fbpx

El oficialismo apura en el Congreso la sanción de leyes del Ejecutivo

congresoNacionalComo si se tratase de una carrera contra el reloj, Cristina Kirchner decidió acelerar la sanción de un paquete de iniciativas legislativas que mantendrán al Congreso ocupado en la sanción exprés de leyes en las próximas tres semanas, en un intento de asegurarse la aprobación de proyectos -muchos de ellos controvertidos- antes de que, el año próximo, empiece a hacerse sentir con fuerza el clima de final de mandato.

El cambio se produjo tras la reaparición de la Presidenta, la semana pasada. El acto de la Casa Rosada sirvió para que la jefa del Estado bajara claras directivas a sus legisladores de lo que pretende tener sancionado antes de fin de año, cuando todavía tendrá garantizado el alineamiento de sus tropas parlamentarias.

Así, y tras el anuncio oficial de que el tema no interesaba, a la Cámara de Diputados llegó la orden de avanzar con la reglamentación de la elección de los parlamentarios del Mercosur.

Se trata de una iniciativa que dejaría la puerta abierta para que Cristina Kirchner pueda participar el año próximo en el proceso electoral con su nombre en las boletas de todo el país. El discurso oficial habla de una estrategia para retener el poder hasta último momento; sin embargo, en las usinas oficialistas también se habla de una jugada pensada para asegurarse fueros parlamentarios una vez abandonado el poder ante las causas de corrupción que acosan a su administración.

Otro proyecto que la Presidenta reclamó de manera especial es el adelantamiento de la puesta en marcha del Código Civil y Comercial. La iniciativa no partió del Poder Ejecutivo, sino que fue presentada por el senador Aníbal Fernández.

La jugada apunta a poner en vigencia el código en agosto próximo, cuatro meses antes de lo establecido por ley, y evitar que la oposición revise o lisa y llanamente derogue el texto con el cambio de gobierno, en diciembre de 2015.

En la misma línea se inscribe un proyecto que el Poder Ejecutivo remitió al Congreso sin tanta pompa y que estuvo cajoneado los últimos tres meses, pero que esta semana se discutirá en el Senado. Se trata de la creación de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), una sociedad del Estado que dependerá del Ministerio del Interior y Transporte y que absorberá a los controladores aéreos que hoy dependen del Ministerio de Defensa. Además de darle más poder a Florencio Randazzo, el proyecto declara servicio público esencial los servicios de navegación aérea.

Esta semana, el oficialismo también avanzará con un controvertido proyecto que relaja las condiciones para que el Congreso pueda designar a los defensores del pueblo adjuntos.

La Defensoría del Pueblo está vacante desde hace cinco años y en ese tiempo el Poder Ejecutivo nunca propuso a un candidato para ocupar el cargo que dejó Eduardo Mondino al renunciar para ser candidato de José Manuel de la Sota en Córdoba, en 2009. La causa es que para nombrarlo se requiere el apoyo de los dos tercios de ambas cámaras parlamentarias.

El único intento que hizo el Gobierno de ocupar el cargo fue el año pasado, cuando sondeó a la UCR para ver si apoyaría la postulación de Juan Manuel Abal Medina. Teniendo en cuenta la mala relación del ahora embajador ante el Mercosur con la oposición, los dirigentes del centenario partido rechazaron la propuesta de plano.

Ahora, con la firma del senador chaqueño Eduardo Aguilar, hombre que responde al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el kirchnerismo pretende designar por mayoría simple a los defensores adjuntos cuando el cargo de defensor del pueblo se encuentre vacante.

EN TRÁMITE

A estas iniciativas, que obligarán a ambas cámaras a un trámite exprés de tres semanas para sancionarlas, se suman el marco regulatorio de las telecomunicaciones y el Código Procesal Penal.

El primer proyecto ya tiene dictamen y sería aprobado pasado mañana por el Senado, a pesar de que se esperan nuevos cambios. Logrado este objetivo, el texto pasará a la Cámara baja, en donde el oficialismo estima sancionarlo el próximo 17.

El Código Procesal Penal, en tanto, ya fue aprobado por el Senado, obtuvo dictamen de comisión en la Cámara baja esta semana, casi sin debate, y el oficialismo ya decidió llevarlo al recinto el jueves próximo.

MIGUEL PICHETTO

Jefe del bloque oficialista

La reaparición de Cristina Kirchner en la Casa Rosada, el martes, sirvió para que la Presidenta diera instrucciones a sus legisladores de cara al fin del año parlamentario
Al Código Procesal Penal y a Telecomunicaciones, en las próximas tres semanas el oficialismo sumará un paquete de cinco proyectos pedidos por el Gobierno

Fuente: La Nación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: