¿Qué recaudos deben tomarse en los procesos de tercerización productiva por parte del principal?

TercerizaciónFecha: 17-mar-2015

Cita: MJ-MJN-86061-AR

El art. 30 de la Ley de Contrato de Trabajo contempla la contratación o subcontratación cualquiera sea el acto que le dé origen, de trabajos o servicios correspondientes a la actividad normal y específica propia del establecimiento, dentro o fuera de su ámbito.

La ley impone al principal la obligación de exigir a sus contratistas o subcontratistas el adecuado cumplimiento de las normas relativas al trabajo y los organismos de seguridad social.

La norma también establece la obligación del principal de exigir además a sus cesionarios, contratistas o subcontratistas la acreditación de determinadas constancias que veremos más adelante.

Finalmente, dispone que el incumplimiento de alguno de los requisitos hará responsable solidariamente al principal por las obligaciones de los cesionarios, contratistas o subcontratistas respecto del personal que ocuparen en la prestación de dichos trabajos y que fueren emergentes de la relación laboral incluyendo su extinción y de las obligaciones de la seguridad social.

Los efectos de la responsabilidad solidaria del principal se extienden a:

a. Los créditos laborales (salarios, indemnizaciones).

b. Aportes y contribuciones a los organismos de seguridad social.

c. Se circunscribe únicamente al personal ocupado en los trabajos o servicios. Ello significa que no puede ser extendido a otros empleados que tenga el contratista pero que no hayan participado en estos trabajos.

d. De conformidad con el Plenario N° 309 dictado por la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo en los autos “Ramírez, María Isidora c/ Russo Comunicaciones e Insumos SA y Otro” , es posible demandar al principal (responsable solidario) sin necesidad de demandar el contratista (empleador).

La ley establece que los cedentes y contratantes deberán exigir a los cesionarios, contratistas y subcontratistas lo siguiente:

1. El adecuado cumplimiento de las normas laborales y de la seguridad social.

Es una obligación genérica, la norma no especifica en qué debe consistir ese control, pero a continuación menciona que además debe exigir:

2. La constancia de CUIL de cada trabajador afectado.

3. La constancia del pago de las remuneraciones.

4. Los comprobantes de pagos al sistema de seguridad social.

5. La cuenta corriente bancaria de la que sea titular.

6. Una cobertura por riesgos del trabajo.

7. Constancia de inscripción de cada trabajador en el “Registro” establecido por la Resolución General AFIP N° 2988/2010 .

Tratándose de una fuente de responsabilidad objetiva, no existe una fórmula que garantice en un ciento por ciento evitar la extensión de la responsabilidad solidaria.

Sin perjuicio de ello, existe una serie de mecanismos que pueden minimizarla considerablemente:

• Verificar la solvencia del contratista o cesionario. Esto se relaciona con la capacidad del contratista para hacer frente a las obligaciones laborales y previsionales de los empleados que integran su organización.

• Acreditar que el personal del contratista se encuentre correctamente registrado. Es importante que el contratista acredite que tiene a todos sus empleados que afectará al contrato debidamente inscriptos y que cumple con todas sus obligaciones laborales y previsionales.

• Establecer mecanismos de control en los contratos entre el principal y el contratista. Esto no solo consiste en cumplir con el imperativo legal sino que además es un mecanismo que le permite al principal poder monitorear cualquier incumplimiento del contratista para exigir su cumplimiento, y así evitar contingencias. Además le permite al principal poder cuantificar una contingencia de antemano.

• Efectivo cumplimiento de las obligaciones de control. Esto significa que las obligaciones insertas en el contrato no queden en letra muerta, sino que realmente ese control se materialice y se ejecute.

• Cláusulas de indemnidad. Establecer en el contrato la obligación del contratista de mantener indemne al principal respecto de cualquier reclamo que dependientes del contratista inicien contra el principal. También es recomendable que el contratista se obligue a que en la póliza de Riesgos del Trabajo, la ART asuma expresamente la obligación de mantener indemne al principal.

• Establecer mecanismos de compensación o reintegro por los pagos que el empresario principal se haya visto obligado a afrontar con motivo de las obligaciones laborales y de la seguridad social asumidas por el cesionario. Esto permitirá al principal reembolsarse las sumas que haya debido afrontar, pero actúa también en la práctica como un mecanismo de presión para que el contratista efectivamente cumpla con sus obligaciones.

• Retención. Esto significa retener de las sumas que la empresa (principal) deba abonar al contratista, los importes que este adeude a sus empleados o a los organismos de seguridad social. Además de constituir un medio eficaz de presión para que el contratista cumpla con sus obligaciones, permite reducir el costo económico derivado de cualquier reclamo o acción judicial que pudiera ser dirigido contra la empresa contratante (principal), por obligaciones incumplidas por el contratista.

• Afianzamiento de las obligaciones. Particularmente en el caso de aquellas empresas cuya solvencia pueda ser dudosa o que se hayan constituido recientemente, es conveniente exigir a los socios que garanticen en forma personal el cumplimiento de las obligaciones de índole laboral asumidas en el contrato, especialmente en materia de indemnidad.

Consulta a cargo del Dr. Pablo Mastromarino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s