fbpx

El Consejo les devolvió a las cámaras el poder de nombrar subrogantes por períodos breves

Consejo-de-la-MagistraturaEl Consejo de la Magistratura firmó una tregua. O por lo menos intentó llevar tranquilidad a las cámaras con la designación de jueces subrogantes. Con el voto mayoritario del kirchnerismo, resolvió delegar en las cámaras federales la facultad de designar jueces suplentes cuando se trate de excusaciones, recusaciones y en casos que impliquen menos de 60 días de relevo.

De este modo, volvió al viejo mecanismo de designación de subrogantes, por lo menos en las suplencias breves, que estaba en vigor antes de la aprobación de la nueva y controversial ley de subrogancias, cuya constitucionalidad está cuestionada por jueces y abogados con diez recursos de amparo en la Justicia.

El Consejo de la Magistratura le contestó a la nota que le había enviado la Corte Suprema de Justicia en la que había advertido la preocupación de jueces y camaristas de todo el país por la nueva ley. La norma permite al Consejo de la Magistratura designar jueces suplentes sin las mayorías previstas para los titulares y de entre una lista de abogados propuestos por el Gobierno, y aprobada por la mayoría kirchnerista del Senado.

El Consejo le dijo a la Corte que las cámaras deben informar en 60 días cuántos subrogantes tienen, y mientras tanto las subrogancias actuales siguen vigentes. Asimismo les pidieron a las cámaras que les envíen la lista de secretarios que pueden subrogar, y a los colegios de abogados, los letrados en condiciones de asumir como conjueces. Además pidieron al Poder Ejecutivo y al Consejo ampliar esas listas hasta 30 abogados y 30 secretarios judiciales para los tribunales federales, y hasta 50 abogados y 50 secretarios para los tribunales ordinarios. Se informó a la Corte que designaron a todos los subrogantes informados por la Cámara del Crimen, la del Trabajo y la Cámara de General Roca.

Además delegó en las cámaras el poder para designar jueces en caso de que sea por menos de 60 días o cuando se trate de una recusación o excusación. Esto último es lo que ocurría antes de la nueva ley de subrogancias. Y esto es lo que ocurrió ayer con el juez Claudio Bonadio, por lo que su reemplazante será sorteado hoy por la Cámara Federal entre sus colegas de Comodoro Py.

En llamativa sincronización, el juez Eduardo Freiler de la Sala I de la Cámara Federal, al votar por sacar a Bonadio del caso Hotesur, mencionó que su reemplazante debía ser designado de este modo, citando por su número la resolución del Consejo de la Magistratura, que aún tenía la tinta fresca.

Esto fue resuelto por la mayoría kirchnerista, con la presidenta del cuerpo, la jueza Gabriela Vázquez. Se pronunciaron en disidencia el juez Leónidas Moldes, por un lado, cerca de la postura oficial, y el juez Luis María Cabral, más el bloque radical y de los abogados, un poco más lejos de la postura kirchnerista.

Más allá de estas cuestiones, el debate del plenario del Consejo tuvo picos de tensión, cuando se discutió la posibilidad de nombrar ternas para avanzar en los concursos pendientes, como pidió la Corte, y no tener que recurrir a los subrogantes. Pero sólo se logró acuerdo entre kirchneristas y opositores para designar la terna de candidatos que cubrirá las vacantes en la Cámara Federal de Zapala y de General Roca de entre las 13 ternas previstas.

La jueza Vázquez sugirió que a lo mejor la oposición tenía «un mandato político» de no votar las ternas, pero el diputado radical Gustavo Valdez le retrucó que a lo mejor ella también «tenía mandato»..

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: