fbpx

Las comisiones de diputados aprobaron el dictamen y el oficialismo buscara convertirlo hoy en ley

diputados.jpg_88717827El debate en el plenario de la comisiones de Presupuesto, de Finanzas y de Poderes, Peticiones y Reglamentos de Diputados fue un anticipo de lo que sucederá a partir de este mediodía en el recinto de la Cámara baja: el oficialismo y sus aliados más cercanos firmaron en soledad el dictamen a favor de la media sanción del Senado del proyecto de pago soberano de la deuda externa. El proyecto propone cambiar la hoja de ruta de pago a los bonistas reestructurados, crear una cuenta para depositar el pago al siete por ciento de los holdouts que no ingresaron al canje y formar una comisión bicameral para investigar la deuda externa argentina. El kirchnerismo buscará convertir hoy en ley el proyecto. Las principales bancadas de la oposición –UCR, FR, PRO y FAP– lo rechazarán, un puñado de opositores optará por la abstención y unos pocos respaldarán (si se vota por separado) la creación de la comisión investigadora.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, y el secretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Zannini, defendieron el proyecto del Gobierno, criticaron el fallo del juez Thomas Griesa a favor de los fondos buitre y replicaron duramente las propuestas del massismo y el macrismo.

“Los fondos buitre no sólo operan judicialmente. Hacen lobby político. Estuvieron de vacaciones en la Argentina buscando aliados y acá encontraron repetidoras, amplificadoras, que terminan metiéndoles miedo a los argentinos. Van a atentar contra cualquier intento de la Argentina de pagarles a sus bonistas reestructurados. El objetivo es tirar abajo el canje y van a intentar impedir todo acceso de la Argentina al financiamiento internacional”, afirmó Kicillof, que expuso a lo largo de una hora y media.

El ministro afirmó que el fondo buitre que encabeza Paul Singer “continuaría el plan con un intento de debilitar al Gobierno, atacar a la Presidenta de la Nación, a los funcionarios, al Parlamento argentino, para cobrar los 832 millones de dólares, con un 1600 por ciento de ganancia”, por una inversión en bonos defolteados de 50 millones. Tampoco faltaron reflexiones sobre la actuación del juez neoyorquino, al que consideró “cómplice de la maniobra” de los buitres para “hacerse de una ganancia escandalosa”.

“Este proyecto de ley trata de poner de resalto en primer lugar el hecho de que la Argentina es un país soberano, que quiere pagar”, sostuvo Zannini y planteó que se propone respetar los contratos “que están dinamitados por este juez y los buitres”.

El secretario de Legal y Técnica centró gran parte de su intervención en la incorporación que el Senado hizo al texto original del proyecto, proponiendo crear una comisión bicameral para investigar la deuda externa. “Es una cuestión histórica desde 1983 para acá y la investigación de su origen ha ocupado a todos los legisladores que han pasado por esta casa”, planteó antes de enumerar los 31 proyectos de las más variadas extracciones políticas que no lograron prosperar desde la recuperación democrática. Zannini le pidió a la oposición que “al menos” acompañe el artículo del proyecto que crea la bicameral.

Preguntas y respuestas

El amplio auditorio del Anexo C de la Cámara baja desbordaba de diputados, colaboradores y periodistas a la hora que comenzaron las preguntas de la oposición y las respuestas de los funcionarios.

El jefe de la bancada radical, Mario Negri, sostuvo que su partido también pretende “revertir el orden financiero internacional”, aunque confirmó que no acompañará el proyecto del Gobierno e impulsará su propia iniciativa para investigar la deuda externa. Negri consideró como un “exceso” e “inequitativo” el fallo de Griesa, pero enfatizó que otras “instancias superiores” de la Justicia estadounidenses lo convalidaron y preguntó qué prevé hacer el Gobierno ante esas instancias judiciales.

“El conflicto de la Argentina no es con la Justicia de los EE.UU., sino con el uno por ciento de los bonistas. En todo caso, con el fallo de un juez que dictó una sentencia de imposible cumplimiento”, respondió Zannini.

“El riesgo es de los propios contratos de los bonos defolteados. El objetivo es cumplir con el nuevo pago el 30 de septiembre sin violar los contratos”, contestó Zannini al planteo del ex ministro de Economía y diputado de Unen Martín Lousteau, sobre el “riesgo de caer en default”. “No es un camino de certezas, sino el que podemos explorar para salvar esa reestructuración y seguir pagando”, planteó el funcionario.

El macrista Federico Sturzenegger cuestionó que los abogados que representaron a la Argentina en los tribunales estadounidenses ventilaron la cláusula RUFO, lo que –a su criterio– se volvió en contra en el litigio. “¿Usted dice que los abogados botonearon la cláusula RUFO?–retrucó Kicillof–. De esto no se puede salir pagando a los buitres porque tiene riesgo cierto de ser aplicada y generar otras demandas. Es una interpretación simplista. Esto no es un jardín de infantes”, respondió el ministro, que se extendió en las consecuencias económicas que generaría para el futuro del país la propuesta del PRO de acatar el fallo Griesa.

Los massistas Felipe Solá y Graciela Camaño se mostraron molestos y afirmaron que les “cayó muy mal” la crítica de funcionarios al “proyecto integral” que presentó como alternativa el Frente Renovador. “No estamos de acuerdo con el proyecto ni las modificaciones que le hicieron en el Senado. No alcanza con el discurso petardista”, le espetó Camaño al ministro. “El proyecto del Frente Renovador adolece de dificultades”, arrancó Kicillof, “no da soluciones para el próximo vencimiento” (el 30 de septiembre) y “viola flagrantemente la cláusula RUFO”.

A la hora de exponer la postura del oficialismo, el diputado Roberto Feletti, que presidía el plenario como titular de la Comisión de Presupuesto, tomó la palabra para criticar a la oposición que había abandonado el auditorio. Todo un anticipo del debate que se repetirá hoy en el recinto.

Fuente : Página 12

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: