fbpx

Se contempla en el monto de condena las sumas incluidas en el certificado de saldo deudor en la cuenta corriente del ejecutado

shutterstock_113281162Partes: Banco Santander Río S.A. c/ Bergonzo Gabriel y otros s/ ejecutivo

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial

Sala/Juzgado: B

Fecha: 18-sep-2014

Cita: MJ-JU-M-88984-AR | MJJ88984 | MJJ88984

Se deja sin efecto la sentencia que no contempló en el monto de condena las sumas incluidas en el certificado de saldo deudor en la cuenta corriente del ejecutado, correspondientes a deudas de tarjetas de crédito.

Sumario:

1.-El hecho de que la cuenta corriente bancaria cuyo saldo deudor se pretende ejecutar, involucró la realización de múltiples operaciones no es situación vedada por la ley, en tanto que es usual en la práctica bancaria la concentración del movimiento de fondos del cliente, a través de la acreditación del resultado de diversas operaciones: depósitos, préstamos, cobro de valores, cajeros automáticos, utilización de tarjetas de crédito, lo cual no importa por sí desnaturalizar la cuenta corriente bancaria, ya que permite disponer de fondos al cliente, aun cuando se produzca por medios ajenos al servicio de cheque.

2.-Si bien el libramiento de cheques puede calificarse de fundamental para canalizar el movimiento de fondos, ello no es óbice para admitir que la cuenta opere por medio de otros instrumentos jurídicos, todo lo cual se encuentra autorizado por el art. 793 último párrafo del Cód. Com., en cuanto dispone que se autorizarán débitos correspondientes a otras relaciones jurídicas entre el cliente y el girado, cuando exista convención expresa formalizada en los casos y con los recaudos que previamente autorice el Banco Central de la República Argentina.

3.-Resulta vedado por el artículo 42 de la ley 25065 la apertura de una cuenta corriente con el fin exclusivo para debitar el saldo de tarjeta de crédito. N.R.: Sumarios elaborados por Ricardo A. Nissen.

Fallo:

Buenos Aires, 18 de septiembre de 2014.

VISTOS:

1. Apeló el ejecutante la sentencia de fs. 100/103, en cuanto no contempló en el monto de condena, las sumas incluidas en el certificado de saldo deudor en cuenta corriente, correspondientes a deudas de tarjetas de crédito. Sostuvo el recurso con la memoria de fs. 107/111.

2. De la documentación anejada por el ejecutante (fs. 83/95) surge que la cuenta cuyo saldo deudor se pretende ejecutar, involucró la realización de múltiples operaciones; situación esta última no vedada por la ley, en tanto que es usual en la práctica bancaria la concentración del movimiento de fondos del cliente, a través de la acreditación del resultado de diversas operaciones: depósitos, préstamos, cobro de valores, cajeros automáticos, utilización de tarjetas de crédito, lo cual no importa por sí desnaturalizar la cuenta corriente bancaria, ya que permite disponer de fondos al cliente, aun cuando se produzca por medios ajenos al servicio de cheque. Véase, que si bien el libramiento de cheques puede calificarse de fundamental para canalizar el movimiento de fondos, ello no es óbice para admitir que la cuenta opere por medio de otros instrumentos jurídicos (CNCom., esta Sala, in re «Banco Mayo Coop. Ltda. c/Laiquera Eduardo s/ejecutivo», del 30.4.93; id in re «Banco Itaú Buen Aire S.A. c/ Luzzi, Mario Norberto y otro s/ ejecutivo» del 20.03.07).

Toda vez que ello se encuentra autorizado por el art. 793 último párrafo del Cód. Com., en cuanto dispone que se autorizarán débitos correspondientes a otras relaciones jurídicas entre el cliente y el girado, cuando exista convención expresa formalizada en los casos y con los recaudos que previamente autorice el Banco Central de la República Argentina; situación que se desprende de la documental agregada mencionada y que no se trata de un supuesto de la apertura de una cuenta corriente con el fin exclusivo para debitar el saldo de tarjeta de crédito (vedado por el art. 42 de la ley 25.065). El título en cuestión es hábil a fin de ser ejecutado mediante este trámite (CNCom. esta Sala in re «Banco Santander Río S.A. c/ Sarago, Claudio José y otro s/ ejecutivo» del 15.03.12).

3. Se admite el recurso de apelación y se revoca la decisión apelada. Sin costas atento la ausencia de contradictorio.

4. Notifíquese por Secretaría del Tribunal.

5. Publíquese a la Dirección de Comunicación Pública de la CSJN, conforme lo dispuesto en el art. 4 de la Acordada 15/13.

6. Cumplida la notificación, devuélvanse las presentes actuaciones al Juzgado de origen.

La Sra. Juez Dra. María L. Gómez Alonso de Díaz Cordero no interviene por hallarse en uso de licencia (Art. 109 RJN).

Matilde E. Ballerini

Ana I. Piaggi

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: