fbpx

Rechazo de la pretensión de ser constituida como querellante en el proceso de quien tuvo a su cargo por dos meses a sus sobrinas, en el que se investigan hechos desplegados por los padres de las niñas que serían constitutivos de delitos.

sentenciaPartes: G. J. s/ incidente de constitución de querellante denegado

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario

Sala/Juzgado: Tercera

Fecha: 6-feb-2015

Cita: MJ-JU-M-92032-AR | MJJ92032 | MJJ92032

Rechazo de la pretensión de ser constituida como querellante en el proceso de quien tuvo a su cargo por dos meses a sus sobrinas, en el que se investigan hechos desplegados por los padres de las niñas que serían constitutivos de delitos.

Sumario:

1.-Cabe confirmar la resolución que no hizo lugar a la constitución como querellante formulada toda vez que carece de legitimación para constituirse como querellante, atento a que no se ha acreditado tener representación legal de las menores presuntamente víctimas de los hechos denunciados; ni contar con autorización alguna para actuar en tal sentido, así, más allá de la situación de hecho en cuanto a su tenencia de las menores, no existen constancias que den marco legal al planteo de la pretensa querellante, no habiendo por ende justificado su carácter de representante legal de las niñas.

Fallo:

Rosario, 6 de febrero de 2015.

Y VISTOS: Este Expte. N°766/13 del año 2013, caratulado: «G., J. S/ INCIDENTE DE CONSTITUCIÓN DE QUERELLANTE DENEGADO»,

Y CONSIDERANDO: Voto de la Señora Vocal Dra. Depetris: Que el Sr. Juez de Instrucción de la 7° Nominación, Dr. Juan Andrés Donnola -en suplencia-, resuelve no hacer lugar a la constitución como querellante formulada por B.A.M. (Vide fjs.10), decisión que apelada por esta última.

Expresa agravios la apelante contra la denegación de ser incluida en el sumario como querellante, diciendo que las denuncias fueron hechas por ella misma, y los denunciados son los padres de las nenas V., N. y E.G.M., sus sobrinas, las cuales estuvieron a su cargo durante dos meses porque el Juez de Familia de la Quinta Nominación de Rosario resolvió que no había abuso; y que además, volvieron con sus padres porque parece ser que pesa más el derecho al patronato que los derechos del niño niña y adolescente. Se agravia también de que no se haya comprobado en el sumario las lesiones (que según ella fueron verificadas por el médico forense, pero negligentemente no las agregó al informe); lo cual sumado a la precaria escolarización, y a la falta de limpieza y rutina para las niñas, son cuestiones que configuran los delitos tipificados.

Continúa diciendo la Sra. M. que la denegación del a quo de su petición fue porque no existía legitimación para ser constituida como querellante, a pesar de que en ese momento detentaba una guarda de hecho autorizada por la Dirección Provincial de la Niñez; y que desde el Juzgado de Familia N°4 se realizó el depósito del menor, frente a la denuncia por violencia.

Prosigue sus agravios, diciendo que la figura del querellante viene a acompañar la acción pública detentada por el Ministerio Fiscal, que es lo que se pretende en este caso, máxime cuando los denunciados son los padres.La apelante considera que no cree que se haya realmente investigado en profundidad el tema, incluyendo que ha solicitado copias y no se han realizado, y ha solicitado verbalmente algunas medidas con las niñas y con los padres y tampoco se han escuchado.

Asimismo, dice, se ha denegado su participación como querellante, intentando desvirtuar la figura, que si bien es nueva en nuestro Código de rito, es una institución que lleva años bregando donde las víctimas y damnificados querían perseguir y ser parte del proceso para recluir a los agresores más allá del resarcimiento económico, por lo que denegando su participación de querellante, minimiza la importancia de la figura, limitando en su constitución a personas que el código no restringe.

Concluye diciendo no oponerse a que intervengan las instituciones del Estado que correspondan, pero que esto no es oponible a la intervención de familiares, por lo cual pide se haga lugar a su petición.

La Sra. Fiscal N°2 Dra. María Eugenia Iribarren entiende que no corresponde hacer a lugar a los agravios vertidos por la Sra. M., en consonancia con lo dictaminado por la representante de este Ministerio en baja instancia y lo resuelto por el Sr. Juez, estima que no se halla legitimada la presentante para constituirse como querellante en esta causa, atento a que la misma no ha acreditado tener representación legal de las menores presuntamente víctimas de los hechos; ni contar con autorización alguna para actuar en tal sentido. Más allá de la situación de hecho en cuanto a su tenencia de las menores, no existen constancias que den marco legal al planteo de la pretensa querellante, no habiendo por ende justificado la Sra. M. su carácter de representante legal de las niñas dispuesto por el magistrado con competencia para ello.

Así también, remarca que se ha dado intervención en los presentes, a los organismos estatales creados en defensa de los intereses de los menores, habiéndose garantizado entonces el acceso a la jurisdicción de los mismos.Sin perjuicio de ello, estima conveniente la intervención del Defensor General, en virtud de la representación promiscua que detenta.

Continúa su contestación de agravios expresando que en la presentes actuaciones, la representante de este Ministerio de baja instancia, solicitó el archivo de las actuaciones por considerar que los hechos investigados no encuadran en figura penal alguna, de conformidad a lo normado en el art. 200 del C.P.P., siendo que, a su turno, el juez a cargo del Juzgado en lo Penal de Instrucción de la Décimo Primera Nominación de esta ciudad -actuando en suplencia- resolvió archivar las actuaciones, compartiendo los argumentos del actor penal en cuanto a que el hecho que las motivara no encuadra en una figura penal, y por no surgir con evidencia la existencia de elementos serios y verosímiles para continuar con la investigación oportunamente ordenada. Por lo tanto, considera que tal como existe un momento límite hasta el cual puede formular su postulación quien pretenda constituirse como querellante -art.37 IV C.P.P-, el momento inicial del ejercicio de tal facultad no puede ser anterior a que exista un proceso en los términos del art.67 II del mismo cuerpo legal, esto es, la existencia de una investigación penal formalizada, por lo que de acuerdo al estado de la causa, la pretensión de la apelante resulta prematura. Concluye solicitando se confirme la resolución recurrida.

Por su parte, la Dra. Gallo, en representación del Sr. J.O.G., viene a contestar la expresión de agravios presentada por la Sra. M., considerando que la denunciante carece de legitimación activa a los fines de constituirse querellante en el referido Sumario, atento no ha ejercido representación legal alguna de las menores; ya que jamás se la otorgó la tenencia de las menores, ni siquiera una guarda, solo y transitoriamente el Sr.Juez del Trámite del Juzgado de Familia de la 5° Nominación de Rosario decidió «Mantener la custodia de las niñas en cabeza de la tía materna de modo cautelar y provisorio» a efectos de no entorpecer la actuación del Juez aquo en lo penal, suspendiendo la tramitación del expediente de urgente reintegro planteado por los padres de las menores (ob a fjs.72); todo por lo cual, mal puede la apelante arrogarse el carácter que invoca de que «detentaba una guarda de hecho autorizada por la Dirección Provincial de la Niñez», ya que la Dirección Provincial de Promoción de los derechos de la Niñez Adolescencia y Familia de nuestra ciudad, no otorga tenencias, ni guardas, solo medidas de protección excepcionales, y ni siquiera fue el caso de marras atento se limitó a intervenir el equipo de guarda de esa dirección.

Prosigue su contestación diciendo la Srta. M. parece no tener límites, y así como acuso a los progenitores de todo tipo de abusos, acusa también al Médico Forense por negligente, sin advertir que de ser verdad su afirmación, debió impugnar los informes que oportunamente practicara dicho profesional en aquella oportunidad, y no ahora en ocasión de una expresión de agravios.Expresa también que tampoco puede decir que carece de copias del sumario tramitado y manifestar que no se ha investigado en profundidad el tema o que no hubo una verdadera investigación, y por la misma razón ya que tuvo acceso a copia del mismo hasta la fjs.87, pues fue acompañado por la dicente en el fuero de Familia en fecha 30 de Abril de 2013.

Termina sus agravios diciendo que una supuesta guarda de hecho otorgada por la Dirección Provincial preseñalada, supuestos abusos que nunca fueron demostrados o el carácter de familiar que invoca no la habilitan para intervenir como querellante ante el sumario tramitado ante el a quo.

Habiendo estudiado y analizado los presentes, adelanto mi opinión por la confirmación del auto apelado.

Si bien la apelante manifiesta que las denuncias fueron radicadas por ella misma contra los padres de las víctimas y destaca que ellas estuvieron a su cargo, no ha demostrado ni acreditado hasta el momento contar con la representación de las mismas, necesaria para cumplimentar con los requisitos que solicita el art. 67 III del CPP.

Asiste razón a la Fiscal de Cámaras cuando expresa que la pretensa querellante no ha acreditado tener la representación legal de las menores ni contar con autorización alguna para actuar en tal sentido, al igual que lo ha planteado la defensora del imputado, quien destaca que la apelante detentaba una guardia de hecho autorizada por la Dirección Provincial de la Niñez, cuando dicha dependencia no otorga ni tenencias ni guardas.

Surge de las constancias de fs. 71 vta. del cuerpo principal que el Juez de Familia de la 5° Nominación, Dr. Marcelo Molina, resolvió mantener la custodia de las niñas en cabeza de la tía materna -pretensa querellante- de modo cautelar y provisorio.Así, estimo que no puede equipararse la figura de la representación legal de las menores y la de custodia en cabeza de la tía, que el mismo magistrado aclara que es -reitero- de modo «cautelar y provisorio». Considero que de ningún modo la habilita para promover querella dentro del proceso penal, por no satisfacerse los requisitos de los arts. 67 II y III del CPP, por lo que fue correctamente rechazado por el juez a quo.

Por otra parte, el art. 67 IV estipula que la instancia de constitución de querellante puede tener lugar hasta la audiencia preliminar, pudiendo el querellante renovar la petición hasta ese momento si la misma hubiera sido previamente declarada inadmisible. Ello tampoco ha acontecido en autos y hasta el momento la apelante no ha acreditado que le hubiera sido otorgada la representación legal de las menores, una habilitación judicial supletoria, o haya sido declarada tutora de aquellas (cfme. art. 397 inc. 1 del CC).

Por ello, y haciendo míos los argumentos volcados tanto por la Fiscal de Cámaras como por la Dra. Gallo, defensora del imputado, voto por la confirmación del auto apelado.

Voto de los Señores Vocales Dr. Guillermo Llaudet Maza y Dr. Otto Crippa García: Compartimos la opinión del Vocal preopinante y por iguales fundamentos y razones de brevedad, vot amos en idéntico sentido.

Por todo lo precedentemente considerado, la Sala Tercera de la Cámara de Apelación en lo Penal de Rosario,

RESUELVE: Confirmar con costas, la resolución impugnada, en cuanto ha sido materia de recurso.

Insértese, déjese copia y hágase saber. Fecho, bajen.-

Firmado: Dra. Georgina Depetris; Dr. Guillermo Llaudet Maza; Dr. Otto Crippa García (vocales); Dra. Amanda Damonte (secretaria).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: