fbpx

Resulta improcedente pretender ampliar la demanda contra la sociedad controlante del ente demandado por daño ambiental

DemandaPartes: Asociación Superficiarios de la Patagonia c/ YPF y otros s/ daño ambiental

Tribunal: Corte Suprema de Justicia de la Nación

Fecha: 30-dic-2014

Cita: MJ-JU-M-90745-AR | MJJ90745 | MJJ90745

Resulta improcedente pretender ampliar la demanda contra la sociedad controlante del ente demandado por daño ambiental, mediante la invocación genérica de un supuesto de abuso de personalidad, la prevalencia de la realidad económica y el control del paquete accionario de la sociedad demandada, para desligarse de la responsabilidad por daño ambiental colectivo en detrimento de terceros.

Sumario:

1.-La sanción que prevé el artículo 54 último párrafo de la ley 19550 es la inoponibilidad de la personalidad jurídica al tercero que la invoca y la de imputar directamente a los socios o controlantes que la hicieron posible, quienes responderán solidaria e ilimitadamente por los perjuicios causados.

2.-El instituto de la inoponibilidad debe ser aplicado en forma prudente, con criterio restrictivo y solo en casos excepcionales, cuando las pruebas producidas permitan tal conclusión, no resultando suficientes las meras alegaciones de que la sociedad incurre en actuaciones fraudulentas o frustratorias de los derechos de terceros.

3.-Siendo la sociedad la obligada formal y sustancial a responder eventualmente por los daños ambientales producidos ‘por conductas o condiciones que le fueron imputables, es independiente de quien o. quienes dominen o controlen el paquete accionario.

4.-Resulta inaplicable el artículo 54 segundo párrafo de la ley 19550 cuando no se advierte que hubiere una actuación de la sociedad , según la fórmula empleada, por dicha norma, una conducta dolosa o culposa, que encubra fines desviados ( extrasocietarios), o que se levante como un mero recurso para violar la ley, el orden público o la buena fe que debe primar en los negocios o para frustrar derechos de terceros.

5.-Para llegar a la citación de la sociedad controlante de la compañía a quien se responsabiliza por daño ambiental colectivo, la actora debería demostrar una conducta abusiva de parte de esta última compañía, en detrimento de terceros, dado que el ambiente es un macro bien colectivo o común, que aprovechando la máscara societaria le sirva a aquella para eludir responsabilidades por daño ambiental colectivo.

6.-Es a todas luces improcedente pretender ampliar la demanda contra la sociedad controlante del ente demandado por daño ambiental, mediante la invocación genérica de un supuesto de abuso de personalidad, la prevalencia de la realidad económica y el control del paquete accionario de la sociedad demandada, para desligarse de la responsabilidad por daño ambiental colectivo en detrimento de terceros.

7.-La pretensión de integrar la litis con la citación de una tercera sociedad, con fundamento en que la sentencia que se dicte no sea inútil, por cuando no podría cumplirse, ya que sus efectos no podrían alcanzar a quien no fue sujeto del proceso, llevaría a la constitución de un litisconsorcio necesario en los términos del artículo 89 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, frente que presupone en el caso un vínculo de cotitularidad pasiva que exige un tratamiento conjunto que integre en la causa a la demandada y al referido tercero, imponiendo imperativamente una suerte de reunión plurisubjetiva con la finalidad de ejercer útilmente la jurisdicción. N.R.: Sumarios elaborados por Ricardo A. Nissen.

Fallo:

Buenos Aires 30 de Diciembre de 2014;

Autos y Vistos;

Considerando:

1°) Que la Asociación de Superficiarios de la Patagonia denuncia como hecho nuevo en los términos de los artículos 335 y 365 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación el dictado del decreto del Poder Ejecutivo Nacional 530/2012, que en su art. 1° dispone la intervención transitoria de YPF SA.

Solicita que se integre la litis en carácter de codemandados con la firma REPS0L SA y los directores de la firma YPF SA, anteriores a la vigencia de la Ley 26.741.

Respecto de estos últimos, la demandante les hace extensiva la responsabilidad por el daño ambiental colectivo (artículo 31, ley 25.675 General del Ambiente), como asimismo, solidariamente, por las sanciones administrativas establecidas en la ley 24.051 de Residuos Peligrosos, ante faltas, contravenciones o infracciones, de la que sea pasible.

También pide que se ponga en conocimiento de la presente litis al Consejo Federal de Hidrocarburos y al actual Directorio de YPF SA.

En base a estos hechos que denuncia, pretende justificar la necesidad de correr el «velo corporativo» de la sociedad, para demostrar que REPSOL SA ostentaba el control del capital social, bajo la aparente forma societaria, «condición que le permitió beneficiarse para desligarse de las responsabilidades legales por daño ambiental».

Además propone se adopten las siguientes providencias: 1) bajo la forma de diligencia preparatoria o preliminar, que YPF SA y la IGJ informen el domicilio de REPSOL SA en Argentina; 2) medidas cautelares, comprensivas de anotación de la litis por ante el Tribunal de Tasaciones de la Nación, la Comisión Nacional de Valores y Bolsas de Comercio de Buenos Aires, Madrid y Nueva York, para que se disponga que no se distribuyan dividendos a favor del accionista REPSOL SA, sus controladas y/o controlantes, hasta tanto no se resuelvan las presentesactuaciones y subsidiariamente, la fijación de las cautelares que el Tribunal considerase más conveniente. Todo ello, sin contracautela, o en su defecto, con contracautela juratoria o personal.Acompaña documental, pide informativa, y ofrece pericial contable.

2°) Que la actora pretende integrar la litis con la citación de REPSOL SA, con fundamento en que la sentencia que se dictenoseainútil (inutiliter datur), por cuantonopodría cumplirse ya que sus efectos no podrían alcanzar a quien no fue sujeto del proceso.

Lacuestión llevaría a la constitución deunlitis- consorcio necesario en los términos del artículo 89 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, frente que presupone en el caso un vínculo de cotitularidad pasiva que exige un tratamiento conjunto que integre en la causa a YPF SA y REPSOL SA, imponiendo imperativamente esta suerte de reunión plurisubjetiva con la finalidad de ejercer útilmente la jurisdicción.

3°)Que el actor denuncia queYPF SA,estuvo bajo control de REPSOL SA hasta no hace mucho tiempo atrás y que se abusó de la personalidad de la sociedad, para actuar en fraude a la ley ambiental.

Asi propugna la aplicación judicial de la llamada doctrina del «levantamiento del velo de la personalidad jurídica» que, en suma,no es más que aquella técnica judicial que permite adentrarse en el seno de la persona jurídica para poder develar cualquier posible fraude o abuso que se haya podido cometer sobre la base de ésta.

4o)Que el artículo 54, segundopárrafodel texto de reforma delaley19.550 de Sociedades Comerciales(LSC), enun cia los elementos que debe contener el supuesto de uso abusivo de la personalidad societaria:1) actuación de la sociedad que encubra la consecución de fines extra .societarios; 2) que dicha actuación constituya un mero recurso para violar la ley, el orden público o la buena fe; o 3) para frustrar derechos de terceros .

La sanción que prevé la referida (LSC) es la «inoponibilidad de la personalidad jurídica» al tercero que la invoca y la de imputar directamente, a los socios o controlantes que la hicieron posible, «quienes responderán solidaria e ilimitadamente por los perjuicios causados».

5°) Que el instituto de la inoponibilidad debe ‘ser aplicado enforma prudente, con criterio restrictivo y sólo en casos excepcionales, cuando las pruebas producidas permitan tal conclusión, no resultando suficiente las meras alegaciones de que la sociedad incurre en actuaciones fraudulentas o frustratorias de los derechos de terceros.

6°) Que no se presta a controversias que YPF SA ha cambiado su composición accionaria.

En efecto, conforme surge claramente del «CONVENIO DE SOLUCIÓN AMIGABLE Y AVENIMIENTO DE EXPROPIACIÓN», suscripto en fecha 27/02/2014, sujeto al cumplimiento de determinadas condiciones, se acuerda la transferencia de las acciones objeto de la expropiación a la REPÚBLICA ‘ ARGENTINA, y el reconocimiento a REPSOL del derecho a obtener una indemnización única y total por la expropiación de las acciones.

Así, la REPUBLICA ARGENTINA según se puede verificar en páginas 14 y 15 de dicho Acuerdo ha quedado obligada a desistir del derecho y de todas las acciones y reclamos extrajudiciales, judiciales y/o arbitrales, presentes o futuras contra REPSOL; deberá mantener indemnea REPSOL delas obligaciones que puedan derivarse de cualquierpretensión oactuacióndeterceros de cualquier naturaleza relacionada con cualquier deuda eventual o contingencia generada por hechos, actos u operaciones de YPF.

Por lo expuesto,sigue siendoYPF SA,laobligada formal y sustancial a responder eventualmente por los daños ambientales producidos por conductas o condiciones que le fueran imputables, independientemente de quién o quienes dominen o controlen el paquete accionario.

No se advierte en el caso que hubiera una «actuación de la sociedad», según lafórmula delartículo54,segundo párrafo, de la ley 19.550, una conducta dolosa o culposa, que encubra la consecución de fines «desviados» (extrasocietarios), o que se levante como un mero recurso para violar la ley, el orden público, o la buena fe que debe primar en los negocios, o para frustrar derechos de terceros.

7°) Que para llegar a la citación de REPSOL SA, como lo pretende la parte actora en estos autos, habría que demostrar una conducta abusiva de parte de esta última compañía, en detrimento de terceros dado que el ambiente es un macro bien colectivo o común queaprovechando la «máscara» societaria le sirva para eludir responsabilidades por daño ambiental colectivo.

Nada indica que YPF SA (o REPSOL), actúen en fraude a la ley 25.675 General del Ambiente, ni que la operatoria o actuación de la sociedad vaya en contra de los derechos de los acreedores en la materia, o que no deba eventualmente, responder en este caso, por daño ambiental colectivo, en el supuesto que se pruebe la concurrencia de los elementos de dicha responsabilidad.

Es prematuro y por lo tanto a todas luces improcedente, pretender ampliar la demanda contra REPSOL SA, mediante la invocación genérica de un supuesto abuso de personalidad, la prevalencia de la realidad económica y el control del paquete accionario de YPF SA, para desligarse de la responsabilidad por daño ambiental colectivo en detrimento de terceros.

Por estar demandada YPF SA, en lo que a esta parte se refiere es suficiente razón para dar por integrada la litis en el frente pasivo del caso, toda vez que la misma, independientemente de los titulares del paquete accionario, es la titular de la relación jurídica sustantiva del caso.

8°) Que por estas mismas razones a igual resolución desestimatoria se llega, por no resultar en sustancia procedente, respecto del pedido de la parte actora, en una nueva presentación, en virtud de la cual se insiste en que el Tribunal disponga : a) la integración de la presente litis, citando a REPSOL SA, como codemandada directa o principal; b) traba de cautelares. Y finalmente, se decrete ‘embargo preventivo fundado en el art. 209, inc. 3°, del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, sobre las acciones que conforman el capital social de YPF SA (cualquiera de sus clases) que resulten de titularidad de REPSOL S.A.

Por ello, resuelve:

1. Rechazar la pretensión de la Asociación Superficiarios de la Patagonia de disponer la integración de la presente litis con REPSOL SA y los miembros del directorio, individualizados en el escrito de introducción de esta cuestión.

2. Desestimar las medidas preliminares que se postulan.

3.Denegar el pedido de notificación de la demanda incoada en autos al Consejo Federal de Hidrocarburos y a YPF SA.

4. No hacer lugar a las cautelares peticionadas.

5. Desestimar el pedido de embargo preventivo contra las acciones que conforman el capital social de YPF SA, de titularidad de REPSOL SA. Notifíquese

  1. MUY OPINABLE FALLO. En mi modesta opinión se prescinde del ppio. de la realidad objetiva, condenando de antemano a la relatividad el eventual pronunciamiento favorable de la parte actora. Dra. Susana N. De Rosa -Abogada, Posgrado en Rec. Naturales expedido por Fac.
    Dcho. UBA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: