No procede la citación del empleador como tercero pues no existe controversia comun entre las partes

shutterstock_45483118Partes: Sosa Víctor Miguel c/ Prevención ART S.A. s/ accidente – ley especial

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

Sala/Juzgado: V

Fecha: 16-jun-2014

Cita: MJ-JU-M-89201-AR | MJJ89201 | MJJ89201

No corresponde la citación como tercero de quien fuera empleadora del trabajador que demanda prestaciones adicionales derivadas de la Ley 26.773, pues no se advierte configurada la controversia común exigida por el art. 94 CPCCN.

Sumario:

1.-Corresponde denegar la citación como tercero al empleador del actor dado que la fórmula utilizada para conceptualizar la figura de la intervención obligada de terceros comprende aquellas hipótesis en las cuales la parte eventualmente vencida tenga una acción regresiva contra el tercero, o medie conexidad entre la relación controvertida en el proceso y otra relación existente entre el tercero y alguna de las partes originarias, lo que no sucede en autos.

2.-Puesto que la intervención obligada de terceros tiene su ratio en evitar la excepción de negligente defensa en el eventual juicio que pudiera iniciársele al interviniente, no se advierte configurada en el sub lite la controversia común exigida por el art. 94 CPCCN, por lo que corresponde confirmar la denegación de la citación.

Fallo:

Buenos Aires, 16 de junio de 2.014.

VISTO:

Que a fs. 81/83 apela la demandada la decisión de fs. 81 que denegó el pedido de citación de tercero efectuado a fs. 65, ap. E) en relación a la Policía Federal Argentina, quien fuera empleadora del actor.

II. Que previo a todo cabe señalar que si bien el art. 110 de la ley 18.345 establece que, salvo el caso de desalojo y las medidas cautelares, todas las demás apelaciones se tendrán presentes con efecto diferido hasta que se dicte sentencia definitiva, lo cierto es que la jurisprudencia predominante de esta Cámara de Apelacio­ nes del Trabajo admite como otra excepción al principio establecido en el artículo precedentemente indicado el caso de la desestimación de citación de terceros.

III. Que, sentado ello, el recurso no puede admitirse.

La apelante pretende citar a quien fuera empleadora del trabajador con fundamento en que éste demanda en el sub lite prestaciones adicionales derivadas de la ley 26773, pretendiendo la aplicación retroactiva de dicha norma -pues el accidente objeto de marras habría acaecido seis meses antes de la sanción de la norma cuya aplicación pretende-, no pudiéndose poner a cargo de las aseguradoras de riesgos del trabajo la responsabilidad por el pago excedente que pudiera verificarse entre el quantum de la prestación que surja de la aplicación de las pautas fijadas por la ley vigente y aquél que pudiera llegar a considerar una sentencia judicial en el supuesto de declararse la inconstitucionalidad y la aplicación retroactiva de la ley, por cuanto el mismo no goza de protección en el marco de la cobertura contratada con los empleadores asegurados al momento de la consolidación de la obligación como tal, debiendo serle impuesta a cargo del empleador toda reparación fijada en exceso de las previsiones contenidas en la ley 24.557.

IV.Que la fórmula utilizada para conceptualizar la figura de la interven­ ción obligada de terceros comprende aquellas hipótesis en las cuales la parte eventual­ mente vencida tenga una acción regresiva contra el tercero, o medie conexidad entre la relación controvertida en el proceso y otra relación existente entre el tercero y alguna de las partes originarias. Ello tiene su ratio en evitar la excepción de negligente defensa en el eventual juicio que pudiera iniciársele al interviniente.

En este contexto, sin que implique adelantar opinión acerca de la viabilidad del reclamo de marras, el tribunal no advierte configurada en el sub lite la controversia común exigida por el art. 94 C.P.C.C.N., correspondiendo confirmar la resolución apelada.

IV. Que en atención a la forma de resolver, las costas de alzada serán impuestas a cargo de la parte demandada vencida (art. 68 C.P.C.C.N.) en tanto que los trabajos de fs. 81/83 y fs. 86/87 serán considerados oportunamente para regularse honorarios cuando se decida sobre el fondo de la cuestión.

Por todo ello el TRIBUNAL RESUELVE: 1) Confirmar la sentencia apelada; 2) Imponer las costas de alzada a cargo de la parte demandada vencida y diferir la regulación de honorarios por las labores realizadas en esta etapa para cuando se decida sobre el fondo de la cuestión; 3) Regístrese, notifíquese, cúmplase con el art. 1 de la ley 26.856, Acordadas C.S.J.N 15/13 (punto 4) y 24/13 y devuélvase. Conste que la vocalía 1 se encuentra vacante (art. 109 RJN) MMV

Oscar Zas Enrique

Juez de Cámara

Néstor Arias Gibert

Juez de Cámara

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: