y cc. del CPCyC).

Por ello, la SALA PRIMERA DE LA CAMARA DE APELACION EN LO CIVIL Y COMERCIAL DE SANTA FE, RESUELVE: 1) Rechazar el recurso de queja deducido por los Dres. Gustavo López y Mónica M. Busso, declarando bien denegado el recurso de apelación extraordinaria deducido. 2) Oportunamente, remítanse las copias a su origen.

Insértese, hágase saber y bajen.

FABIANO VARGAS ECHARTE

(En abstención)

PENNA

(Secretaria) ABSTENCION DE LA DRA. ECHARTE:

Habiendo tomado conocimiento de estos autos y existiendo votos totalmente concordantes de dos jueces, de conformidad al art. 26 de la Ley 10.160 y a la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia, me abstengo de emitir opinión.

ECHARTE

PENNA

(Secretaria)