Responsabilidad concurrente de lo conductores intervinientes en el accidente de tránsito debido a una frenada por parte de quien conducía un coche alquilado

ConduciendoPartes: Transportes Gustavo S.A. c/ Echechipia Marcelo Horacio y otros s/ daños y perjuicios

Tribunal: Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual de Rosario

Sala/Juzgado: 6ta nom.

Fecha: 10-mar-2015

Cita: MJ-JU-M-94947-AR | MJJ94947 | MJJ94947

Responsabilidad concurrente de los conductores intervinientes en el accidente de tránsito debido a una frenada por parte de quien conducía un coche alquilado, si no pudo determinarse la mecánica del accidente.

Sumario:

1.- Corresponde admitir la demanda de daños y perjuicios y declarar aplicable al caso el artículo 1113 2° párrafo del CCiv, pues del análisis de la prueba colectada, no puede tenerse por acreditado que los sujetos que participaron en el accidente hayan actuado de modo negligente o imprudente ni tampoco que hayan infringido las normas de tránsito, o en su defecto su efectiva individualización, ni se pudo determinar que los conductores circularan en exceso de velocidad, ni cual fue el motivo que obligó a uno de ellos a realizar una violenta frenada en su marcha, no pudiéndose encuadrar la dinámica accidental dentro de lo dispuesto por el artículo 1109 del Código Civil.

2.-Tratándose de un accidente de tránsito donde es aplicable el art. 1113 CCiv., corresponde a la demandada probar que el hecho acaeció por culpa de la víctima o de un tercero por quien no ha de responder, la culpa de la víctima o de un tercero por quien no se responde debe tener la aptitud de cortar el nexo de causalidad entre la actividad y el perjuicio y cuando la ley presume la relación causal, la apreciación de la prueba sobre la intervención de una causa ajena debe ser severa, se requiere dar razones que no impliquen meras conjeturas, debe estar demostrada en forma clara y convincente.

3.-Resulta responsable a título de dueño de la cosa riesgosa que embistió al camión interviniente en el accidente, el propietario del rodado que había sido alquilado, desde que no puede desconocerse que la propietaria del rodado realiza una actividad lucrativa a partir del alquiler de la unidad que provocó el daño, por lo que no puede desentenderse del riesgo incorporado a la circulación a fin de obtener un rédito económico.

4.-Habiendo resultado acreditado que la codemandada en su condición de empleadora del conductor del rodado que frenando imprevistamente causó un siniestro, y siendo aquella quien contrató con la empresa de alquiler de automóviles codemandada, mientras el conductor se desempeñaba como dependiente, resulta también responsable esta última atento su carácter de dueño de la cosa riesgosa y como obtuvo un provecho económico del uso del vehículo, debe enmarcárselo como guardián del mismo, lo que también lo hace responsable de conformidad con lo dispuesto por el art. 1113 del CCiv..

5.-El mero aprovechamiento de un transporte benévolo no puede en modo alguno asimilarse a una culpa a los efectos de constituir causa o concausa adecuada en la producción del daño, el riesgo que asume el transportado benévolamente no alcanza al de perder la integridad física o la vida, y la interpretación contraria daría lugar a la configuración de un reproche retrospectivo a la víctima por haber solicitado el transporte, instaurando una especie de culpa del transportado por el solo hecho de haber formulado ese pedido, y un beneficio para el conductor por su acto benévolo que lo liberaría de la responsabilidad de tipo objetivo (art. 1113, CCiv.), de conducta (art. 1109 idem.), o del principio de buena fe si se encuadra esta cuestión en el marco contractual (art. 1198 idem), por el favor realizado.

6.-Tratándose de un accidente que provocó un daño en ocasión de un transporte benévolo, el dueño o guardián encuentran el fundamento de su responsabilidad en el art. 1113, 2° párrafo, 2° parte del CCiv., por el riesgo o vicio de la cosa, de modo que la parte demandada sólo se libera de responder si acredita mediante prueba convincente la culpa de la víctima o de un tercero por el que no deba responder, bastándole al accionante probar el transporte en el rodado, el hecho dañoso y la relación causal entre éste y el daño.

7.-Debe responder el locatario por los daños que el locador del automóvil le reclama desde que si bien no se ha acreditado que el guardador haya excedido los límites de velocidad permitidos por la normativa vigente al momento del accidente, respecto de la causación del daño al bien cedido en locación no se ha acreditado la causal de exoneración invocada que libere a aquel de responsabilidad, lo que a la postre ha determinado que el bien no haya sido restituído al locador en las condiciones en que le fuera entregado.

8.-Corresponde fijar como tasa de interés un promedio entre las tasas pasiva y activa de mercado a los fines de fijar la tasación del daño por mora que estatuye el CCiv., desde la fecha del hecho, y hasta el plazo para el pago del monto derivado de la sentencia, el interés aplicable será equivalente al promedio entre la tasa activa (promedio mensual efectiva para descuento de documentos a treinta días) y la tasa pasiva (promedio mensual efectivo para plazo fijo a treinta días según índice diarios) sumada, conforme índices del Nuevo Banco de Santa Fe SA.

Fallo:

Rosario, 10 de marzo de 2.015.- VISTOS: Los presentes caratulados:

“TRANSPORTES GUSTAVO S.A. c/ECHECHIPIA, MARCELO HORACIO Y OT s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”, expediente CUIJ N° 21-00167478-9 y sus acumulados “GINOCCHIO LILIANA NORA Y O c/HERSHEY ARGENTINA S.A. s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”, expediente CUIJ N° 21-00175496-0, “ARBITRA S.A. c/ GUSTAVO JULIÁN BOZZINI s/DAÑOS Y PERJUICIOS”, expediente CUIJ N° “LIBERTY ART S.A. c/ARBITRA S.A. AVIS RENT A CAR DE ARGENTINA Y/U OT s/ORDINARIO”, expediente CUIJ N° ; los cuales se hallan en estado de resolver y de los que resulta:

I) Pluralidad de expedientes: Estos obrados tratan de expedientes acumulados por generarse en el mismo hecho ocurrido. El expediente CUIJ N° 21-00167478-9 iniciado por “Transportes Gustavo S.A.” siendo demandados Marcelo Horacio Echechipia y/o Hershey Argentina S.A. y/o Arbitra S.A.,citando en garantía a “Boston Seguros S.A.”; el expediente CUIJ N° 21-00175496-0 iniciado por Liliana Nora Ethel Ginocchio por sí y en representación de sus hijos ,menores Fernando Ezequiel y Facundo Nicolás Delgado , siendo demandados en estos obrados “Hershey Argentina S.A”; “Hershey Foods Corporation”; Marcelo Horacio Echechipia; Gabriel Roberto Cruz, Gustavo Julian Bozzini y “Arbitra S.A.”, citando en garantía a Boston Compañía de Seguros S.A.” y “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda”. El expediente CUIJ 21-00171876-9 iniciado por “Arbitra S.A.” , siendo demandados en estos obrados Julián Gustavo

Bozzini,”Sancor Cooperativa de Seguros Ltda”; “Hershey International S.A.”; Marcelo Horacio Echechipia y, expediente CUIJ 21-00172409-3 iniciado por “Liberty ART S.A.” contra Marcelo Horacio Echechipia; “Arbitra S.A.” Julián Gustavo Bozzini, Gabriel Roberto Cruz y citando en garantía a “Boston Cía Argentina de Seguros S.A” y “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda”.- II. Hechas las aclaraciones que anteceden, cabe realizar el relato de cada expediente para luego analizar la cuestión de fondo.

III. Demanda y Contestación:Dado que los hechos constitutivos de la litis son los que proceden jurídicamente de la demanda, de la contestación y de las peticiones formuladas en ellas, los mismos se exponen a fin de delimitar debidamente, por congruencia procesal, los alcances de la sentencia (artículo 243 C.P.C.C.).

III.1. Expediente: “TRANSPORTES GUSTAVO S.A. c/ ECHECHIPIA, MARCELO HORACIO Y OT s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”, expediente CUIJ N° 21-00167478-9:

Demanda: “Transportes Gustavo S.A. promueve, por intermedio de apoderado, acción contra el Sr. Marcelo Horacio Echechipia en carácter de conductor del vehículo Ford Mondeo CLX Dominio DZO 219, a la firma “Arbitra S.A. (Agencia Avis) en su carácter de titular registral y su locataria “Hershey Argentina S.A.”, citando en garantía a “Boston Seguros S.A.” imputándole tanto responsabilidad subjetiva (artículo 1109 del CC) como objetiva (artículo 1113 del CC).

Expresa que su representada es propietaria, titular registral del equipo de transporte de carga compuesto por camión Scania Dominio CUV 252 (unidad tractora) y acoplado Helvética, Dominio CZE 078, que tiene afectado a su actividad de transportista de carga.- Que el 15 de junio de 2001, siendo aproximadamente las 14,15 hs. el equipo arriba descripto, conducido por Gustavo Chagay se desplazaba por la Autopista Rosario a Buenos Aires, en dirección Norte a Sur por su mano, a velocidad reglamentaria, a pleno día ,atento y en forma rectilínea; Que cuando transitaba aproximadamente a la altura del km 134 de la ruta nacional Nro.9, Jurisdicción de Alsina, Prov. de Buenos Aires, lo seguía separado varios metros un camión no identificado y más atrás el rodado Ford Mondeo CLX Dominio CZO 219, de propiedad de “Arbitra S.A.” (Agencia Avis) , que había sido “alquilado” por “Hershey Argentina S.A.” y que era conducido por un dependiente de dicha empresa, el Sr. Marcelo Horacio Echechipia, acompañado del Sr.José Delgado.- Que por las huellas colectadas luego del accidente por la preventora y fotografías de la traza y del cantero central divisorio de ambas manos de la autopista, el Ford Mondeo habría iniciado una maniobra de adelantamiento al camión que le precedía y que era a su vez precedido por el equipo de “Transportes Gustavo S.A.”, para lo cual el Sr. Echechipia se colocó en el andarivel izquierdo de la traza de circulación.- Que por causas que la actora ignora, cuando el Ford Mondeo intentaba sobrepasar a dicho camión, circulando Echechipia a alta velocidad, se produce una frenada de este ltimo, un desvío hacia la izquierda, su salida de la traza pavimentada, circulando y dando tumbos por el pasto divisorio de ambas y luego de recorrer unos 70mts vuelve a ingresar a la ruta por la que circulaba antes, cruzando la misma en dirección NE a SO, sin control, impactando con su frente y parte delantera contra la rueda delantera izquierda y parte de la carrocería lateral izquierda delantera del camión Scania de “Transportes Gustavo S.A.” .- Que el camión sufrió el reventón de la rueda delantera izquierda impactada, se desvió hacia su derecha y su conductor pierde el control de su conducido, hace una tijera con el acoplado y sale disparado hacia la izquierda, siguió su deriva hacia el S.E., sale del divisorio de ambas manos, cruza la mano contraria, quedando finalmente detenido en la banquina de la mano contraria de la autopista con el frente orientado hacia el S.E.- Que como consecuencia del hecho, el Sr. Jorge Delgado (ocupante del Ford Mondeo) fallece y el Sr.Echechipia sufre lesiones de menor importancia.- Que destaca, los ocupantes del Ford Mondeo habrían dado cuenta que debía identificarse al ocupante del camión que circulaba detrás del equipo de “Transportes Gustavo S.A.”, dado que el mismo habría intentado realizar una maniobra de desvío hacia la izquierda cuando lo estaba pasando el Ford Mondeo.- Que la actora atribuye responsabilidad en forma directa al accionado Echechipia e indirectamente a su empleador “Hershey Argentina S.A.”, la cual tenía el uso y goce de la unidad en virtud de haber alquilado su uso a la Agencia Avis, de la que es titular o explotadora económica “Arbitra S.A.”, la cual es responsable por su condición de propietaria y/o responsable de la circulación del rodado, citando en garantía a “Boston Seguros SA.” y reclama por los daños del rodado camión la suma de $15.075.-; la suma de $ 8.550.- en concepto de privación de uso calificada por el destino y naturaleza de la unidad.- Que a fs. 91 y 120 y sig. comparece por intermedio de apoderado “Boston Compañía Argentina de Seguros S.A.”, en su carácter de aseguradora de “Transportes Arbitra S.A.” por contar con póliza vigente sobre el Ford Mondeo Dominio CZO219 y el Sr.Marcelo Horacio Echechipia, quienes efectuada una negativa de los hechos expuestos en la demanda, postulan su versión afirmando que en circunstancias en que el nombrado en ltimo término al comando del Ford Mondeo se disponía a realizar una maniobra de adelantamiento a los dos camiones que le precedían y previo cambio de luces, cuando comenzaba a sobrepasar al camión Mercedes Benz 1114 Dominio VSQ 546 que traccionaba el acoplado Dominio BWF727 que circulaba por el carril derecho de la autopista y en la misma dirección que lo hacía Echechipia y cuando éste se encontraba en paralelo a la parte izquierda del semiremolque del camión, el conductor de este ltimo se abre sorpresivamente hacia la izquierda y obliga al Ford Mondeo a una maniobra de esquive hacia la izquierda para evitar ser colisionado y/o aplastado por la ruedas del acoplado del camión, se introduce un la banquina embarrada, se desplaza sin control a la parte central y más profunda, vuelve a ingresar a la cinta asfáltica y no puede evitar ser embestido por el camión dominio CUV 252 de propiedad del actor y conducido por el Sr. Gustavo Chagay, quedando detenido el Ford Mondeo sobre el cantero central, el camión del actor cruzó por el cantero central (a la izquierda de su dirección de avance y quedó detenido con orientación norte, sobre la banquina derecha del carril de circulación Buenos Aires – Rosario mientras que el camión Mercedes Benz 1114 dominio VSQ 546, acoplado dominio BWF 727, nico responsable del accidente continuó su marcha sin detenerse, siendo dicha maniobra advertida por el conductor del camión del actor, tal como se describe en demanda.- Que en consecuencia se da en la especie el supuesto de culpa de un tercero por quien no deben responder ni Boston Seguros S.A. ni el Sr. Marcelo Echechipia, solicitando se efecte la citación del titular del camión y acoplado ut supra mencionados.- Que a fs.141/159 comparece “Arbitra S.A.”, quien niega los hechos invocados en la demanda, señalando que su representada es una empresa que se dedica al alquiler de vehículos sin chofer , conocida mundialmente como “Avis Rent a Car” , que por las modalidades propias del mercado cede temporalmente la tenencia, uso y goce del rodado, no resultando partícipe directo de ninguno de los eventos dañosos que los co-contratantes (conductores o locatarios) hubieren generado como consecuencia de la transferencia de la guarda de los rodados de su propiedad.- Que asimismo expresa, su mandante alquiló el Ford Mondeo dominio CZO 219 a la empresa Hershey International S.A., encontrándose el codemandado Echechipia a cargo del mismo.- Que con relación a los hechos que motivan la presente acción señala que el Sr. Echechipia se encontraba prestando tareas laborales para la firma Hershey International S.A. conjuntamente con el Sr. Delgado (dependiente de la firma Lipo S.A) utilizando como movilidad el rodado Ford Mondeo dominio CZO 219 y que al intentar el sobrepaso del camión Dominio VSQ 546 que lo precedía con semiremolque dominio BWF 727, propiedad ambos del Sr. Gustavo Julián Bozzini, su conductor invade el carril de circulación del Mondeo y provoca que este aplique los frenos y tuerza su marcha hacia la izquierda, luego reingrese a su carril de circulación donde es embestido por el rodado del actor, por lo que solicita la citación del Sr. Julián Gustavo Bozzini, del chofer del camión y la citación en garantía de Sancor Cooperativa de Seguros Ltda en razón de ser el ente asegurador del camión y acoplado.- Que a fs.165/176 comparece “Hershey Argentina S.A.” brindando similar versión de los hechos a la de los restantes codemandados, señalando que en momentos en que el Sr. Marcelo Echechipia , empleado de su representada, se desplaza al mando del rodado Ford Mondeo, dominio CZO 219 por la autopista con destino Rosario a Buenos Aires negando que lo hiciera a excesiva velocidad.Que al intentar la maniobra de adelantamiento, el accidente se produce por la imprevista maniobra hacia la izquierda del camión Mercedes Benz 1114 Dominio VSQ 546 con acoplado patente BWF 727 quien determina que el Ford Mondeo deba realizar una maniobra de esquive hacia la izquierda, salga de la traza pavimentada, ingrese al cantero central y posteriormente debido al barro en el lugar reingrese a la calzada no pudiendo evitar colisionar con el camión del accionante.- Que a fs. 179/ 182 comparece “Sancor Cooperativa de Seguros Limitada” y a fs. 194 comparece el Sr. Gustavo Julián Bozzini, solicitando este ltimo se aclare que comparece en el marco del art. 305 primer párrafo 2da parte del CPC y no como coadyuvante subordinado.- Que asimismo a fs. 216/223 “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” rechaza la citación en garantía que fuera dispuesta a fs. 154 dado que ello lo ha sido a solicitud de una parte codemandada no asegurado, haciendo saber que el Sr.Gustavo Julián Bozzini tiene contratado seguro de responsabilidad civil que ampara el acoplado Dominio BWI 727 y el camión Mercedes Benz Dominio VSQ 546.- Que supletoriamente contesta la demanda efectuando una negativa de los hechos allí expuestos como asimismo por parte de la citante, señalando que la realidad fáctica la constituye que los rodados asegurados circulaban el día del accidente a cargo del chofer Gabriel Roberto Cruz por la autopista 9 en sentido Norte-Sur por el carril lento y a velocidad de 50 km/h dado que los mismos estaban llenos con producto de trigo.- Que cuando se encontraba a la altura del km 134, el conductor sintió un estampido sbito y advierte por su espejo retrovisor externo izquierdo que un camión de gran porte con frente amarillo que lo seguía se le acercaba velozmente “zigzagueando” entre ambos carriles, por lo que debió efectuar una maniobra de “esquive” para evitar ser colisionado desde atrás, consistente en introducirse en la propia banquina (lado oeste de la autopista). Que el camión de atrás realizó una tijera e ingresó al cantero central para finalmente detenerse contra el alambrado Este que divide la traza de la autopista de los campos linderos.- Que al detener su conducido en la banquina correspondiente y advertir el Sr. Cruz que el mismo no presentaba daños, por lo que al verificar la posición del otro camión que circulaba detrás suyo y de un automóvil detenido en la mano de circulación contraria, habría sido este ltimo impactado por dicho camión al efectuar la “tijera”.- Que a fs. 244/245 “Arbitra S.A.” contesta el traslado de la oposición formulada por “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” de la citación en garantía solicitada por aquella dado que el Sr.Julián Gustavo Bozzini y/o quien resulte titular y/o tenedor y/o responsable del camión VSQ 546 y el semirremolque BWF 727 al día 15.6.01 revisten el carácter de partícipes necesarios y responsables del accidente, señalando además que no habiendo la citada en garantía interpuesto la defensa de falta de acción ha consentido la citación en garantía habiendo precluído su derecho de hacerlo en el futuro.- Que a fs. 273 y 319 obran agregados informes de Dominio del camión Mercedes Benz patente VSQ546 y acoplado Dominio BWF 727, sin indicar en el mencionado en primer término la titularidad a la fecha del hecho.

Que a fs. 339/343 comparece “Liberty ART SA por intermedio de apoderado; A fs. 373/376 obra agregado informe de la Municipalidad de Rosario respecto a la licencia para conducir del Sr. Gustavo Ariel Chagay vigente al momento del hecho.- A fs. 379/381 obra agregado informe de Dominio del rodado marca Ford Mondeo CZO 219 al momento del hecho a nombre de “Arbitra S.A.” Que a fs.417 obra agregada la pericia contable en el domicilio de Gustavo Bozzini donde se da cuenta que a la fecha del hecho el mismo manifiesta no era titular registral del camión dominio VSQ 546 sino solamente poseedor de un boleto de compraventa privado pero si del acoplado dominio BWF 727.- Que a fs.424 se deja constancia de la acumulación a los presentes respecto de las actuaciones: “Arbitra S.A. c/ Gustavo Julián Bozzini s/ Daños y Perjuicios” (Expte.1590/04) y su agregado por cuerda s/ Declaratoria de Pobreza ” (Expte. 1589/04); Que a fs. 437/438 “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” deja planteada la nulidad de la pericia contable realizada en autos por ausencia de notificación previa, siendo el traslado contestado a fs. 465 y declarada su nulidad a fs. 846/849.- Que a fs. 413 se dispone la acumulación a los presentes los autos caratulados “Liberty ART S.A. c/ Arbitra S.A.Avis Rent a Car de Argentina y/u ot s/ Ordinario” (Expte.N0 121/05) y a fs. 476 respecto de los autos “Ginocchio, Liliana Nora e y/u ot c/ Hershey Argentina SA s/ Daños y Perjuicios ” (Expte.769/06); Que a fs. 549/552 obra acompañada la pericia mecánica respecto del camión dominio CUV 252 y posterior pedido de aclaración de la actora a fs. 558; Que a fs.565/568 las partes intervinientes, a excepción de Sancor Cooperativa de Seguros S.A. acuerdan la reformulación de los puntos de la pericia mécanica ordenada en autos, la cual obra agregada a fs.959/1006 de autos y evacuadas las respectivas aclaraciones.

III.2. Expediente: “GINOCCHIO LILIANA NORA Y O c/HERSHEY ARGENTINA S.A. s/DAÑOS Y PERJUICIOS”, expediente CUIJ N° 21-00175496-0:

Demanda: Ginocchio, Liliana Nora Ethel por su propio derecho y en representación de sus hijos Fernando Ezequiel y Facundo Nicolás Delgado , siendo demandados en estos Marcelo Horacio Echechipia; Gabriel Roberto Cruz; Gustado Julián Bozzini, “Arbitra S.A.”; “Hershey Argentina S.A. ” y”Hershey Foods Corporation”,citando en garantía a “Boston Compañía de Seguros” y “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda.” Que al referirse en su demanda a los hechos, señala que en fecha 15 de junio de 2001, siendo aproximadamente las 14,30 hs. su esposo el Sr.José Delgado viajaba con el codemandado Marcelo Horacio Echechipia en el asiento delantero como acompañante, quien en su carácter de dependiente de la codemandada “Hershey International SA” conducía el rodado Ford Mondeo CLX dominio CZO 219, de propiedad de la codemandada “Arbitra S.A.”, haciéndolo por la ruta 9 en dirección Rosario- Buenos Aires por el carril izquierdo a la altura del km 134 y 135.

Que en dichas circunstancias el conductor Echechipia comienza a adelantarse al camión Mercedes Benz dominio VSQ 546 y su acoplado patente BWF 727 conducido por el coaccionado Cruz, quien dirigía su rodado en igual dirección aunque por el carril lento de la derecha.- Que en ese momento el camión comienza a ocupar la mano de circulación por la que transitaba el Ford Mondeo y éste a fin de evitar la colisión con el camión, aplicó los frenos de su conducido lo que llevó a su rodado a la banquina izquierda de dicha mano de circulación, ingresando en el cantero central ubicado como separador de sendas vías de la autopista, el cual posee 20 metros de ancho con un importante declive, los cuales se encontraban hmedos, donde comienza a “zigzaguear ” y disminuir la velocidad pero, repentinamente la propia inercia del rodado lo llevó a colocarlo en forma perpendicular a la ruta y reingresó de manera abrupta e imprevisible a la misma provocando una colisión con el camión Scania patente CUV 252 con semiremolque Helvética dominio CZE 078, conducido por el Sr. Gustavo Ariel Chagay, quien circulaba en la misma dirección delante del camión conducido por Cruz.

Que el impacto del Ford Mondeo sobre el camión “Scania” provocó que este ltimo reventara el neumático delantero izquierdo y luego atravesara el carril central, quedando en la mano contraria, mientras que el Ford comenzó a dar vuelcos quedando en el carril central luego de despedir a su conductor del vehículo quedando an con vida el cuerpo del Sr.Delgado dentro del mismo, quien como consecuencia de las lesiones sufridas fue trasladado en ambulancia del CEM al Hospital de Baradero donde permaneció en terapia intensiva, siendo luego atendido en el Hospital Municipal “Lino Piñero” para ser trasladado después al Hospital Italiano de Capital Federal donde fallece.

Que en base a estos hechos asigna responsabilidad directa al codemandado Marcelo Horacio Echechipia conforme lo estatuído en los arts. 512, 1109 y 1113 del Código Civil, quien como conductor del rodado Ford Mondeo no tuvo en la emergencia el debido control del rodado que conducía, especialmente teniéndose en cuenta que circulaba a una imprudente velocidad sobre el pavimento mojado.

Que respecto de “Hershey Argentina S.A.” su responsabilidad es refleja a tenor de lo normado por el art. 1113 del Código Civil en virtud de ser el empleador del codemandado Echechipia quien se encontraba retornando de una actividad laboral que le encomendara la misma para su beneficio económico. Asimismo, en relación a “Hershey Foods Corporation”, su responsabilidad es refleja en virtud de tratarse de una empresa multinacional propietaria de “Hershey Argentina S.A.” y por ende su controlante y principal beneficiaria de su actividad comercial.- Que respecto del Sr. Gabriel Roberto Cruz su responsabilidad deriva de lo estatuído en el art. 1109 CC atento haber sido el conductor del camión Mercedes Benz dominio VSQ 546 y acoplado dominio BWF 727, porque dada su intempestiva maniobra irrumpió en el carril de marcha del Ford Mondeo. Asimismo, respecto del Sr. Gustavo Julián Bozzini su responsabilidad deriva de lo establecido por el art. 1113 CC en virtud de ser el titular registral del camión y respecto de “Arbitra S.A.” su responsabilidad deriva de lo establecido por el art. 1113 CC en virtud de ser la titular registral del rodado Ford Mondeo dominio CZO 219.- Que finalmente expresa, la responsabilidad por el hecho dañoso les compete a los codemandados en forma plena con el solidario deber de responder de las citadas en garantía “Boston Compañía de Seguros S.A.” y “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda”.

Que a fs.128/140 comparece y contesta demanda “Arbitra S.A.”, quien formula una negativa de los hechos expuestos en la demanda como asimismo de los rubros reclamados, expresa que su mandante es una empresa que se dedica al alquiler de vehículos sin chofer, cuyo objeto social es la realización de contratos de locación con terceros sobre vehículos de su propiedad, cediendo durante la vigencia del contrato la tenencia, uso y goce del rodado a terceras personas, por lo que no resulta partícipe directo- por sí ni por sus dependientes- de los eventos dañosos que eventualmente pudieran protagonizar sus co-contratantes y en ocasión del uso de los mismos. Asimismo, solamente establece contractualmente las condiciones a las que se obliga el contratante y/o persona autorizada pautando el cumplimiento estricto de las reglamentaciones de tránsito vigente.

Que en cuanto a los hechos reconoce que su mandante alquiló el Ford Mondeo Dominio CZO 219 a la empresa “Hershey International S.A.”, encontrándose el codemandado Echechipia a cargo del mismo y conforme surge de los términos del contrato adjunto, quien se encontraba prestando tareas laborales conjuntamente con el Sr. Delgado, empleado de “Productos Lipo S.A”, utilizando como movilidad el rodado de su mandante.- Que al momento del hecho Echechipia mediante señal lumínica preavisa su maniobra de sobrepaso al camión Mercedes Benz que le precedía Dominio VSQ 546 y semirremolque dominio BWF 727, que era conducido por Gabriel Roberto Cruz y de propiedad de Gustavo Julián Bozzini, pero cuando se encontraba sobrepasando el semiremolque el camión se abre en forma intempestiva invadiendo el carril de circulación del Mondeo obstaculizando su marcha, sucediendiéndose a posteriori los hechos conforme arriba se indica.- Que acto seguido efect a una evaluación de los informes técnicos agregados a la causa penal como asimismo respecto de la imposibilidad de que el hecho se produjera como denuncia el codemandado Gabriel Cruz.- Que en lo que respecta al encuadre jurídico expresa que el traer a juicio a su representada con fundamento en el art.1113 CC atento su carácter de titular registral, siendo responsable por el riesgo creado al incorporar una cosa peligrosa como el automotor y que el hecho de haber entregado la guarda del “objeto riesgoso” no lo libera de responsabilidad, debiendo responder “in solidum” con el que detenta esta ltima como “guardador”, más expresa que la aplicación de dicha norma requiere que el daño haya sido causado por un tercero, para lo cual resulta necesario establecer el tipo de transporte frente al cual nos encontramos.- Que señala, en el caso de autos el Sr. Delgado no revestía el carácter de “tercero” dado que no nos encontramos ante un contrato de transporte oneroso, transporte benévolo y transporte interesado-gratuito- innominado. Agrega que en la especie, el Sr. Delgado no era un acompañante sino que emprendieron en conjunto un viaje a la ciudad de Rosario con motivo o en ocasión de sus respectivas actividades laborales para con las empresas Lipo y Hershey, lo cual impide calificar al transporte del Sr. Delgado como benévolo (Hershey distribuía mercadería para Lipo S.A., la actora percibió una indemnización de la ART, lo que solamente corresponde si el evento ocurrió con motivo o en ocasión del trabajo), por lo que la participación en el viaje del Sr. Delgado deviene un contrato de “transporte innominado” por lo que participaba del “riesgo de la cosa” ya que se aprovecha de la misma y de los “beneficios” de ese riesgo y no puede ser considerado tercero en los términos del art. 1113 del CC.

Que a todo evento expresa, habiéndose reconocido en la demanda que el hecho se debió a una maniobra imprudente, intempestiva y antirreglamentaria del codemandado Cruz, siendo que el mismo es totalmente ajeno a “Arbitra S.A.”, el mismo se erige en un tercero en los términos del art. 1113 segundo párrafo.- Que a fs.146/152 comparece y contesta demanda “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” reconociendo que a la fecha del hecho el camión Mercedes Benz Dominio VSQ 546 y acoplado Dominio BWI 727 contaban con cobertura asegurativa con la misma.- Que con relación a los hechos señala que los mencionados rodados, ni su conductor ni el asegurado Gustavo Julián Bozzini tuvieron ninguna participación en el hecho que motiva la demanda y efect a una negativa respecto de la exposición que se realiza de los mismos, esgrimiendo una versión de los hechos conforme arriba se indicara en los autos principales; posición a la que adhiere el codemandado Gustavo Julián Bozzini a través de su contestación obrante a fs. 154/156.- Que a fs. 301 comparecen “Boston Argentina Cía de Seguros S.A.” haciendo también lo propio “Arbitra S.A.” a fs. 303, Gabriel Roberto Cruz a fs. 315 como asimismo los actores Facundo Nicolás Delgado (fs. 321/324) y Fernando Ezequiel Delgado ( (fs. 331/333) por haber adquirido estos ltimos la mayoría de edad.- Que a fs. 292 se ordenó la acumulación de los presentes a los autos caratulados: “Transporte Gustavo S.A. c/Echechipia, Marcelo y ot s/ Daños y Perjuicios (Expte. 235/02).- Que a fs. 359/374 contesta la demanda Gabriel Roberto Cruz brindando una versión de los hechos conforme la efectuada por “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” y poniendo de manifiesto elementos surgidos del sumario penal.- Que a fs. 765 obra agregada contestación al oficio librado a la firma “Productos Lipo S.A.”, donde se da cuenta que el Sr. José Delgado trabajaba en la misma con el cargo de Jefe de Ventas , habiendo ingresado el 1° de noviembre de 1993, siendo su mejor remuneración por todo concepto la de $ 2.300.- Que solicitada una medida cautelar por intermedio de la apoderada de los actores en autos “Ginocchio, Liliana Ethel c/ Hershey Argentina S.A. s/ Daños y Perjuicios” (Expte.N° 769/06) CUIJ 21-00175496-0, con relación a fondos bancarios de “Boston Compañía de Seguros S.A.” (fs, 629), la misma es ordenada a fs. 643 y deducido recurso de reposición (fs. 666/672, el mismo es rechazado (fs. 718/720), ello al igual que la revocatoria ante el pleno interpuesta a fs. 728/733 y resuelta a fs.781/785.- Que a fs. 870/871 obra agregado informe de la firma “Productos Lipo S.A.” solicitado en autos “Ginocchio, Liliana c/ Hershey Argentina s/ Daños y Perjuicios ” (Expte. N° 769/06).- Que a fs. 874/887 obra agregado informe psicológico de Facundo Nicolás Delgado.- Que a fs. 945/946 obra agregada la declaración testimonial de. Sr. Gerardo Del Pazo 111.3. Autos “ARBITRA SA c/ BOZZINI GUSTAVO JULIAN s/ DAÑOS PERJUICIOS”, Expte: 1.590/2004, CUIJ: 21-00171876-9:

A fs. 191/202 compareció ARBITRA S.A., por apoderado, e inició juicio de daños y perjuicios contra JULIAN GUSTAVO BOZZINI, SANCOR COOPERATIVA DE SEGUROS LTDA., HERSHEY INTERNATIONAL S.A., MARCELO HORACIO ECHECHIPIA y/o contra quien resultare responsable y/o titular de los vehículos dominio VSQ-546 y BWF-727 a la fecha 15/06/01. A fs. 299 rectificó su demanda y aclaró que el nombre del demandado “Julián Gustavo Bozzini” era en realidad GUSTAVO JULIAN BOZZINI, y a fs. 336 hizo lo propio respecto de “Hershey International S.A.”, aclarando que el nombre correcto era HERSHEY ARGENTINA S.A.

Relató que es una empresa dedicada al alquiler de vehículos sin chofer, que en el caso efectuó un contrato de locación en el que cedió temporalmente la tenencia, uso y goce del rodado Ford Mondeo, dominio CZO-219 a la empresa Hershey Argentina S.A., no resultando partícipe directo en ninguno de los eventos dañosos en los que los co-contratantes se encuentren involucrados, por lo que la descripción de los hechos que efectuó partió de las denuncias pertinentes y demás elementos aportados por el co-contratante.Relató que el día 15 de junio de 2001, aproximadamente a las 13.45 hs., circulaban en el rodado mencionado precedentemente el Sr. Echechepia, acompañado por el Sr. Delgado, quienes se encontraban cumpliendo funciones laborales para Hershey Argentina S.A. y Productos Lipo S.A., respectivamente. En momentos que se desplazaban por la Ruta 9, en dirección Rosario- Buenos Aires, a la altura del Km. 134, el conductor del Mondeo preavisó, mediante señal lumínica, su maniobra de sobrepaso al camión que le precedía, dominio VSQ-546 con semirremolque dominio BWF-727, ambos propiedad del co-demandado Bozzini. En esas circunstancias, cuando ya se encontraba adelantando al semirremolque, el camión se abrió en forma intempestiva y abrupta invadiendo el carril de circulación del Mondeo, obstaculizando su marcha, por lo que el conductor del vehículo menor aplicó los frenos y giró su marcha hacia la izquierda, recorriendo aproximadamente un1os 120 metros sobre la banquina interna de la autopista, reingresando a su carril de circulación, momento en el cual colisionó con su lateral derecho un tercer rodado (camión Scania, dominio CUV-252). Producto del impacto, el automóvil realizó varios vuelcos hasta su detención total.

Atribuyó responsabilidad objetiva del art. 1.113 C.C. al codemandado Bozzini en su carácter de propietario del camión dominio VSQ-727 y semirremolque dominio BWF-727, pues si bien no hubo contacto directo, el accionar negligente de éste vehículo fue la causa del evento dañoso. Asimismo imputo responsabilidad por incumplimiento contractual a Hershey Argentina S.A. y al Sr. Echechepia, en caso de probarse que condujo el vehículo a su cargo fuera de los límites de velocidad permitidos y con conducta negligente e impropia, violando las condiciones contractuales de su acuerdo.

Individualizó sus daños reclamando el daño emergente por el valor de reposición del rodado Ford Mondeo y el lucro cesante por las utilidades dejadas de percibir. Ofreció prueba.

A fs. 263/277 compareció el Sr.MARCELO HORACIO ECHECHEPIA, por apoderado, y contestó la demanda negando por imperativo procesal todos los hechos y el derecho invocado en la demanda, y manifestó que, si bien no discrepaba con la actora en cuanto a la dinámica del hecho, si lo hacía con relación a la responsabilidad que se le endilgaba. Invocó culpa de un tercero por el que no debía responder, en los términos de los arts. 1.111 y 1.113 C.C., y sostuvo que el Sr. Echechepia circulaba a velocidad reglamentaria, con luces bajas encendidas y con pleno dominio sobre su conducido, lo que se encontraba probado en el sumario penal, y que el resultado del siniestro fue imprevisible e inevitable para él, y sólo atribuible al obrar incorrecto y peligroso del conductor del camión Mercedes Benz, dominio VSQ-546, que funcionó como interruptor del nexo causal entre la conducta de Echechepia y el resultado del hecho de marras. Sobre los hechos hizo un relato similar al de la parte actora, y agregó que la posición final de los rodados fue la siguiente: el Ford Mondeo en el cantero central, apoyado sobre sus cuatro ruedas y orientado hacia el norte; el camión Scania con semirremolque (que circulaba primero y con el cual se produjo el impacto) entre la banquina este de la autopista, posterior a cruzar el cantero central, y la calzada de la mano contraria; y el camión Mercedes Benz, que circulaba en segundo lugar, y causante del siniestro segn su relato, detuvo su marcha para “comprobar el estado de la carga” y luego se dio a la fuga.

Impugnó los montos reclamados por los daños por ser arbitrarios e injustificados. Ofreció prueba.

A fs. 283/288 compareció SANCOR COOPERATIVA DE SEGUROS LIMITADA, por apoderado, acató la citación en garantía como aseguradora del camión Mercedes Benz dominio VSQ-546 y del acoplado dominio BWI-727, y contestó la demanda negando los hechos y daños invocados por la actora (los ltimos tanto en su procedencia como en su cuantía), así como la responsabilidad atribuida.Sostuvo que ni los vehículos que aseguraba, ni el asegurado Bozzini, ni el conductor de dichos vehículos tuvieron participación, directa o indirecta, en el supuesto accidente que relató la actora y que dio motivo al presente juicio. Manifestó que el día 15 de junio de 2001, aproximadamente a las 13.30 hs., los rodados asegurados circulaban por la Autopista 9, de norte a sur (Rosario- Buenos Aires), por el carril lento, a no más de 50 km/h debido ya que venía cargado con spelet de trigo, y cuando se encontraba a la altura del km. 134, el conductor observó por el espejo retrovisor externo izquierdo que un camión de gran porte venía detrás velozmente y zigzagueando por lo que, para evitar ser embestido, se tiró a la banquina y detuvo su marcha, y al constatar que no tuvo daños y que el otro camionero se encontraba bien, retomó la misma. Ofreció prueba.

A fs. 295 compareció el Sr. GUSTAVO JULIAN BOZZINI, por apoderado, y contestó la demanda negando los hechos invocados por la actora, y adhirió al responde y prueba ofrecida por Sancor Cooperativa de Seguros Limitada.

Que ordenado a fs. 319 la acumulación de dichos autos a los presentes obrados (fs.319), comparecen el codemandado Gustavo Julián Bozzini por intermedio de apoderado (fs. 342) , haciendo lo propio “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” (fs. 345) A fs. 382/390 compareció HERSHEY ARGENTINA S.A., por apoderado, y contestó la demanda negando por imperativo procesal todos los hechos y el derecho invocado en la demanda, y manifestó que, si bien no discrepaba con la actora en cuanto a la dinámica del hecho, si lo hacía con relación a la responsabilidad que se le atribuía. Luego de hacer un relato de los hechos similar al de la actora, invocó culpa de un tercero por el cual no debía responder en los términos de los arts.1.111 y 1.113 C.C., el conductor del camión Mercedes Benz dominio VSQ-546, cuya conducta imprudente y negligente rompió el nexo causal necesario para imputarle culpa. Manifestó que el Sr. Echechepia, que a la fecha 15/06/2001 era su empleado, y circulaba en un Ford Mondeo propiedad de la actora, no podía exigírsele que prevea las contingencias del tránsito que vayan más allá de lo normal o razonablemente esperable, pues si bien éste mantenía el pleno dominio y control sobre su rodado, circulando a velocidad reglamentaria y con luces bajas encendidas, esa previsión no puede llegar tan lejos como para adelantarse a una conducta sorpresiva como la realizada por el conductor del camión Mercedes Benz que se desvió abruptamente hacia la izquierda, sin señalizar su maniobra y sin advertir que el automóvil se encontraba realizando una maniobra de sobrepaso por el carril izquierdo, interponiéndose en su carril de circulación. Sostuvo que el Ford Mondeo conducido por el codemandado Echechepia actuó como instrumento meramente pasivo en la ocurrencia del siniestro, no existiendo reproche subjetivo ni objetivo que endilgarle a esta parte.

Impugnó los rubros de daños y montos reclamados por ser tarifas abultadas, arbitrarias e injustificadas. Ofreció prueba III.4. Expediente: “LIBERTY A.R.T. S.A. c/ARBITRA S.A. AVIS RENTACAR AR s/ ORDINARIO”, Expte. 121/2005, CUIJ: 21-00172409-3:

A fs. 73/78 compareció LIBERTY A.R.T. S.A., por apoderado promovió demanda por cobro de pesos contra MARCELO HORACIO ECHECHEPIA, ARBITRA S.A. – AVIS RENT A CAR DE ARGENTINA, BOSTON CIA. ARGENTINA DE SEGUROS y/o contra quien fuere propietario el vehículo marca Ford Mondeo CLX, dominio CZO-219. A fs.213 amplió la demanda contra JULIAN GUSTAVO BOZZINI, HERSHEY INTERNATIONAL S.A., titular registral del camión dominio VSQ-546 y semirremolque VWF-727 a la fecha 15/06/01 y chofer del camión mencionado en la misma fecha.

Sostuvo que la suma reclamada era el importe abonado en cumplimiento de sus obligaciones emergentes de la Ley 24.557, en virtud del contrato celebrado con la Empresa Productos Lipo S.A. empleadora del Sr. José Delgado, quien resultara víctima fatal del hecho que se dilucida en autos. Dicho importe se correspondía con gastos por tratamiento médico, internación, gastos de sepelio e indemnizaciones.

Sobre los hechos relató que el día 15/06/01 el Sr. Delgado (su asegurado) se trasladaba como pasajero transportado en el automóvil Ford Mondeo, dominio CZO-219, conducido por el Sr. Echechepia, el cual había sido alquilado por la empresa Hersey, empleadora de éste último, a la empresa Arbitra

Avis Rent a Car de Argentina, y se encontraba asegurado por Boston Compañía de Seguros. En la fecha mencionada, los nombrados circulaban por la Ruta Nacional N° 9 de Rosario a Buenos Aires, cuando a la altura del Km. 134 en la localidad de Alsina, por causas que desconocen el conductor del automóvil, perdió el control del mismo saliendo a gran velocidad del carril rápido hacia el medio del cantero central que dividía ambas manos, recorriendo por el mismo unos 200 mts., y al realizar una maniobra para recuperar el control del mismo, subió nuevamente al pavimento y colisionó con la parte delantera izquierda un camión marca Scania modelo P94 GA, dominio CUV-252, que llevaba semirremolque dominio CZE-078 marca Helvética, conducido por Gustavo Ariel Chagay. A raíz del impacto el camión reventó el neumático delantero izquierdo y cruzó el carril y cantero central e invadió el carril de circulación Buenos Aires- Rosario, quedando en la banquina de esa mano.En tanto el Ford Mondeo realizó varios vuelcos quedando en el cantero central y despidiendo a sus dos ocupantes, quienes resultaron con severas lesiones, por lo que fueron trasladados al Hospital de Baradero, siendo el acompañante trasladado posteriormente al Hospital Italiano de la ciudad de Buenos Aires, donde el día 22/06/01 se produjo su deceso.

Atribuyó responsabilidad en los términos del art. 118 de la Ley 17.418 y 1.113 y conc. del C.C. Ofreció prueba A fs. 161/169 comparecieron BOSTON COMPAÑÍA ARGENTINA DE SEGUROS S.A. y el Sr. MARCELO HORACIO ECHECHIPIA, por apoderado. La citada acató la citación en garantía y ambos contestaron la demanda negando que la actora haya tenido que pagar suma alguna por el fallecimiento del Sr. Delgado y negaron que este haya sido empleado en relación de dependencia de la empresa Productos Lipo S.A. y que la misma haya estado afiliada a Liberty A.R.T. en los términos de la Ley 24.557. Asimismo negaron la dinámica del accidente y la responsabilidad invocada por la actora, e impugnaron el monto reclamado por abultado e improcedente.

Como eximente de su responsabilidad invocaron culpa de un tercero por el que no debían responder en los términos de los arts. 1.111 y 1. 113 del C.C., pues esta parte no contribuyó de ninguna manera en la causación del accidente, siendo el nico responsable el conductor del Camión Mercedes Benz 1114, dominio VSQ-546. Relataron que el día 15/06/01 el Sr. Echechepia se desplazaba en un Ford Mondeo, dominio CZO-219 por la Ruta 9, en dirección Rosario- Buenos Aires, a una velocidad aproximada de 120-130 km/h y con luces bajas encendidas, y en determinado momento se dispuso a efectuar una maniobra de adelantamiento, previo cambio de luces a modo de aviso, y comenzó a sobrepasar al camión que le precedía marca Mercedes Benz, dominio VSQ-546, que traccionaba el acoplado dominio BWF-727, y que circulaban en idéntica dirección.En esas circunstancias, el camión comenzó a abrirse hacia la izquierda en forma intempestiva y abrupta invadiendo el carril de circulación del Mondeo, obstaculizando su marcha, por lo que el conductor del vehículo menor aplicó los frenos y giró su marcha hacia la izquierda. Producto del desvió el automóvil ingresó en la zona central divisoria de ambas manos de la autopista, y a consecuencia de la humedad del pasto perdió el control y dominio del rodado, recorriendo aproximadamente unos 120 metros sobre la banquina interna de la autopista, reingresando a su carril de c irculación, momento en el cual fue embestido por un camión Scania, dominio CUV-252. Producto del impacto, el automóvil realizó varios vuelcos hasta su detención total. Sostuvieron que de su relató surgía claramente la responsabilidad del conductor del camión la que además consideraron probada en el sumario penal.

Ofrecieron prueba.

A fs. 180/188 compareció ARBITRA S.A., por apoderado y 22

contestó la demanda negando los hechos invocados por la actora, la liquidación, los rubros, conceptos e importes reclamados, y la responsabilidad atribuida. Sobre el hecho, luego de aclarar que no lo presenció ni fue partícipe de ninguna forma, manifestó que tomó conocimiento del mismo a través de lo informado por el locatario del Ford Mondeo y por sus propias averiguaciones, resultando que el accidente habría ocurrido en términos similares a los relatados por el codemandado Echechipia y la citada en garantía y, por lo tanto, el nico responsable era el titular y/o conductor del camión Mercedes Benz que había realizado una maniobra intempestiva, temeraria y negligente. En consecuencia, consideró que se produjo la ruptura del nexo causal, acorde al régimen de excepción previsto en el art. 1.113 C.C. párrafo 2°.

Sostuvo además que la actora no acreditó que al momento del hecho el Sr. Delgado hubiese estado prestando tareas efectivas en relación de dependencia, y manifestó que Liberty A.R.T.debió haber demostrado que el pago realizado a los derechohabientes del causante fue ajustado a derecho y derivado de un accidente “in itinere”.

Por ltimo, Arbitra S.A., sostuvo que del análisis efectuado al sumario penal advertía una serie de hechos llamativos que podrían derivar en una responsabilidad directa de las entidades hospitalarias que tuvieron a cargo al Sr. Delgado, y que derivaron en su muerte. Relató que desde el lugar del hecho el Sr. Delgado fue trasladado al Hospital de Baradero donde, luego de lograr la “compensación hemodinámica” del paciente, se lo trasladó al Hospital Italiano de Buenos Aires, donde se detectó la existencia de una hemorragia interna o lesión interna, produciéndose posteriormente el deceso con una cuadro de “septicemia”, es decir un cuadro infeccioso generalizado e incontrolable. A la luz de lo relatado, esta parte puso en duda el actuar del primer nosocomio que autorizó el traslado del paciente el cual a la luz de los hechos no se encontraba en estado de ser trasladado, pues las hemorragias o lesiones internas debieron ser detectadas durante el plazo de estabilización del paciente.

Ofreció prueba.

A fs. 282 compareció Marcelo Horacio Echechipia por intermedio de apoderado A fs. 316 compareció HERSHEY ARGENTINA S.A., por apoderado.

5. A fs. 327 comparecieron el Sr. GUSTAVO JULIAN BOZZINI y el Sr. GABRIEL ROBERTO CRUZ, por apoderada. A fs. 361 contestaron la demanda reconociendo el hecho y parte de la dinámica relatada por la actora, pero negando su intervención en el mismo, y negando la responsabilidad atribuida. Relataron que el 15/06/01 en momentos que el Sr. Cruz se encontraba al mando de un camión Mercedes Benz GL, modelo 1975, dominio VSQ-546, y circulando a la altura del Km.134 de la Ruta Nacional N° 9, sintió un estampido sbito, similar a una explosión, y al observar por su espejo retrovisor externo izquierdo advirtió que un camión de gran porte con frente amarillo se le acercaba velozmente “zigzagueando” entre los carriles “lento y rápido”. En consecuencia, realizó una maniobra de esquive, para evitar ser colisionado desde atrás, y se tiró hacia la banquina oeste (la propia), mientras el otro camión realizó una “tijera” e ingresó al cantero central, y terminó detenido contra el alambrado, y el semirremolque que tiraba dentro de la cuneta que divide ambas manos de circulación. Una vez detenido, el Sr. Cruz observó que el otro camionero le hacía señas de que estaba bien y que se congregaba gente alrededor de un automóvil que se encontraba en proximidades de la mano de circulación contraria (Buenos Aires- Rosario), por lo que reinició su marcha. Sostuvieron que el si bien el camión se encontraba en cercanías del lugar del hecho, el mismo no tuvo ningn tipo de participación activa o pasiva, tanto sea en su producción como en su desencadenamiento.

Citaron exhaustivamente el sumario penal y sostuvieron que la evidencia objetiva demostraba sus argumentos, y que la nica evidencia que no apoyaba su versión eran declaraciones de carácter subjetivo. Asimismo, esgrimieron que se había configurado una conducta imperita por parte del Sr. Echechepia al conducir, y una conducta negligente del Sr. Delgado quien no llevaba puesto el cinturón de seguridad.

Ofrecieron prueba.

A fs. 343 compareció SANCOR COOP. DE SEGUROS LTDA., por apoderada, quien fuera traída al proceso por la citación efectuada por los codemandados Bozzini y Cruz, y acató la citación en garantía. Contestó la demanda negando los hechos relatados por la actora, la responsabilidad atribuida y los daños invocados.Hizo un relato de la dinámica del accidente similar a la realizada por los co-demandados Bozzini y Cruz, y sostuvo que el camión Mercedes Benz, asegurado por esta empresa, se mantuvo ajeno al accidente que motivó el presente reclamo, resultando responsable directo el Sr. Echechepia, y responsable reflejo el titular del Ford Mondeo (Arbitra S.A.) y/o la empresa que supuestamente procedió al alquiler de dicho vehículo (Hershey International S.A.).

Luego de citar el sumario penal, la aseguradora esgrimió que las evidencias objetivas y los cálculos técnicos que se realizaron en dicha sede demostraban acabadamente que el camión conducido por Cruz (Mercedes Benz) iba adelante del equipo a cargo de Chagay (Scania), y que la evidencia de apertura de un camión interceptando la marcha del Ford Mondeo era puramente subjetiva. También advirtió sobre la impericia conductiva, falta de dominio y negligencia del Sr. Echechipia, sobre todo no haberse colocado el cinturón de seguridad ni habérselo hecho usar a su acompañante. Por ltimo, manifestó que también había quedado plasmada una conducta negligente de parte del Sr. Delgado, quien por su propia decisión deliberada asumió riesgos al no colocarse el cinturón de seguridad, resultando despedido del habitáculo.

Ofreció prueba.

CONSIDERANDO:

I. Prejudicialidad: El hecho ilícito que ha motivado el presente proceso dio origen al sumario penal N° 1608/04, legajo 33-c caratulado” CRUZ, GABRIEL ROBERTO s/HOMICIDIO CULPOSO” del Tribunal en lo Criminal N° 1 del Departamento Judicial de San Nicolás.

1.1. Resulta oportuno, referirse a la cuestión de la influencia del proceso penal sobre el proceso civil, de conformidad con las previsiones de los artículos 1101, 1102 y 1103 del Código Civil. La norma del artículo 1101 es de orden pblico (CSJN “Duarte”, Fallos 303:206, citado por Mosset Iturraspe – Piedecasas, Código Civil comentado artículos 1066 a 1136) y su violación implicaría la nulidad de la sentencia, siendo por tanto aplicable de oficio.

1.2.La motivación de la prejudicialidad consagrada en la norma referida, tiene como fundamento interrelacionar la acción civil con la acción penal para lograr que ambos subsistemas judiciales, aquel con competencia penal y éste con competencia civil, acten armónicamente en aras al fin del sistema jurídico (la justicia) evitando que la existencia de distintas jurisdicciones, bajo las cuales cae el juzgamiento de un mismo hecho, pudiera generar el escándalo jurídico que quedaría configurado si se diera el dictado de pronunciamientos contradictorios. Es que, en el concepto sistémico del Derecho, no puede aceptarse que la jurisdicción pueda fragmentarse en compartimentos estancos con independencia uno del otro de manera que un mismo hecho pueda

ser confirmado o negado, con una distinta consecuencia jurídica segn sea el Tribunal examinador. Por ello, las normas referidas vinculan necesariamente las jurisdicciones, por vía de sus pronunciamientos. El concepto de sistema Jurídico, que comprende necesariamente la realidad social, indica la necesidad de contemplar el factotum puesto a consideración de los tribunales, en forma holística, porque se trata de un mismo hecho dado en dicha realidad social, que cae bajo el análisis de distintos jueces. Dicha coherencia en los pronunciamiento es una exigencia de preservación del sistema en aras a la consecución de su fin, e implica analizar desde la complejidad, un hecho que en modo alguno se presenta como unidimensional. Se busca afianzar la seguridad jurídica, como reaseguro de la libertad.

I.3. En el caso,verificamos que en el sumario penal citado, mediante resolución de fecha 17 de diciembre de 2002, se dispuso dictar el sobreseimiento a Gustavo Ariel Chagay y Marcelo Horacio Echechipia por el delito de homicidio culposo en los términos del art. 84 CP, de conformidad a lo dispuesto en el art. 323 inc. 4° del CPP (fs. 258 ) N° 94 F° 773 dictada en fecha 18 de octubre de 2006, se dispuso absolver libremente a Gabriel Roberto Cruz por el hecho que fue materia de acusación fiscal, calificado legalmente como homicidio culposo, en los términos del art.84 C.P., ante el desistimiento de la acusación exteriorizado por el Sr. Agente Fiscal interviniente (fs.514/516).

. I.4. Cabe concluir entonces que en el supuesto de autos, mas allá del indudable valor probatorio que tienen los elementos colectados durante la tramitación de la causa penal, no existe el impedimento previsto por el artículo 1101 del Código Civil y por tanto, corresponde avocarse al análisis del acontecimiento que diera lugar al presente proceso y al dictado de la sentencia correspondiente.

II. Legitimación: La legitimación de las partes en este proceso ante la ausencia de controversias o cuestionamientos referidos al tema es un análisis propio del órgano jurisdiccional por ser un presupuesto estructural de la relación jurídico procesal, cuyo análisis oficioso se sustenta en su íntima vinculación con una adecuada conformación del proceso y por ende del dictado d e una sentencia til. En tal sentido, se ha afirmado claramente que “Para el juez no existe impedimento para pronunciarse de oficio en la sentencia acerca de la existencia o inexistencia de la legitimación sustancial activa y pasiva, aún en la hipótesis de que el demandado se haya abstenido de plantear esta circunstancia en la oportunidad procesal adecuada, o la haya articulado en los alegatos, o incluso al momento de expresar agravios, habida cuenta que se trata de una cuestión de derecho rigiendo al respecto el principio del iura novit curia. En el caso, interpuesto el recurso de casación contra una sentencia dictada en el trámite de ejecución de sentencia, se advierte la falta de legitimación de la casacionista, quien se presentó en la ejecución hipotecaria invocando su carácter de cónyuge del demandado fallecido, pero sin acreditar el vínculo que alega ni el fallecimiento del demandado.Dichos errores en la tramitación, inadvertidos e ignorados en la sentencia de primera instancia y advertidos por la Alzada, que decidió continuar el trámite en vista del tiempo transcurrido, afectan la validación de la relación jurídica procesal, en su correcta integración, correspondiendo decretar de oficio la nulidad de todas las presentaciones efectuadas por la parte casacionista a partir de su primera presentación en la causa, e ineficaces todos los actos de cualquier carácter dictados en su consecuencia, por la manifiesta falta de legitimación, no resultando aplicable el principio del acto consentido, ni el instituto de la preclusión procesal, aunque no haya sido impugnado por la contraria, en virtud de estar involucrado el orden público, ni siendo susceptible de convalidación en la instancia extraordinaria, deviniendo el recurso de casación en una cuestión abstracta y por lo tanto inabordable”: Gimenez, Adolfo de Jesús vs. Hernández, Rafael Rufo s. Ejecución hipotecaria – Casación civil Superior Tribunal de Justicia, Santiago del Estero, 24-10-2011; RC J 13164/11, y en igual sentido la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Rosario, Sala I 22/5/2008 in re: Calvagna, Eugenio c/ transporte General Manuel Belgrano s/ Daños y perjuicios, causa N° 247/2007: “La falta de legitimación del actor.autoriza y obliga a los jueces a expedirse incluso de oficio, pues siendo una cuestión de legitimación su falta significa la no presencia de un presupuesto procesal esencial al tiempo del pronunciamiento. La falta de legitimación es declarable y controlable oficio, haya o no consentimiento de las partes, tácito o expresamente, porque la legitimación la crea únicamente la ley sustancial y no depende de la actitud de los litigantes (Devis Echandía, Hernando Teoría General del Proceso, Universidad, T. 1-297; Chiovenda, Giuseppe, Instituciones de Derecho Procesal Civil, T. 1-p. 189 y 342 entre otros)”.

II.1. Expediente CUIJ N°21-00167478-9:

Legitimación activa:El actor, “Transporte Gustavo S.A.” se halla legitimado para accionar, atento resultar el titular registral (fs.5) del rodado marca Scania Dominio CUV 252 (unidad tractora ) y acoplado marca Helvética dominio CZE 078 por cuyos daños materiales reclama como consecuencia del accidente que se dilucida en autos y resultar acreditada con las copias certificadas de las respectivas cédulas de identificación de automotor agregadas en copias certificadas a fs. 16/17 del sumario penal arriba mencionado.

Legitimación pasiva: Los codemandados Marcelo Horacio Echechipia se halla legitimado por haber sido conductor del rodado marca Ford Mondeo CLX Dominio DZO 219, conforme afirma en su responde del vehículo que intervino en el accidente ; “Arbitra S.A.” por ser a la fecha del hecho titular registral del referido vehículo conforme surge de la copia certificada de la cédula de identificación del automotor que obra agregada a fs. 21 del sumario penal y del informe producido por el Registro Nacional de la propiedad Automotor obrante a fs. 16/17 del acumulado expediente CUIJ N° 21-00171876-9 ; “Hershey Argentina S.A.” en tanto resultaba locataria y contaba con el uso y goce del rodado Ford Mondeo Dominio DZO 219 (fs. 141/145 del expte. CUIJ 21-00167478-9) y “Boston Seguros S.A.” en su condición de aseguradora de dicho rodado conforme póliza de fs. 106/119 de los presentes autos. Asimismo, quedó constituido el litisconsorcio pasivo necesario conformado por aseguradora y asegurado conforme constancias de fs. 82/83 del acumulado (conf.: doctrina legal Sala I in re “CALVAGNA, Eugenio c/ TRANSPORTE GENERAL MANUEL BELGRANO s/ Daños y perjuicios” Expte. N° 247/2007), en el presente caso donde la citación ha sido formulada por el actor.

II.2. Expediente CUIJ N° 21-00175496-0 :

Legitimación Activa: Los actores Liliana Nora Ethel Gionocchio; Fernando Ezequiel Delgado y Facundo Nicolás Delgado, se hallan legitimados activamente en tanto reclaman por las consecuencias resultantes del fallecimiento del Sr.José Delgado acaecido en el accidente que se da cuenta en autos, en su condición de cónyuge e hijos del mismo y conforme se encuentra acreditado con las respectivas actas de matrimonio y de nacimientos certificadas agregadas a fs. 270, 273 y 274 del sumario penal y fs 40, 42/43 del expediente .

Legitimación Pasiva: El codemandado Marcelo Horacio Echechipia se halla legitimado por haber sido conductor, conforme afirma en su responde del vehículo que intervino en el accidente ;”Hershey Argentina S.A.” en virtud de resultar empleador del codemandado Echechipia quien se encontraba al momento del hecho retornando de su actividad laboral; Gabriel Roberto Cruz por haber sido conductor del camión marca Mercedes Benz Dominio VSQ-546 y acoplado Hermann Dominio BWF-727 y cuya responsabilidad se asigna en el hecho; Gustavo Julián Bozzini en virtud de ser titular registral del acoplado (fs.318/319) y haber reconocido en su declaración obrante a fs. 355/356 del sumario penal que es propietario de cuatro camiones, entre los cuales esta el Mercedes Benz Dominio VSQ-546, habiéndose dejado aclarado en forma coincidente entre las partes en oportunidad de celebrarse la audiencia de vista de causa que no obstante que el informe de dominio del RNPA de dicho rodado de fs. 273 no informa su titularidad a la fecha del hecho, el mencionado codemandado resultaba ser el propietario a la fecha del hecho y tenía la guarda del mismo; “Arbitra S.A.” en virtud de ser titular registral del automóvil Ford Mondeo Dominio CZO-219. Asimismo, quedó constituído un litisconsorcio pasivo necesario conformado por asegurados y aseguradoras “Boston Compañía de Seguros S.A.” y “Sancor Cooperativa de Seguros Limitada” de los rodados marca Ford Mondeo Dominio CZO-219 y Mercedes Benz Dominio VSQ-546 y acoplado Dominio BWF-727 , conforme pólizas obrantes a fs.106/119 y 199/214 del expte. CUIJ 21-00167478-9.

II.3. Expte. CUIJ 21.00171876.9:

Legitimación Activa:”Arbitra S.A.” se halla legitimada activamente para reclamar por el daño emergente y lucro cesante del rodado marca Mondeo Dominio CZO 219 atento que conforme arriba se indica resulta ser su titular registral a la fecha del hecho.

Legitimación Pasiva: El codemandado Marcelo Horacio Echechipia resulta haber sido conductor dicho rodado, conforme afirma en su responde; “Hershey Argentina S.A.” por haber resultado la locataria de dicho rodado (fs. 112/145 del Expte. CIUJ 21-00167478-9); Julián Gustavo Bozzini en tanto lo arriba expresado se le asigna en demanda la propiedad de los rodados Dominio VSQ 546 y BWF 727 y ” Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” en virtud de resultar aseguradora de los mismos a la fecha del hecho, quedando constituido el litisconsorcio pasivo necesario conformado por aseguradora y asegurado,, conforme constancias de fs. 283/288 del acumulado (conf.: doctrina legal Sala I in re “CALVAGNA, Eugenio c/ TRANSPORTE GENERAL MANUEL BELGRANO s/ Daños y perjuicios” Expte. N° 247/2007), en el presente caso donde la citación ha sido formulada por el actor.

II.4. Expte. CUIJ 21-00172409-3:

Legitimación Activa: “Liberty ART. S.A.” posee legitimación activa en razón de que a la fecha del hecho el Sr. José Delgado como dependiente de Productos Lipo S.A.”, contaba con afiliación a aquella en los términos de la ley de Riesgos del Trabajo 24557 (fs. 18/23) y siendo que el mismo a la fecha del accidente se encontraba cumpliendo funciones laborales para su empleadora , “Liberty ART S.A.” debió afrontar los costos de las prestaciones médicas, sepelio e indemnizaciones .

Legitimación Pasiva: Los codemandados Marcelo Horacio Echechipia, “Arbitra S.A.” y Boston Cía Argentina de Seguros S.A.”, cuentan con legitimación pasiva en razón de resultar el conductor, propietario y asegurador (póliza de fs. 97/159) del rodado marca Ford Mondeo Dominio CZO 219 a la fecha del hecho.Asimismo , los codemandados , Gabriel Roberto Cruz, Julián Gustavo Bozzini y “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” cuentan con legitimación pasiva en razón de resultar conductor del camión Mercedes Benz Domnio VSQ 546 y semiremolque VWF 727, invocarse en demanda su condición de propietario y asegurador, respectivamente.

Efectuada la Audiencia de Vista de Causa, producida la prueba y los alegatos de las partes, queda la causa en estado de resolver.- III. Cuestión procesal previa: declinación de citación en garantía formulada por Sancor en la causa “Transportes Gustavo S.A.”, Expte. CUIJ N° 21-00167478-9:

Las demandadas y citada en garantía en dicho proceso han invocado como causal de exoneración de responsabilidad la culpa de un tercero por quien no deben responder, dado que señalan, el accidente se produjo por la exclusiva responsabilidad del conductor del camión Mercedes Benz Dominio VSQ 546 y acoplado Dominio 727, habiendo solicitado el codemandado Marcelo Horacio Echechipia y “Boston Compañía Argentina de Seguros S.A.” su citación como tercero (fs. 123). Asimismo , “Arbitra S.A.” solicitó a fs. 148/149 la citación como terceros y de participación necesaria al chofer del mencionado camión y acoplado , al Sr. Gustavo Julián Bozzini en su carácter de titular registral de los mismos y a “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda.” en su carácter de asegurador de dichos rodados. En igual dirección “Hershey Argentina S.A.” solicitó a fs. 174 vta. la citación como terceros del conductor y titular registral de los rodados en cuestión.

Que habiéndose ordenado la citación como terceros coadyuvantes subordinados conforme lo dispuesto por el art. 305 primer párrafo segunda parte del CPCC (fs. 153 vta), a fs. 154 “Arbitra S.A.” solicita se amplie dicho decreto y se cite en garantía a “Sancor Cooperativa de Seguros S.A.” A fs. 194/195 comparece Gustavo Julián Bozzini, solicitando se aclare que su citación constituye una mera denuncia de litis .

A fs. a fs.182 comparece “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda”,rechazando a fs.216/217 la citación en garantía de la misma atento que resulta improcedente que ello sea formulado por un codemandado no asegurado ni reconvinente ni conductor del rodado asegurado.

Que en dicho proceso la actora no ha demandado al Sr. Gabriel Roberto Cruz, quien resultara en el accidente conductor del camión marca Mercedes Benz dominio VSQ 546 y acoplado marca Hermann dominio BWF 727, ni tampoco al Sr. Gustavo Julián Bozzini en su condición de titular registral de dichos rodados, como asimismo a su aseguradora “Sancor Cooperativa de Seguros Limitada”.- Que a fs. 244/245 “Arbitra S.A.” contesta el traslado ordenado a fs. 232 vta. del pedido de rechazo de la citación en garantía, señalando que sin perjuicio de haber reconocido Sancor que la une un contrato de seguro con el Sr. Bozzini referidos al camión y acoplado, la citada consintió con su silencio la legitimación de la citante para traerla a juicio, sin que además haya interpuesto la defensa de falta de acción, por lo que postula su rechazo, con costas.- Que en orden a esta cuestión, cabe en primer término destacar que los restantes codemandados Horacio Marcelo Echechipia, “Boston Compañía Argentina de Seguros S.A.” y “Hershey Argentina S.A.” en sus respectivas contestaciones de demanda solicitaron se oficiara a los fines de individualizar al conductor y titular del camión Mercedes Benz con acoplado, no siendo ellos, a diferencia de “Arbitra S.A., quienes solicitaron la citación en garantía en los términos del art. 118 de la ley 17418 de “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” ello a diferencia de lo postulado por “Arbitra S.A.” a fs. 154 y decretado a fs. 154 vta. Es más, conforme surge de la notificación agregada en copia a fs. 181, el comparendo de dicha aseguradora se produce con motivo de la referida citación notificada por la apoderada de “Arbitra S.A.”, quien luego contesta el traslado ordenado a fs.232, por lo que en consecuencia la referida incidencia solamente quedó trabada entre “Sancor Cooperativa de Seguros Limitada ” y “Arbitra S.A.”.- Sentado lo expuesto, de los términos del comparendo de “Sancor Cooperativa de Seguros S.A.”, obrante a fs.182 de autos, se desprende que el mismo se realizó “.al sólo efecto de cumplir con una carga procesal y no significa reconocimiento alguno, más aún sin haber tenido a la vista el Expte. Asimismo formulo reserva de derechos para acatar Citación en Garantía o Declinar la misma, ya que el único elemento obrante en mi poder es la Cédula de que en copia acompaño, no surgiendo de la misma que el demandado sea socio de la Cooperativa y/o que se trate de un riesgo cubierto” .Que en base a los términos en que fue efectuado el comparendo en virtud de la recepción de una notificación en la cual no consta se haya acompañado copia de la demanda, cabe concluir que no puede entenderse que la referida aseguradora haya consentido con su silencio la legitimación de la citante para convocarla al juicio en los términos del art. 118 de la ley de seguros.-

El instituto de la citación en garantía que contempla el art. 118 de la ley 17418 tiene como base la existencia de una relación surgida de un contrato de seguro entre asegurador y asegurado que, conforme más arriba se expresa, supone la existencia de un litisconsorcio pasivo necesario entre ambos, el cual supone, en principio, que no puede convocarse a juicio al asegurador si no acontece también lo propio con el asegurado.- “La relación jurídica entre asegurador y asegurado se basa en la relación contractual que los liga (póliza de seguros), con lo que desde el punto de vista de su génesis es indudable la diferencia entre ambos marcos obligacionales. Esta relación, en cuanto a su extensión, encuentra su principal punto de referencia en el art.109 de la ley de seguros, que señala que el asegurador se obliga a mantener indemne al asegurado por cuanto deba a un tercero en razón de la responsabilidad prevista en el contrato, a consecuencia de un hecho acaecido en el plazo convenido. En el marco de estas dos relaciones jurídicas, el asegurado (autor o responsable del daño causado) se convierte en el eje del sistema: deudor del tercero damnificado por un hecho ilícito y a su vez, acreedor – contractual- del asegurador (garantizador). Del texto de la ley no surge que el tercero damnificado adquiera del contrato o en virtud de una traslación ex lege, un derecho de crédito contra el asegurador. Él adquiere como consecuencia del hecho lesivo, un derecho al resarcimiento frente al asegurado.” (El fallo del cual se extrajo el presente sumario, no se encuentra firme) Partes: OSELLA, José Enso c/ GONZ¡LEZ, Horacio Marcelo s/ cobro de pesos Juzgado: Rosario – Juzgado de Primera Instancia de Distrito en lo Civil y Comercial 11° Nom. de Rosario ,Fecha: 15-02-2010, citado en Legal Doc, ID 6715.

Dicha convocatoria al proceso solamente pueden efectuarla quien postula su condición de víctima de un siniestro amparado por dicho contrato de seguro en el cual el asegurado es demandado o bien por el propio asegurado, sin que pueda efectuar dicha convocatoria un codemandado no asegurado, dado que su fuente es precisamente dicha relación litisconsorcial pasiva necesaria, por lo que la declinación a la citación en garantía efectuada dentro de este proceso por “Arbitra S.A.” , ha de ser rechazada, con costas.- IV.El hecho y su mecánica No encontrándose en discusión la existencia del hecho, sino cuestiones referidas a la mecánica del mismo, corresponde detenerse en el análisis de la prueba colectada en autos en relación a las particularidades que revistió el accidente.

Que en orden a dicha cuestión, dado que las partes intervinientes tanto en los autos principales como los acumulados han brindado cada uno una posición conteste en los referidos procesos, por una cuestión metodológica el Tribunal ha de proceder en primer término al análisis de la mecánica del accidente para luego determinar las responsabilidades en cada uno de los procesos y conforme las pretensiones esgrimidas en los mismos.- Que en tal dirección puede señalarse que la versión de la mecánica del accidente esgrimida por el Sr. Marcelo Horacio Echechipia, “Arbitra S.A.”, “Hershey Argentina S.A.” y “Boston Compañía Argentina de Seguros S.A.” el accidente habría tenido lugar en circunstancias que el Sr. Echechipia se desplazaba al mando del automóvil Ford Mondeo Dominio CZO 219 haciéndolo como acompañante el Sr. José Delgado, delante suyo circulaban por la mano derecha el camión marca Mercedes Benz Dominio VSQ 546 que traccionaba el acoplado Dominio BWF 727, al mando del Sr.Gabriel Roberto Cruz y por delante del mismo el camión Scania Dominio CUV 252 con acoplado marca Helvética Dominio ZCE 078, ambos de propiedad de “Transportes Gustavo S.A.”.

Que al iniciar el rodado Ford Mondeo una maniobra de adelantamiento por el carril rápido de la autopista en sentido Rosario – Buenos Aires para sobrepasar el camión marca Mercedes Benz, este ltimo invade el carril de circulación del rodado mencionado en primer término, lo que determina que su conductor aplique los frenos, tuerza su marcha hacia la izquierda y se desplace por el carril central que divide ambas manos de la autopista para luego reingresar a su carril de circulación donde colisiona con el camión marca Scania.- Que conforme la versión de los hechos expuestos por los codemandados Gustavo Julián Bozzini, Gabriel Roberto Cruz y la aseguradora “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” el camión marca Mercedes Benz Dominio VSQ 546 con acoplado Dominio BWI 727 se desplazaba al mando del Sr.Gabriel Roberto Cruz por la autopista Rosario- Buenos Aires en sentido Norte Sur por el carril lento y a velocidad de 50 km/h dado que los mismos estaban llenos con producto de trigo.- Que a la altura del kilómetro 134 el conductor de dicho camión siente un estampido sbito y advierte por su espejo retrovisor externo izquierdo que un camión de gran porte con frente amarillo que lo seguía se le acerca velozmente “zigzagueando” entre ambos carriles, por lo que debió efectuar una maniobra de “esquive” hacia la banquina oeste de la autopista para evitar ser colisionado desde atrás por dicho camión, el cual realizó una tijera e ingresó al cantero central para finalmente detenerse contra el alambrado Este que divide la traza de la autopista de los campos linderos y el cual habría embestido a un automóvil , el cual se detuvo en la mano de circulación contraria, con lo cual el mencionado camión marca Mercedes Benz no habría tenido participación alguna en el accidente.- Ahora bien, de las constancias obrantes en el Sumario Penal N° 1608/04 del Tribunal en lo Criminal N° 1 de San Nicolás Provincia de Buenos Aires caratulado “Cruz, Gabriel Roberto s/ Homicidio Culposo” obra agregada la inspección ocular del lugar del accidente donde se da cuenta de la existencia de “.una huella de frenada la cual mide once metros , que a la finalización de la misma se observa que el vehículo Mondeo transitó durante cuarenta y tres metros hasta que saliera hacia el cantero central es decir a la izquierda de su sentido de circulación, una vez en el pasto del cantero central el cual se encuentra mojado y con barro debido a las intens as lluvias caídas con anterioridad circulo cincuenta y siete metros hasta el centro de este cantero posteriormente a cruzar la hondonada donde existe agua transito por el otro lado setenta y un metros hasta que nuevamente cruzo la hondonada y desde allí hasta subir nuevamente a la cinta asfáltica existen treinta y un metros con veinte centímetros (todoello en virtud a las huellas dejadas en pasto y barro de lo cual se obtuvo placas fotográficas) que luego se observa que desde donde se produjo el choque entre y el camión Scania frente a la calle de ingreso de la Estación de Servicio EG3 existente a la altura del kilómetro ciento treinta y cuatro de la ruta donde nos encontramos, hasta donde se observan las huellas de despiste del camión que salió hacia el cantero central existen veintinueve metros, huellas estas que cruzan el cantero central por completo y recorren cincuenta y tres metros hasta llegar al pavimento de carril contrario y posteriormente cuarenta y cinco metros en donde cruza el sentido contrario y queda en la banquina del lado norte. Asimismo se procedió a medir desde el punto donde se hallo la huella de frenada hasta donde se habría producido el impacto entre el rodado Mondeo y el camión Scania contabilizándose un total de doscientos quince metros.”.

Que asimismo obran agregadas a fs. 98/106 las fotografías obtenidas en el lugar y que se aluden en la inspección ocular.- Que a fs.10/11 consta informe del perito mecánico Armando Antonio Díaz respecto a la localización de los daños del camión Scania dominio CUV 252 y semiremolque Helvética dominio CZE 078 como del Ford Mondeo Dominio CZO219.

Que a fs. 172/173 obra agregado informe pericial del Ing. Horacio Luis Killinger; Que a fs. 181/191 obra agregado el informe de pericia del Ing. Jorge Emilio Bourdieu (perito de parte propuesto a fs. 143 por el imputado Echechipia), quien señala a fs. 186: “La huella de frenada de 11 metros registrada en el carril de circulación del Ford Mondeo, es técnicamente posible de haberse producido debido a las maniobras de frenado realizadas por el conductor de ese vehículo al haber sido encerrado por otro vehículo que cambiaba de carril.De haber existido esa maniobra de encierre por parte de otro vehículo no sería lógico que el conductor del Ford Mondeo frenara hasta bloquear los neumáticos y dejar esa marca en la calzada en una zona de camino recto. Independientemente de esto, al realizar maniobras de frenado bruscas, a velocidad de autopista, se produce el bloque de los neumáticos y se desestabiliza el vehículo con trayectoria errática, produciéndose la pérdida de control del vehículo por parte del conductor . Al desestabilizarse el conductor del rodado continúa con rodamiento sin frenos aplicados. Por consiguiente, la maniobra de frenado brusco y posterior pérdida de control del vehículo es congruente con la maniobra de encierre por un vehículo que cambia de carril, como expresa el conductor del Mondeo, concluyendo finalmente que ambos rodados circulaban a velocidad reglamentaria al momento de producido el accidente.”.

El mencionado perito de parte al referirse al punto 2), esto es determinar la velocidad de los mismos al momento del impacto y lugar físico del mismo expresa: “.Informo que con los datos obrantes en la causa penal no es técnicamente posible establecer la velocidad real de circulación de los vehículos. En la tabla A adjunta se puede apreciar que circulando a una velocidad de 120 km/ h en una distancia de aproximadamente 11 metros se disminuye la velocidad en 9 km/h considerando un coeficiente de fricción de 0,7 para calzada de asfalto en buen estado, seca y neumáticos en buen estado. Ello significa que la velocidad de circulación luego de frenar 11 metros es de 111 km/hora, si se circula a una velocidad inicial de 120 km/hora.”. Asimismo en su punto 3) expresa : ” En la tabla C se aprecia que para que el camión Scania realizara el recorrido de 127 metros entre el lugar donde se produjo la colisión y el lugar de detención, tenía una velocidad incial del orden de 70 km/h.La velocidad del camión antes de la colisión era mayor a estos 70 km/h, debido a que parte de la energía que tenia previo a la colisión se transformó en la colisión misma como energía de deformación y de rotura, de la carrocería, estructura y accesorios, en el propio rodado y en el otro rodado, adicionalmente a transferencia de energía entre vehículos. Sobre la base lo expuesto precedentemente, informo que es técnicamente posible que ambos vehículos circularan a velocidad reglamentaria al momento de producido el accidente, congruentemente con las trayectorias de ambos vehículos y las posiciones finales”.

Que a fs. 444/451 del sumario penal obra agregada la pericia mecánica del Ing. Guillermo Juan Marchiano designado como perito ingeniero mecánico de parte a solicitud de la defensa del Sr. Gabriel Roberto Cruz donde el mismo da cuenta a fs. 445 vta que “.Si bien existe dentro del Proceso Penal una referencia a la supuesta participación en este hecho del equipo compuesto por el camión Merces Benz 1114 dominio VSQ 546, equipado con acoplado Hermann dominio BWI-727, no existen evidencias objetivas que permitan relacionar su presencia en el lugar del accidente con la mecánica accidental ocurrida. Por el contrario, del estudio detallado de las constancias disponibles se deduce que el equipo conducido en la oportunidad por el Sr. Gabriel Roberto Cruz no pudo tener participación activa en la producción del siniestro; contrariamente surge con claridad que este se produjo por:Un error conductivo generado por Marcelo Echechipia, quien en circunstancias en que se aprestaba a sobrepasar por el carril rápido el equipo conducido por Gustavo Chagay, perdió el control de su vehículo Ford Mondeo, desplazándose violentamente hacia el interior del préstamo central de la Autopista, transitar un trecho considerable por este sector y luego reingresar a la calzada para impactar contra el camión Scania P94”.- Que acto seguido el perito de parte en el punto 5), al referirse a la cinemática y dinámica del accidente, partiendo de tomar por cierto que el Ford Mondeo circulaba a una velocidad de 100/110 km/h y el camión Scania conducido por Gustavo Chagay lo hacía a 75/80 km/h, determina las distintas velocidades probables y distancia de recorrido del automóvil para luego analizar si el camión Mercedes Benz conducido por Cruz se desplaba por delante o por detrás del camión Scania ponderando que este ltimo tenía una velocidad de desplazamiento del orden de 75/80 km/h mientras que el camión Mercedes Benz no podría superar los 60 km/h. Contin a expresando que “. dado que el conductor del camión Scania nunca mencionó que hubiese variado su velocidad de desplazamiento, la posibilidad de que el conjunto a cargo del Sr. Cruz se encontrase por detrás del conducido por el Sr. Chagay implica que el Scania debió haberlo sobrepasado previamente y que al momento del accidente el Scania se encontraba por delante del Mercedes Benz alejándose a una velocidad relativa de 5,56 m/seg . Dado que una maniobra de sobrepaso requiere de un espacio no inferior a los 30 mts. en tal circunstancias la maniobra de frenado del Ford Mondeo se inició a una distancia no menor a los 25 mts por delante del camión Mercedes Benz 1114, y que en: “esta circunstancia el equipo a cargo del Sr.Cruz no jugó rol alguno en la mecánica accidental, dado que el Ford Mondeo ya había sobrepasado su posición sobre la calzada”. Asimismo, en la hipótesis de que el camión Mercedes Benz y su acoplado circularan por delante del camión Scania, concluye que al iniciar la maniobra de frenado el Ford Mondeo, éste se encontraría a unos 105 metros del acoplado Hermann, por lo que se advierte que el conjunto a cargo del Sr. Cruz no pudo tener participación activa en el hecho.- Que el mencionado perito de parte en el punto 6) de sus conclusiones señala que: “.no es posible establecer objetivamente las razones por las cuales se produjo el accidente. Sólo es posible plantear dos hipótesis al respecto: Que el camión Scania con semirremolque Helvética intentó sobrepasar al camión Mercedes Benz 1114 con acoplado Hermann, sin advertir la aproximación por el carríl rápido del automóvil Ford Mondeo, forzando a su conductor a realizar una maniobra de frenado y posterior esquive. Que el accidente se debió a un error conductivo del Sr. Echechipia, realizado en circunstancias en que se aprestaba a sobrepasar el equipo conducido por el Sr. Chagay, que transitaba por el carril correspondiente. Bajo cualquiera de ambas hipótesis, y dentro del contexto de velocidades aportado por los mismos involucrados, se advierte que al momento de iniciarse la secuencia de los hechos ocurridos, el automóvil Ford Mondeo se encontraba prácticamente a la misma altura de la parte posterior del semirremolque Helvética enganchado del tractor Scania conducido por el Sr. Chagay. Estas posiciones relativas descartan la participación activa en el accidente del equipo compuesto por el camión Mercedes Benz y el acoplado Hermann. No existe evidencia objetiva alguna que avale lo dicho en el Acta de Procedimiento de fs.1, ni testimonio alguno recogido que lo vincule claramente con la mecánica accidental”.

Ahora bien, con independencia de la orfandad que se advierte en lo que respecta a la pericia oficial ordenada en el sumario penal y el valor que cabe asignarle a las pericias realizadas en dicho proceso penal a los informes realizados por los peritos propuestos por el Sr. Echechipia y Cruz, a fs.549/552 y 571/575 de los autos “Transportes Gustavo S.A. c/Echechipia, Marcelo Horacio y ot s/Daños y Perjuicios” (Expte. N°325/02) CUIJ 21-00167478-9 obra agregada la pericial mecánica, donde el experto al referirse a la dinámica del accidente indica en el croquis N°1 de fs. 570 la trayectoria del rodado Ford Mondeo y Camión Scania previo a la colisión, impacto inicial y posición final de ambos rodados, destacando a fs. 572 vta que de los elementos objet ivos del sumario se puede determinar que el automóvil mencionado en primer término en instantes previos a dejar las huellas de frenada sobre la calzada se desplazaba por el carril izquierdo de la autopista de Norte a Sur, el camión Scania y semiremolque se desplazaba por el carril derecho de la autopista de Norte a Sur y que respecto del camión Mercedes Benz y acoplado no hay datos objetivos para determinar por cuál carril se desplazaba antes del siniestro, pudiéndose señalar solamente que se desplazaba en la misma dirección que los otros dos rodados, indicando, luego de precisar los daños que presentan estos ltimos, que el camión Scania resultó el embestido y el Ford Mondeo el embistente.Asimismo, y en lo que respecta a la velocidad desarrollada por los rodados, expresa que durante el frenaje el Ford Mondeo consumió de su velocidad original 51 km/hs, pero que se debe tener en cuenta que el mismo continuó con velocidad remanente, continuando su trayectoria sobre la zona de préstamo, volviendo a la cinta asfáltica e impactando al camión Scania y luego continuó otro tramo, hasta quedar detenido sobre la zona de préstamo. Que si bien no puede asignarse cual fue el coeficiente de rozamiento entre sus cubiertas y la zona de tierra, barro y agua, dado que no puede saberse si frenó, aceleró o dejó que se deslizara libremente, ni cuántos tumbos dió luego de chocar con el camión Scania, concluye que “este vehículo estaba animado por una velocidad importante antes de comenzar la frenada”. Con respecto al camión Scania, por iguales razones no puede determinar a qué velocidad se desplazaba.- Que con relación al camión Mercedes Benz y semiremolque expresa el experto a fs. 574 que no existen evidencias objetivas que el mismo haya intervenido en el accidente, señalando que: “Como prueba objetiva se tiene una huella de frenada del Mondeo de 11 metros sobre la mano rápida de la autopista y luego la salida del mismo a la zona central de préstamo. Es evidente que esta acción del conductor del Mondeo tiene que haber sido inducida por un obstáculo sobre su vía de circulación o próximo a invadir la misma. No ha habido contacto del Mondeo con ese presunto elemento. A partir de aquí no se tienen elementos que permitan reconstruir la situación ocurrida en esa circunstancia.Una hipótesis pueder ser la narrada por la codemandada, pero desde la perspectiva de nuestra ciencia y técnica no es posible determinar con certeza lo realmente ocurrido”, no pudiendo tampoco determinar a qué velocidad se desplazaba el camión Mercedes Benz ,que en base a sus características y carga, su velocidad de circulación puede estar entre los 60 a 70 km.- Que habiendo las partes en los autos principales y sus acumulados, a excepción de “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” y los codemandados Chagay y Cruz, acordado las cuestiones respecto de las cuales debe expedirse el perito ingeniero mecánico (fs.567/568) y fijado mediante resolución N° 3961, de fecha 28 /12/12 y Aclaratoria N°382, de fecha 5/3/13 la realización de la pericial mecánica mediante una terna (fs. 681 y 702), a efectos de practicar pericia sobre los puntos peticionados, consentido ello por todas las partes, los mismos proceden a su presentación a fs. 98/1005 y formular los pedidos de aclaraciones solicitadas.- Que a través de dicha pericia se indica como respuesta a las preguntas 1a. y 2da de fs. 987 formulada a fs. 222, esto es evidencia objetiva de intervención del camión Mercedes Benz y semiremolque, expresan que “no existen elementos objetivos que permitan determinar que la citada unidad haya intervenido en el accidente del 15/06/01 denunciado en esta demanda” “Como prueba objetiva se tiene una huella de frenada del Mondeo de 11 metros sobre la mano rápida de la autopista y luego la salida del mismo a la zona central de préstamo. Es evidente que esta acción del conductor del Mondeo tiene que haber sido inducida por un obstáculo sobre su vía de circulación o próximo a invadir la misma, no habiendo contacto del Mondeo con ese presunto elemento.”.- Que asimismo en respuesta a la pregunta 3ra. de fs.987 referida a la velocidad máxima que puede desarrollar el camión Mercedes Benz Dominio VSQ 546 y acoplado Hermann Dominio BWI 727arrastrando una carga de 31 tn, los expertos concluyen que puede estar entre 60 y 70 km/h.- En lo que respecta a la dinámica del accidente, a fs. 988 de la pericia los expertos señalan que la misma obra contestada en el Croquis N°1 de fs. 571/575.

Que a fs. 202/203 del sumario penal obra agregada la declaración del conductor del camión Scania Gustavo Ariel Chagay quien manifiesta que conducía por el carril lento a 75 u 80 km/h y a fs. 205/206 la del Sr. Marcelo Horacio Echechipia, que circulaba a una velocidad entre 100 /110 km por hora.- De lo expuesto cabe colegir que a los fines de dilucidar este entuerto, la mecánica del accidente pudo tener lugar en base a las siguientes hipótesis: a) que el camión Mercedes Benz y semiremolque circulaba detrás del camión Scania y haya obstruído el desplazamiento del Ford Mondeo al momento en que este se disponía a pasarlo por el carril rápido; b)que el camión Mercedes Benz y semiremolque circulara por delante del camión Scania con acoplado y no haya tenido intervención en el hecho; c) que el choque entre el camión Scania y el Ford Mondeo se haya producido por un descontrol o imprudencia del conductor de este ltimo vehículo.- Que en abono de la primera de las hipótesis podría señalarse que en base a la documentación que obra agregada en copias certificadas a fs. 350/353 del sumario penal, consistente en ticket de carga, carta de porte y autorización de carga del camión Mercedes Benz y semiremolque y conforme la declaración testimonial del Sr. Gustavo Julián Bozzini de fs. 355/356 del referido sumario penal, como asimismo lo señalado por los peritos a fs.998 de autos, en el sentido que ponderando la antigüedad del camión y carga que arrastraba (31 tn), su velocidad máxima de circulación puede estar entre los 60 y 70 km/h, resultaría dudoso suponer que el mismo pudiera sobrepasar al camión Scania y su acoplado, ello en tanto y en cuanto se tenga por acreditado lo manifestado por el Sr. Gustavo Ariel Chagay, quien a través de su declaración obrante a fs. 202/203 del sumario penal expresa que se desplazaba al mando de su conducido a 75/80 km por hora.- Sin embargo, debe tenerse presente que a través de la pericia mecánica realizada en autos, se indica a fs. 988 vta que respecto de las velocidades no hay elementos en autos ni en el sumario penal para poder determinarlas.- Asimismo, el mencionado Chagay a través de su declaración en sede penal (fs.202/203) manifiesta que tampoco puede afirmar que detrás de su conducido se desplazara otro camión.

Que abonan la segunda hipótesis la posibilidad de mayor desarrollo de velocidad del camión Scania con relación al camión Mercedes Benz y que conforme la versión de los hechos esgrimida por los codemandados Bozzini, Cruz y la citada en garantía “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” en el sentido que el mismo se le aproximaba zigzagueando, hubiera sido el camión Scania el que haya intentado la maniobra para sobrepasarlo. Sin embargo, ello no explica en base a qué circunstancia el rodado Ford Mondeo realiza todo su desplazamiento previo al estampido sbito, similar a una explosión que menciona Cruz, ello claro está a excepción que dicha maniobra de encierre hubiere sido realizada por el camión Scania.- Que con relación a la tercer hipótesis, si bien la circunstancia de tratarse el rodado Ford Mondeo un rodado de alquiler y posible falta de familiaridad de su conductor con el mismo, ello resulta negado por el Sr. Echechipia a través de su absolución de posiciones quien expresa que:”ya lo había manejado con anterioridad, yo lo tenía en forma permanente.” . Abonan a su vez esta hipótesis el estado del pavimiento (seco segn se indica fs. 2 del sumario penal al momento de la obtención de fotos por parte del perito fotógrafo y mojado segn el testigo Del Pazo en su declaración de fs. 234 ) y del cantero central (mojado y con barro) que se indica en el sumario penal.- Que más arriba se han descripto cuáles resultan los elementos objetivos que obran agregados a la causa penal.

En el Acta labrada por la preventora, a fs. 1 vta se da cuenta haber identificado al conductor del camión Scania Sr. Gustavo Ariel Chagay, el mismo manifiesta espontáneamente: “. que en circunstancias en que conducía su camión por el carril lento en sentido de Rosario a Buenos Aires, de pronto vio el automovil Ford Mondeo que venía por la banquina del cantero central y luego en una maniobra para intentar subir nuevamente a la cinta asfáltica es que lo colisionó en la parte delantera izquierda del camión lo cual lo hizo perder el control del mismo reventando un neumático y de esta forma pese a sus esfuerzos salió despedido hacia el cantero central el cual cruzó y posteriormente también cruzó los dos carriles del sentido contrario para que luego el camión se detuviera en la banquina norte, asimismo Chagay nos comenta que una persona que ocasionalmente pasaba por el lugar y que según sus dichos había presenciado el accidente, vio cuando un camión Mercedes Benz UNO-UNO-UNO- CUATRO, de color rojo que llevaba un acoplado chapa patente BWF SIETE-DOS-SIETE, había sido quien salió sin aviso alguno desde el carril lento hacia el rápido, obstaculizando la marcha del Mondeo el cual en virtud de circular a mayor velocidad que el camión debió realizar una maniobra para evitar la colisión, causando esto que terminara circulando por el cantero central y a causara el accidente en cuestión contra el camión Scania que circulaba normalmente,mientras que el Mercedes Benz continuo su marcha sin detenerse a brindar ayuda.”.

No obstante lo consignado en el Acta por el funcionario policial actuante y que ello tuviera como fuente lo referido por una tercera persona no identificada, recibida la declaración testimonial del Sr. Chagay a fs. 202/203 de l sumario penal, el mismo refiere que “. iría a 75 u 80 km por hora. Que serían cerca de las 14 hs. En un momento determinado ve por su ventanilla izquierda que venía detrás suyo un ford mondeo por el césped que divide los carriles, imprevistamente este vehículo se cruza y se dirije directamente a la rueda delantera izquierda del camión impactando contra la misma, a raíz de ese golpe el camión hace una tijera y se cruza hacia el centro de la autopista y cruza el otro carril que va en dirección a Rosario, parando contra la banquina de la otra mano, que no vio que pasó con el Mondeo a raíz de lo que le sucedió al camión pero si lo vió posteriormente y este presentaba golpes de varios tumbos. Que el conductor del Mondeo gritaba que había sido cerrado por otro camión que supuestamente iba detrás del dicente, cosa que no puede afirmar” .Que a fs. 233/234 obra agregada la declaración testimonial del Sr. Gerardo del Pazo , quien manifiesta:”Que ese día yo venía por el carril central en dirección a la ciudad de Buenos Aires y en un momento determinado detrás mío un vehículo me hace seña para pasar, yo le doy paso tirándome a la derecha y después me vuelvo a poner sobre mi mano porque por el carril de la derecha venían dos camiones, entonces veo este vehículo se empieza a alejar de mi y cuando estaba a unos cincuenta o cien metros mas o menos de mí, el camión trasero se abrió bruscamente sin poner luces de giro, y veo que el vehículo frena violentamente, y cuando está a punto de impactar con el camión hace una maniobra para tirarse a la banquina central y después en ese momento como había bastante como barro en la banquina central y derrapa y comienza a Zigzaguear, y en un momento determinado se pone perpendicular a su mano, y de golpe entra de vuelta a la autopista, por delante de los camiones y ahí veo que el coche se pierde de mi vista y de golpe lo veo que salio disparado medio en el aire hacia la banquina central Que no puedo precisar a que velocidad iba el Mondeo, pero yo iba a unos 100 kms, pero no puede precisar que velocidad iba el auto, iba un poco fuerte, y los camiones iban a una velocidad normal, no puedo precisar pero no me llamó la atención”.- Que asimismo, a través de su declaración testimonial obrante a fs. 945/946, el referido testigo ratifica lo declarado en el sumario penal y a diversas preguntas que se le formulan contesta: “lo que yo recuerdo es que iban uno detrás del otro bien pegaditos, lo sé porque iba a pasar, pero venía otro auto y me hace luces y yo vuelvo a mi lugar, por eso es que iban pegaditos. Se remite a lo que relate en sede penal.El camión que venía atrás se abre pero no recuerdo con seguridad pero suponga que era el más viejo. Exhibida la fotografía del sumario penal de fs. 107 del sumario penal, manifiesta no recordarlo.”.- En lo que respecta a la velocidad de desplazamiento del Ford Mondeo en las circunstancias previas al accidente, a través de la contestación brindada por el perito mecánico a la pregunta e) de fs. 573/574 a lo que se remiten los peritos a fs.929 vta respecto de la reformulación efectuada por el Tribunal a fs. 900 (pregunta c), se expresa: “Respecto a las velocidades, no hay elementos suficientes en autos ni en el Sumario como para poder determinarlas. En el caso del Ford Mondeo, si bien esta determinada la frenada inicial de 11 metros sobre el asfalto. Solamente se puede decir que este vehículo consumió de su velocidad original 51 km/hs, pero se debe tener en cuenta que el mismo continuó con velocidad remanente, continuando su trayectoria sobre la zona de préstamo, volviendo a la cinta asfáltica e impactando al camión Scania y luego continuó otro tramo, hasta quedar detenido sobre la zona de préstamo. En toda su trayectoria en la parte de préstamo central de la autopista, no es posible asignar cual fue el coeficiente de rozamiento entre sus cubiertas y la zona de tierra, barro y agua ya que no puede saberse si el conductor frenó, aceleró o si dejó que el vehículo se deslizara libremente. Tampoco se sabe cuantos tumbos dio luego de chocar contra el camión Scania con semirremolque. Por lo tanto a la conclusión que llega este perito, es que este vehículo estaba animado de una velocidad importante antes de comenzar la frenada.”.- A través de la declaración testimonial del Sr. Del Pazo, el mismo da cuenta a fs. 233/234 del sumario penal:”Que no puedo precisar a qué velocidad iba el Mondeo, pero yo iba a unos 100 km, pero no puedo precisar que velocidad iba, el auto iba un poco fuerte, y los camiones iban a una velocidad normal, no puedo precisar pero no me llamó la atención”.- Que ponderando lo expuesto, considera este Tribunal, se encuentra probado que: a) el rodado Ford Mondeo circulaba por el carril rápido; b) que dos camiones, uno de ellos el camión Scania con acoplado, circulaban muy cerca uno de otro por el carril lento; c) que el Ford Mondeo, luego de hacer seña de luces al rodado que le precedía, inicia una maniobra de sobrepaso de los camiones y, d) que a ese momento la acción del conductor del rodado Ford Mondeo habría sido inducida por un obstáculo sobre su vía de circulación , iniciándose alli la trayectoria y posterior choque con el camión Scania. Asimismo no se encuentra probado que los rodados circularan a velocidad superior a la permitida y a su vez no puede determinarse cuál de los camiones fue el que se interpuso en la circulación del rodado Ford Mondeo.- V. Responsabilidad. Corresponde analizar la responsabilidad que puede caberle a las partes en virtud de los hechos referidos. En este sentido se analizará la misma en orden a los dos factores de atribución alegados, en función de la necesaria consideración completa de los argumentos defensivos conforme doctrina judicial consagrada por la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Rosario Sala III, in re: “Bobadilla, Aída c/ Fandino Angel, 31-3-2004”.

V.1.Atribución subjetiva de responsabilidad:

Del análisis de la prueba colectada, no puede tenerse por acreditado que los sujetos que participaron en el accidente hayan actuado de modo negligente o imprudente ni tampoco que hayan infringido las normas de tránsito, o en su defecto su efectiva individualización En efecto, los peritos actuantes no han podido determinar que los conductores del Ford Mondeo o los camiones que circulaban por el carril derecho hayan marchado con exceso de velocidad, cuestión sobre la que volveremos en el próximo punto.

No ha podido demostrarse tampoco cuál fue el motivo concreto que obligó a Echechipia a realizar una violenta frenada en su marcha, lo que nos impide encuadrar la dinámica accidental descripta en el punto anterior dentro de lo dispuesto por el artículo 1109 del Código Civil, y nos lleva a analizar la cuestión a la luz de lo dispuesto por el artículo 1113 2° párrafo del Código Civil.

V.2. Atribución objetiva de responsabilidad:

En el caso, el hecho de que el accidente de tránsito involucre a dos automotores en movimiento no anula la atribución objetiva de responsabilidad, conforme pacífica jurisprudencia en la materia: “la sola circunstancia de la existencia de un riesgo recíproco no excluye la aplicación de lo dispuesto en el art. 1113 párr. 2° CCiv., que regula lo atinente a la responsabilidad civil por el hecho de las cosas y, de tal suerte, en supuestos como el sometido a la consideración del tribunal, se crean presunciones de causalidad concurrentes como las que pesan sobre el dueño o guardián, quienes deben afrontar los daños causados a otros salvo que prueben la existencia de factores eximentes. En consecuencia, corresponde determinar la responsabilidad de los participantes en la colisión a la luz de los principios reseñados, a los que debe sumarse la normativa particular de los reglamentos de tránsito.” (CSJN: Fallos 323:4065, Fallos 310:2804).

V.2.1.Eximentes de responsabilidad:

En cuanto a las eximentes de responsabilidad objetiva tiene dicho la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación: “En tal sentido, este Tribunal ha resuelto que la culpa de la víctima con aptitud para cortar el nexo de causalidad a que alude el art. 1113 del Código Civil debe revestir las características de imprevisibilidad e inevitabilidad propias del caso fortuito o fuerza mayor, lo que, como ya se adelantó, no se ha demostrado que haya acontecido en el sub lite (Fallos: 310:2103). Por lo tanto, la provincia es responsable en los términos del mencionado artículo”. CSJN Fernández, Alba Ofelia c/ Ballejo, Julio Alfredo y Buenos Aires, Pcia. de s/ sumario (daños y perjuicios) 11 de mayo de 1993.

V.2.2. Y también se ha dicho que: “Así, al tratarse de un daño ocasionado por el riesgo, a la damnificada le bastaba con probar el daño sufrido y la adecuada relación de causalidad entre ambos. Con la reunión de dichos extremos, se presume la responsabilidad del dueño o guardián quien, por lo visto, para eximirse o disminuir tal atribución, debe acreditar la culpa de la víctima o la de un tercero por quien no deba responder, mediante la demostración cabal de los hechos que alegue con tal finalidad (conf. art. 1113, párr. 2°, in fine, CCiv.; Llambías, Jorge J., “Tratado de Derecho Civil. Obligaciones”, t. IV-A, p. 598, n. 2626 , “Estudio de la reforma del Código Civil”, p. 265 y “Código Civil Anotado”, t. II-B, p. 462; Borda, Guillermo A., “Obligaciones”, t. II, p. 254, n. 1342; Trigo Represas en Cazeaux y Trigo Represas, “Derecho de las Obligaciones”, t. III, p. 443; Orgaz A., “La Culpa”, p. 176 y “El daño con y por las cosas”, en LL 135-1995; Kemelmajer de Carlucci en Belluscio y Zannoni, “Código Civil comentado, anotado y concordado”, t. V, p. 461, n. 15; Bustamante Alsina, J., “Teoría General de la Responsabilidad Civil”, p. 265, n.860)”. CNCivil Sala “A”, in re: Villagra, Lidia del Valle v. Cubillas, Carlos D. y otros, 20/10/2008.

V.2.3. Nuestro más alto tribunal provincial ha dicho que: “Conforme a la norma del artículo 1113, 2do párrafo, 2da parte del Código Civil, no es posible sostene r que incumbe al actor la prueba fehaciente de la violación reglamentaria que imputa a su contraria, pues a él le basta con acreditar la existencia del nexo causal adecuado entre la cosa riesgosa y el daño, correspondiendo a la parte demandada que pretende liberarse de responsabilidad demostrar la culpa de la víctima, de un tercero o el caso fortuito con aptitud para quebrar tal nexo”. Corte Suprema de Justica de Santa Fe, in re: Maujo del Riego, Amador v. Vuletich, Horacio y ots. 28/12/1994. Lexis N° 18/4415.

V.2.4. Asimismo, se ha indicado que “Tratándose de una colisión de automotores, para un adecuado encuadre del tema, en especial lo atinente a la carga de la prueba, debe tenerse en cuenta que no se neutralizan los riesgos que aquellos generan, sino que se mantienen intactas las presunciones de responsabilidad que consagra el art. 1113, Código Civil, e incumbe a cada parte demostrar los eximentes de responsabilidad que invoque. No se trata, en suma, de atribuir culpa: el dueño o guardián del automotor, cosa riesgosa que causa un daño a otro, es responsable del daño causado, salvo que acredite la culpa de la víctima o de un tercero por quien no deba responder (parte 2 in fine, art. 1113, Código Civil), o el casus genérico de los art. 513 y 514, Código Civil” CNCiv., Sala B, 07/2009, “Amoroso Mariel c/ Fernandez Patricia Noemí y otros s/ daños y perjuicios”. WebRubinzal danosacc1.r263; “La responsabilidad emergente de los accidentes causados con vehículos en movimiento se la ubica dentro del ámbito de la imputabilidad objetiva a título de riesgo creado.Cuando la cosa ha intervenido en la producción del daño se invierte la carga de la prueba, por lo que el dueño debe acreditar que el evento dañoso es la consecuencia de un hecho que le es extraño, por originarse sustancialmente en la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder, o por un caso fortuito”. CNCom., sala C, 28/11/2003, “Jaquet, Luis Gilberto y otra c/Omar D’Andrea y otros s/Daños y perjuicios”. WebRubinzal danosacc40.r65; “De acuerdo al sistema imperante en nuestra ley civil, los riesgos creados por automotores en movimientos en manera alguna se neutralizan, sino que deben ser juzgados a tenor de lo dispuesto por el art. 1113, Código Civil. La razón fundamental está dada por que la Ley 17711 abandona la culpa como parámetro fundamental para la atribución de responsabilidad en el caso de accidentes de automotores, para fincar su atención primordial en la protección de la víctima del hecho. La valoración de la culpa quedará reservada a la condición de eximente y su acreditación a cargo de quien la invoque. Es más, en tal caso, la valoración deberá efectuarse con un criterio amplio, pues bastará demostrar el hecho de la víctima como factor de ruptura del nexo de causalidad. (Del voto del Dr. Granillo.)”.c5°cc, 12/06/2009, “Ferrero Julio c/ Diaz Julio Carlos – Ordinario – Daños y Perjuicios – accidentes de transito – expte. n° 1301087/36. webrubinzal danosacc3.1.r64.

V.2.5. Carga de la Prueba: Finalmente, en orden a la carga de la prueba: “En los casos de choques entre vehículos en movimiento, la teoría del riesgo impone que corresponde al demandante la carga de la prueba de los presupuestos de la responsabilidad y al demandado la de las eximentes o causas de justificación que borren alguno de tales presupuestos. Así, el actor debe probar el hecho, el daño sufrido, su vinculación causal con la conducta del demandado, el factor de atribución y la antijuricidad.Al demandado corresponde acreditar una causa ajena que interrumpa la relación de causalidad, pues de lo contrario -por tratarse de una responsabilidad objetiva- debe responder”. Saires, Sergio Eduardo vs. Vilar, Diego s. Ordinario – CCC 1a Córdoba, 30/03/2010. WebRubinzal danosacc1.r279; “Determinada la ocurrencia del hecho invocado, esto es la colisión entre dos vehículos, se invierte el onus probandi en lo que respecta a las conductas culpables de los intervinientes, ya que no es el accionante quien debe acreditar la culpa del demandado, sino éste quien debe demostrar la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder, o la existencia de un hecho fortuito, para poder liberarse de responsabilidad”.c6a.cc Córdoba, 29/07/2009, “Gonzalez, Antonio Maximiliano c/ Serena, Ana Edith y otro – Ordinario – Daños y Perj. – accidentes de tránsito – expte. n° 505105/36″webrubinzal danosacc6.1.r102.

La ley nacional de Tránsito en su art. 45, de aplicación a las autopistas, (conf. Art.46), dispone en sus inc. c) ” Se debe advertir anticipadamente con la luz de giro correspondiente, la intención de cambiar de carril” y el art.46° inc. a) ” El carril externo izquierdo se utilizará para el desplazamiento a la máxima velocidad admitida por la vía y a maniobras de adelantamiento” En el caso de autos , a través de la pericia mecánica se indica a fs. 987 vta en respuesta a la pregunta 1a. del cuestionario de fs. 222, la inexistencia de elementos objetivos que permitan determinar que el camión Mercedes Benz Dominio VSQ 546 y acoplado marca Hermann Dominio BWI 727 hayan intervenido el día 15/06/01 en el accidente. No obstante ello, a través de la respuesta brindada a fs. 987 vta respecto de la pregunta 2da. de fs. 222, se expresa: “Como prueba objetiva se tiene una huella de frenada del Mondeo de 11 metros sobre la mano rápida de la autopista y luego la salida del mismo a la zona central de préstamo.Es evidente que esta acción del conductor del Mondeo tiene que haber sido inducida por un obstáculo sobre su vía de circulación o próximo a invadir la misma, no habiendo contacto del Mondeo con ese presunto elemento.”.-

Hemos señalado que a través de la pericial mecánica, se da cuenta a fs. 572 vta. y 992, que los tres vehículos involucrados en el accidente circulaban por la autopista por el carril Norte a Sur y que: “De acuerdo a los antecedentes del Sumario, se trata de un tramo recto de la autopista, sin ningún tipo de obstáculos, por lo tanto la visibilidad en el momento en que ocurrió el accidente era buena. Según la preventora el pavimento se encontraba seco, no así la zona de préstamo la cual esta mojada y con barro a consecuencia de que había llovido con anterioridad a la fecha en que ocurrió el accidente” (ver acta de fs.1/2 del sumario penal); circunstancia que también se evidencia de las fotografías obrantes a fs. 98/104 del sumario penal.- Asimismo, se da cuenta que: “A la fecha de la realización de la pericial mecánica, la velocidad máxima permitida en la autopista Gral. Aramburu (exRNN°9) es de 120 Km/h para automóviles y de 80 Km/hora para camiones . La velocidad mínima permitida es igual al 50% de las máximas correspondientes” (fs.990 vta) “.no hay elementos suficientes en autos ni en el Sumario como para poder determinarlas” (ver fs. 572 vta , idem fs. 994 vta ; 999 vta y 1002 vta.-) .A través de la pericial mecánica se indica a fs. 994 vta que” no hay elementos suficientes en autos ni en el sumario para poder determinarlas.En el caso del Ford Mondeo, si bien esta determinada la frenada inicial de 11 mts sobre el asfalto y toda su trayectoria en la parte del cantero central de la autopista, no es posible asignar cual fue el coeficiente de rozamiento entre sus cubiertas y la zona de tierra barro y agua ya que no puede saberse si el conductor freno, aceleró o si dejo que el vehículo deslizara libremente. Tampoco se sabe cuántos tumbos dio luego de chocar contra el camión Scania con semirremolque” En orden a esta cuestión, es de advertir que el Sr.

Echechipia a través de sus respuestas a los pedidos de aclaraciones formuladas en oportunidad de recibirse la prueba confesional, expresa: ” .Yo veo una fila, donde había un camión muy cerca del otro.” Solicitado que aclare en función de su respuesta anterior si cuando decidió el adelantamiento tenía la percepción que se adelantaba a dos camiones: contesta: “es una autopista de manera que yo venía ocupando el carril izquierdo, e hice la señalización correspondiente, tal es así, que detrás de ellos circulaba un vehículo tipo camioneta que le hago luces y me da paso. Luego le hago luces al camión y sigo por el carril izquierdo , hasta el incidente.” Conforme lo hemos señalado más arriba al referirnos a la mecánica del hecho, a través de la pericial mecánica se concluye a fs. 574 que el rodado Ford Mondeo estaba animado de una velocidad importante antes de comenzar la frenada. Asimismo, el testigo Del Pazo da cuenta a fs. 234 de su declaración obrante en el sumario penal que el mismo se desplazaba con su conducido a unos 100 km, que no puede precisar que velocidad iba el Mondeo pero que iba un poco fuerte.- Sin embargo, hemos señalado que a través de la pericial mecánica realizada en autos se indica que no puede determinarse la velocidad de circulación de dicho rodado, ni resulta probado que el mismo se desplazara a una velocidad mayor a la permitida.V.2.6. En los presentes autos y sus acumulados, los codemandados Echechipia, Arbitra S.A., Hershey S.A. y la citada en garantía “Boston Cía Argentina de Seguros SA” han invocado como eximente de responsabilidad la culpa de un tercero por quien no deben responder (art. 1113 segundo párrafo), fundado en que el camión Mercedes Benz Dominio VSQ 546 y acoplado marca Hermann Dominio BWI 727, el mismo se desplazaba detrás del camión Scania con acoplado y al momento en que el rodado Ford Mondeo habría estado efectuando la maniobra de sobrepaso sobre el carril izquierdo de la autopista .Ahora bien, tratándose en el caso de una colisión de dos rodados en movimiento, resulta aplicable el art. 1113 CC y debe tenerse en cuenta que no se neutralizan los riesgos que aquellos generan, sino que se mantienen intactas las presunciones de responsabilidad que consagra dicha norma, e incumbe a cada parte demostrar los eximentes de responsabilidad que invoque. CSJN , 22/12/1.987 “Empresa Nac. De Telecomunicaciones c. Provincia de Buenos Aires y Otro” LL 1988-D-296, con nota de Atilio Alterini. – Sobre el creador del riesgo gravita una presunción de adecuación causal, que solo puede ser desvirtuada si se acredita la intervención de una causa ajena; vale decir, el hecho de la víctima, de un tercero por quien no tenga el deber jurídico de responder o, en fin, el caso fortuito o la fuerza mayor” ( PIZARRO, Responsabilidad civil por riesgo creado y de empresa, cit., t. II, p. 141; ZAVALA DE GONZ¡LEZ, Matilde, Responsabilidad por riesgo, Hammurabi, Buenos Aires, 1997, p. 43; KEMELMAJER DE CARLUCCI, Aída, comentario al artículo 1113 en Belluscio, Augusto C. – Zannoni, Eduardo A. (dirs.), Código Civil y leyes complementarias comentado, anotado y concordado, Astrea, Buenos Aires, 1994, t. 5, p.460; TRIGO REPRESAS, Félix A., “Concurrencia de riesgo de la cosa y de culpa de la víctima”, LA LEY, 1993-B, 306).

“Esta Corte ha sostenido reiteradamente que en las hipótesis aprehendidas por el artículo 1113 del Código Civil -específicamente respecto de los daños causados por el riesgo o vicio de la cosa- el dueño o guardián sólo se eximen, total o parcialmente, de responsabilidad, acreditando la intervención de una causa ajena al riesgo o vicio de la cosa (hecho de la víctima, de un tercero por quien no deben responder y, para la mayoría de la doctrina, también el caso fortuito exterior al riesgo o vicio de la cosa); o bien que ella, en el momento dañoso, fue usada contra la voluntad del dueño o guardián. Aquí el fundamento de la responsabilidad no es la culpa, porque aunque el dueño o guardián acrediten una máxima diligencia tendente a la evitación del daño, su obligación se mantiene .Desde la reforma de 1968 del Código Civil el elemento decisivo para la atribución de responsabilidad es el riesgo de la cosa. Según Matilde Zavala de González, tal es la interpretación que se adecua al espíritu de la reforma, dominada por “el fantasma del automóvil” y por lo cual los daños derivados de la circulación automotriz en general ingresan en la órbita de la responsabilidad objetiva, con sustento en el riesgo creado, en congruencia con la orientación más moderna y conveniente de responsabilidad civil (“Responsabilidad por riesgo – El nuevo artículo 1113”, Bs. As., 1987, T. 3, pág. 60). Recuérdese que los automotores en movimiento (su destino normal es, en efecto, servir a la circulación, tránsito o desplazamiento) sobresalen entre las cosas peligrosas que caracterizan el entorno de la civilización actual (Mosset Iturraspe, Jorge, “Eximentes verdaderas y falsas en los accidentes de automotores”, en “Estudios sobre responsabilidad por daños”, Santa Fe, 1982, T. IV., págs.82 y siguientes). Por ello, siendo el automotor en circulación una cosa riesgosa, por su potencialidad de producir daños, no puede ser sino la teoría del riesgo creado la que regule la atribución de responsabilidad en aquellos casos en que tales cosas intervienen activamente en el evento dañoso, aunque se trate de accidentes protagonizados por automotores que ostenten la misma peligrosidad. Esta Corte al pronunciarse en el caso “Marzano”, dictado el 05.06.1990, ha entendido que la responsabilidad objetiva fundada en el artículo 1113 del Código Civil es totalmente aplicable a las colisiones entre dos o más vehículos “Palacios, J. C. c/Empresa 9 de Julio S.A. Daños y perjuicios s/Recurso de Inconstitucionalidad. Corte Suprema de Justicia de la Pcia de Santa Fe, 28-12-05 ).- Se ha señalado que: “Cuando la ley presume la relación causal, la prueba de los eximentes debe ser inequívoca, en tanto que acorde con una orientación jurisprudencial aquiescente, cuando la ley invierte el onus probandi de la relación causal y el demandado debe acreditar la intervención de una causa ajena, la apreciación de la prueba sobre esta eximente debe ser severa: se requiere certeza de que el daño no obedece a la causa aparente que se imputa a dicho sujeto. 2.-La prueba del hecho del tercero debe ser valorada en forma estricta, y los impedimentos de responsabilidad, deben ser apreciados restrictivamente, por la finalidad social típica de la norma, que ha creado factores de atribución, que deben cesar solo en casos excepcionales, sin conferirles desmedida extensión. 3.-Frente a la insuficiencia de la prueba acabada de una ruptura causal que opere como eximente, la concepción objetiva muestra su verdadera trascendencia jurídica, ya que la carga de la prueba de la culpa de la víctima pesa sobre quien la invoca, y ante su ausencia, la regla de derecho indica como debe fallar el Juez”: Andino María Laura c/ Piserchia Juan Pablo s/ daños y perjuicios:Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Mar del Plata, Sala Segunda: 19-dic-2013: MJ-JU-M-83613- AR | MJJ83613. En igual sentido: Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba: Vazquez José alberto c/ Suppone Vicente s/ Ordinario – Daños y Perj. Recurso de Apelación: 29-nov-2005: MJ-JU- M-49613-AR | MJJ49613 | MJJ49613.

En los presentes autos, el testigo Del Pazo a fs. 233/234 del sumario penal brinda una versión de los hechos, la cual sería coincidente con la hipótesis de que la huella de frenada del Mondeo de 11 metros sobre la mano rápida de la autopista sería motivada por la circunstancia de la aparición de un obstáculo en su circulación, que estaría dado porque el camión trasero se abre bruscamente y sin poner luces .Preguntado dicho testigo por los vehículos que intervinieron en el accidente responde: “Que solo intervinieron los dos camiones que nombré y el Ford Mondeo que iban los chicos, que no puedo dar mas datos de los camiones, uno era moderno de claro y el otro mas viejo, y el mondeo de color azul creo y no recuerdo otra cosa. ” .

Recibida ante esta sede la declaración de dicho testigo a fs. 945/946, ratifica su declaración vertida en sede penal y a través de su respuesta a la pregunta 4ta. respecto a “si observó que intervenía en el siniestro de autos un camión Mercedes Benz 1114; de qué color era; y si el mismo tenía acoplado, responde: “no lo recuerdo”. Asimismo , a través de sus respuestas a las preguntas 5a. (si sabe y le consta cual era el dominio del camión referido) y, 6a. (quien conducía el camión referido), responde: “que no lo sabe”.- Seguidamente, respecto de la pregunta 7a. (si dicho conductor descendió de su vehículo con posterioridad al siniestro, indicando en su caso a cuantos metros y que actitud tuvo), responde:” del camión más viejo bajó, primero estacionó y luego bajó, para mirar, del otro camión no lo ví” .Que finalmente y conforme arriba se expresara, el referido testigo manifiesta que: “El camión que venía atrás se abre pero no recuerdo con seguridad pero suponga que era el más viejo” . Exhibida que le fuera la fotografía de fs. 107 del sumario penal: manifiesta no recordarlo.- Surge de las fotografías obrantes en el sumario penal (ver fojas106) que el camión Scania era de color amarillo y su acoplado de color rojo , mientras que el Sr. Gustavo Julián Bozzini en su declaración obrante a fs. 355/356 del sumario penal expresa que el camión marca Mercedes Benz es de color rojo, no obrando agregada fotografías del mismo.- El Sr. Marcelo Horacio Echechipia a través de su respuesta a la posición 6ta. de la prueba confesional que le fuera receptada en autos en la audiencia del día 5.11.14, esto es que el camión que había sobrepasado a la altura del km 134 de la ruta N°9, se trataba del Mercedes Benz 1114 GL, patente VSQ 546, el mismo responde: ” que es cierto que era un camión Mercedes Benz de esas características, aclara que el dominio es un camión de esas características y el dominio yo lo recojo de todos los testigos presenciales de ese camión que para sobre la derecha, y yo pido que se tomen los datos”. Asimismo, formulada la posición 7a.respecto de que en ese momento dicho camión comenzó a ocupar la mano izquierda de la autopista, responde afirmativamente, que lo hizo “agresivamente, intempestivamente, sin señalizarlo y cuando yo estaba por sobrepasarlo”.- Analizada la prueba conforme el criterio de valoración de la sana crítica, ponderando la misma conforme el criterio restrictivo que impone el análisis, a juicio de este Tribunal no se encuentra acreditada la causal de exoneración de responsabilidad invocada por la culpa del tercero a quien se atribuye responsabilidad en el accidente, es decir al conductor del camión Mercedes Benz dominio VSQ 546 y semiremolque Hermann dominio BWF.- A través de la respuesta a la pregunta “d” de fs. 990 vta de la pericial mecánica se expresa que: “La maniobra de sobrepaso, que implique un desplazamiento desde el carril derecho (lento) hacia el carril izquierdo (rápido) requiere una máxima atención, por parte del conductor que intenta realizar dicha maniobra, debiendo indi verificar que no circula detrás suyo otro usuario; indicar la maniobra con el sistema de guiñes, indicar con señales de luces al conductor sobre el sobrepaso, una vez realizado volver a indicar con el sistema de guiñes su desplazamiento hacia el carril lento”.- Que si bien conforme la prueba aludida podría concluirse en la existencia de la maniobra obstructiva por parte de un camión, sin embargo, no surge de la declaración del testigo Del Pazo que el conductor camión Mercedes Benz Dominio VSQ 546 y acoplado marca Hermann Dominio BWI 727, haya sido el que en definitiva realizó tal maniobra.- Asimismo y en lo que respecta a la confesional del Sr. Echechipia, no puede dejar de advertir este Tribunal que se trata de un codemandado, quien a través de su declaración en sede penal obrante a fs.205/206 no identifica sino que se limita a señalar que “.está seguro que con el camión que impactó no es el mismo que se le cerró al dicente.”, señalando que el testigo Gerardo Del Pazo tomó los datos del camión que ocasionó el accidente; circunstancia que conforme arriba se expresara no ha podido dicho testigo precisar.- “Tercero es toda persona distinta del responsable presunto (demandado) y de la víctima. Lo dicho asume especial rigor en materia de cosas o actividades riesgosas, ámbito en e l cual quienes generan, controlan o se sirven útilmente de ellas no pueden, recíprocamente, tratarse entre sí como terceros por quienes el otro no debe responder. Queda al margen de la eximente, en consecuencia, una amplia categoría de hechos realizados por ciertos sujetos por los que sí se debe responder, cuya conducta se considera irrelevante a los fines de la aludida eximición: 1) los daños causados por dependientes en ejercicio o en ocasión de sus funciones, respecto del principal.” ( Citado en “Instituciones de Derecho Privado Obligaciones ” T. 3, Edit Hammurabi ,Dres. Ramón Daniel Pizarro- Carlos Gustavo Vallespinos , pág. 122 Edgardo López Herrera en “Teoría General de la Responsabilidad Civil” expresa :”La prueba de los eximentes de responsabilidad del art. 1113, 2da. parte, pesan sobre el demandado. A éste le corresponde probar la culpa de la víctima o de un tercero por quien no se debe responder, el caso fortuito extraño al riesgo o vicio del automotor, y el uso contra la voluntad expresa o presunta del dueño o guardián. Los que tienen interés en demostrar las eximentes son el dueño o guardián , el conductor, el responsable del conductor y la compañía aseguradora si la hubiere.” (Lexis 7004/007073).- “Tratándose de un accidente de tránsito donde es aplicable el art. 1113 CC, corresponde a la demandada probar que el hecho acaeció por culpa de la víctima o de un tercero por quien no ha de responder.La culpa de la víctima o de un tercero por quien no se responde debe tener la aptitud de cortar el nexo de causalidad entre la actividad y el perjuicio. Cuando la ley presume la relación causal, la apreciación de la prueba sobre la intervención de una causa ajena debe ser severa, se requiere dar razones que no impliquen meras conjeturas, debe estar demostrada en forma clara y convincente”. Partes: CALLEGARI LAURA c/ ASTRADA CARLOS y/otro s/ DAÑOS Y PERJUICIOS .Juzgado: Rosario – Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual Nro. 1 de Rosario .Fecha: 14-12-2009, citado en Legal Doc, ID 2270.

V.2.7. Corresponde concluir entonces que las co demandadas Arbitra, Echechipia y Hershey no han acreditado la eximente invocada, habiendo quedado demostrado que el Ford Mondeo dominio CZO 219 conducido por Marcelo Horacio Echechipia en el que viajaba José Delgado como acompañante, resultó embistente del camión Scania dominio CUV-252 con semiremolque Helvética Dominio CZE-078 con las consecuencias derivadas y que motivan los procesos arriba indicados.

V.3. Pasaremos entonces a analizar, proceso por proceso la responsabilidad de cada uno de los demandados:

V.3.1. Autos “Transportes Gustavo S.A. c/Echechipia Marcelo”, CUIJ N° 21-00167478-9:

V.3.1.1. Arbitra S.A.:

Ha quedado demostrado a través de la copia certificada de la tarjeta verde del rodado Ford Mondeo Dominio CZO 219 fojas 24 del Expte. CUIJ 2100171876-9 ) y a su vez reconocido en autos que a la fecha del accidente el mismo resultaba de propiedad de la codemandada “Arbitra S.A.” En consecuencia, responde en calidad de dueña de la cosa riesgosa, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 1113 del CC.

En nada modifica esta conclusión el hecho de haber entregado la guarda del vehículo al dependiente de su locatario (Hershey Argentina S.A.); hallándose a cargo del Sr. Marcelo Horacio Echechipia su tenencia en virtud del contrato de alquiler de dicha unidad celebrado por su empleador “Hershey Argentina S.A.” (fs.141/145) y de conformidad con las cláusulas y condiciones acordadas en el contrato (ver fs. 122 vta). Como veremos, todos los nombrados son responsables con fundamento en lo dispuesto por el art. 1113° del Código Civil primer párrafo.- Dado que la codemandada “Arbitra S.A.” ha postulado como defensa que en virtud del contrato de alquiler celebrado con “Hershey Argentina S.A.” se habría desprendido de la tenencia, uso y goce del rodado, no resultando partícipe directo de ninguno de los eventos dañosos que los co- contratantes (conductores o locatarios) hubieren generado como consecuencia de la transferencia de la guarda de los rodados de su propiedad, cabe precisar este concepto.- La doctrina señala que : “El “dueño” de la cosa es el que tiene la cosa en su carácter de poseedor (art. 2412) o el titular del dominio de la misma (hipótesis del propietario del rodado transmitente del dominio cuando la transferencia no fue registrada o denunciada, aunque la jurisprudencia de la Corte Suprema Nacional a partir del 21/05/02-La Ley 2003-D,960, entre otros- como se analiza infra, morigeró esta responsabilidad permitiendo al deudor que no denunció la venta del vehículo eximirse de responsabilidad si prueba fehacientemente haber perdido la guarda del mismo antes de que acaeciera el hecho ilícito.”2)”. Es “guardián” de la cosa quien tiene un poder fáctico sobre la misma (guarda material). También se ha entendido que “guardián” es quien tiene un derecho sobre la misma (guarda jurídica). Se ha admitido que “guardián” es quien detenta un poder de hecho o derecho, un control de la cosa. En la actualidad, se ha ampliado la interpretación del vocablo hasta considerarse como “guardián” a quien obtiene un provecho económico de la cosa.Es guardián de la cosa su tenedor, como el locatario, pero no lo es el dependiente del principal propietario de la misma, ni tampoco el que la tiene por motivos ilegítimos, como quien la hurtó. El conductor del rodado, que a la vez puede ser su titular o guardián- caso del locatario-, responde para algunos autores en virtud del art. 1109, esto es que responderá toda vez que el actor probó su culpa en el ilícito, mientras que otra posición entiende responderá a título de guardián, es decir que se eximirá total o parcialmente de responsabilidad si acredita el protagonismo de una causa ajena al hecho dañoso. Si se entiende que el art. 1113 2° párr., 2a.parte, abarca a la “actividad riesgosa” (ver causa “Mosca” de la Corte Suprema del 6/03/07-La Ley 2007-B, 261, entre otros- podría entenderse que el conductor es el guardián que genera dicha actividad” 3) Responsabilidad conjunta del dueño y guardián: Dos posiciones enfrentadas entienden, una, que el dueño y el guardián responden en forma excluyente (BUSTAMANTE ALSINA), y, otra, que ambos sindicados como responsables responden conjuntamente (BORDA),4) Responsabilidad concurrente del dueño y guardián: esta responsabilidad es indistinta, concurrente, in solidum o in totum, frente al damnificado, debiendo responder cada uno por el todo, toda vez que cada uno responder por un deber distinto, sin perjuicio de la eventual acción de regreso por el monto de condena afrontado por el tercero (art.1123). Citado en “Código Civil Comentado y Anotado” -La Ley 3a. Edición Actualizada y ampliada, Tomo II, pág. 663.- “Conforme a la norma del art. 1113 del CC en su primera parte se alude a la responsabilidad del guardián:es decir “quién se sirve” de la cosa (extrae algún provecho o beneficio de ella, económico o de utilidad) o “quién la tiene a su cuidado” (ejerce un poder de control sobre la cosa, sin interesar que ese poder se apoye en un derecho o que se ejerza de hecho (el ladrón de un automóvil). Y a su vez debe advertirse que esas relaciones con la cosa (guarda provecho y guarda-control) pueden estar unidas en una misma persona o bien disociarse entre dos o más, en cuya hipótesis un sujeto gobierna la cosa y otro se beneficia con su empleo, por ejemplo el chofer del auto para su patrón, quién obtiene la utilidad del desplazamiento. La regla es la responsabilidad indistinta de todos los guardianes. Cuando la propiedad y la guarda están disociados entre diferentes personas, también la regla es la responsabilidad indistinta, de tal modo conforme se verifica en la norma contenida en el art. 1113: responde el dueño o el guardián; es decir, la víctima puede demandar a uno, a otro o a ambos, a su elección. Es decir que en esa conceptualización no se disocia la condición de la persona que se sirve de la cosa para la satisfacción de un interés de cualquier tipo. Esta es entonces la directiva principal para individualizar al guardián, no siendo indebido tomar también como elemento útil a manera de “subdirectiva” la del poder real y efectivo de dirección de la cosa. La cuestión no gira, entonces, en torno al poder de hecho o al poder jurídico sobre la cosa, sino que encuentra su epicentro en la idea de aprovechamiento. Aprovecha una cosa quien se sirve de ella empleándola útilmente para su comodidad, provecho de cualquier índole, o interés. (art. 1113 del CC)” Guevara Zaefferer, Juan Antonio vs. Pappalardo, Marcelo s.Daños y perjuicios, 13/03/2003, Cámara Segunda de Apelación en lo Civil y Comercial Sala III – La Plata, Buenos Aires Jurisprudencia de la Provincia de Buenos Aires , causa N° 95031, RC J 10005/10 .

Felix Trigo Represas en su artículo:”La responsabilidad indistinta del dueño y del guardián del automotor causante de un daño”, publicado LLBA 2007 (junio) , 489 Fallo Comentado: Cámara 1a de Apelaciones en lo Civil y Comercial de San Isidro, sala II (C1aCivyComSanIsidro)(SalaII) ~ 2007/02/27 ~ Hernández, María R. c. Witomski, Mario N.y otro, expresa: “Una tendencia doctrinaria nada despreciable, sostiene que “guardián” es quien aprovecha, usa y obtiene de la cosa, un beneficio, económico o personal, de placer o salvaguarda de sus intereses (SAVATIER, René ” Traité_de responsabilité civile en droit Français”,. 1° ed., París, 1939, Librairie de Droit et de Jurisprudence, t. I, p. 485, n° 362: DEMOGUE, René “Traité des obligations en genérale”, París, Ed. Arthur Rousseaud, 1925, t. V, p. 374, n° 1129 y p. 377, n° 1131: Lalou, Henri “Traité practique de la responsabilité civile”, 4° ed., París, Lib. Dalloz, 1949, p. 705, n° 1227 quinquies: CONDE, Héctor N. – SUARES, Roberto C. “Tratado sobre y ss., § 10: Cám. Nac. Trab., Sala VI, 11-8-95, “Florentin c. Pedacci Mao SA”, D.T. 1996-A-364: Cám. Ap. Concep. del Uruguay. Sala Civ. Com. 27-4-95, “Mendieta c. Empresa Provincial de Energía de Entre Ríos”, LA LEY, 1996-C, 149 y D.J. 1996-2-26; Cám. 1a Civ. Com. San Nicolás, 22-4-97, “GJ. L. c. S, A. R.”, LLBA, 1998-843.): aunque algunos, especialmente en nuestro país, combinan ese elemento con el poder jurídico de dirección ( SPOTA, Alberto G., “El concepto jurídico de guardián de la cosa en la responsabilidad indirecta” en LA LEY, 9, ps. 720 y ss., n° 8; ídem “El guardián y el dueño como responsables de los daños que resultan de las cosas” en JA, 1956-I, p.292, n° 5; Salas, Acdeel E. “La responsabilidad por los daños causados por las cosas”, Bs. As., Valerio Abeledo Editor, 1945, ps. 83 y ss., n° 45; Mosset Iturraspe “Colisión de automotores.” cit., en JA, 1977-III, p. 325, n° 4; Borda, Guillermo A. “Tratado de derecho civil argentino. Obligaciones”, 5a ed., Bs. As., Perrot, 1983, T° II, p. 341 y ss., n° 1467 c); SAVATIER, “Traité de la responsabilité civile en droit français “, 2a ed. París. 1951, Lib. Genérale de Droit et de jurisprudence, t. I, p. 464, n° 362; Cám. Nac. Civ. C, 29-10-63, “Liberatti c. de los Reyes de Guzmán Salas”, LA LEY, 114-570; Cám. 1° Cap. Fed. 28-12-43, “Gauna c. Pumar”, LA LEY, 33-93.) Encontrándose el fundamento de esta posición en el principio eius commodum eius periculum, que informa la conocida teoría del “riesgo creado”. En esta línea se ha entendido que en atención a lo dispuesto por el art. 1113 del Cód. Civil, es guardián de la cosa quien se sirve de ella, la usa, aprovecha y obtiene de la misma un beneficio económico y personal, no pudiendo prescindirse de la noción de poder fáctico o jurídico de dirección, gobierno y contralor (Cám. Nac. Civil, sala L, 29-10-93, “Blankleder c. Loza”, ED, 158-70.) Habiéndose resuelto en otro fallo que la noción de guardián es bifrontal y comprende a aquellos que tienen un poder efectivo de vigilancia, gobierno y contralor sobre la cosa y a los que se sirven de ella recibiendo un beneficio económico(C.C. Mendoza, Sala Ia, 26-6-91, “Santarelli c. Depto. Gral. de Irrigación”, LA LEY, 1991-E, 210 y D.J., 1992-1-219; 9-5-96, “Uñarte de Rodríguez c. Diaz Alegre”, LA LEY, 1996-E, 236 y D.J.1996-2-1378.). En contra se ha dicho que en múltiples situaciones quien se sirve de una cosa no obtiene provecho alguno de una utilización para él desinteresada, o que quien se beneficia no es el guardián ( LLAMBIAS, “Tratado. Obligaciones” cit., t. IV-A, p. 408, n° 2584-d); MAZEAUD-TUNC, “Tratado.” cit., t. 2, vol. 1, ps. 138 y ss., n° 1158.); tal como por ejemplo ocurre en el transporte benévolo o de cortesía, máxime si para cumplimentarlo el transportista se aparta o aleja de lo que constituía su propio recorrido o dirección de marcha.Y desde otro punto de vista se ha preguntado Compagnucci de Caso: “en la locación de cosas, por ejemplo; ¿quién aprovecha económicamente la cosa, el locador que da la tenencia de la misma y recibe por ello un precio cierto y en dinero, o el locatario que debe pagar, pero a su vez va a tener el disfrute y uso de esa cosa?”(31) COMPAGNUCCI DE CASO, Rubén H. “El guardián en la responsabilidad por el hecho de las cosas”, La Plata, Ed. Lex, 1980, p. 118, n° 8.).- No puede desconocerse por otra parte que la propietaria del rodado realiza una actividad lucrativa a partir del alquiler de la unidad que provocó el daño, por lo que no puede desentenderse del riesgo incorporado a la circulación a fin de obtener un rédito económico.

Arbitra S.A. resulta responsable a título de dueño de la cosa riesgosa que embistió al camión Scania propiedad de Transportes Gustavo S.A.

V.3.1.2. De Marcelo Echechipia: Echechipia conducía el Ford Mondeo que impactó en el Scania mientras desempeñaba tareas para Hershey Argentina S.A. Tal como dijimos, se desempeñó como guardián del vehículo.

Vale decir que se desenvolvía como chofer en relación de dependencia.Dado que no ha sido probada su culpa cabe analizar si reviste la calidad de guardián.

Ha de tenerse en cuenta que en el ámbito de al Excelentísima Cámara de Apelaciones de Rosario, la doctrina de las salas no son coincidentes.

Así, la Sala IV, entiende que no cabe responsabilizar por vía el factor de atribución objetivo al conductor en relación de dependencia. En tal sentido, in re “CORBALÁN, Angela Estela C/MANSILLA, Martín Mariano y ot. S/ Daños y Perjuicios”, expte. 34/10 acuerdo n° 444 del 29/09/10 dice que: “La calidad de ‘guardián’ del camión que la actora atribuye, no resultó probada. De las constancias obrantes en el sumario penal y de las de este juicio, resulta acreditado que el sr. Mansilla era dependiente (chofer) de la empresa adueña del camión, que operaba a su respecto como principal o empleador, subordinado por lo tanto, a la dirección y control de aquella. Entendemos que en este supuesto no aparece configurada la guarda que requiere el código Civil (art. 1113) para colocar al accionado en la situación de un legitimado pasivo de esta acción. Guardián ‘.es la persona que tiene, de hecho, un poder efectivo de vigilancia, gobierno y contralor sobre la cosa que ha resultado dañosa’ (Llambías, Jorge Joaquín; Tratado de Derecho Civil -Obligaciones-. Tomo IV-A pág 499 y ss. En el mismo sentido Fallos 289-221). El mismo autor señala como notas de la gurda, la tenencia material de la cosa, poder fáctico de vigilancia, de gobierno y de control que se ejerce sobre la cosa y ejercicio autónomo e independiente del poder. Esta última nota en el caso del sr.Mansilla, evidentemente no concurre pues el empleado del dueño no se sirve de la cosa ni la tiene estrictamente a su cuidado sino que en todo esto sigue las órdenes del principal por el cual y para el cual opera la cosa, por ello no puede se considerado guardián (Llambías, Jorge Joaquín; Tratado de Derecho Civil -Obligaciones-. Tomo IV-A pág 505. Trigo Represas Félix A.; La demanda de daños contra el Guardián del automotor en Revista de Derecho de Daños, accidentes de tránsito I pág 19 n° 8. Kemelmajer de Carluicci, Aída; en su anotación al art. 1113 n° 20 en: Belluscio-Zannoni Código Civil y Leyes complementarias, tomo 5 pág. 473. Bustamante Alsina, Jorge; Teoría General de la Responsabilidad Civil, pág 364 n° 1056/1058)”.

La Sala I, en cambio entiende que le cabe responsabilidad objetiva, tanto desde la perspectiva contractual como la extracontractual. Así in re: “GALLEGOS, Guillermo D. y Otro contra ALEMI TOURS y Otros sobre Daños y perjuicios”, (Expte. Nro. 41/2008)acuerdo 103 del 29/03/2010, ha dicho: “En lo atinente a la responsabilidad del chófer del colectivo, sin perjuicio de que es irrebatible la responsabilidad del transportista por lo expuesto antes, como dependiente de la empresa para la cual presta su trabajo profesional, puede encuadrarse desde una óptica contractual objetiva equivalente a la del empresario de transporte de pasajeros o bien desde la responsabilidad extracontractual aquiliana fundada en el art.1113, segunda parte, segundo párrafo, del CC, como introductor de una cosa riesgosa o peligrosa. 8) Se ha sostenido desde una postura contractualista que el chófer dependiente de la empresa de transporte también asume la obligación de llevar sano y salvo al pasajero a su destino, que es la misma que la del empresario, habiendo identidad de objeto, de acreedor y también de causa; y al deudor principal se suma el conductor del vehículo.Éste sustituye totalmente al principal en la realización de todas las maniobras de las que el depende el cabal cumplimiento de la obligación de seguridad y el pasajero admite que lo conduzca el chófer que está a cargo del rodado, sin que pueda indagar si es patrón o dependiente, de todo lo cual se deduce que la calificación contractual para la acción que lo asiste al pasajero contra el chófer, sobre la base del contrato reside en considerar al dependiente como agente del cumplimiento de la obligación del transportista. Todo ello lleva a sintetizar que “la acción que le cabe al pasajero es de carácter contractual que lo une al principal, lugar donde el chófer asume el papel de agente del cumplimiento de la obligación del transportista” (Trigo Represas, Félix-Compagnucci de Caso, Rubén H. Responsabilidad civil por accidentes de automotores, segunda edición, Hammurabi, p.205 a 206; Mosset Iturraspe, Jorge W., Naturaleza jurídica de la responsabilidad del transportista, Revista de Derechote Daños, n° 7, p.12; Agoglia-Boragina-Meza, Responsabilidad por incumplimiento contractual, año 1993, p.189, Hammburabi; de los mismos autores, Responsabilidad por el hecho ajeno, edición 1995; Cazeaux-Trigo Represas, Derecho de las Obligaciones, T.IV-p.544, segunda edición, año 1976; Trigo Represas-López Mesa, Tratado de la Responsabilidad Civil, T.II-p.267-270:se analiza la tesis de la responsabilidad accesoria modelada y superpuesta a la obligación del principal y la de la estipulación a favor de terceros; el pasajero que contrató con la empresa de transporte, siendo a la vez beneficiario de la estipulación a favor de tercero resultante del contrato laboral concluido entre la empresa y sus chóferes, por lo que éstos se obligan a transportar a los viajeros que contratasen con aquella, una vez aceptada por su parte tal estipulación, también pasarán a tener una acción directa de responsabilidad contractual contra el auxiliar, dependiente o sustituto de la empresa, encargado de la conducción del medio de transporte, art.504 del CC; en el plano jurisprudencial: C.N.Civil, Sala C, La Ley 1990-A.334; C.N.Civil, Sala L, E.D.148-525, entre otros). Esta tesis contractualista engloba dentro del engranaje contractual, la acción u omisión de todas aquellas personas que se incluyen para hacer efectiva la prestación en las condiciones expresas o tácitas acordadas.Se ha dicho en esta línea de pensamiento, con buen sustento doctrinario, que “la tesis dogmática de la absoluta irrelevancia de la relación obligatoria y la esfera jurídica de los terceros se encuentra en gran medida superada en la doctrina, siendo que la tesis que considera que existen dos tipos de responsabilidad, contractual para el deudor pri ncipal, y extracontractual para el tercero, conduce a dificultades de orden práctico importantes, siendo más lógico por tanto considerar el acto de violación conjunta del derecho de crédito como un acto unitario sometido a un régimen también unitario de responsabilidad” (Diez Picazo, Luis, Fundamentos del derecho civil patrimonial, quinta edición, Civitas, Madrid, T.II-p.606, n° 43, año 1997). 9). Desde otra perspectiva, la extracontractual, luce más adecuada la postura que entiende viable no solamente la aplicación del art.1109 del CC al chófer de la empresa de transporte, sino también el art.1113, segunda parte, segundo párrafo, del CC, ésta última en cuanto regula la responsabilidad objetiva por el daño causado por las cosas riesgosas o peligrosas. Si bien el conductor del colectivo no es estrictamente dueño o guardián, en un sentido estricto, ello no obsta a la aplicación del art.1113 ya mencionado. Ésta norma consagra la responsabilidad objetiva por riesgo creado y para liberarse de responsabilidad deben demostrar la ruptura de la relación causal entre el riesgo de la cosa y el daño producido.Esta responsabilidad también puede recaer sobre el dependiente, aunque la ley se refiera sólo al dueño o guardián, ya que se considera que la enumeración “dueño o guardián”, contenida en el art.1113, segunda parte, párrafo segundo, del CC, no es taxativa y que por ello quien puso un riesgo en acción mediante una cosa que daña por su sola autonomía -o sea desbordando el obrar humano- ha de ser responsabilizado, en tanto y en cuanto se encuentren reunidos los restantes recaudos de la responsabilidad civil (C.N.Civil, Sala D, voto del Dr. Bueres, y adhesiones, J.A. 1992-III-245 y nota aprobatoria de Vázquez Ferreyra, Roberto A.; Vázquez Ferreyra, Roberto A. Responsabilidad civil en el transporte oneroso de personas, J.A. 1992-IV-p.815 a 816; Galdós, Jorge M. El riesgo creado y el conductor del automóvil, J.A. 1996-IV-p.976, especialmente p.981; C.N.Civil, Sala D, J.A. 1993-IV-295; C.N.Civil, Sala L, J.A. 1994-II-348; C.N.Civil, Sala I, J.A. 1993-I.669; Tribunal Superior de Córdoba, La Ley 140-805; Conde, Héctor- Suárez, Roberto C. Tratado de la responsabilidad por accidentes de tránsito, T.I-p.405, año 1995, Hammurabi; Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, Acuerdos y Sentencias, T.1988-I-457; T.1988-II-419, entre otros; Corte de la Nación, La Ley 1992-E.593; La Ley 1995-A. 455; E.D. 150-203, entre otros). En resumen: la postura de la apelante en orden a que el único factor de atribución de responsabilidad aplicable a Pascale (chofer) es el subjetivo del art.1109 del CC, en el plano extracontractual, no es aceptable ni desde la perspectiva contractualista ni la extracontractual objetiva por el riesgo creado, tal como se expusiera en los puntos anteriores del voto. El agravio debe ser repelido”; en igual sentido, la misma sala in re: “MOREYRA, Gustavo y otros contra ALEMI TOURS y/o EMP.TRANSPORTE ILUSIONES y/o SEGUROS RIVADAVIA sobre Daños y perjuicios”, Expte. Nro. 20/2008.

Compartimos la posición de la Sala I de la Excma Cámara de Apelaciones. En efecto, a los argumentos dados por la Sala I nos permitimos agregar que otra cuestión a determinar es si, desde la perspectiva de la guarda material, la relación de dependencia inhibe el ejercicio autónomo del poder de vigilancia, gobierno y control que posee el conductor en virtud de detentar materialmente el vehículo, esto es, la cosa riesgosa. A no dudar la capacidad de decisión del conductor dependiente se resuelve en la solución de las contingencias del tránsito. Se es conteste en que si esa solución deviene en una violación a las normas de tránsito o del estándar de “buen conductor” que se le impone, su responsabilidad -causado el daño- será subjetiva. Si su conducta no resulta culpable ha de entenderse que ha resuelto adecuadamente dichas contingencias y allí se presenta la cuestión en análisis, esto es, si ha de ser considerado guardián en los términos del artículo 1.113 del Código Civil. En el marco de la teoría que considera que el conductor dependiente responde solo a título de culpa, tal factor deviene objetivo cuando el chófer exceda las funciones encomendadas o cause el daño empleando el vehículo sin conocimiento o contraviniendo las órdenes de su empleador porque en dichos casos pasa a ser guardián.

Ahora bien, cuando tal cosa no ocurre, la cuestión se dirime si se entiende que el ámbito de decisión del chófer en cuanto a la conducción del vehículo representa el ejercicio autónomo del poder de vigilancia, gobierno y control, y por ende ha de ser considerado guardián en los términos del referido artículo 1.113. Entendemos que tal es la respuesta adecuada.En efecto, si bien el conductor dependiente está obligado a manejar como fruto de su contrato de trabajo, y dicho contrato -integrado con las reglamentaciones laborales y administrativas correspondientes, a más de las normas de tránsito- le impone cumplir un horario y un recorrido determinados, lo cierto es que goza de autonomía en el gobierno del vehículo en cuanto a la conducción, por la ruta y en el horario indicados. El riesgo del vehículo deviene, precisamente de su desplazamiento y movimiento, elementos constitutivos de dicha conducción. Quien conduce lo hace a fin de que el vehículo se desplace y es precisamente ese desplazamiento el que configura el riesgo. Desde el momento en que el dependiente desplaza el vehículo hacia medio humano genera el riesgo, mas allá que lo haga en cumplimiento de un contrato de trabajo. Tiene en ese momento el dominio efectivo de la cosa riesgosa respecto de la cual -en orden a la conducción por el ámbito predeterminado- toma decisiones, esto es, estamos en presencia de un ejercicio autónomo del poder de vigilancia, gobierno y control de dicha cosa riesgosa. Finalmente ha de destacarse que, más allá de las consideraciones vertidas, dadas las distintas variantes que la realidad social nos impone en cuanto a la calidad de la persona que se halla conduciendo un vehículo, ha de resolverse en cada caso concreto quién efectivamente se configura en “guardián” de la cosa riesgosa. En este sentido debemos destacar que el concepto de guardián resulta una categoría jurídica compleja en la cual se subsumen los distintos conceptos doctrinarios, constituyéndose en tales el guardián jurídico, el material, el intelectual y quien detenta la guarda provecho. Así se ha dicho que: “Al respecto, estimo prudente aclarar que comparto la opinión de que la noción de guardián prevista en la ley civil no responde a una idea unívoca, sino que alude tanto a quien se sirve de la cosa (por ejemplo obteniendo un provecho económico) como quien la tiene a su cuidado.En ese orden de ideas, Ramón Pizarro, Alberto Bueres y Elena I. Highton han señalado que el art. 1113 del Código Civil argentino dispone que toda persona debe resarcir el daño causado “por las cosas de que se sirve, o que tiene a su cuidado”. Se sirve de una cosa quien se vale de ella para su uso, empleándola útilmente, obteniendo provecho o comodidades, ventajas de cualquier índole, que no necesariamente deben asumir contenido económico. Cuida de una cosa quien tiene el deber de poner diligencia y atención para la conservación de la misma, es decir quien la guarda (conf. “Código Civil y normas complementarias. Análisis doctrinario y jurisprudencial”, T.3 A, págs.523 y ss., Editorial Hammurabi, 1999). También Aída Kemelmajer de Carlucci propicia esta solución, y opina que la legislación argentina no recoge un concepto unívoco, sino que admite una doble línea de legitimados pasivos; aquéllos que tienen la dirección de hecho y los que reciben el beneficio económico. “Hay que estimar que guardián es tanto el que se sirve de la cosa como el que la tiene a su cuidado. No otra cosa significa la conjunción “o” contenida en el artículo. Ello no significa aceptar la figura de un responsable sin que medie culpa de su parte y por el solo hecho de servirse económicamente de la cosa, sino responder a la idea de justicia que emana de que quien obtiene provecho de una cosa, debe soportar los riesgos que provoca (conf. “Código Civil y leyes complementarias, comentado, anotado y concordado”, dirigido por Augusto C. Belluscio y coordinado por Eduardo A. Zannoni, T.5, pág. 471, Editorial Astrea, 2002)”: Díaz Flavio c/ Ramón Badia Carlos Daniel s/ daños y perjuicios Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil Sala: M: 6- oct-2008:MJ-JU-M-40094-AR | MJJ40094 | .

Conforme puede advertirse , en la especie, an cuando se concluya que la guarda del rodado Ford Mondeo dominio CZO 219 se encontraba en manos de “Hershey Argentina S.A.” en su condición de empleadora del Sr. Echechipia, o bien de este ltimo, la solución no se ve modificada, ya que ambos resultan responsables por el hecho que nos ocupa, ello al igual que “Arbitra S.A.” en su condición de titular registral.- V.3.1.3. Hershey Argentina S.A.

Ha quedado acreditado que Hershey Argentina S.A. en su condición de empleadora de Marcelo Echechipia contrató con Arbitra Argentina el alquiler del Ford Mondeo dominio En el caso de “Hershey Argentina S.A.”, respecto de la cual el Sr. Echechipia se desempeñaba como dependiente de la misma al momento del accidente, por su intermedio había celebrado un contrato de alquiler de dicho rodado con su titular registral “Arbitra S.A.”, siendo también responsable esta ltima atento su carácter de dueño de la cosa riesgosa.- De conformidad con los argumentos vertidos supra, corresponde concluir que obtuvo un provecho económico del uso del vehículo, por lo que debe enmarcárselo como guardián del mismo, lo que también lo hace responsable de conformidad con lo dispuesto por el artículo 1113 del CC.

V.3.2. Autos “Ginocchio Liliana c/Hershey Argentina S.A., CUIJ N° 21-00176986-0:

Reclaman indemnización la viuda e hijos de José Delgado, quien viajaba como acompañante en el Ford Mondeo propiedad de Arbitra S.A. Conducido por Marcelo Echechipia, quien lo hacía cum pliendo funciones para Hershey Argentina S.A. Lo hacen asimismo contra Bozzini en su condición de dueño del camión Mercedes Benz que dicen se habría interpuesto abruptamente en la circulación de Echechipia.

V.3.2.1. Arbitra S.A.

Ha quedado acreditado que Arbitra S.A.era, al momento del siniestro, dueña del Ford Mondeo en el que viajaba Delgado como tercero transportado, lo que la hace responsable en los términos del artículo 1113 del CC.

Un párrafo aparte merece la indicación por parte de Arbitra respecto a la condición de tercero transportado de José Delgado, pretendiendo sustraerse de la responsabilidad atribuida a su respecto.

La circunstancia de desplazarse el Sr. José Delgado como acompañante del Sr. Echechipia, sita al mismo en la figura del “transporte benévolo”.

La codemandada “Arbitra S.A.” manifiesta que los mismos emprendieron en conjunto viajes con motivo y en ocasión de sus actividades laborales para con las empresas ” Productos Lipo S.A. ” y “Hershey Argentina S.A.”, dado que la mencionada en primer término le distribuía mercadería a la segunda, razón por la cual, expresa, nos encontramos frente a un “transporte innominado”, y la participación en el viaje del Sr. Delgado determina que el mismo participaba del “riesgo de la cosa”, ya que se aprovechó de la misma y de los “beneficios” de ese riesgo, por lo que expresa, no puede ser considerado un tercero en los términos del art. 1113 del Código civil y en consecuencia no puede jugar la presunción de responsabilidad que dimana de dicha norma.- Resulta acreditado en autos a través de la informativa agregada a fs. 870/871 que “Productos Lipo SA” era distribuidora de Hershey Internacional y no ha integrado en ningn momento grupo económico alguno. Asimismo se indica que respecto de su dependiente Sr. José Delgado realizó visitas de clientes desde el 13/06/01 al 15/06/01, sin que se haya convenido ningn medio de transporte en particular, pudiendo elegir el mismo y quedando a cargo de la empresa el costo del traslado.- Se ha señalado que: “El mero aprovechamiento de un transporte benévolo no puede en modo alguno asimilarse a una “culpa” a los efectos de constituir causa o concausa adecuada en la producción del daño.El riesgo que asume el transportado benévolamente no alcanza al de perder la integridad física o la vida. Una interpretación contraria daría lugar a la configuración de un reproche retrospectivo a la víctima por haber solicitado el transporte, instaurando una especie de culpa del transportado por el solo hecho de haber formulado ese pedido, y un beneficio para el conductor por su acto benévolo que lo liberaría de la responsabilidad de tipo objetivo (art. 1113, Código Civil), de conducta (art. 1109 idem.), o del principio de buena fe si se encuadra esta cuestión en el marco contractual (art. 1198 idem), por el favor realizado. (El fallo del cual fue extraído el sumario, no se encuentra firme)”Partes: HRSTIC, MIRIAM NOEMI, Y OTS. C/ VALENTE, FAUSTO Y OT. S/ DAÑOS Y PERJUICIOS Juzgado: Rosario – Juzgado de Primera Instancia de Distrito en lo Civil y Comercial 15° Nom. de Rosario ,Fecha: 04-10-2010, citado en Legal Doc, ID 3780 “En el marco de un accidente de tránsito, la relación jurídica trabada entre el conductor y la actora encuadra en un típico transporte benévolo, determina la responsabilidad de aquél en el marco extracontractual, incluso como responsabilidad por el hecho propio en los términos del art. 1109 del CC con la consecuente responsabilidad indirecta (1113) del dueño del vehículo. La atenuación o eximición de la responsabilidad de los demandados derivará de la conducta culpable de los actores transportados o de un tercero por quien no deban responder. No se origina una responsabilidad menos plena para disminuir el monto del resarcimiento por el encuadre jurídico del transporte benévolo.”Partes: LORIA HUGO y/o c/ ALMI, ATILIO y/otro s/. DAÑOS Y PERJUICIOS y su acumulado SPINELLI NÉSTOR c/ ALMI ATILIO s/ DAÑOS Y PREJUICIOS ,Juzgado: Rosario – Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual Nro. 1 de Rosario,Fecha:23-04-2010 citado en Legal Doc, ID 2339 “El que asume el riesgo de ser transportado benévolamente no asume el de perder la integridad física o la vida, a menos que, debido a las particulares circunstancias de hecho del caso concreto, esa consecuencia hubiera podido habitual y razonablemente sobrevenir, lo cual permitiría entonces una asimilación a la culpa.”Partes: BAVOROVSKY, Karina c/ DELGADO, Ramón y/u otros s/ daños y perjuicios Juzgado: Rafaela – Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y Laboral de Rafaela .Fecha: 01-03-2011, citado en Legal Doc , ID 10704.- “.2.)Ante un daño provocado en ocasión de un transporte benévolo, el dueño o guardián encuentran el fundamento de su responsabilidad en el art. 1113, 2° párr., 2° parte del Cciv., por el riesgo o vicio de la cosa, de modo tal que la parte demandada sólo se libera de responder si acredita mediante prueba convincente la culpa de la víctima o de un tercero por el que no deba responder, bastándole al accionante probar el transporte en el rodado, el hecho dañoso y la relación causal entre éste y el daño; y no constituye causal de exclusión de responsabilidad el hecho de que la víctima hubiera aceptado ser transportada por quien en definitiva ocasionó el daño, porque ello no implica que haya asumido riesgo alguno.3.-Ante un daño provocado en ocasión de un transporte benévolo, por tratarse de un detrimento generado por la participación de una cosa riesgosa, basta que el afectado demuestre el daño sufrido y su relación de causalidad con aquélla, quedando a cargo del dueño acreditar la culpa de la víctima o de un tercero por quien no deba responder; y la supuesta participación en la creación del riesgo del transportado no implica -salvo circunstancias excepcionales- la culpa de la víctima, ni constituye una causa o concausa adecuada en la producción del daño que permita excluir la atribución objetiva de responsabilidad que el ordenamiento impone del dueño o guardián. 4.-La presunción sobre la falta de uso de cinturón de seguridad por parte de las víctimas de un accidente de tránsito en el marco del transporte benévolo, no constituye una crítica concreta en los términos del art. 265 del CPCCN., por lo que corresponde rechazar los agravios en el punto en tratamiento y su consecuente “Hubert , Andrea Alicia y ot c/Cabrera, Clara María y ot s/ Daños y Perjuicios”, Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Sala B 6.4.14, citado en MJ-JU-M-86526-AR/MJJ86526.

Ahora bien, la postura mayoritaria en doctrina y jurisprudencia -la cual compartimos- sostiene que ante un daño provocado en ocasión de un transporte benévolo, el dueño o guardián encuentran el fundamento de su responsabilidad en el art. 1113, 2° párrafo, 2° parte del Código Civil, por el riesgo o vicio de la cosa.- De modo tal que la parte demandada sólo se libera de responder si acredita mediante prueba convincente la culpa de la víctima o de un tercero por el que no deba responder, bastándole al accionante probar el transporte en el rodado, el hecho dañoso y la relación causal entre éste y el daño (conf.esta Sala, con otra integración, en los autos “Melnik de Quintana R c/ Carafi, Juan”, del 4/7/2002, La Ley, 2002-E, 832; íd. íd. “P.B.D. c/ Zunino de Cardoner, Laura”, del 16/11/1999, DJ, 2000-3-262; íd. íd., Sala B, “P.B.D. c/ Zunino de Cardoner, Laura”, del 16/11/1999, DJ, 2000-3-262; íd., Sala F, “Rivas, Margarita B.c/ Bernar, Nélida”, del 9/6/2006; íd., Sala K, “Aizpn Vianconi, Valeria c/ Akamine,Reiko”,22/02/2007).- Y no constituye causal de exclusión de responsabilidad el hecho de que la víctima hubiera aceptado ser transportada por quien en definitiva ocasionó el daño, porque ello no implica que haya asumido riesgo alguno.- Este lineamiento conceptual también tiene su fundamento en fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, donde se dispuso que por tratarse de un detrimento generado por la participación de una cosa riesgosa, basta que el afectado demuestre el daño sufrido y su relación de causalidad con aquélla, quedando a cargo del dueño acreditar la culpa de la víctima o de un tercero por quien no deba responder. La supuesta participación en la creación del riesgo del transportado no implica -salvo circunstancias excepcionales- la culpa de la víctima, ni constituye una causa o concausa adecuada en la producción del daño que permita excluir la atribución objetiva de responsabilidad que el ordenamiento impone del dueño o guardián (conf. C.S.J.N, “Melnik de Quintana, Mirna c/ Carafi, Juan M.” del 23/10/2001, Fallos: 324:361 8).- Correspode entonces que Arbitra S.A. Responda frente al tercero transportado en su condición de dueña de la cosa que lo transportaba.

V.3.2.2. Marcelo Echechipia:

Dado los argumentos brindados supra, Marcelo Echechipia se desenvolvió como guardián del vehículo en el que viajaba Delgado, por lo que debe responder por los daños ocasionados a sus deudos, en virtud de lo dispuesto por el artículo 1113 del CC.

V.3.2.3.Hershey Argentina S.A.:

Responde la demandada, habida cuenta su condición de empleadora de Echechipia, y guardián de la cosa riesgosa en la que viajaba Delgado, de conformidad con lo expuesto supra.

V.3.2.4. De Gabriel Roberto Cruz y Gustavo Bozzini:

Los actores dedujeron demanda contra Gabriel Roberto Cruz y Gustavo Bozzini en su carácter de conductor y propietario del camión Mercedes Benz dominio VSQ 546, fundada en que dicho vehículo se habría interpuesto en el carril rápido por el que circulaba el Ford Mondeo.

De acuerdo con los argumentos brindados supra, este Tribunal considera que no ha quedado acreditada dicha circunstancia, por lo que no puede responsabilizarse a Cruz y Bozzini por los daños reclamados, debiendo rechazarse la demanda a su respecto.

V.3.3. Autos “Arbitra S.A. c/Bozzini Gustavo”, CUIJ N° 21-00171876-9:

En dicho expediente “Arbitra S.A.” promueve demanda de indemnización por daños y perjuicios contra Marcelo Horacio Echechipia, Gustavo Julián Bozzini, “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda”, “Hershey Argentina S.A:”, tendiente al cobro de la suma de $ 23.309,20.- , comprensiva de daño emergente y lucro cesante, señalando que en su carácter de titular registral del rodado Ford Mondeo CZO 219 celebró contrato de locación respecto del mismo con Hershey International S.A., encontrándose a cargo del mismo el codemandado Echechipia, cediendo temporalmente la tenencia, uso y goce .Que como consecuencia del accidente que motivan estas actuaciones atribuye exclusivamente el obrar negligente al codemandado Julián Gustavo Bozzini (titular del camión VSQ 546 con semiremolque Dominio BWF 727).- Que señala la aplicabilidad del apartado segundo del art. 1113 CC no exige contacto directo con la cosa riesgosa, sino que esta ltima haya sido la causa del daño.- Que no obstante lo expuesto, expresa en el presente caso no se ha podido an determinar si el accidente se debió a la imprudencia del camión propiedad de Bozzini, si existió culpa compartida del Sr.Echechipia y si se debió a la negligencia de este ltimo.- Que alude a las condiciones pactadas en el contrato inherentes a la conducción del automotor entregado, entre ellas las referidas a los límites de velocidad , lo cual autoriza a la actora a reclamar con fundamento en el incumplimiento contractual.- V. 3.3.1. De Bozzini Gustavo:

No ha logrado acreditarse la participación del camión Mercedes Benz propiedad de Bozzini en el siniestro, lo que impide imputarle responsabilidad en los términos del art. 1113 del Código Civil. Debe rechazarse el reclamo a su respecto, lo que se hace extensivo a Sancor Coop. Ltda.

V. 3.3.2. De Hershey Argentina S.A. y Marcelo Echechipia:

En la presente causa se encuentra reconocido el contrato de alquiler del rodado Ford Mondeo Dominio CZO 219 por parte de “Hershey Argentina S.A.” a la actora (ver fs.383 del responde), el cual obra acompañado en copia a fs. 142/145 de los autos “Transporte Gustavo S.A. c/Echechipia, Marcelo Horacio y ot s/ Daños y Perjuicios” (Expte.N° 325/02- CUIJ 21-00167478-9, cuyas condiciones contractuales obran allí expresadas.- Asimismo, “Hershey Argentina S.A.” ha reconocido que a la fecha del accidente el Sr. Echechipia era empleado de la misma, habiendo salido de la ciudad de Rosario con destino a la ciudad de Bs. As.- Ahora bien, el contrato de locación del rodado Ford Mondeo celebrado entre “Arbitra S.A.” y “Hershey Argentina S.A.”, determina que “el traspaso de la guarda del locador al locatario, que constituye uno de los efectos de la locación, tiene una importante proyección sobre los terceros que resulten damnificados en accidentes ocurridos con la intervención del automotor objeto del contrato, según ya se ha estudiado, en los casos de responsabilidad por riesgo o vicio del vehículo (art. 1113, 2a. Parte 2a, Cód. Civil). Cabe recordar que la responsabilidad del locatario, frente a la víctima, no excluye la del locador, por tratarse de responsabilidades concurrentes.Ello sin perjuicio de la acción recursoria de quien hizo el pago de la indemnización, contra el otro responsable, fundada en la culpa del demandado.”(“Problemática Jurídica de los Automotores” Tomo II, Edit Astrea, Roberto H Brebbia, pág. 144-7).

En la presente causa , si bien no se ha podido determinar la responsabilidad del conductor del rodado Ford Mondeo a título de culpa, se ha concluido su responsabilidad objetiva (art. 1113 CC), dado que el accionar de la cosa riesgosa cuya guarda tenía a su cargo el Sr. Echechipia y en ocasión de prestar funciones para su empleadora “Hershey Argentina S.A.” .En el caso, siendo que la actora constituye la titular registral del rodado y ha cedido mediante un contrato de alquiler la guarda y el uso y goce del automotor a los codemandados Echechipia y “Hershey Argentina S.A.”, el fundamento de la responsabilidad de estos ltimos en orden al reclamo que motiva la presente acción tiene su fuente en el incumplimiento de los términos y condiciones del contrato de alquiler suscripto entre las partes.- En tal sentido, en el punto 2 ” Obligaciones y Responsabilidades del Cliente.2.4.Entrega y Devolución del vehículo:.”, correspondiente al contrato acompañado por la actora y que obra reservado en Secretaría, reza:” Es obligación del CLIENTE devolver el vehículo en las mismas condiciones de funcionamiento, estado exterior e interior, limpieza interior y munido de todos los accesorios y equipamiento con que contaba el vehículo al momento de retirar el mismo”.- Así, si bien no se ha acreditado que el guardador haya excedido los límites de velocidad permitidos por la normativa vigente al momento del hecho, respecto de la causación del daño al bien cedido en locación no se ha acreditado la causal de exoneración invocada que libere a aquel de responsabilidad, lo que a la postre ha determinado que el bien no haya sido restituído al locador en las condiciones en que le fuera entregado; razón por la cual ha de responder por los daños que se reclaman.- En consecuencia, los elementos expresados determinan que tanto el codemandado Marcelo Horacio Echechipia y “Hershey Argentina S.A.” sean responsables con fundamento en lo dispuesto por el art. 1113 del Código Civil, y del 1197 C.C. , respectivamente .- V. 3.4. Autos: “Liberty Art S.A. c/Arbitra S.A.”, CUIJ N° 21-00172409-3:

V. 3.4.1. Arbitra S.A.: Ha quedado acreditado que Arbitra S.A. Era, al momento del siniestro, dueña del Ford Mondeo, lo que la hace responsable en los términos del artículo 1113 del CC.

V. 3.4.2. Marcelo Echechipia: Dado los argumentos brindados supra, Marcelo Echechipia se desenvolvió como guardián del vehículo en el que viajaba Delgado, por lo que debe responder por los daños ocasionados a sus deudos, en virtud de lo dispuesto por el artículo 1113 del CC.

V. 3.4.3. Hershey Argentina S.A.: Responde la demandada, habida cuenta su condición de empleadora de Echechipia, y guardián de la cosa riesgosa en la que viajaba Delgado, de conformidad con lo expuesto supra.

V.3.4.4 Julián Gustavo Bozzini, Gabriel Cruz y Sancor Cooperativa de Seguros Ltda:Los actores dedujeron demanda contra Gabriel Roberto Cruz y Gustavo Bozzini en su carácter de conductor y propietario del camión Mercedes Benz dominio VSQ 546, como asimismoa su aseguradora “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda”, fundada en que dicho vehículo se habría interpuesto en el carril rápido por el que circulaba el Ford Mondeo.

De acuerdo con los argumentos brindados supra, este Tribunal considera que no ha quedado acreditada dicha circunstancia, por lo que no puede responsabilizarse a los mismos por el reintegro de la indemnización abonada, debiendo rechazarse la demanda a su respecto.

En definitiva, y de conformidad con las responsabilidades determinadas, deben responder frente a Transportes Gustavo S.A.; Ginocchio Liliana, Delgado Fernando, Delgado Facundo; y Liberty S.A., las demandadas Arbitra S.A., Marcelo Echechipia y Hershey Argentina S.A., haciéndose extensiva la responsabilidad a la aseguradora Boston S.A. Frente a Arbitra S.A. responderán Marcelo Echechipia y Hershey Argentina S.A. No corresponde atribuir responsabilidad a Gabriel Cruz, Gustavo Bozzini ni tampoco extenderla a Sancor, dado los argumentos brindados supra.

VI. RUBROS A RESARCIR:

Pasaremos a determinar a continuación los rubros a resarcir atendiendo por separado los reclamos efectuados en cada uno de los acumulados:

VI.1. Autos: “Transporte Gustavo S.A.c/ Echechipia, Marcelo Horacio y Ot s/ Daños y Perjuicios” Expediente 32/2002- CUIJ N° 21-00167478-9:

“Transporte Gustavo S.A.” en su condición de propietaria del equipo de transporte de carga compuesto por el camión Scania Dominio CUV-252 y acoplado Helvética Dominio CZE 078 demanda por indemnización de los daños y perjuicios derivados al rodado como consecuencia del hecho narrado en autos, a Marcelo Horacio Echechipia como conductor del rodado Ford Mondeo Dominio CZO 219, a la empleadora del mismo “Hershey Argentina S.A.” ; a la aseguradora del rodado “Boston Compañía Argentina de Seguros S.A.” a la propietaria del rodado “Arbitra S.A.” La actora reclama como indemnización los daños ocasionados al camión Scania como consecuencia del accidente y que señala surgen de la documental fotográfica y presupuesto acompañados, cuyo monto estima en la suma de $ 15.175.- ($9.625,09.- en concepto de repuestos y de $5.550.- de mano de obra). Asimismo reclamó por privación de uso calificada por el destino y naturaleza de la unidad, señalando que a la fecha del accidente realizaba transporte de carga para Quilmes S.A., habiendo perdido 18 viajes por la indisponibilidad de la unidad tractora mientras se realizaron las reparaciones, adquirieron repuestos, cuyo importe estima en la suma de $8.550.- Los daños reclamados al camión Scania consistentes en golpe en cabina parte lateral izquierda y en rueda delantera izquierda, cabina desviada, se encuentran constatados a fs. 6 del sumario penal , cuya titularidad de la actora se encuentra a su vez acreditada con la copia certificada de la tarjeta verde que obra en copia certificada a fs. 17 del referido sumario penal, y se compadecen con la fotografía obrante a fs. 107.- Obra agregado a fs.322/4 un presupuesto del costo de repuestos del camión Scania de $26.592,85.-, de fecha 7.4.04 y asimismo se alude al presupuesto de repuestos a la fecha del hecho.

Que a través de la pericia mecánica obrante a fs.549 /552 se determina un costo total a la fecha del hecho de $14.211,09.- y de $35.171,87.- a la fecha de presentación de la pericia (11/10/07).- Que finalmente, obra agregada a fs.321.- una informativa de la firma Quilmes S.A., que da cuenta que la unidad siniestrada del actor se encontraba afectada al trabajo de productos de Quilmes , la cual dejó de brindar servicios desde el 15.6.01 al 15 o 20.9.01 , habiendo facturado dicho equipo durante los dos meses anteriores al hecho a razón de un promedio de 4 viajes por semana o sea 24 viajes , a razón de un importe promedio por viaje de $805, lo que multiplicado por la cantidad de viajes perdidos que se invoca en demanda (18), representa un importe de $ 14.490.- a la fecha del hecho.- De los daños que reclama en su demanda y determinados en autos, consistente en la suma de $35.171,87.- correspondientes a mano de obra y repuestos a la fecha de la pericia (11.10.07) , con más la suma de $ 14.490.- en concepto de privación de uso han de prosperar, respecto de los cuales los codemandados Marcelo Horacio Echechipia; “Hershey Argentina S.A. ” y”Arbitra S.A.”, haciéndose extensivo a “Boston Cía Argentina de Seguros S.A.”, en la medida del seguro (art. 118 LS).

Que a los importes arriba indicados corresponderá adicionarle los intereses que más abajo se indican desde la fecha de confección de la pericial mecánica para la mano de obra y repuestos del camión y desde la fecha del hecho para el importe fijado por el rubro privación de uso.- VI.2. Autos: “Ginocchio, Liliana y ot c/Echechicipia, Marcelo y ot s/ Daños y Perjuicios:Expediente CUIJ N° 21-00175496-0 Liliana Nora Ethel Ginocchio por sí y en representación de sus hijos, menores Fernando Ezequiel y Facundo Nicolás Delgado, demandan a “Hershey Argentina S.A”; Marcelo Horacio Echechipia; Gabriel Roberto Cruz, Gustavo Julian Bozzini y “Arbitra S.A.”, citando en garantía a Boston Compañía de Seguros S.A.” y “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” por las consecuencias resultantes del fallecimiento del Sr. José Delgado en el accidente de tránsito que se da cuenta en la demanda.- Que obran acompañadas copias certificadas del Acta de Defunción del Sr. José Delgado (fs.38/39), del Acta de Matrimonio del mismo con la actora Liliana Nora Ethel Ginocchio y de nacimiento de sus hijos Facundo Nicolás Delgado y Fernando Ezequiel Delgado (fs. 40/44 de autos).- Conforme se da cuenta en la demanda, en fecha 15 de junio de 2001 el Sr. José Delgado viajaba en el asiento delantero como acompañante del Sr. Marcelo Horacio Echechipia a bordo del rodado Ford Mondeo Dominio CZO 219 por la autopista Aramburu en dirección Rosario- Buenos Aires.- Se encuentra acreditado en autos que en dicha oportunidad el Sr. Echechipia se desempeñaba como dependiente de “Hershey Argentina S.A.” como asimismo que el Sr. José Delgado era dependiente de la firma “Productos Lipo S.A.”(ver recibos de haberes de fs. 45/46) e informativa de esta ltima, obrante a fs. 870/871.- Los demandados Marcelo Horacio Echechipia, “Hershey Argentina S.A.” , “Arbitra S.A.” y citada en garantía “Boston Compañía Argentina de Seguros S.A.”, brindando una versión de los hechos similar a la de la actora, invocaron en sus respectivos escritos de responde la causal de exoneración de responsabilidad atribuyendo la responsabilidad exclusiva en el hecho al conductor del camión Mercedes Benz Dominio VSQ 546 con acoplado marca Hermann BWF 727, Sr.Gabriel Roberto Cruz, quien al igual que los codemandados Gustavo Julián Bozzini y citada en garantía “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” brindan otra versión de los hechos, las cuales ya han sido debidamente desarrolladas en autos.- Conforme arriba se ha explicitado al referirnos a la mecánica del hecho y la responsabilidad, en el caso la misma resulta atribuible al conductor del rodado Ford Mondeo Dominio CZO 219, su empleadora “Hershey Argentina S.A.”, la titular registral del rodado a la fecha del hecho “Arbitra S.A.” , haciéndose extensiva a la citada en garantía “Boston Compañía Argentina de Seguros S.A.”.- La invocación que se ha hecho que el Sr. Delgado no tendría puesto su cinturón de seguridad y que por dicha razón habría resultado despedido del rodado, solamente ha sido efectuada por “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda”, razón por la cual, atento la asignación que se ha hecho de la responsabilidad en el hecho, ello torna innecesario su tratamiento.- A mayor abundamiento, tampoco se ha producido prueba tendiente a profundizar dicha hipótesis, esto es, el impacto que pudo tener en el resultado dañoso la hipotética falta de uso del cinturón de seguridad.

RUBROS RECLAMADOS:

En primer término analizaremos el daño patrimonial reclamado por los deudos, esto es, esposa e hijos del causante.

VI.2.1. DAÑO EMERGENTE: La Sra. Liliana Nora Ethel Ginocchio reclama por este rubro los gastos realizados en razón de la sucesión iniciada a raíz del fallecimiento de su esposo José Delgado, gastos de traslado a cementerios, gastos de sepultura, conservación de sepultura, gastos de atención médica privada, gastos de farmacia como asimismo por ingesta de medicamentos y tratamiento psicológico derivado de la depresión en la que se vió envuelta por la pérdida de su esposo.- Al respecto, obra acompañado a fs.47 copia certificada de recibo por la suma de ($.).-, de fecha 6/3/03,en concepto de honorarios profesionales a favor de la actora nombrada.- En lo que respecta a los gastos por tratamiento psicológico, a través de los autos caratulados “Transporte Gustavo c/ Echechipia, Marcelo Horacio s/ Exhorto” (Expte. N° 80052/13, tramitado por ante la Justicia Nacional en lo Civil – Juzgado N° 27 , donde a través de la pericial psicológica realizada a la actora se indica que la misma padece de una depresión neurótica o reactiva con una incapacidad psicológica global estimada en el 20% para lo cual deberá realizar un tratamiento durante un período no inferior a un año con una frecuencia semanal, con nueva evaluación al término de este período para evaluar su continuación, siendo el costo aproximado por sesión el de $180.- (ver. fs. 133/134), lo que representa a la fecha de la confección de la pericia (10.2.14) de $ 8640.- Que con relación a este rubro (daño emergente) , si bien el mismo ha sido efectuado solamente por la Sra. Ginocchio, cabe colegir que ello resulta de la circunstancia que al tiempo de interponerse la demanda sus hijos Fernando Ezequiel y Facundo Nicolás era menores de edad y en consecuencia toda erogación y/o eventual reposición de gastos derivadas por dicho rubro debían necesariamente quedar en cabeza de la actora Que efectuada dicha consideración, destacamos que a través de los autos “Transporte Gustavo c/ Echechipia, Marcelo Horacio s/ Exhorto”(Expte. N° 80052/13) se da cuenta tambien de la pericial psicológica realizada a Fernando Ezequiel Delgado, respecto de quien se da cuenta a fs.140/141 que presenta una incapacidad psicológica global del 15% por depresión neurótica o reactiva, debiendo efectuar tratamiento psicológico durante un período no inferior a un año con frecuencia semanal, con nueva evaluación al término de ese lapso, para considerar su continuación o su alta, siendo el costo por sesión de aproximadamente $ 180.- lo que representa a la fecha de la confección de la pericia (10.2.14) de $ 8640.- Que respecto del Sr. Facundo Nicolás Delgado, dicha perito da cuenta a fs. 146 que ” si bien es altamente probable que el actor haya sufrido una reacción emocional importante durante la convalecencia y posterior muerte de su padre, ocurrida además durante su adolescencia, no presenta patología psicológica al momento del examen”.- Que no obstante ello, a fs. 874/887 obra acompañado el informe de la pericia psicológico- resumen de HC correspondiente a Facundo Nicolás Delgado donde se da cuenta de una severa alteración en la evolución emocional debido al shock emocional que generó el fallecimiento de su padre. Que el mismo realiza pscoterapia individual en forma bisemanal y una sesión bimestral del grupo familiar y tratamiento psicofarmacológico, siendo el costo de cada sesión de $ 300.-, lo que representa a la fecha de su presentación (23/7/14) la suma de $7.200.- y de $1.200.-, respectivamente, es decir la suma de $ 8.400.- Que con relación a los demás conceptos reclamados por este rubro no se ha producido prueba. No obstante lo cual se estima procedente su erogación dado que guardan relación con el hecho, por lo que se estima como justo y prudente fijar la suma de $1.000.- a favor de cada uno de los actores desde la fecha del hecho.- Que en razón de ello se estima como justo y prudente determinar por el rubro daño material:1) a favor de Liliana Nora Ethel Ginocchio las sumas de $.- en concepto de gastos por honorarios profesionales del juicio sucesorio, a la que deberán adicionarse a partir de la fecha de la factura (6.3.03) los intereses que seguidamente se explicitan; la suma de $8.640.- por tratamiento psicológico, a la que deberán adicionarse los intereses que seguidamene se explicitan desde el 10.2.14 y la suma de $ 1.000.-, con más los intereses desde la fecha del hecho.; 2) a favor Fernando Ezequiel Delgado: la suma de $8.640.- por tratamiento psicológico, a la que deberán adicionarse los intereses que seguidamene se explicitan desde el 10.2.14 y la suma de $ 1.000.-, con más los intereses desde la fecha del hecho y, 3) a favor de Facundo Nicolás Delgado la suma de $8.400.- por tratamiento psicológico, a la que deberán adicionarse los intereses que seguidamene se explicitan desde el 23.7.14 y la suma de $ 1.000.-, con más los intereses desde la fecha del hecho.-

VI. 2.2. VALOR VIDA:PERDIDA DE CHANCE:

Los actores reclamaron los daños materiales derivados de la pérdida del aporte económico que aquel que en vida fuera esposo y padre les hubiera podido proporcionar. El artículo 1079 del Código Civil sienta como principio general el deber de reparar el daño que sufre cualquier damnificado como consecuencia de un accionar antijurídico.

En este aspecto, coincidimos con la jurisprudencia mayoritaria en cuanto se ha dicho que:”Me parece indudable que la valoración económica de la vida humana implica la medición o cuantificación del daño o perjuicio que sufren aquellas personas que eran destinatarias -o que podrían serlo en el futuro- de todos o parte de los bienes económicos que el fallecido producía o podía llegar a producir, y en razón que esa fuente de ingresos (o posibilidad de fuente de ingresos) se extingue (ver Bustamante Alsina, Jorge, “El valor económico de la vida humana y la r eparación del daño patrimonial causado por homicidio”, ED 124-656; Taraborrelli, José N. y Bianchi, Silvia N., “Cuantificación de la indemnización por la pérdida de la vida humana”, LL, ejemplar del 4/1/2008, p. 1). Esto significa que lo que se valora no es la vida misma -que ha fenecido- sino las consecuencias que se generan hacia otros sujetos; precisamente por la brusca interrupción de la actividad creadora de bienes -o del cese de la posibilidad de esta actividad creadora en el futuro- que la muerte elimina. O sea, que corresponde desentrañar la eventual privación de los beneficios actuales o futuros que la vida de la difunta reportaba o podía haber llegado a reportar a los actores. En tal virtud, tendrá que ser materia de evaluación la capacidad productiva presente o futura de la extinta, su edad y posible sobre vida, como también analizar la situación de los damnificados; considerando lo que recibían o podían llegar a recibir, sus ingresos, profesión, edad, etcétera.” C. Nac. Civ., sala B: “D. I., N. v. Unidad Coronaria Móvil Quilmes S.A.”, 05/06/2009, SJA 7/4/2010, Lexis N° 20100224. También: “La pérdida de la vida significa la pérdida del máximo e insustituible bien que comprende la salud, o sea, el estado de bienestar indispensable para el desarrollo de la vida en un ambiente social, cultural, propio de la persona como ser social.La pérdida de su vida es la pérdida total de la salud y de la integridad psicofísica de la persona. La muerte no es un daño abstracto sino el punto final de un proceso dañoso que comenzó con la afectación de la salud la integridad psicofísica en una posibilidad más grave. No es una causa sino una consecuencia. Un importante sector doctrinario entiende que la vida no tiene valor en sí misma. Se relaciona con lo que pueda significar en beneficios económicos para los que dependan del difunto. Para los herederos puede operar, la pérdida de la vida, como lucro cesante, pérdida de una chance, o sea como un daño indirecto. Aquí, en realidad, no se da valor a la vida sino a la pérdida de beneficios o expectativas ciertas de los que rodeaban al difunto. La vida, para algunos, no tiene valor, pues para el difunto no hay posibilidad de resarcir nada (conf. Gustavo Odorqui Castilla en “Daño Mortal”, Responsabilidad Civil, Aída Kemelmajer de Carlucci, pág.532/533, edit. Rubinzal-Culzoni).La privación de los beneficios actuales o futuros que la vida de la persona reportaba a otros seres que gozaban o podrían gozar de aquéllos, constituye un daño cierto y así se mide el valor económico de la vida de la víctima por los bienes económicos que el extinto producía. No está de más puntualizar que, ni la ley ni los pronunciamientos judiciales, ha atribuido un valor a la vida humana independientemente de la consideración de los daños sufridos por su pérdida (CNCiv, Sala “F”, 14/12/99, ‘Andrade, Diego Reynaldo, Luis c/ Pereyra, Juan C. y otros s/ daños y perjuicios”).no cabe ninguna duda que en función de lo dispuesto por los arts.1084 y 1085 del Código Civil, existe una presunción legal a favor de los reclamantes, y el perjuicio no necesita acabada demostración” Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, sala L. 14/08/09, in re:”Lemos Iris de L. y otros v. Corporación de Obras y Servicios y otros”; “es criterio de este Tribunal entender que el valor de la vida humana carece de justiprecio por sí mismo y por lo tanto, lo que debe resarcirse en caso de fallecimiento no es la pérdida de la vida -ya que ésta no tiene precio alguno posible- sino en todo caso la pérdida de chance para los damnificados.Cuando se otorga una indemnización por muerte, salvo en lo afectivo, no se hace otra cosa que medir la cuantía del perjuicio sufrido por los damnificados, en relación al todo o parte de los bienes que el extinto producía, desde el momento del fallecimiento en que cesó esa fuente de ingresos (esta sala, Gimenez, Cándida c. D Otavvio, Guillermo s/sumario del 20-08-96 y precedentes allí citados). Resulta, entonces, que es vital a la hora de estimar una suma indemnizatoria por este perjuicio evaluar las circunstancias particulares del caso, como ser, con respecto al occiso, su sexo, edad y resto probable de vida útil, su educación, profesión u oficio, caudal de ingresos a la época del deceso, su probabilidad de progreso y ahorros, aptitudes para su trabajo, nivel de vida y condición social; y por el lado de quienes piden la indemnización: la edad, el grado de parentesco, la ayuda que recibían del fallecido, número de miembros de la familia, edad de los hijos menores, etc. (conf. CN Civ., sala D, Centurión López, Carmen c. Municipalidad de Buenos Aires del 14-09-98; CN Civ, sala H, noviembre 4-1997, LL, 13-04-98, entre otros ) Torres de Peralta, Elsa Beatriz c. Fernández, Anastacio Víctor y otros s/ daños y perjuicios”: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil Sala M: 5-feb-2001: MJ-JU-E-5043-AR | EDJ5043 |

Finalmente la Corte Suprema de Justicia de la Nación, ha dicho que:”En lo atinente al valor vida es dable recordar que esta Corte ha dicho reiteradamente que “la vida humana no tiene valor económico per se, sino en consideración a lo que produce o puede producir. No es dable evitar una onda turbación espiritual cuando se habla de tasar económicamente una vida humana, reducirla a valores crematísticos, hacer la imposible conmutación de lo inconmutable. Pero la supresión de una vida, aparte del desgarramiento del mundo afectivo en que se produce, ocasiona indudables efectos de orden patrimonial como proyección secundaria de aquel hecho trascendental, y lo que se mide en signos económicos no es la vida misma que ha cesado, sino las consecuencias que sobre otros patrimonios acarrea la brusca interrupción de una actividad creadora, productora de bienes. En ese orden de ideas, lo que se llama elípticamente la valoración de una vida humana no es otra cosa que la medición de la cuantía del perjuicio que sufren aquellos que eran destinatarios de todos o parte de los bienes económicos que el extinto producía, desde el instante en que esta fuente de ingresos se extingue” (Fallos: 316:912; 317:728, 1006 y 1921; 322:1393 [J 04_322V2T027]). Por otra parte, el tribunal también tiene establecido que, cuando los que solicitan la indemnización por los daños y perjuicios sufridos como consecuencia del fallecimiento de una persona son los padres, no rige la presunción iuris tantum contenida en los arts. 1084 y 1085 del CCiv., la cual está restringida al caso del cónyuge sobreviviente y sus hijos menores o incapaces, con las salvedades previstas en la última parte de la norma citada en segundo término (Fallos: 318:2002; 322:1393 [J 04_322V2T027]f. 10/04/2003. “Valle, Roxana E. v. Provincia de Buenos Aires y otro”. Fallos 326:1299. exis N° 70017836 .

En cuanto al monto indemnizatorio, ha de tenerse en cuenta que el Sr.José Delgado se desempeñaba como Jefe de Ventas laborando en relación de dependencia para la firma “Productos Lipo S.A.”, percibiendo a la fecha del hecho la suma neta de $ 1800 por mes (vid fs 45/46 de los presentes autos e informativa de fs. 870/871 agregada a los autos “Transportes Gustavo SA c/ Echechipia,Marcelo Horacio y ot s/ Daños y Perjuicios), que falleció a la edad de 44 años (vid fs. 38/39). Que en relación a las pautas a tener en cuenta al momento de fijar el monto indemnizatorio se ha dicho que “La sentencia, declarando con acierto que tanto lo pedido para los hijos por la muerte de su padre como para el grupo familiar por “lucro cesante” involucra un sólo concepto que es el correspondiente a la indemnización por pérdida de la vida, reconoce un monto en tal virtud de $.en favor de la viuda y de $.para cada uno de los hijos, aludiendo a la entidad de los ingresos comprobados del occiso, a su edad, a lo que hubiera consumido en provecho propio y a “las eventuales posibilidades de mejora en su actividad”.lo cierto es que en la siempre tan difícil de decir el “cuánto” en materia de responsabilidad civil aquiliana -en lo contractual los datos precedentes del conflicto suelen perfilar mas claramente el panorama-, se debe transitar en un angosto sendero en el cual de un lado está la necesidad de evitar la pura asunción de pautas estrictamente matemáticas que pongan en riesgo la realización del valor justicia y el logro de una indemnización razonablemente integral, y por el otro asoman los puntiagudos riscos de la arbitrariedad nacida del mero voluntarismo o del compromiso emocional por razones humanitarias que son propias del asistencialismo social pero no del derecho como ciencia.En similar línea argumental, ver las conclusiones de la Comisión n° 2 de las “XXI Jornadas nacionales de Derecho Civil”, Universidad de Lomas de Zamora, Buenos Aires, setiembre de 2007, las que sesionaran sobre el tema “Cuantificación de la indemnización por daños personales”. Todo ello, va de suyo, sin perder de vista que la asignación de la carga de la prueba dentro del proceso (y la acreditación del daño es del reclamante, así como cuando como aquí mediando un factor objetivo de atribución la de la relación de causalidad prima facie está presumida por la ley en su favor) impone estar siempre a lo documentado, aun cuando, como lo pone de resalto con acierto calificada doctrina (vide Matilde Zavala de González, “Perjuicios económicos por muerte”, Astrea, Bs.As., 2008, tomo 1, pág. 187) en la medida en que lo que se pretenda cuantificar es el valor de lo aportado por el esposo y padre de familia que ha perdido la vida, los arts. 1084 y 1085 del C.Civil estatuyen en favor de la viuda e hijos menores un infrecuente supuesto de “presunción de daño” (no de causalidad, ni de culpabilidad, sino de daño) que se relaciona con lo necesario para la subsistencia de ese grupo familiar que ha sido privado del proveedor de sustento.En esa inteligencia, la búsqueda de un resultado justo debe ser siempre el norte de todo decisorio judicial, acompañado con fundamentos que, aún no compartidos, puedan sí ofrecer un panorama de cierto compromiso de razonabilidad en el mecanismo empleado para llegar a él, ajeno a puros voluntarismos o a fórmulas vacuas y preestablecidas.que es a la postre el que puede tomarse como plausible en función de los elementos de juicio traídos a la causa, todo ello en relación con el controvertido ítem que según la sentencia (y con buen criterio) se unifica en lo que en la demanda se postula como indemnización (para los hijos) por “muerte del padre” y para ellos y su madre por “lucro cesante”, ya que en definitiva, dejando al margen el daño moral, los gastos de sepelio y los no documentados, involucra la compensación material por pérdida de la vida humana”. S. J. B. vda. de y otros c/ Cuesta Adolfo Enrique y/u otros s/ daños y perjuicios: Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Santa Fe. Sala Primera: 25-jun-2009: MJ-JU-M-45800-AR | MJJ45800 | .

Que en los autos caratulados “Ginocchio, Liliana Nora Ethel c/Hershey Argentina S.A. S/ Declaratoria de Pobreza ” (Expte. 900/06- CUIJ 21-00175627-0, a través de la declaración testimonial del Sr. Néstor Fabián Lapuente de fs. 25 se da cuenta que “La familia Ginocchio- Delgado es una famila de clase media que se ha logrado mantener por el esfuerzo sobrehumano de su esposo y complementado por reducidos haberes que Liliana ganaba como empleada bancaria.Con el esfuerzo de su marido pudieron tener un buen pasar, pero luego de su fallecimiento Liliana se vio terriblemente perjudicada, José era el que dirigía, organizaba y controlaba la estructura económica de toda la famila y gracias a ello pudieron mantener un buen nivel de educación de los chicos .” Que asimismo el testigo mencionado señaló que al hijo mayor Facundo Nicolás , de 17 años cursa el 4°año en el Instituto Saint Jean. El año pasado lo echaron del colegio por mala conducta y porque se llevó 10 materias a marzo, quedando libre. Tuvo esos problemas y de conducta también desde la muerte de su padre y por ello fue a un psicólogo. A fs. 26 a través de su respuesta a las preguntas 4ta. Y 5ta. Se da cuenta que a partir de la muerte de José la familia no ha realizado viajes al interior o al exterior del país, que la situación económica de la familia Ginocchio se vió modificada luego del fallecimiento de José Delgado. Que el Sr. Delgado como Jefe de ventas de “Productos Lipos S.A. ” ganaba un neto de $ 1800 por mes pero además tenía ganancias mensuales que completaban aproximadamente los $ 5000 mensuales por todo,viéndose ello ratificado por el testigo Roberto Claudio Coronel a través de su declaración de f. 27/28.,todo lo cual se encuentra a su vez corroborado a través de las declaraciones testimoniales que obran agregadas a fs. 63/67 de los autos caratulados “Transporte Gustavo c/ Echechipia, Marcelo Horacio s/ Exhorto” (Expte. N° 80052/13, tramitado por ante la Justicia Nacional en lo Civil – Juzgado N° 27 .Al respecto cabe destacar que a los fines de la acreditación de los ingresos adicionales por comisiones a la del recibo de haberes del Sr. Delgado, no se ha aportado otro elemento probatorio, resultando por sí solo inadmisible la prueba testimonial (art.1193 CC), razón por la cual ha de tomarse como ingreso base a los fines de la justipreciación del rubro el haber neto que el mismo percibía de $ 1.800.- Que en base a lo expuesto consideraremos que el Sr. Delgado utilizara el 70% de sus ingresos para atender las necesidades del hogar, y el 30% restante para sus propias necesidades. –

VI. 2.2.1. LILIANA NORA ETHEL GINOCCIO: El causante tenía 44 al fallecimiento, y podría contribuir con la esposa, hasta el momento de su fallecimiento, esto es an jubilado. Se tendrá en consideración que el promedio de vida para un varón en Argentina es de 75 años conforme la OMS, por lo que se concluye en que el causante hubiera contribuido durante 31 años. Del monto referido, entendemos que aportaría en relación a la viuda el 40% . Asimismo deberá tenerse en cuenta el incremento que pudo haber tenido el salario del Sr. Delgado a través de tiempo, por lo que en consecuencia, en orden al monto indemnizatorio, ante la imposibilidad de la restitutio in natura (artículo 1083 del Código Civil), la misma ha de ser integral, Por todo ello y las previsiones del art. 245 del CPCCSF, se fija como indemnización por este rubro la suma a favor de la nombrada $1.568.000.-.

En cuanto al cálculo de intereses a fijarse, deberá formularse una distinción en este rubro, toda vez que se trata de la pérdida de chance que se calculó en base a la frustración de ingresos que la víctima habría aportado al grupo familiar, y teniendo en cuenta los años que le quedaban hasta llegar a la edad promedio en esta región (75 años). Ese cálculo comprendió 31 años de aportes, de los cuales, a la fecha de este fallo han transcurrido ya 13 años aproximadamente. Por tal motivo, el cálculo de intereses en este rubro será deslindado del siguiente modo:la suma de $657.548 (resultante de dividir el monto indemnizatorio fijado por la cantidad de años calculados (31) y multiplicado por 13) se le agregarán intereses desde la fecha del siniestro a la fecha de sentencia y en caso de incumplimiento, la tasa agravada a fijarse en el punto .

VII.3 a partir de ese momento. A la suma de $910.452 ( resultante de restar al importe fijado como indemnización, la suma precedente) se le agregarán intereses a partir de la sentencia en caso de incumplimiento, de acuerdo con lo establecido en el punto

VII.3 del presente.

Vl.2.2.2. FACUNDO NICOLAS DELGADO Este actor tenía 14 años a la fecha del hecho . Si bien actualmente la mayoría de edad se adquiere a los 18 años, lo cierto es que los padres siguen ayudando a sus hijos pasada dicha edad. En el caso consideraremos que el occiso ayudaría a su hijo hasta los 21 años, esto es, siete años, a razón del 15%.Que en consecuencia,en orden al monto indemnizatorio, ante la imposibilidad de la restitutio in natura (artículo 1083 del Código Civil), la misma ha de ser integral, Por todo ello y las previsiones del art. 245 del CPCCSF, se fija como indemnización por este rubro la suma a favor del nombrado en la suma total de $ 411.600.-

Vl.2.2.3. FERNANDO EZEQUIEL DELGADO.

Esta actora contaba con 11 años a la fecha del hecho . Considerando la ayuda hasta los 21 años, el aporte del padre hubiera sido por 10 años, a razón del 15% .Que en consecuencia, en orden al monto indemnizatorio, ante la imposibilidad de la restitutio in natura (artículo 1083 del Código Civil), la misma ha de ser integral, Por todo ello y las previsiones del art.245 del CPCCSF, se fija como indemnización por este rubro a favor del nombrado en la suma total de y total de $588.000.- Los intereses se calcularán desde la fecha del siniestro a la fecha de sentencia, de acuerdo con lo dispuesto en el punto VII del presente.

VI. 2.3. Dado que conforme se encuentra acreditado dentro de los autos caratulados ” Liberty ART S.A. C/ Arbitra S.A. Avis Rent a Car” (Expte. N° 121/05 CUIJ 21-00172409-3 , la actora Sra. Liliana Nora Ethel Ginocchio percibió por si y en representación de sus hijos las sumas de $ 180.000.- y $50.000.- en concepto de indemnización por muerte, dicho importe deberá ser deducido de las indemnizaciones aquí reconocidas aplicándose el cincuenta por ciento a la misma y el cincuenta por ciento a sus hijos Facundo Nicolas y Fernando Ezequiel Delgado con más los intereses que seguidamente se indican, desde la fecha en que fuera percibido dicho importe.- VI. 2.4. DAÑO MORAL:Pretenden, asimismo los actores el resarcimiento por el daño moral padecido en razón del fallecimiento de José Delgado, rubro que igualmente deberá prosperar pues no puede dudarse que el hecho ilícito ha comprometido las afecciones más íntimas de los actores.- El Tribunal hace saber que, como directriz general para el examen de los daños, participa del criterio que no debe aceptarse la multiplicidad de rubros resarcitorios, los que se limitan en nmero al daño patrimonial y moral (GOZAÍNI, Osvaldo; “La legitimación en el proceso civil”, Buenos Aires, Ediar, 1996, pág. 416; entre otros), posición en que se ha manifestado la Alzada (CCCRos, Sala IV, Ac. No. 371, 12.08.2005, in re “MORENO, Zulema del C. y Ot. c.PIATTI, Héctor s.Daños y Perjuicios”), agregándose que la lesión o daño estético y la lesión o daño psíquico o psicológico, son rubros a tener en cuenta para evaluar la entidad del perjuicio, pero cualquiera de éstos no configura un daño de distinta naturaleza, o con entidad propia, sino que al momento de fijar la cuantía de la indemnización, se los debe incluir dentro del daño patrimonial o moral, segn los intereses afectados, en esto, siguiendo la opinión de la doctrina en la materia (V¡ZQUEZ FERREYRA, Roberto; “La legitimación activa para reclamar indemnización por daño moral”, Rev. Jca. Delta, Nos. 9/10, pág. 78). Micheletti Mariana y otro c/ Figueroa E. y otros s/ daños y perjuicios Tribunal: Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual de Rosario Sala/Juzgado: 2 Fecha: 22- feb-2011 Cita: MJ-JU-M-67889-AR | MJJ67889 | MJJ6788 Ha de tenerse en cuenta al momento de considerar la reparación del daño moral, que “el principio de individualización del daño requiere que la valoración del daño moral compute atentamente todas las circunstancias del caso, tanto las de naturaleza objetiva (la índole del hecho lesivo y de sus repercusiones), como las personales o subjetivas de la propia víctima.también interesa la personalidad de la víctima y su receptividad particular”: Zavala de Gonzalez, matilde, “Resarcimiento de Daños”, Tomo 2 b, “Daños a las Personas”, ed. hammurabi, 2a. Edición ampliada, 2a. Reimpresión, 1993. La Corte Suprema de Justicia de la Nación, tiene dicho, en relación al daño moral que “A fin de la fijación del quantum debe tenerse en cuenta el carácter resarcitorio de este rubro, la índole del hecho generador de la responsabilidad y la entidad del sufrimiento causado, que no tienen necesariamente que guardar relación con el daño material, pues no se trata de un daño accesorio a éste: 17/03/2009, “Gonzalez Bellini Guido V.c/ Provincia de Río Negro Lexis N° 70051892; “procede el resarcimiento del daño moral sufrido, detrimento que por su índole espiritual debe tenérselo por configurado, en las circunstancias del caso, por la sola realización del hecho dañoso de que se trata y su particular naturaleza, así como la índole de los derechos comprometidos. A fin de la fijación del quantum debe tenerse en cuenta el carácter resarcitorio de este rubro, la índole del hecho generador de la responsabilidad y la entidad del sufrimiento causado, que no tienen necesariamente que guardar relación con el daño material, pues no se trata de un daño accesorio a éste (Fallos 308:698; 318:1598; 321:1117, entre otros),”: 12/06/2007 “Serradilla c/Provincia de Mendoza Lexis N° 35010960.

La Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Santa Fe, ha entendido, asimismo que “Tanto a nivel doctrinario como jurisprudencial existen diversos criterios en orden a la necesidad de la prueba del daño moral. Así, hay quienes efectúan distingos según se trate de daño moral derivado de hechos ilícitos o de un incumplimiento obligacional. También están los que entienden que el daño moral no requiere prueba específica alguna, debiendo tenérselo por presumido por el sólo hecho de la acción antijurídica. Advierte Mosset Iturraspe que ello se explica por cuanto de ciertos ilícitos que dañan a la persona causando un perjuicio en su cuerpo o en su psique, en la salud o integridad física, en su honor, o en su libertad de movimientos, se deduce el sufrimiento moral; lo que no sucede en los casos de que lo dañado sean cosas o bienes, en los que hay que probar el menoscabo espiritual. Añade el citado autor que la presunción para algunos es absoluta o irrefragable, mientras que para la mayoría -entre la que se enrola decididamente- es “iuris tantum”, es decir, salvo prueba en contrario.Por lo demás, existen quienes estiman que la prueba del daño moral pesa forzosamente sobre el damnificado, no siendo necesario aportar prueba directa, sino que a partir de la acreditación del evento lesivo y del carácter de legitimado activo del actor, puede operar la prueba de indicios o la prueba presuncional, e inferirse de ésta la existencia del daño moral. Cuestión ésta -vale destacar- que si bien se advierte nítidamente cuando el bien jurídico afectado de cuya lesión deriva el daño moral es la integridad física o moral de una persona, no sucede lo propio en algunos otros supuestos, en los que el actor deberá extremar los recaudos probatorios (Doctrina: Mosset Iturraspe, Jorge, “Responsabilidad por daños”,t. V, 1999, Ed. Rubinzal Culzoni, ps. 235/242; Pizarro, Ramón D. “Daño moral”, 2004, Ed. Hammurabi, ps. 622/63)”: 28/06/2006 B.J.E s/ Queja. Lexis N° 18/27674. “Sobre el criterio de cuantificar el daño moral en una relación porcentual con el daño material, -como ha dicho con acierto el Alto tribunal de la Nación- el daño moral no tiene necesariamente que guardar relación con el material, pues no se trata de un daño accesorio a éste (citas: Corte Sup., Fallos 311:1018; 312:1597; 316:2774 y 2894; 318:1598 y 2002; 320:536; 321:1117)”: 14/09/2005 Ginessi, Antonio v. Acindar S.A. S/ Recurso de Inconstitucionalidad Lexis N° 18/27134. Por lo cual en virtud de las condiciones personales ya descriptas de la víctimas, las características que revistió el hecho ilícito, el dolor que significa la pérdida de un padre y de un esposo Así conforme las previsiones del artículo 1078 del Código Civil, y art. 245 del CPCCSF, se fija como indemnización la suma de pesos trescientos cincuenta mil ($ 350.000.-), para la esposa y de pesos trescientos mil ($ 300.000.-) para cada hijo.

VI. 3. Expediente “Liberty ART S.A. C/ Arbitra S.A.Avis Renta a CAR s/ Ordinario” CUIJ N° 21-00172409-3 LIBERTY A.R.T. S.A. promovió demanda por cobro de pesos contra MARCELO HORACIO ECHECHEPIA;ARBITRA S.A. – AVIS RENT A CAR DE ARGENTINA, BOSTON CIA. ARGENTINA DE SEGUROS y/o contra quien fuere propietario el vehículo marca Ford Mondeo CLX, dominio CZO-219. A fs. 213 amplió la demanda contra JULIAN GUSTAVO BOZZINI, HERSHEY INTERNATIONAL S.A., titular registral del camión dominio VSQ-546 y semirremolque VWF-727 a la fecha 15/06/01 y chofer del camión mencionado en la misma fecha Sr. Gabriel Roberto Cruz y “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” reclamando el cobro de la suma de $ 243.564,82.-, cuyo detalle se da cuenta a fs.35 en cumplimiento de sus obligaciones emergentes de la Ley 24.557, en virtud del contrato celebrado con la Empresa Productos Lipo S.A., empleadora del Sr. José Delgado, quien resultara víctima fatal del hecho que se dilucida en autos. Dicho importe se correspondía con gastos por tratamiento médico, internación, gastos de sepelio e indemnizaciones.

Que las codemandadas han expuesto una negativa generalizada de los hechos expuestos en la demanda , en particular que el Sr. José Delgado se desempeñara bajo relación de dependencia de la firma “Productos Lipo S.A.” a la fecha del hecho, que ello haya sido tratado como un accidente in itinere como que la actora haya abonado las sumas que reclama.- Que invocan como causal de exoneración de responsabilidad la culpa de un tercero, esto es del conductor del camión Mercedes Benz Dominio CUV 252 y acoplado Dominio BWF 727. Que en los autos ” Ginocchio, Liliana Nora Ethel c/ Hershey Argentina S.A. s/ Daños y Perjuicios” (Expte.769/06) CUIJ 21-00175496-0, obran agregados a fs. 45/46 dos recibos de haberes originales del Sr. José Delgado correspondientes a los meses de marzo y abril de 2001.- A través de la informativa agregada a los autos “Transporte Gustavo S.A. C/ Echechipia, Marcelo y Ot s/ Daños y Perjuicios (Expte.N° 325/02) se da cuenta que el 15/6/ 01 el Sr. José Delgado “.se encontraba viajando rumbo a Rosario cumpliendo sus tareas habituales conforme a la jornada de trabajo asignada por Productos Lipo S.A.”. Que asimismo se indica que entre la firma “Productos Lipo S.A.” Y “Hershey International existía a esa fecha una vinculación comercial , pero resultando una empresa independiente, comprando “Productos Lipo S.A.” productos de Hershey y que vendía conjuntamente con sus productos.- Que a fs.18/22 obra agregada copia certificada del contrato de Afiliación celebrado entre “Liberty ART S.A.” y “Productos Lipo S.A”., a fs.33 del certificado de afiliación del r. José Delgado a “Orígenes AFJP”.

Que en dicho expediente obra agregada a fs. 296/297 certificación contable con relación a las erogaciones realizadas por “Liberty ART. S.A”. en las fechas y por los importes allí consignados, como asimismo a fs. 953 obra agregado reconocimiento con certificación a modo de declaración jurada por parte de Liliana Nora Ethel Ginoccio respecto de las sumas percibidas en razón del fallecimiento de su esposo José Delgado y que son objeto de reclamo en demanda, a saber : $180.000 de Origenes AFJP con motivo de la orden emitida oportunamente a Liberty ART S.A. ;$50.000.- muerte; internación $ 11.950,08.-; ambulatorio $1.614,74.-), obrando a su vez copia autenticada de las liquidaciones y comprobantes a fs. 188 /212 de los autos caratulados “Arbitra S.A. c/ Bozzini, Gustavo Julián s/ Daños y Perjuicios” ( Expte.N° 1590/04).- La codemandada “Hershey Argentina S.A.” reconoce en su escrito de responde que a la fecha del hecho Marcelo Horacio Echechipia era dependiente de la misma, habiendo éste a su vez reconocido ese día se encontraba regresando por trabajo de la ciudad de Rosario a Buenos Aires.- Que conforme la mecánica del hecho y responsabilidad arriba establecida, habiéndose acreditado los pagos efectuados por la actora, la acción incoada ha de tener receptividad por el importe de $ 243.564,82.-, respecto del codemandado Marcelo Horacio Echechipia, “Hershey Argentina S.A.” ; “Arbitra S.A.” haciéndose extensivo a “Boston Cía Argentina de Seguros S.A.” en la medida del seguro.- A los importes que conforman la suma arriba expresada y desde la fecha del pago efectuado por Liberty ART SA. Hoy “Swiss Medical ART SA” conforme fusión denunciada a fs. 752 de los autos “Transportes Gustavo S.A. C/ Etchechipia, Marcelo Horacio y ot s/ Daños y Perjuicios” (Expte. N° 325/02112 Poder Judicial CUIJ 21-00167478-9 , deberán adicionarse los intereses que más abajo se explicitan.-

VI. 4. Expte. “Arbitra S.A. C/ Bozzini, Gustavo Julián s/Daños y Perjuicios”, Expte. 1590/04- CUIJ 21-00171876-9:

En dicho expediente “Arbitra S.A.” promueve demanda de indemnización por daños y perjuicios contra Marcelo Horacio Echechipia, Gustavo Julián Bozzini, “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda”, “Hershey Argentina S.A:”, tendiente al cobro de la suma de $ 23.309,20.- , comprensiva de daño emergente y lucro cesante, señalando que en su carácter de titular registral del rodado Ford Mondeo CZO 219 celebró contrato de locación respecto del mismo con Hershey International S.A., encontrándose a cargo del mismo el codemandado Echechipia , cediendo temporalmente la tenencia,uso y goce .Que como consecuencia del accidente que motivan estas actuaciones atribuye exclusivamente el obrar negligente al codemandado Julián Gustavo Bozzini (titular del camión VSQ 546 con semiremolque Dominio BWF 727).- Que señala la aplicabilidad del apartado segundo del art.1113 CC no exige contacto directo con la cosa riesgosa, sino que esta ltima haya sido la causa del daño.- Que no obstante lo expuesto, expresa en el presente caso no se ha podido an determinar si el accidente se debió a la imprudencia del camión propiedad de Bozzini, si existió culpa compartida del Sr. Echechipia y si se debió a la negligencia de este ltimo.- Que alude a las condiciones pactadas en el contrato inherentes a la conducción del automotor entregado, entre ellas las referidas a los límites de velocidad , lo cual autoriza a la actora a reclamar con fundamento en el incumplimiento contractual.- Que reclama en concepto de daño emergente el valor de venta de un vehículo d e similares características ($16.500.-), a lo que debe detraerse la suma de $3.500.- seg n factura por venta . Asimismo reclama por Lucro cesante derivado de la imposibilidad de alquilar el rodado siniestrado , que conforme al cuadro tarifario vigente a esa fecha tenía un valor de locación diario de $85,91.-, señalando se requiere un fondo dinerario de al menos 120 días para la adquisición de una nueva unidad , por lo que estima por dicho concepto la suma de $10.309,20.- Que a fs. 263/277 comparece y contesta demanda Marcelo Horacio Echechipia, haciendo lo propio “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda” a fs.283/288; Hershey Argentina S.A. A fs. 382/390 y Gustavo Julián Bozzini a fs.295/296 de autos.- Los codemandados han invocado como causal de exoneración de responsabilidad la culpa de un tercero, esto es del conductor del camión Mercedes Benz con acoplado, lo cual conforme más arriba lo expresaramos no se encuentra acreditado, habiéndose asignado la responsabilidad en el hecho al Sr. Marcelo Horacio Echechipia.- Que con relación a los rubros reclamados, a fs.988, 999 y 1000 vta/1001/1002/1004 de la pericia mecánica se expresa que el valor de un Ford Mondeo CLX año 1999 , conforme revista Auto Foco de marzo de 2001 , era de $15.700.- y en base a los daños sufridos por dicho rodado, consultadas varias empresas que se dedican a la compra de restos de vehículos, al mes de junio de 2001 , los mismos podrían valer entre $3.000.- a $ 3.500.-, por lo que el valor de venta mencionado en la factura N° 0010-00000610, de fecha 30/06/01 de U$S3.500.- (conforme ley de convertibilidad vigente a ese momento a razón de $1= U$S1, “se encuentra en el rango de lo mencionado anteriormente” .Que en virtud de lo expuesto se reconoce en concepto de daño emergente la suma de $ 12.200.-, la cual resulta de deducir el importe del valor de la unidad informada en la pericia y deducido el importe de la factura de venta de los restos del rodado acompañado por la actora, cuyo importe queda pesificado en la suma de $ 3.500.- En lo que respecta al reclamo por el rubro lucro cesante, la actora no ha producido prueba en orden a la acreditación del perjuicio alegado, esto es las utilidades dejadas de percibir por su titular como consecuencia como consecuencia de la explotación a la que se encuentra afectado dicho automotor.- Al respecto se ha señalado que: “La certeza que debe revestir el lucro cesante, aunque sea relativa, impone probar el perjuicio alegado. El lucro cesante, para ser admitido, requiere una prueba concreta de las pérdidas experimentadas o, por lo menos, el aporte de datos que permitan presumirlas de un modo fidedigno. Lo que se indemniza es el perjuicio que sufrieron los actores cuando se produjo el accidente, que está representado por el dinero que necesitaba para reponer el vehículo lo más rápidamente posible.Si ello no ocurrió fue, precisamente, porque no recibieron la indemnización enseguida, lo que justifica, asimismo, la aplicación de intereses desde la fecha del accidente”.Vergani Carlos Ariel y otros c/ Soria Juan Carlos y otro s/ daños y perjuicios Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de General Pico Fecha: 20-mar-2007 Cita: MJ-JU-M-13382-AR | MJJ13382 | MJJ13382.- Sin embargo, ponderando la circunstancia del objeto social de la actora, cual es el de obtener un beneficio por el alquiler del rodado y que en el caso de autos en razón del estado en que quedó luego del accidente no pudo ser reparado, tal circunstancia a tener por acreditado que la actora tuvo un lucro cesante.- La actora señala que el valor de locación diario de dicho rodado conforme al cuadro tarifario de alude resultaría el de $85,91.- diario vigente a esa fecha.- Por el contrario, conforme luce del contrato de alquiler celebrado por la actora con la codemandada “Hershey Argentina S.A.” ,el valor de alquiler diario resultó el de $57,17.- con una tarifa semanal de $428,75.-, lo que representa la suma de $ 1715.- mensual.- En consecuencia, tomando el valor de alquiler con que fuera contratado el rodado por parte de la actora por el espacio temporal que invoca de 120 días para generar un fondo dinerario suficiente de reserva que permita la adquisición de una nueva unidad , el cual se juzga como prudente, se reconoce como indemnización por dicho rubro la suma de $ 6.860.- A los importes arriba expresados, deberán adicionarse los intereses que seguidamente se explicitan.- VII. Intereses De conformidad con lo dispuesto por el art.622 y cc del Código Civil, y lo peticionado por las partes corresponde determinar la tasa de interés que operará como reparadora del daño moratorio En efecto, fijado el monto dinerario imputable al valor asignado a la obligación de reparar el daño, en los términos del artículo 1083 del Código Civil, corresponde determinar la tasa de interés aplicable a la mora. Recordemos que “el interés moratorio constituye la forma específica de indemnización por el atraso en el pago de una obligación pecuniaria, o sea que, en principio reemplaza a los daños y perjuicios que corresponden en el caso de incumplimiento de otras clases de obligaciones” (TRIGO REPRESAS Felix, COMPAGNUCCI DE CASO, Rubén “Código Civil Comentado”, Obligaciones Tomo I, de. Rubinzal Culzoni, Santa Fe 2006). En consecuencia, la tasa representa la reparación por el daño derivado de la mora, no un interés compensatorio por el uso del capital. En el mismo sentido, Elena I. Higton (“Intereses, clases y punto de partida”, en Revistad e Derecho Privado y comunitario 2001-2, de. Rubinzal Culzoni, Págs. 83 y ss), indica que “.los intereses pueden ser compensatorios o retributivos y moratorios o punitorios; los primeros son los que se pagan por el uso del un capital ajeno y los segundos en concepto del perjuicio sufrido por el acreedor por el retardo incurrido por el deudor en el cumplimiento de sus obligaciones.Es decir que según su función económica, los intereses se dividen en compensatorios y punitorios. Los primeros, al pagarse por el sudo del capital, resultan independientes de la culpa o dolo del deudor. Los segundos, a título de sanción, constituyen una clausula penal mediante la cual se pretende indemnizar el daño sufrido por la demora.El interés moratorio está dado por el resarcimiento que debe pagar el deudor por el cumplimiento extemporáneo de su obligación de dar una suma de dinero.Los intereses punitorios o moratorios surgen como sanción resarcitoria y se originan en la mora del deudor.Técnicamente, cuando los intereses moratorios se han pactado, se los denomina punitorios”. En consecuencia, la tasa representa la reparación por el daño derivado de la mora, una sanción por el incumplimiento, no un interés compensatorio por el uso del capital. La tasa determinada habitualmente por el Tribunal, (el promedio de las tasas activa y pasiva del Nuevo Banco de Santa Fe SA sumado), implica la aplicación del promedio de dos tasas de mercado a los fines moratorios. El hecho que una de ellas, la activa, para la entidad bancaria incluya en sí misma la tasa de ganancia, los costos e incluso una hipotética tasa inflacionaria -la cual no está explícitamente determinada- no implica enriquecimiento indebido en cabeza del acreedor, desde que, como se ha dicho, la tasa fijada no tiene por fin compensar un uso voluntario del capital sino reparar el daño moratorio. Este argumento, ya de por sí incuestionable, se potencia en el caso de los daños referidos a la salud, donde se ve afectada la integridad psicofísica de la persona. Allí se ve afectado el derecho a la salud. Dicho derecho tiene la calidad de Derecho Humano y su protección se encuentra consagrado con rango constitucional (artículo 75 incisos 22 y 23 de la Constitución nacional; artículos 3 y 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos; artículo 4 de la Convención Americana de Derechos Humanos -pacto de San José de Costa Rica-; artículos 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; artículo 1 de la Convención Americana de Derechos y Deberes del Hombre). Es función de los Jueces, dentro de su jurisdicción y competencia, como integrantes de uno de los poderes del Estado contribuir, en cumplimiento de la manda constitucional a la efectividad de los Derechos Humanos consagrados en la misma.En tal sentido se ha dicho que “Toda esta normativa marca una clara tendencia proteccionista del hombre considerado como una integridad física, psíquica y moral. Sin embargo es importante tener presente que la importancia de los derechos radica en que puedan hacerse efectivos. Porque los derechos como construcción social ‘no son más que lo que la realidad hace con ellos y uno de los retos de este siglo en tornarlos eficaces.” (Calcaterra, Marcela: “El Derecho a la Salud como expresión de uno de los Derechos Humanos más elementales”, en “Derechos Humanos y teoría de la Realidad”, editado por la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Santa Fe, Santa Fe 2003). Cobra, entonces un sentido claro la disposición del artículo 1083 del Código Civil, en cuanto impone como principio, la restitutio in natura, y secundariamente su indemnización. En el caso de la afección a la integridad psicofísica de las personas, la restitución al estado anterior de las cosas deviene imposible, por ello se indemniza dinerariamente. Por su parte la indemnización del daño moratorio en el caso del impacto negativo sobre el patrimonio del acreedor, tiene, asimismo raigambre constitucional, en tanto y en cuanto se funda en la protección del derecho de propiedad.

En tal sentido ha dicho la jurisprudencia: “Los intereses deben computarse desde la fecha del hecho, porque en la responsabilidad extracontractual la mora se produce en el mismo momento del evento dañoso.Por ello los intereses deben calcularse desde allí”. C6°CC Córdoba, 30/07/2009, “Cecato, Franco Emmanuel C/ Ciudad de Córdoba SACIF y otros – Ordinario – Daños y Perj. – Accidentes de Transito – Expte. n° 732202/36”. WebRubinzal danos acc37.r79; “Según la doctrina legal vigente en el fuero a partir del fallo plenario: ‘Samudio de Martínez, Ladislaa c./ Transportes Doscientos Setenta S.A.s./ Daños y Perjuicios”, la tasa de interés que corresponde aplicar desde el inicio de la mora y hasta el efectivo pago del capital de condena, es la tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina. Como dicha doctrina legal es de aplicación inmediata a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes (arg. art. 3, Código Civil) y no se advierte que -en el caso- la aplicación de la tasa de interés implique una alteración del significado económico del capital de condena que configure un enriquecimiento indebido, debe disponerse que las sumas a las que la sentencia condena, deberán ser abonadas dentro del plazo establecido, con más los intereses a la tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina, no capitalizables. (Del voto en disidencia del Dr. Zannoni.): Dening, Carlos Horacio y otro vs. Transportes Atlántida S.A.C. y otros s. Daños y perjuicios – CNCiv. Sala F, 2/03/2010. WebRubinzal danosacc37.r91; “La tasa pasiva no cumple en la actualidad su función de reparar el daño padecido por el acreedor a raíz del retardo del deudor en el cumplimiento de la obligación, pues no satisface lo que presumiblemente hubiera obtenido de haber recibido el capital en tiempo propio, el lucro perdido al no poder aplicar ese capital a una inversión que genere la renta pertinente”.”La obligación de resarcir el daño contractual o extracontractual tiene naturaleza de obligación de valor. La deuda de valor permite la adecuación de los valores debidos y su traducción en dinero al momento del pago. Dicho proceso, que puede contemplar la pérdida del valor adquisitivo de la moneda, se orienta a mantener incólume el valor debido. Nada obsta a que la deuda de valor pueda también generar intereses, compensatorios o moratorios, según los casos, los que deben calcularse sobre el valor actualizado.La actualización de la deuda de valor obedece al mantenimiento del poder adquisitivo de la moneda, en tanto los intereses hacen a la productividad que se ha frustrado a raíz de permanecer impago el capital adeudado”: CCC Lomas de Zamora, Sala I, 01/09/2009, Ojeda Daniel Félix C/ Transportes Metropolitanos Gral. Roca S/ Daños y Perjuicios WebRubinzal danosacc37.r80WebRubinzal danosacc37.r81.

Nuestro más alto tribunal provincial in re: “ECHEIRE, Pilar contra MACHADO, Marcelo y otros -Daños y perjuicios- (Expte. 105/10)” (Expte. C.S.J. Nro 482, año 2010) A y S t 241 p 143-146. “. el Tribunal rechazó la queja interpuesta por el codemandado Luis Adolfo Semino y la Caja Popular de Tucumán (aseguradora), confirmando la sentencia de baja instancia que -a su turno- había hecho lugar a la pretensión indemnizatoria de la actora motivada por el accidente ocurrido el 13.06.2001 al colisionar el colectivo de la linea n° 143, en el cual circulaba como pasajera, con el vehículo de referencia. Le agravia asimismo, que en el pronunciamiento impugnado se convalidó, en lo relativo a la causal de que hubo apartamiento expreso al texto de la Ley 25561 y la Ley 23298 y artículo 622 del Código Civil, el fallo de baja instancia que había repotenciado los valores indemnizables fijándolos a la fecha de la resolución aplicándoles además -sostiene- tasas moratorias y conminatorias. Seguidamente, le achaca a los Juzgadores que al fijar la tasa promedio activa y pasiva mensual sumada y el doble de dicha tasa en caso de incumplimiento de sentencia, violó expresamente las Leyes 23928 y 25561 (art. 42 inc.3, L.O.P.J.), que prohíben indexar, repotenciar y actualizar todo tipo de deuda.los jueces de baja instancia fijaron el rubro indemnizatorio a la fecha de la sentencia, junto con la tasa promedio activa y pasiva mensual (en concepto de intereses moratorios) y el doble de la misma (en concepto de intereses punitorios) y, sabido es, que dicho tópico configura una cuestión de índole fáctica y procesal, en principio ajena a la instancia extraordinaria, y si bien ello no constituye óbice para invalidar lo resuelto cuando, con menoscabo del derecho de propiedad, el Tribunal ha fundado la decisión de modo insuficiente, sin reparar en que el resultado económico a que arriba no se corresponde en forma objetiva y razonable con los valores en juego y se ha desentendido de las consecuencias patrimoniales de su fallo, en el caso concreto la ponderación de los rubros y la aplicación de las tasas respectivas no lucen irrazonables ni confiscatorias como para merecer reproche constitucional. En relación a este punto, el máximo Tribunal de Justicia de la Nación ha sostenido que lo concerniente a la aplicación de las tasas de interés queda al libre albedrío de los jueces, “. con arreglo a la realidad vivida y con el solo valladar de no caer en absurdo.” (Fallos 317:507; 323:2122, y más recientemente “Banco Comafi S.A. contra Cardinales”, Fallos 326:244), resultando así el tema ajeno a la vía intentada. Por lo demás, tampoco se acredita el efecto distorsionante de la realidad económica y que la prohibición de la Ley de Convertibilidad esto es, indexar, resulte burlada a partir de intereses desmedidos, máxime cuando el tema involucrado obedece a procesos esencialmente cambiantes que reclaman la búsqueda por parte de los tribunales de justicia de instrumentos idóneos a fin de proteger adecuadamente la concreta vigencia de los derechos constitucionales comprometidos, tanto del deudor como del acreedor”; y en igual sentido in re: Gómez Santos P. T. c/ Municipalidad de Santa Fe s/ cobro de pesos laboral 23-feb-2011.MJ-JU-M-64015-AR | MJJ64015 | MJJ64015: “En segundo lugar, también deben rechazarse los reproches esgrimidos en relación a la tasa de interés activa aplicada, y ello por cuanto, no obstante el esfuerzo desarrollado por la quejosa a fin de convencer sobre la procedencia de los mismos, lo cierto es que lo decidido en el punto no aparece como ilógico o irrazonable, sino enmarcado en suficiente motivación por lo que, en este aspecto, la impugnación también traduce sólo la disconformidad de la quejosa con la labor desarrollada por los jueces, sin que pueda considerarse acreditadas las causales de arbitrariedad que alega al respecto. Así, mediante la imputación consistente en que los jueces se apartaron del texto legal que la recurrente estima aplicable -las leyes 25.561 y 25.563, y Ordenanza municipal nro. 11.022-, no convence que la determinación de aquel índice para el crédito objeto de este juicio implique ese apartamiento ni que se esté ante un procedimiento de indexación del mismo que vulnere su derecho de propiedad, pues no logra desmerecer lo razonado en la sentencia en cuanto a que “estamos en un período que se caracteriza por una inflación alta”, lo que acarrea la demanda de aumentos nominales en los salarios (de alrededor del 20%), y que, en definitiva, la accionada no había acreditado que la tasa aplicada resulte irrazonable e imprudente, conforme los motivos aportados. A su vez, debe destacarse que para arribar a esta conclusión la Cámara se sustentó en precedentes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (“Banco Sudameris contra Belcam S.A. y otra”, Fallos 317:507), criterio reiterado en “Piana c. INPS – Caja Nacional de Previsión para la Industria, Comercio y Actividades Civiles”, Fallos 3232122, y “Banco Comafi S.A. c. Cardinales, Miguel y otros”, del 25.02.3, y recepcionado por esta Corte provincial en diversos fallos (“Gómez, Sixto”, A. y S. T. 117, pág. 405; “Pusterla”, A. y S. T. 227, pág. 206; “Lacasa”, A. y S. T. 227, pág. 211; Del Predo A.y S. T. 235, pág.423), en cuanto a que en materia de aplicación de las tasas de interés “.la existencia de caso constitucional podrá configurarse no por la índole de la materia -tasa de interés- que se pretenda traer a esta Corte, sino si se dan los requisitos de admisibilidad y procedencia del recurso de inconstitucionalidad local. En suma, no merece reproche constitucional lo decidido en el punto en el pronunciamiento impugnado”.

En este esquema, la función de la tasa de interés establecida en estos obrados, desde la fecha del hecho, tiene una finalidad m ltiple: a) Evitar un enriquecimiento indebido en cabeza del deudor, el cual se produciría, dado que, de fijarse una tasa “pura” o meramente la “pasiva” de mercado, se impondría por vía de la fuerza de los hechos al acreedor la obligación -indebida- de financiar al deudor, se compelería a aquel a aceptar de buen grado la mora entendiendo la falta antijurídica de pago por parte del deudor como un uso del dinero del acreedor en virtud de un otorgamiento voluntario lo que no es correcto, ya que no se cumpliría con la finalidad reparadora impuesta por el artículo 622 CC-. Producida la afección al derecho, el deudor debe repararlo con premura. La dilación en el cumplimiento de su obligación implica aumentar la afección directa a la víctima. Tanto el deudor, como su asegurador, éste ltimo por su obligación contractual- han de asumir la reparación en forma inmediata. Incluso en la hipótesis de que el acreedor no aceptare la estimación del monto indemnizatorio, y recibiera el pago a cuenta, o plantearan la consignación de la correspondiente indemnización, salvada la hipótesis de imposibilidad de cumplir por falta de colaboración del deudor.b) Una función moralizadora, en cuanto tiende a evitar un premio indebido para una conducta socialmente reprochable y c) dado que nos encontramos frente a una deuda reclamada judicialmente, “debe existir un plus por mínimo que sea que desaliente el aumento de la litigiosidad” (conf.: Cámara Nacional Civil en pleno en autos: Samudio de Martínez, Ladislao v. Transporte Doscientos Setenta S.A., sentencia del 20/04/2009).

A mayor abundamiento, cabe destacar que el monto indemnizatorio fijado a los fines de la reparación de daños y perjuicios con stituye una deuda de valor que determina el Tribunal al sentenciar.- En ese momento puede fijar un monto igual, menor o mayor al pretendido conforme la prueba producida. De todos modos no podemos desconocer la realidad del proceso inflacionario, donde en el ltimo año se determinaron aumentos salariales de aproximadamente un 25%. Ello indica que, si la ponderación del valor vida realizado al momento de la sentencia es mayor que el que se hubiera realizado al momento del accidente, como consecuencia de dicho proceso inflacionario, la fijación de la tasa referida -como se indicó- no implica condenar dos veces por la misma cosa. Por un lado tenemos el monto indemnizatorio “capital”, y por otro la reparación del daño moratorio como prístinamente indica la jurisprudencia reseñada. An en la hipótesis que sea mayor al momento de la sentencia que el que hubiera sido fijado ubicándose abstractamente a la fecha del hecho, igualmente corresponde fijar la tasa referida dada la calidad de Derecho Humano que la integridad psicofísica de la persona representa. El fallo supra transcripto -que comparto- es claro en cuanto a que nada obsta a que la deuda de valor pueda también generar intereses, los que deben calcularse sobre el valor actualizado dado que -como se afirma- la actualización de la deuda de valor obedece al mantenimiento del poder adquisitivo de la moneda, en tanto los intereses hacen a la productividad que se ha frustrado a raíz de permanecer impago el capital adeudado.La primacía de la protección de los derechos constitucionales ha sido ratificado por nuestro más alto Tribunal Nacional en el caso “Pardo” (Recursos de hecho deducidos por la Defensora Oficial de P. C. P y la actora en la causa P. H. P. y otro c/ D. C., L. A. y otro s/ art. 250 del C.P.C. 6-dic-2011 MJ-JU-M-70425-AR | MJJ70425 | MJJ70425) la que ha de ser realizada con una fijación de intereses moratorios, cuando son requeridos en la demanda, acordes a la entidad del derecho afectado. Entendemos que tal requerimiento no puede ser cumplido con la fijación de una tasa nominal que no repara el daño moratorio derivado del incumplimiento del deudor, constituido en tal carácter a la fecha del hecho. La fijación de la tasa combinada activa y pasiva se encuentra investida de racionalidad, a tenor de los fallos de nuestro más alto Tribunal Provincial reseñados, y esa razonabilidad, fundada en los argumentos detallados, no se encuentra en la tasa pasiva.

En consecuencia, se fija un promedio entre las tasas pasiva y activa de mercado a los fines de fijar la tasación del daño por mora que estatuye el Código Civil. El tema de los componentes de dicha tasa no han de influir en la decisión, desde que, como se ha dicho, lo que se establece es la reparación del daño moratorio.

En virtud de todo lo dicho, desde la fecha del hecho, y hasta el plazo para el pago del monto derivado de esta sentencia, el interés aplicable será equivalente al promedio entre la tasa activa (promedio mensual efectiva para descuento de documentos a treinta días) y la tasa pasiva (promedio mensual efectivo para plazo fijo a treinta días segn índice diarios) sumada, conforme índices del Nuevo Banco de Santa Fe SA, excepto respecto de los autos “Transportes Gustavo S.A.c/Echechipia, Marcelo Horacio s/ Daños y Perjuicios” (Expte.N°325/02) en que a los importes reconocidos los intereses fijados se aplicarán desde la fecha de confección de la pericial mecánica para la mano de obra y repuestos del camión y desde la fecha del hecho para el importe fijado por el rubro privación de uso. En la que respecta al importe reconocido en los autos “Liberty ART S.A. C/ Arbitra SA Avis Rent a Car S.a. S/ Ordinario”, los intereses se aplicarán desde la fecha del pago. Por ltimo, y en relación al importe fijado por valor vida correspondiente a Liliana Ginocchio, en los autos “Ginocchio Liliana y O c/Hershey Argentina S.A.”, los intereses se calcularán del modo indicado en el punto VI.2.2.1. Último párrafo.-

VII. 1. Operado el vencimiento referido ut supra indicado y hasta el momento del efectivo pago, el capital puro de condena devengará un interés equivalente al doble de la tasa referida precedentemente.

VIII. Costas.

VIII.1. Expediente “Transportes Gustavo S.A. C/ Echechipia, Marcelo Horacio s/ Daños y Perjuicios” (Expte. 325/02 CUIJ N° 21-00167478-9. En estos obrados, de conformidad con su resultado, las costas, serán soportadas en su totalidad por la demandada vencida HORACIO MARCELO ECHECHIPIA ; HERSHEY ARGENTINA S.A. ; “ARBITRA S.A” (art. 251CPCCSF) y citada en garantía “BOSTON COMPAÑIA ARGENTINA DE SEGUROS S.A.”. Asimismo, las costas del incidente de declinación de la citación en garantía de “Sancor Cooperativa de Seguros Ltda.” serán soportadas por “Arbitra S.A.”

VIII.2. Expediente ” Ginocchio; Liliana Nora Ethel c/ Hershey Argentina S.A. S/ Daños y Perjuicios ” ( Expte. 769/06)CUIJ N° 21-00176986-0. En estos obrados , de conformidad con su resultado las costas de la demanda interpuesta por la actora contra HORACIO MARCELO ECHECHIPIA ; HERSHEY ARGENTINA S.A. ; “ARBITRA S.A” , serán soportadas por la demandada vencida y citada en garantia “BOSTON COMPAÑIA ARGENTINA DE SEGUROS S.A..Asimismo, las costas de la demanda interpuesta contra GABRIEL ROBERTO CRUZ; GUSTAVO JULIAN BOZZINI y la citada en garantía “SANCOR COOPERATIVA DE SEGUROS LTDA” serán soportadas por la actora.

VIII. 3. Expediente “Liberty Art S.A. C/ Arbitra S.A. Avis Rent. A CAR s/ Ordinario ” (Expte. N°121/05- CUIJ 21-00172409-3. En estos obrados, de conformidad con su resultado, las costas de la demanda interpuesta contra HORACIO MARCELO ECHECHIPIA; HERSHEY ARGENTINA S.A. ; “ARBITRA S.A” y citada en garantía “BOSTON COMPAÑIA ARGENTINA DE SEGUROS S.A.”, serán soportadas por dichas codemandadas y aseguradora vencidas (art. 251 CPC). Asimismo, las costas de la demanda interpuesta contra GABRIEL ROBERTO CRUZ; GUSTAVO JULIAN BOZZINI y la citada en garantía “SANCOR COOPERATIVA DE SEGUROS LTDA” serán soportadas por la actora.

VIII. 4. Expte. “Arbitra S.A. c/ Bozzini, Gustavo Julian s/ Daños y Perjuicios” (Expte. N° 1590/04-CUIJ 21-00171876-9. En estos obrados, las costas de la demanda interpuesta contra HORACIO MARCELO ECHECHIPIA HERSHEY ARGENTINA S.A. , serán soportadas por dichas codemandadas (art. 251 CPC)Asimismo, las costas de la demanda interpuesta contra GUSTAVO JULIAN BOZZINI y la citada en garantía “SANCOR COOPERATIVA DE SEGUROS LTDA” serán soportadas por la actora Por todo lo expuesto, normas legales citadas, artículo 505 del Código Civil y actuaciones que se tienen a la vista:

El Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual Número Seis de la ciudad de Rosario: RESUELVE:

1. Expediente “Transportes Gustavo S.A. c/ Echechipia, Marcelo Horacio s/ Daños y Perjuicios” (Expte. 325/02 CUIJ N° 21-00167478-9:

1.1. Hacer lugar a la demanda instaurada en autos y en consecuencia, condenar al Sr. MARCELO HORACIO ECHECHIPIA (DNI 17.706.066 ); “ARBITRA S.A”; “HERSHEY ARGENTINA S.A.”para que en el término perentorio de diez días, abonen a “Transportes Gustavo S.A.”,en concepto de capital la suma de pesos $49.661,87.- ( comprensiva de $35.171,87.- y $ 14.490.-), con más los intereses determinados en los considerandos.

1.2.Imponer las costas del principal a las demandadas vencidas, y las costas por el incidente de declinación de citación en garantía a Arbitra S.A.

1.3. Hacer extensivos los efectos de esta sentencia a la aseguradora citada en garantía BOSTON COMPAÑIA ARGENTINA DE SEGUROS S.A.- en la medida del seguro (art. 118LS).-

1.4. Los honorarios se regularán practicada y aprobada que fuere la planilla de capital e intereses.-

2. Expediente ” Ginocchio; Liliana Nora Ethel c/ Hershey Argentina S.A. S/ Daños y Perjuicios ” ( Expte. 769/06)CUIJ N° 21-00176986-0:

2.1. Hacer lugar a la demanda instaurada en autos y, en consecuencia, condenar a los Sres. HORACIO MARCELO ECHECHIPIA (DNI 17.706.066 ) HERSHEY ARGENTINA S.A. ; “ARBITRA S.A” para que en el término perentorio de diez días, abonen, con más los intereses explicitados en los considerandos a LILIANA NORA ETHEL GINOCCHIO la suma de PESOS UN MILLON NOVENCIENTOS TREINTA Y SIETE MIL SEISCIENTOS CUARENTA ($1.937.640.-), al Sr. FERNANDO EZEQUIEL DELGADO la suma de PESOS OCHOCIENTOS NOVENTA Y SIETE MIL SEISCIENTOS CUARENTA ($897.640.-) y al Sr. FACUNDO NICOLAS DELGADO la suma de pesos PESOS SETECIENTOS VEINTIUN MIL ($721.000.-), todo ello conforme lo detallado en los considerandos. De los importes fijados, deberá deducirse la indemnización abonada por Liberty S.A. Hacer extensivos los efectos de esta sentencia a la aseguradora citada en garantía “BOSTON COMPAÑIA ARGENTINA DE SEGUROS S.A.” en la medida del seguro (art. 118 LS).

2.2. Rechazar la demanda interpuesta contra el Sr. GABRIEL ROBERTO CRUZ y GUSTAVO JULIAN BOZZINI y SANCOR COOPERATIVA DE SEGUROS LTDA . 2.3. Imponer las costas del pleito a las co demandadas Marcelo Echechipia, Hershey Argentina S.A. Y Arbitra S.A. Imponer a la actora las costas por la demanda incoada contra Gabriel Roberto Cruz, Gustavo Julián Bozzini y Sancor Cooperativa de Seguros Ltda.

2.4. Los honorarios se regularán practicada y aprobada que fuere la planilla de capital e intereses.-

3. Expediente “Liberty Art S.A. c/Arbitra S.A. Avis Rent.A CAR s/Ordinario ” (Expte. N°121/05- CUIJ 21-00172409-3:

3.1.Hacer lugar a la demanda instaurada en autos y, en consecuencia, condenar a los Sres. HORACIO MARCELO ECHECHIPIA (DNI 17.706.66) “HERSHEY ARGENTINA S.A.” ; “ARBITRA S.A”, para que en el término perentorio de diez días, abonen a “Liberty ART S.A. Hoy “Swiss Medical ART S.A.”, en concepto de capital la suma de pesos doscientos cuarenta y tres mil quinientos sesenta y cuatro pesos con ochenta y dos centavos ($ 243.564,82.-),con más los intereses explicitados en los considerandos.Hacer extensivos los efectos de esta sentencia a la aseguradora citada en garantía “BOSTON COMPAÑIA ARGENTINA DE SEGUROS S.A.” en la medida del seguro (art. 118 LS).

3.2. R echazar la demanda contra GABRIEL ROBERTO CRUZ; GUSTAVO JULIAN BOZZINI y la citada en garantía “SANCOR COOPERATIVA DE SEGUROS LTDA” 3.3. Imponer las costas a las demandadas Arbitra S.A., Marcelo Echechipia ; Hershey Argentina S.A. Y “Boston Compañía Argentina de Seguros S.A.” Y las de Gabriel Roberto Cruz, Gustavo Bozzini y Sancor Coop de Seguros Ltda a la actora.

3.4. Los honorarios se regularán practicada y aprobada que fuere la planilla capital e intereses.-

4. Expte. “Arbitra S.A. C/ Bozzini, Gustavo Julian s/ Daños y Perjuicios” (Expte. N° 1590/04-CUIJ 21-00171876-9.

4.1 Hacer lugar a la demanda instaurada en autos y, en consecuencia, condenar a HORACIO MARCELO ECHECHIPIA (DNI 17.706.66) y HERSHEY ARGENTINA S.A. para que en el término perentorio de diez días, abonen en concepto de capital a “Arbitra S.A:” la suma de pesos diecinueve mil sesenta ($ 19.060.-) Rechazar la demanda interpuesta contra GUSTAVO JULIAN BOZZINI y la citada en garantía “SANCOR COOPERATIVA DE SEGUROS LTDA”.

4.2. Imponer las costas del pleito a Marcelo Echechipia y Hershey Argentina S.A. Imponer a la actora las costas por la demanda promovida por Gustavo Bozzini y Sancor Coop. De Seguros Ltda.

4.3. Los honorarios se regularán practicada y aprobada que fuere la planilla de capital e intereses.- No encontrándose las partes para la lectura de la sentencia, notifíquesela por cédula. Insértese, Déjese copia.-

DR. IGNACIO V. AGUIRRE

Juez

DRA. ANALIA N. MAZZA

Jueza

DR. PEDRO BOASSO

Juez

DRA. SILVIA GIMENEZ

Secretario