fbpx

Sin la oposición, el oficialismo avanzó con cambios en la reforma del sistema de inteligencia

senadoEl oficialismo avanzó este miércoles con la firma del dictamen para el proyecto que crea la Agencia Federal Inteligencia (AFI) tras incorporar algunas modificaciones, por las que el organismo pasará a concentrar las oficinas de inteligencia vigentes en distintos ámbitos para la seguridad interior, y volvió a cuestionar la ausencia de la oposición en el debate.
Con la firma del dictamen, la iniciativa enviada por el Poder Ejecutivo quedó en condiciones de ser votada el próximo miércoles en el recinto de la Cámara alta para ser girada luego a Diputados, a fin de que la disolución de la Secretaría de Inteligencia (SI) se convierta en ley antes de la apertura de sesiones ordinarias, consigna la agencia NA.

«Se ratifica el mantenimiento de la línea histórica en lo que es la división tajante en lo que son temas de defensa nacional, a cargo de las Fuerzas Armadas, y de temas de seguridad interior a cargo de las fuerzas de seguridad. Esto ha quedado perfectamente plasmado en la ley a los efectos de evitar que por razones de interpretación o mala redacción pudieran colarse algún tipo de pretensión de invadir un subsistema a otro subsistema de inteligencia», indicó el senador oficialista Marcelo Fuentes, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales.
Para ello, el texto establece que «las áreas de inteligencia criminal de la Policía Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval, Policía de Seguridad Aeroportuaria y de inteligencia penitenciaria del Servicio Penitenciario Federal y el personal que revistara en las mismas deberán operar (según) las previsiones normativas» establecidas en esta ley.
Los senadores oficialistas tomaron en cuenta sólo en parte las sugerencias hechas este miércoles en el plenario de comisiones por el presidente del Centro de Estudios Legales y Socials (CELS), Horacio Verbitsky y por el exinterventor de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) Marcelo Saín.
No obstante, Fuentes no descartó introducir nuevos cambios luego de que se reúna, este jueves a las 10.30, la Comisión Bicameral de Control de los Organismos de Inteligencia y Seguridad, la única del Congreso con carácter secreto.
Los cambios apuntan a establecer una diferencia más clara entre la Defensa Nacional y la Seguridad Interior, como se hizo al eliminar del segundo artículo del proyecto original lo referido a «la seguridad de la Nación y sus habitantes» y a la «prevención de amenazas internacionales».
En el dictamen modificado se borró ese párrafo y se estableció que la Inteligencia Nacional apuntará a «la obtención, reunión, sistematización y análisis de la información específica referida a los hechos, riesgos y conflictos que afecten la Defensa Nacional y la seguridad interior de la Nación».
Además, se eliminó por completo del artículo tercero la referencia a las «actividades de inteligencia interior» apuntadas a «la investigación en materia de delitos federales complejos».
En el dictamen modificado, relata NA, se le deja a la AFI la función de «producción de inteligencia criminal referida a los delitos federales complejos» pero sin incluir la función de la «investigación».
Esto contemplaría en parte el pedido de Verbitsky y de Saín durante la reunión del plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales, para que se le quite a los servicios de inteligencia su actuación como «auxiliar de la Justicia».
Por otra parte, se eliminó el plazo de 72 horas para informar a las autoridades cuando se iniciaran actividades de inteligencia sin órdenes específicas ante una situación de «urgencia» y se estableció que deben informarse «de manera inmediata».
También se estableció que la AFI será «el organismo superior del Sistema de Inteligencia Nacional y dirigirá el mismo, abarcando los organismos que lo integran» al tiempo que se dispuso que las áreas de inteligencia criminal de las distintas fuerzas de seguridad deberán regirse por la nueva ley.
Durante la reunión del plenario, Verbitsky había señalado que la actuación de la Inteligencia como auxiliar de la Justicia era «el punto de partida de la desviación de poder y de funciones que ha hecho eclosión en los últimos años».
También se expresó en contra del plazo mínimo de 25 años para disponer la desclasificación de archivos, algo que no fue modificado en el nuevo dictamen.
Por su parte, Saín señaló que estaba de acuerdo con los cambios sugeridos por el CELS pero afirmó que «la propuesta del Poder Ejecutivo supone cambios trascendentes» porque «implica una reestructuración del Sistema de Inteligencia».
Si bien admitió que «sin ninguna duda se podría haber hecho otra ley y reformar el sistema en su conjunto», el también diputado provincial bonaerense de Nuevo Encuentro aseguró que el proyecto «no solamente es un cambio de nombre» de la Secretaría de Inteligencia (SI), sino que le imprime a ese sistema «una anatomía institucional diferente».
En este sentido, destacó como puntos más importantes del proyecto «la disolución de la SI» y el hecho de que «el control monopólico de las escuchas en el marco de lo que son las órdenes judiciales» esté «fuera del ámbito de esta secretaria», ya que se trasladan a la Procuración General de la Nación.
Sin embargo, el oficialismo no incorporó el pedido de Saín para que la AFI se limite a analizar información en lugar de producirla.
Por el contrario, dejó establecido en el dictamen que el organismo tendrá las funciones de «producción de inteligencia nacional mediante la obtención, reunión y análisis de la información» y de «producción de inteligencia criminal referida a los delitos federales complejos», concluye NA.

Fuente: Infobae Profesional

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: