fbpx

Cristina Kirchner y Vladimir Putin afianzaron en Rusia su alianza bilateral

CUMBRE DEL G20 EN SAN PETERSBURGO-0EQO5070.jpg-La presidenta Cristina Kirchner se reunió esta mañana, poco antes de las 8 (hora argentina) con su par ruso, Vladimir Putin, en el Gran Palacio del Kremlin, en Moscú.

La Presidenta, quien llegó anteayer a Moscú, mantuvo reuniones con empresarios en el encuentro del Foro Empresarial Argentino-Ruso, donde pronunció el discurso de clausura.

Posteriormente, y con motivo del Año Cultural Ruso, Cristina Kirchner recorrió una muestra en la sala de exhibiciones transitorias del Museo de Historia de Rusia, dedicada a Eva Perón.

Durante la primera parte del encuentro de hoy, emitido algunos minutos por la televisión, la jefa de Estado agradeció a su anfitrión el recibimiento que tuvo en Moscú. Le recomendó a Putin que «se dé una vuelta» por la muestra sobre Evita.

«El museo de Eva es un gesto de profundizar nuestro acercamiento cultural -comenzó la mandataria-. Y ayer también tuve oportunidad de ver la muestra sobre la derrota de los nazis y Hitler en Rusia, que aún no está inaugurada. Vi cosas muy impresionantes. Así que le recomiendo que cuando vaya a inaugurar esa muestra, se dé una vuelta por la muestra de Eva Perón, que es fantástica y que ha maravillado a los trabajadores rusos que la instalaron», le dijo Cristina a Putin.

LA REUNIÓN CON EMPRESARIOS RUSOS

Ayer, los grandes empresarios rusos le plantearon a la Presidenta sus dudas sobre las restricciones de la economía argentina y las posibilidades reales de rescatar sus beneficios si finalmente deciden hacer negocios en el país.

Cristina Kirchner les prometió garantías para la inversión, según reconstruyó LA NACION del relato de asistentes a la reunión. Todo es negociable, fue el mensaje. Puso el ejemplo de los acuerdos firmados entre Chevron e YPF para explorar el yacimiento de Vaca Muerta.

Entre los asistentes a la reunión con la Presidenta en el hotel Four Seasons, frente la plaza Roja, se mezclaban directivos de las principales empresas energéticas rusas, como Gazprom (y cinco de sus subsidiarias), Lukoil, Rosatom y Power Machines.

Durante las 48 horas de visita a Moscú, la Presidenta firmará una veintena de acuerdos comerciales, en su mayoría ligados a posibles inversiones energéticas a gran escala. La entusiasman sobre todo el memorándum de entendimiento entre YPF y el gigante Gazprom, y el convenio para impulsar la construcción de una central atómica con financiación rusa a tasas bajas.

Su cita con Putin será una sucesión de promesas multimillonarias, aunque casi todas condicionadas a futuras negociaciones, que tendrá que cerrar el próximo gobierno. El anuncio más concreto será la firma del contrato comercial para construir con préstamos rusos la represa Chihuidos, en Neuquén, adjudicada hace un año, pero que estaba demorada..

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: