fbpx

La CNAT revoca Resolución de AFIP por entender que el trabajo de modelaje no reviste carácter de «dependiente»

AFIPPartes: Sublim Management S.A. c/ Administración Federal de Ingresos Públicos – D.G.I. s/ impugnación de deuda

Tribunal: Cámara Federal de Apelaciones de la Seguridad Social

Sala/Juzgado: II

Fecha: 22-oct-2014

Cita: MJ-JU-M-89234-AR | MJJ89234 | MJJ89234

Se revoca la resolución de AFIP que estableció deuda por aportes y contribuciones omitidos con relación a trabajadoras modelos, pues se considera que la actividad laboral de modelaje no encuadra dentro de los parámetros de subordinación dependiente respecto de la agencia inspeccionada.

Sumario:

1.-Corresponde revocar la resolución de AFIP que estableció cargos por la omisión de aportes y contribuciones patronales, dado que en la presente causa, no ha logrado determinarse la dependencia de las modelos con la titular de autos, en los términos del art. 23 de la LCT., puesto que de las declaraciones recabadas a las trabajadores modelos, como de los contratos analizados por el organismo fiscal, no surge que las mismas tuviesen vinculo de subordinación jurídico alguno con la agencia de modelos que la representa, en la medida en que no se encuentran sujetas a ordenes o instrucciones de parte de la misma; quien tampoco puede suplantar la voluntad de las modelos en lo que hace a la aceptación de las ofertas laborales.

2.-La actividad de modelaje, se encuentra en las denominadas zonas grises, relativa a su configuración como trabajador dependiente o autónomo, en la medida en que por las características de la actividad; la misma en principio escapa a la forma clásica en que se tipifica la subordinación, a los fines de tener por acreditada la relación de empleo.

3.-Si la actividad laboral de modelaje, no logra encuadrar dentro los parámetros de subordinación, la única forma de poder considerar a la misma como dependiente de un empleador, es en la medida en que se acredite la participación de la trabajadora modelo, dentro una organización empresarial, para la cual se preste servicios, en relación a los fines que persigue la empresa en cuestión, y obteniendo a cambio una beneficio económico, independientemente de cómo se denomine al mismo (remuneración u honorarios).

Fallo:

BUENOS AIRES, 22 de octubre de 2014

LA DOCTORA NORA CARMEN DORADO DIJO:

I- Contra la resolución del organismo fiscal n° 1032/11 (226/27) que desestimó la impugnación presentada por la parte actora y, en consecuencia, confirma el cargo oportunamente formulado, se dirige el recurso de apelación de fs. 239/258.

II Previo a la remisión de las actuaciones, a fs. 331 obra informe del ente recaudador que da cuenta que el apelante no acreditó el depósito de la deuda, según lo preceptuado por el art. 15 de la ley 18.820, cuestión que habrá de ser analizada liminarmente de manera de dilucidar la admisibilidad formal del remedio intentado.

II- Así las cosas cabe precisar que el Alto Tribunal ha sostenido en reiteradas oportunidades que si bien el art. 15 de la ley 18.820 impone un requisito indispensable para la viabilidad del recurso de apelación, sin que ello importe una restricción inconstitucional a las garantías de igualdad y de defensa en juicio (Fallos 155:96; 162:363; 235:479; 238:418; 247:181; 261:101; y sus citas: 288:287; 296:57 entre otros), existen situaciones que quedan comprendidas dentro de las hipótesis de excepción que la doctrina de aquella así ha considerado: desproporcionada magnitud del monto del depósito con relación a la concreta capacidad económica del apelante, que torna ilusorio su derecho en razón del importante desapoderamiento que podría significar su cumplimiento (CSJN., Fallos 247:181; 250:208 y fallo allí citado; ídem Mussio Hnos S.A. s/Impugnación actas de inspección», sent. del 25.3.86, y específicamente, dictamen del señor Procurador General de la Nación Argentina del 26/7/85, consid.IV), el supuesto de monto excepcional y falta comprobada e inculpable de los medios para enfrentar su erogación (Fallos 256:38; 261:101), y cuando a través del requerimiento de esta clase de recaudos se revele en modo inmediato e inequívoco un propósito persecutorio o desviación de poder de parte de los órganos administrativos de aplicación, o cuando la deuda fuera inexistente (Fallos 288:287, consid. 10 y sgtes.).

Estimo en tal sentido, que el informe contable acompañado a fs. 259/277, dan real cuenta de la imposibilidad de pago del recurrente, en relación a la deuda que se le reclama; encuadrando en consecuencia su situación dentro de la primera de las hipótesis de excepción reseñada por el Alto Tribunal de la Nación, por lo que estimo que cabe considerar como formalmente admisible al recurso de apelación interpuesto.

En lo que hace al fondo de la cuestión planteada, surge de autos, que el organismo fiscal, determino multa al recurrente en concepto de falta de aportes y contribuciones de la seguridad social, en relación a cinco modelos profesionales (Ailen Siboldi, María Belén Carro, Marina Belén Bergagna, Adriana Stasiuk y Karen Wilms), relevadas en ocasión del evento denominado BAF WEEK 2010, por el período enero de 2009 a octubre de 2010. El organismo fiscal, llega a la conclusión de que las modelos se encuentran en relación de dependencia con el titular de autos, en virtud de la declaración testimonial efectuadas por la mismas al inspector actuante, a través de la cual manifestaron recibir órdenes de la agencia, reportarle a ella sus inasistencias o incumplimientos de horarios, así como poseer contrato de exclusividad con las misma y recibir sus pagos a través del titular de autos.

Si bien la suscripta es partidaria de dar prevalencia y valor a la primitiva declaración recabada a los dependientes por sobre posteriores rectificaciones de los mismos (cfr. C.F.S.S., Sala III, sent. del 22.04.02, «Molinos Ala S.A.» ysent.del 28.02.03, «Recreativo Bochas Club Paraná», y mi voto en autos «VF JEANSWEAR ARGENTINA S.A. c/ A.F.I.P. – D.G.I. s/Impugnación de deuda».sent. def. 148317, del 19/4/12); ello no implica que las declaraciones en cuestión, no deban ser valoradas dentro del contexto probatorio desarrollada en la causa; máxime y en atención cuando los dependientes se presentan en su totalidad, en sede administrativa a fin de volver a declarar ante la autoridad fiscal, como ocurre en la presente causa. En el caso de autos, las testimoniales de las modelos relevadas, que lucen a fs. 146/154, no solo rectifican lo originariamente declarado, sino que brindan información precisa relativa a su actividad, para la resolución del conflicto aquí planteado. Así, las mismas declaran que son ellas las que aceptan el trabajo que la agencia representante les acerca, que el monto de facturación lo ofrece el cliente, que se desempeña tareas donde el cliente quiere que se haga el trabajo, así como el horario de la tarea a realizar; que no tienen exclusividad con la agencia que las representa, y que la misma no les aplica sanción disciplinaria alguna para el caso de que el trabajo no se cumpla o se rechace.

A su vez, del análisis de la resolución recurrida, también se advierte que el organismo fiscal, sustenta el cargo formulado en el análisis del contrato suscripto entre la actora y LN EVENTOS S.A., empresa encargada de la organización del BAF WEEK 2010 (obrante a fs.52/8 del primer cuerpo que corre por cuerda), a partir del cual concluye de que existe relación de subordinación entre la actora y las modelos relevadas, en atención al compromiso que la misma asume respecto de la participación de las modelos en el evento a desarrollar; que la agencia de modelos asume el cobro de la remuneración de las modelos obligándose a efectuar los aportes a la obra social, considerando en consecuencia que es la agencia de modelos quien asume el riesgo económico del negocio, a partir del cual infiere la subordinación económica de las modelos respecto de la retribución que le habrá de abonar su representante.

No comparto el razonamiento fiscal efectuado en la resolución recurrida, puesto que como es sabido, el trabajo en relación de dependencia es un trabajo dirigido, por el cual el trabajador pone su fuerza de trabajo a disposición del empleador, recibiendo de este las decisiones e instrucciones respecto del trabajo a realizar, obteniendo a cambio la remuneración acordada. De ahí que sea harto conocido, la caracterización por la cual la relación de dependencia, implica la subordinación del trabajador en relación al empleador, en los aspectos técnicos, económicos y jurídicos en relación al empleador. Por el contrario, el trabajador autónomo, asume los riegos de su actividad, sin incorporarse a la organización de un tercero para la obtención de su ganancia, es decir que el mismo, asume la organización de sus tareas, como del riesgo económico que la misma implica.

La actividad de modelaje, se encuentra de las denominadas zonas grises, relativa a su configuración como trabajador dependiente o autónomo, en la medida en que por las características de la actividad; la misma en principio escapa a la forma clásica en que se tipifica la subordinación, a los fines de tener por acreditada la relación de empleo.En consecuencia, si la actividad laboral de modelaje, no logra encuadrar dentro los parámetros de subordinación, la única forma de poder considerar a la misma como dependiente de un empleador, es en la medida en que se acredite la participación de la trabajadora modelo, dentro una organización empresarial, para la cual se preste servicios, en relación a los fines que persigue la empresa en cuestión, y obteniendo a cambio una beneficio económico, independientemente de cómo se denomine al mismo (remuneración u honorarios). En tal sentido, cabe tener presente el Convenio Colectivo de Trabajo que regula la actividad de modelaje (341/99), el cual en su artículo 3, establece que «.se encuentran comprendidos en el presente convenio, toda persona física que se desempeñe mediante una relación laboral con un empleador (persona física o jurídica) como trabajador/a modelo, para que en forma directa o por Poder Judicial de la Nación medios gráficos o televisivos o cinematográficos o por internet cumplan una rutina o exhiban su imagen o parte de ella, se ésta considerada estética o en función interpretativa, para la promoción o presentación de indumentaria, objetos, productos, articulo».

Así las cosas, estimo que en la presente causa, no ha logrado determinarse la dependencia de las modelos con la titular de autos, en los términos referidos por el art. 23 de la LCT., puesto que de las declaraciones recabadas a las trabajadores modelos, como de los contratos analizados por el organismo fiscal, no surge que las mismas tuviesen vinculo de subordinación jurídico alguno con la agencia de modelos que la representa, en la medida en que no se encuentran sujetas a ordenes o instrucciones de parte de la misma; quien tampoco puede suplantar la voluntad de las modelos en lo que hace a la aceptación de las ofertas laborales.En lo que se refiere a la subordinación económica, tampoco considero que la misma se encuentre acreditada, por las razones expresadas «ut supra»; puesto que son las propias modelos las que deciden aceptar o rechazar las propuestas laborales que su representante les acerca. A ello debe sumarse, que el monto remuneratorio es variable, y en función de cada cliente, así como del tiempo de duración de cada desfile (si es campaña para una marca, simple desfile, sesión de fotos, etc.). De ello se desprende que el riesgo económico, lo asume la modelo, cuando acepta o rechaza una oferta laboral. No empece a este razonamiento, el hecho de que sea el agente de la mismas quien facture a la empresa que las contrata, puesto que parece razonable que quien organiza un evento, tenga una unidad de organización en el representante, quien le factura los honorarios de las modelos, para posteriormente cobrarse de dicho importe su comisión, y entregar el resto a las mismas, a través de la facturación correspondiente.

Por último, en lo que hace al análisis de la subordinación técnica, cabe las mismas consideraciones ya efectuadas, esto es que las declaraciones testimoniales recabadas, como prueba documental acompañada, no surge que la agencia de modelo s, practicase la total planificación de las tareas a desarrollar, sin la participación o consentimiento de las modelos, quienes son en definitiva, las que expresan su voluntad y consentimiento referente al tipo de campaña o actividad para el que enfocan su carrera.

Superado el análisis de la subordinación, resta analizar el criterio objetivo de dependencia, esto es desentrañar si la trabajadora modelo, participa dentro una organización empresarial, para la cual preste servicios, en relación a los fines que persigue la empresa en cuestión, obteniendo a cambio un beneficio económico. Y es en este aspecto, a mi juicio, en donde debe hacerse incapie a los fines de la resolución de la presente controversia.Ello así, toda vez que el vínculo jurídico que une, en la presente causa, a las trabajadoras modelos relevadas, con la actora, lo constituye un contrato de representación. Esto es, la misma busca trabajo para las modelos, obteniendo un porcentaje de esa ganancia como beneficio económico. Traducido, es más reprochable, desde el punto de visto laboral, el vínculo que une a la modelo con el evento que la contrata (el cliente), pudiendo hablarse de un vínculo laboral que puede encuadrarse como contrato eventual, que del vínculo que une a la misma con su representante, quien sale a buscarle trabajo, cambio de un porcentaje o comisión del monto a facturar, conforme surge del contrato de representación que luce a fs. 410/426.

Por las razones expuestas, habré de propiciar: 1) Declarar como formalmente admisible el recurso de apelación interpuesto por la parte actora; 2) Revocar la resolución recurrida, 3) Costas a la vencida (art. 68 CPCCN.). Regúlense los honorarios profesionales de los letrados intervinientes de la parte actora y demandada, en el 8 y 5 % respectivamente de la suma reclamada (art. 8 Ley 21.839 mod. por art. 12 ley 24.432).

LOS DOCTORES LUIS RENÉ HERRERO Y EMILIO LISANDRO FERNÁNDEZ DIJERON:

Adherimos a la solución del voto que antecede.

A mérito de lo que resulta del precedente acuerdo, el Tribunal RESUELVE: 1) Declarar como formalmente admisible el recurso de apelación interpuesto por la parte actora; 2) Revocar la resolución recurrida, 3) Costas a la vencida (art. 68 CPCCN.). Regúlense los honorarios profesionales de los letrados intervinientes de la parte actora y demandada, en el 8 y 5 % respectivamente de la suma reclamada (art. 8 Ley 21.839 mod. por art. 12 ley 24.432).

Regístrese, notifíquese y oportunamente devuélvase.

EMILIO LISANDRO FERNÁNDEZ NORA CARMEN DORADO

JUEZ DE CÁMARA JUEZ DE CÁMARA

LUIS RENÉ HERRERO

JUEZ DE CÁMARA

ANTE MI:

MARINA MALVA D’ONOFRIO

PROSECRETARIA DE CÁMARA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: