La prueba testimonial no es suficiente para acreditar el lucro cesante derivado del corte de energía en un consultorio

Corte-de-luz1-600x400Partes: M. L. O. c/ EDESUR S.A. s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal

Sala/Juzgado: I

Fecha: 27-feb-2014

Cita: MJ-JU-M-85649-AR | MJJ85649

La declaración testimonial no resulta suficiente para acreditar el lucro cesante supuestamente sufrido por el actor a raíz del corte de suministro de energía eléctrica en el consultorio en el que se desempeña como psiquiatra.

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia apelada que rechazó la demanda promovida por el actor con el objeto de obtener la indemnización de los daños y perjuicios que le había producido el corte de suministro de energía eléctrica originado en un incendio, que afectó el área metropolitana en la que se encontraba el inmueble que utilizaba como consultorio profesional, pues si bien se había comprobado el incumplimiento de la demandada en su obligación de prestar el servicio convenido, no se encontraban acreditados los extremos necesarios para admitir tanto el lucro cesante como los daños en los artefactos que se encontraban en el inmueble, y ello debido a la inexistencia de indicios serios y concordantes en las pruebas producidas.

2.-Si bien es razonable que un profesional en psiquiatría atienda pacientes, también lo es que exista alguna constancia o registro del número o asiduidad de los encuentros, de manera de poder apreciar qué significación económica tuvo la falta de luz en determinado período, por ello la declaración testimonial no resulta suficiente para acreditar el lucro cesante, pues si bien la elección de los medios probatorios es facultad privativa de los litigantes y, salvo que alguno de aquellos medios este ordenado por la ley con carácter excluyente, no cabe exigir una prueba específica, si las partes prescinden de la prueba más idónea para la acreditación de determinados hechos, la prueba de otra índole que aporten para ese fin, se debe apreciar con mayor severidad y estrictez.

3.-Las declaraciones de los testigos mencionan los equipos electrónicos que tenía el actor en su consultorio y que estaban quemados -supuestamente por el corte de suministro a raíz de un incendio-; no obstante, estas manifestaciones debieron ser corroboradas por datos técnicos y nada se ha aportado en tal sentido, siendo ello extraño, más aun considerando que un corte de luz prolongado en el tiempo, como en el caso de autos, suele producir trastornos de diversa índole; lo cual debiera haber facilitado la producción de prueba a fin de acreditar fehaciente de extremos materiales y claramente perceptibles.

Fallo:

En Buenos Aires, a los 27 días del mes de febrero de 2014, se reúnen en Acuerdo los jueces de la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal para dictar sentencia en los autos mencionados en el epígrafe, y de conformidad con el orden del sorteo efectuado, la doctora María Susana Najurieta dijo:

1. La sentencia de fs. 347/350 rechazó la demanda promovida por el actor con el objeto de obtener la indemnización de los daños y perjuicios que le había producido el corte de suministro de energía eléctrica originado en un incendio en la Subestación “Azopardo”, a partir del 15 de febrero de 1999, que afectó el área metropolitana en la que se encontraba el inmueble que utilizaba como consultorio profesional en la avenida Corrientes 2928, pb E.

Para así resolver el juez a quo consideró que, si bien se había comprobado el incumplimiento de EDESUR S.A. en su obligación de prestar el servicio convenido, no se encontraban acreditados los extremos necesarios para admitir tanto el lucro cesante como los daños en los artefactos que se encontraban en el inmueble, y ello debido a la inexistencia de indicios serios y concordantes en las pruebas producidas. En tal sentido, las declaraciones testificales no eran convincentes y, respecto del daño moral, se trataba de un rubro que no había sido demandado por el actor en su escrito inicial ni tampoco en las ampliaciones.

2. La sentencia fue apelada por la parte actora a fs. 358, cuyo recurso fue concedido a fs. 359. El memorial fue presentado a fs. 364/369 y recibió la contestación de la demandada de fs. 379/382.

3. La parte actora solicita la revocación de la sentencia por entender que, a pesar de acreditarse la existencia de responsabilidad de la demandada, no se hizo lugar a su reclamo por bienes dañados y lucro cesante.Manifiesta que el magistrado incurrió en un error al no apreciar en su conjunto la prueba producida en autos y que los tres testigos fueron por demás precisos y concordantes. Cita jurisprudencia en apoyo de su argumentación.

4. Edesur SA ha solicitado que se declare la deserción del recurso; sin embargo, estimo debe rechazarse esta petición -que por sus consecuencias debe ser apreciada con criterio estricto- habida cuenta que la actora ha planteado algunas cuestiones que cumplen con los requisitos exigidos por el art. 265 del Código Procesal (cfr. esta Sala, causa nº 2498/00 del 1/7/03 y sus citas, entre muchas otras).

5. En primer término, es menester puntualizar que no se encuentra discutido en las presentes actuaciones la responsabilidad de Edesur SA por el corte del suministro electrónico en el domicilio denunciado en autos a causa del incendio en la subestación Azopardo (conf. esta Sala en “Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires c / Edesur S.A. s/ responsabilidad por daños” del 16/3/00 y fs. 153/157, dictamen pericial contable que obra a fs. 170/171 e informe del ENRE que luce a fs. 307/308). No obstante, esta circunstancia por sí sola no resulta suficiente para pronunciar una condena a reparar los daños a los bienes y el lucro cesante. Ello es así, pues, apreciada en concreto, la responsabilidad supone un conjunto de presupuestos conforme al derecho común, en especial la existencia del daño y la relación de causalidad apropiada entre éste y la conducta indebida (cfr. esta Sala, causa 920/97 del 20/12/2001).

La cuestión primordial a resolver en esta instancia, debe centrarse en determinar si los elementos de prueba allegados a estos autos bastan para acreditar, como lo sostiene la actora, la relación causal apropiada entre tal incumplimiento y el daño invocado.

Corresponde examinar las constancias a fin de verificar si corresponde tener por demostrados los extremos que justifican la demanda.La actora hace referencia a la relevancia de las declaraciones de los testigos en orden a acreditar el perjuicio que aduce. Sin embargo, las declaraciones testimoniales que obran en la causa, si bien dan cuenta que el actor a raíz del corte tuvo que suspender la actividad de su consultorio e indican que los artefactos que estaban en el inmueble denunciado se encontraban quemados y no andaban – conf. pregunta n° 5 del cuestionario que obra a fs. 209 “.si puede detallar los artefactos eléctricos que ha visto allí” y la ampliación “.cómo quedaron los artefactos” -en las declaraciones de los señores Alicia Liliana Spiccia y Rubén Omar Caridad (que lucen a fs. 211/212), se expresan manifestaciones genéricas, que no permiten dar por demostrada la relación de causalidad entre el incumplimiento de la demandada y los daños materiales que el actor adujo haber sufrido.

En efecto, es razonable que un profesional en psiquiatría atienda pacientes, sin embargo, también lo es que exista alguna constancia o registro del número o asiduidad de los encuentros, de manera de poder apreciar qué significación económica tuvo la falta de luz en determinado período. En esta línea de pensamiento, la declaración testimonial no resulta suficiente para acreditar el lucro cesante, pues si bien la elección de los medios probatorios es facultad privativa de los litigantes y, salvo que alguno de aquellos medios este ordenado por la ley con carácter excluyente, no cabe exigir una prueba específica, si las partes prescinden de la prueba más idónea para la acreditación de determinados hechos, la prueba de otra índole que aporten para ese fin, se debe apreciar con mayor severidad y estrictez (conf. esta Sala, causa 7142/92 del 10/04/95).

Lo mismo ocurre con el reclamo por los bienes dañados.Las declaraciones de los testigos mencionan los equipos electrónicos que tenía el actor y que estaban quemados; no obstante, estas manifestaciones debieron ser corroboradas por datos técnicos (intentos de reparación, etc.) y nada se ha aportado en tal sentido. Parece oportuno señalar que un corte de luz tan prolongado en el tiempo, suele producir trastornos de diversa índole; por ello es extraño que la prueba producida fuese tan elemental y no se intentara una acreditación fehaciente de extremos materiales y claramente perceptibles.

Cabe agregar que, en su memorial, la actora cita jurisprudencia de esta Cámara en relación al evento Azopardo. Sin embargo, la analogía no es automática pues se trata de causas en las que se había reclamado el daño moral y los actores fueron resarcidos por ese rubro. En estos autos, la indemnización por daño moral no fue incluida en la demanda ni tampoco en las posteriores ampliaciones.

En conclusión, no encuentro suficientes indicios que me permitan vincular causalmente el incumplimiento de la parte demandada con los daños reclamados. El Tribunal ha señalado en más de una oportunidad -como lo indica el artículo 377 del Código Procesal- que cada parte debe soportar la carga de la prueba respecto de los hechos a los que atribuye la producción del efecto jurídico que pretende (cfr. esta Sala, causa 26.649/95 del 20/8/98, entre otras). En este orden de ideas, la actora no logra refutar la conclusión del señor juez a-quo que ha conducido al rechazo de la demanda.

En consecuencia, ante la ausencia de demostración de extremos convincentes, considero que corresponde confirmar lo decidido por el magistrado de la anterior instancia.

En estas condiciones, voto en el sentido de desestimar la apelación de la parte actora, con costas a la vencida (art.68 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

El doctor Francisco de las Carreras adhiere al voto que antecede.

En mérito de lo deliberado y de las conclusiones del Acuerdo precedente, el Tribunal RESUELVE: desestimar el recurso interpuesto y confirmar la sentencia apelada, con costas a la vencida (art. 68 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

Por la labor realizada en la Alzada, valorando el resultado del recurso y el éxito obtenido, se regulan los honorarios de la letrada apoderada de la demandada, Dra. Paula Bossignon, en ($.) y los del letrado patrocinante del actor, Dr. Leonardo Oscar Díaz, en ($.); arts. 14 y cit. del arancel.

Hágase saber a los letrados la vigencia de las acordadas n° 31/11 y 38/13 -B.O. 17.10.13-.

El doctor Ricardo Víctor Guarinoni no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia (art. 109 del R.J.N.).

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

María Susana Najurieta.

Francisco de las Carreras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s