No procede la reducción de la cuota alimentaria a raíz de la licencia sin goce de sueldo de que gozó el alimentante.

Pesos argentinos 3Partes: Incidente de aumento de cuota alimentaria deducido por la Sra. A. C. s/ incidente – cuota alimentaria – cuerpo de ejecución

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Familia y Contencioso Administrativo de Río Cuarto

Fecha: 24-oct-2014

Cita: MJ-JU-M-90411-AR | MJJ90411 | MJJ90411

Improcedencia de la reducción de la cuota alimentaria a raíz de la licencia sin goce de sueldo del alimentante.

Sumario:

1.-Debe desestimarse la pretensión del incidentista de que la cuota mensual de su obligación alimentaria debe considerarse automáticamente reducida al mermar sus ingresos como consecuencia de la licencia sin goce de sueldo de cuatro meses que su empleadora le concediera a su pedido, pues esa disminución obedeció a un hecho potestativo suyo, supuesto que no puede considerarse cohonestado por la modalidad fijada para la cuantificación de aquella prestación periódica.

2.-La cuota alimentaria se cuantificó en el veinticinco por ciento de los haberes netos del incidentista, considerándose éstos como el total de ingresos menos descuentos obligatorios , previsión que excluye no sólo las deducciones decididas voluntariamente por el empleado (seguros no obligatorios, descuentos por créditos, donaciones, anticipos remunerativos, etc.), sino también aquellas generadas por la propia conducta del dependiente, como el determinado por ausencias reiteradas.

Fallo:

Río Cuarto, veinticuatro de octubre de dos mil catorce.-

Y VISTOS:

Los autos caratulados “INCIDENTE DE AUMENTO DE CUOTA ALIMENTARIA DEDUCIDO POR LA SRA. A. , C. – Incidente – Cuota alimentaria – Cuerpo de Ejecución (Expte. Nº 797264)”, elevados a esta Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo de Primera Nominación de la Segunda Circunscripción Judicial, a los fines de resolver el recurso de apelación interpuesto por el Sr. C. R. P. , por medio de su apoderado, en contra del Auto Interlocutorio número Trescientos cincuenta y seis (356), que obra a fs. 91/92vta., dictado el veintinueve de julio del año próximo pasado (29/07/2013) por el Dr. Rolando Oscar Guadagna, titular del Juzgado de Primera Instancia y Tercera Nominación en lo Civil y Comercial de esta ciudad, en cuya parte resolutiva dispuso: “1) Rechazar las excepciones interpuestas por el apoderado del señor C. R. P. y mandar llevar en su contra la ejecución promovida por el apoderado de la señora C. B. A. por la suma de Pesos diez mil novecientos setenta y dos ($ 10.972), con más los intereses que se calcularán a la tasa pasiva más el 2% mensual, a fin de que se cancele dicha deuda si no hubiera sido pagada por el obligado; 2) Imponer las costas al ejecutado y regular los honorarios del Dr. Mauricio Dova en la suma de ($.), que devengará esos mismos intereses desde l fecha de esta Resolución.- Protocolícese y hágase saber”.-

Y CONSIDERANDO:

I) El pronunciamiento cuya parte dispositiva ha sido transcripta fue tempestivamente apelado por el ejecutado Sr. C. R. P. , cuyo apoderado expresó agravios a fs. 112/116 que fueron contestados por el mandatario de la ejecutante mediante presentación incorporada a fs. 121/vta., mientras que el Sr. Asesor Letrado se expidió a fs. 123.- Certificado a fs. 131 la integración del Tribunal conforme a lo resuelto en el principal (A.I.Nº 28 del 26/02/2014), firme el correspondiente decreto de autos y concluido el estudio de la causa, nos encontramos en condiciones de expedirnos sobre la procedencia del recurso.-

II) Por razones de buen orden consideramos conveniente analizar en primer lugar la procedencia de la excepción de espera opuesta por el Sr. P. al progreso de la ejecución promovida por la Sra. A. en representación de los alimentados, defensa que fuera desestimada por el Sr. Juez de primer grado, generando la impugnación del apelante por las razones que desarrolló en el libelo de expresión de agravios.- Como es sabido, el art. 375 del Código Civil autoriza al juzgador a disponer en el proceso de alimentos (principal o incidental) que esa prestación se cumpla con antelación al dictado de la resolución que eventualmente reconozca ese derecho a quien lo reclama o que disponga el incremento de la cuota ya fijada en beneficio del alimentado, que la norma denomina “alimentos provisorios”.- Como la provisionalidad es también una característica de los comúnmente llamados “alimentos definitivos”, para distinguir aquellos de éstos se emplean diversas expresiones.- En este pronunciamiento nos referiremos a los primeros como “alimentos provisorios previos”, sin ánimo de postular a esta denominación como la más adecuada.- Según acta obrante a fs. 14/vta. de los autos caratulados “A. , C. B. c/ P. , C. R. – Divorcio vincular – Contencioso – Incidente de aumento de cuota alimentaria deducido por la Sra. A. , C. B.” (SAC Nº 439568), que obran reservados en Secretaría de esta Cámara, en audiencia celebrada el seis de marzo de dos mil doce (06/03/2012) las partes coincidieron en la conveniencia de remplazar la modalidad de cumplimiento de la obligación alimentaria del Sr. P. vigente hasta esa oportunidad, por el pago de “una suma de dinero equivalente a un porcentaje de los ingresos” del alimentante.- No obstante, toda vez que no lograron ponerse de acuerdo sobre la determinación de ese porcentaje, peticionaron que fuese fijado por el juez interviniente, quien dispuso que previa vista al Sr.Asesor Letrado, pasaran los autos “a despacho para resolver sobre la cuota alimentaria provisoria solicitada por la incidentista en este incidente”.- Cabe señalar que también requirieron las partes la acumulación de aquel proceso incidental con el de igual naturaleza promovido por el Sr. P. procurando la reducción de su obligación alimentaria (SAC Nº 410964 y no como numéricamente lo individualiza el apelante), también reservado en Secretaría de esta Cámara, “a fin de que se dicten conjuntamente las resoluciones definitivas que pongan fin a ambos, pero que continúen tramitando por separado”.- Esa acumulación “jurídica” pero no “física” fue dispuesta por el a quo en la referida audiencia, recordándolo en el decreto de autos dictado a fs. 91 de ese proceso incidental, y a fs. 95 de aquel trámite de reducción.-

Inmediatamente después (fs. 15) el Sr. Asesor Letrado se expidió recomendando “fijar una cuota alimentaria equivalente al veinticinco por ciento de los ingresos que el Sr. C. R. Perez obtiene por su actividad en relación de dependencia en la Fuerza Aérea Argentina, con mas las Asignaciones familiares que percibe por su hijo menor de edad y el mismo porcentaje sobre los sueldos anuales complementarios”.- Sin perjuicio de la continuidad de la tramitación del incidente de aumento de la cuota alimentaria (con posterioridad a la celebración de la citada audiencia se libró oficio – 19/03/2012 – requiriendo prueba informativa – fs. 23 – incorporándose a fs. 24 la suministrada por el CENMA Nº 73), el ocho de mayo de dos mil doce se dictó la resolución que se ejecuta en este proceso (A.I. Nº 159 del 08/05/2012, obrante a fs. 29/vta. de ese incidente), en el que el Sr. Juez de primer grado fijó la obligación del Sr. C. R. P. , a partir del mes de marzo de ese año y en concepto de alimentos provisorios previos (según nuestra denominación) en favor de los menores Iara e Ignacio P. y a cargo del Sr. C. R. P., “en el 25% de los haberes netos (total de ingresos menos descuentos obligatorios) de este último, más las asignaciones familiares que correspondan para la niña y el niño”, pronunciamiento que fue consentido por las partes.- Cabe señalar asimismo que al fundamentar las razones por las que no reguló honorarios a los profesionales intervinientes, el a quo sostuvo que se trataba de “una medida cautelar ordenada durante la tramitación del proceso”.-

El dictado de la resolución indicada obviamente tampoco suspendió el trámite del incidente de aumento de cuota alimentaria, recepcionándose prueba informativa a fs. 47/54 y 60/62.- Consecuentemente, el envío de la causa al Centro Judicial de Mediación, dispuesto mediante decreto del veintiséis de octubre de dos mil doce (26/10/2012) que obra a fs. 77, determinó la suspensión del proceso incidental, sin afectar la ejecutoriedad (no confundir con inmutabilidad) del A.I. Nº 159 del 08/05/2012.- Si se entendiese que la presentación que el apoderado del Sr. P. realizó a fs. 71/72 importó el implícito planteamiento de un incidente de reducción de la cuota alimentaria provisoria previa (no lo consideró así el Sr. Juez de primer grado, por lo que no le confirió ese trámite), la suspensión por el envío del proceso a mediación tampoco afectaría la ejecutoriedad de aquella resolución, paralizándose la sustanciación de este nuevo incidente al igual que la del promovido por la Sra. A..-

Por lo expuesto, resulta palmaria la improcedencia de la excepción de espera opuesta por el ejecutado y por tanto ajustada a derecho la desestimación por parte del primer juzgador.-

III) Ante la inexistencia de una norma positiva que tarife o proporcione pautas objetivas para la cuantificación de la cuota alimentaria, las partes y los jueces utilizan diversas modalidades según las particularidades de cada caso.- Cuando el alimentante se desempeña laboralmente bajo relación de dependencia, generalmente se fija la obligación alimentaria en un porcentaje de los ingresos del alimentante (ingresos brutos menos descuentos obligatorios), modalidad que presenta múltiples ventajas, siendo factible señalar, a modo de ejemplo, que en tal supuesto no será necesario que el alimentado promueva un incidente procurando el incremento de la cuota cuando los haberes del obligado han aumentado, viéndose igualmente beneficiado el alimentante pues por lo general son a su cargo las costas devengadas por ese trámite, aunque no pueda considerándoselo vencido en la incidencia ( Aída Kemelmajer de Carlucci y Mariel Molina de Juan, “Alimentos”, Tomo II pág. 28, Editorial Rubinzal – Culzoni, año 2014; Eduardo Zannoni, “Derecho de Familia”, Tomo 1, 5ª edición actualizada, pág. 137/138, Editorial Astrea, año 2006; María Galli Fiant en obra colectiva, “Derecho de Familia”, Tomo I, Cap. III “Parentesco. Alimentos. Visitas”, pág. 153, Editorial Rubinzal – Culzoni, año 2008).- En una menor cantidad de casos, cuando los ingresos del alimentante varían mensualmente (por cobro de viáticos, comisiones, etc.), el deudor no tendrá necesidad de deducir el correspondiente incidente de reducción, pues existirá una adecuación inmediata.-

Esa modalidad de cuantificación de la cuota alimentaria no resulta aplicable cuando por circunstancias excepcionales los haberes del alimentante se reducen sustancialmente, y con mayor razón si cesan los ingresos, pues en tales supuestos el deudor u obligado debe promover el respectivo incidente de reducción (esta Cámara, con distinta composición, en Sent. Nº 20 del 05/04/2013 en “I.D., S.E. c/ C., E. – Tenencia” – Expte.Nº 400269; Gustavo Bossert, “Régimen jurídico de los alimentos”, pág. 506, Editorial Astrea, año 1993).- Así se debe proceder, por ejemplo, cuando el deudor de la prestación alimentaria renuncia a su trabajo, entendiendo la doctrina especializada que incluso ese es el trámite procesal que debe cumplirse cuando el alimentante ha sido despedido (Kemelmajer de Carlucci y Molina de Juan, obra citada, pág. 73/74).- Conforme a ello, indudablemente que no puede ser favorablemente recibida la pretensión del Sr. P. de que la cuota mensual de su obligación alimentaria debe considerarse automáticamente reducida al mermar sus ingresos como consecuencia de la licencia sin goce de sueldo que la Fuerza Aérea Argentina le concediera, a su pedido, por los meses de setiembre, octubre, noviembre y diciembre de dos mil doce pues esa disminución obedeció a un hecho potestativo suyo, supuesto que no puede considerarse cohonestado por la modalidad fijada para la cuantificación de aquella prestación periódica.-

Desde otra óptica, ateniéndonos estrictamente a las pautas extrínsecas del título ejecutado, como vehementemente reclama el apelante, cabe destacar que en el Auto Interlocutorio de que se trata (A.I. Nº 159 del 08/05/2012, que en copia obra a fs. 2/vta.) se dispuso que la cuota alimentaria se cuantificaba en el veinticinco por ciento (25%) de los haberes netos del Sr. P. , considerándose éstos como “el total de ingresos menos descuentos obligatorios” (el resaltado nos pertenece), previsión que excluye no sólo las deducciones decididas voluntariamente por el empleado (seguros no obligatorios, descuentos por créditos, donaciones, anticipos remunerativos, etc.) sino también aquellas generadas por la propia conducta del dependiente, como el determinado por ausencias reiteradas (Bossert, ob. cit. pág. 435).- Como se desprende de los recibos de sueldo reproducidos a fs. 22, 25 y 26, copias reiteradas a fs.32, 33 y 34, en cada uno de esos períodos el empleador (Fuerza Aérea Argentina) dedujo la suma de Cinco mil cuarenta pesos con treinta y dos centavos ($ 5.040,32) en concepto de “Aporte-Licencia s/goce”, retracción que en modo alguno puede catalogarse como un “descuento obligatorio”, únicos que no corresponde computar para determinar el haber neto del alimentante.-

Sin perjuicio de lo expuesto, cabe poner de resalto que la empleadora del ejecutado informó el diez de setiembre de dos mil doce (fs. 4 de este proceso de ejecución y fs. 167 del incidente de aumento de cuota alimentaria – SAC Nº 439568) que cumplimentando la orden del tribunal, el día cinco de ese mes (05/09/2012), es decir con anterioridad a la promoción de la ejecución (15/11/2012 – fs. 12 vta.), había efectuado el depósito del importe retenido a su dependiente, que según se desprende de las constancias de fs. 35 y 60 de esta ejecución y de fs. 68 y 70 del mencionado incidente, ascendió a Dos mil novecientos veinticuatro pesos ($ 2.924), circunstancia que fue de conocimiento del apoderado de la ejecutante más de veinte días antes del inicio de la ejecución, como se desprende del escrito que el 24/10/2012 presentó en el incidente de aumento de la cuota alimentaria (fs. 76 de ese proceso).- De allí que no se alcanza a comprender cuáles pudieron ser las razones por las que en el libelo por medio del cual el mandatario de la Sra. A. inició la ejecución, incluyera el reclamo de la cuota alimentaria de ese mes.- Así las cosas, no puede extrañar que la pretensión ejecutiva también comprendiese la cuota correspondiente al mes de diciembre, que vencía un mes después.- Nada dijo sobre el particular el a quo, despachando la ejecución por la totalidad del reclamo mediante decreto del 21/11/2012 obrante a fs.13 y tampoco destacó ese yerro el apoderado del ejecutado, seguramente porque en oportunidad de oponer excepciones ya había operado el vencimiento de ese período (libelo de fs. 36/39 vta. presentado el 26/12/2012).- Conforme a ello, corresponde admitir el recurso y hacer lugar a la excepción de pago opuesta por el ejecutado en tanto se refiere al mes de setiembre de dos mil doce.-

IV) Sin perjuicio de lo expresado en los apartados que anteceden, en tanto se ha acreditado en el proceso la existencia de pagos parciales, en uso de las facultades propias del juzgador (iura novit curia) y por aplicación de los principios de eventualidad y subsidiariedad, debe considerarse implícitamente opuesta la excepción de plus petición con fundamento en los depósitos efectuados en la respectiva caja de ahorro (Nº 301174/02 abierta en el Banco de Córdoba a nombre de la ejecutante – informe de fs. 58/68) de importes inferiores a los que cuantifican la cuota alimentaria mensual, que estuvieron a disposición de los alimentados al momento mismo de cada acreditación, pues de lo contrario se renunciaría concientemente a la verdad jurídica objetiva (C.S.J.N., Sentencia del 05/04/2011 en autos “Recurso de hecho deducido por la actora en la causa Grainco Pampa S.A. c/ Provincia de La Pampa – Dirección General de Rentas”, Foro de Córdoba Nº 147, pág. 182).-

No obstante, toda vez que no se ha realizado una cuantificación precisa de la cuota alimentaria correspondiente a los meses de octubre, noviembre y diciembre de dos mil doce, no existiendo coincidencia entre las partes al respecto, en tanto que no hay constancia en autos que dé cuenta de la aprobación de las estimaciones realizadas en la presentación de fs.100, en la que el apoderado del ejecutante ha considerado que el importe por cada uno de esos períodos asciende a $ 2.743, procede mandar llevar adelante la ejecución por el saldo que resulte de la liquidación que deberá practicarse ante el juzgado de primer grado, imputando los pagos parciales realizados, con más los intereses moratorios que se liquidarán desde la fecha en que los respectivos depósitos debieron realizarse, aplicando la tasa pasiva promedio diaria que informa el Banco Central de la República Argentina, adicionando el dos por ciento (2%) mensual no acumulativo.-

Consecuentemente, no siendo factible ponderar aritméticamente la entidad del vencimiento recíproco, debe dejarse sin efecto la imposición de las costas efectuada en el pronunciamiento apelado y diferir la correspondiente distribución de ellas hasta tanto sea factible conocer la representación porcentual del éxito de cada parte (conf. art. 132 del C.P.C.C.), sin perjuicio de la valoración que pueda realizar el tribunal en base a consideraciones que excedan las meramente numéricas.- Por las mismas razones procede revocar la regulación de los honorarios de primera instancia del Dr. Mauricio Dova, difiriéndose la determinación de la remuneración de los letrados intervinientes.- Obviamente las mismas consideraciones surten al diferimiento de la distribución de las costas generadas por la tramitación del recurso y de la regulación de los honorarios de segunda instancia de los Dres. Dova y Scodelari.-

Por lo expuesto,

SE RESUELVE:

I) Hacer lugar al recurso interpuesto y por tanto revocar el pronunciamiento apelado.- II) Recibir favorablemente la excepción de pago opuesta por el ejecutado, en tanto se refiere a la cuota alimentaria del mes de setiembre de dos mil doce, desestimando la defensa respecto de los meses de octubre, noviembre y diciembre del mismo año.- III) Admitir la defensa de pago parcial o plus petición en relación a la cuota alimentaria correspondiente a los meses de octubre, noviembre y diciembre del año dos mil doce y en consecuencia mandar llevar adelante la ejecución promovida por la Sra. C. B. A. en representación de los menores Iara e Ignacio P. , en contra del Sr. C. R. P. , hasta obtener el completo pago del saldo que resulte de la liquidación que deberá practicarse ante el juzgado de primer grado, en la que se imputarán los pagos parciales realizados, con más los intereses moratorios que se calcularán desde la fecha en que los respectivos depósitos debieron realizarse, aplicando la tasa pasiva promedio diaria que informa el Banco Central de la República Argentina, adicionando el dos por ciento (2%) mensual no acumulativo.- IV) Diferir la distribución de las costas en ambas instancias y la regulación de los honorarios de los profesionales intervinientes. Protocolícese, hágase saber y bajen.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s