fbpx

Comienza a correr desde hoy la medida dictada por el ministerio provincial en la autopartista

gestamp_logoHoy comienza a correr la conciliación obligatoria en Gestamp, aunque hay dudas sobre si la fábrica de autopartes reanudará normalmente su actividad. La medida dictada el sábado por el Ministerio de Trabajo bonaerense ordenó a la empresa reincorporar a los despedidos, y a los trabajadores en conflicto levantar las protestas para abrir una instancia de diálogo. La toma que sostenían nueve trabajadores con el apoyo de partidos de izquierda fue levantada, pero voceros de la empresa hicieron saber su disconformidad con la conciliación. En este clima, la medida dictada por el ministro Oscar Cuartango recibió nuevas críticas de la ministra de Industria de la Nación, Débora Giorgi, y la cámara de autopartistas. El Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), enfrentado a los delegados en conflicto, también hizo su jugada y convocó para hoy a un plenario de comisiones internas “para analizar la situación” en la planta de Escobar.

Los operarios que realizaron la toma convocaron a una concentración en la puerta de la fábrica hoy a las 5.30, cuando los despedidos van a presentarse para retomar sus puestos. Roberto Amador, uno de los nueve trabajadores que permanecieron durante cuatro días en un puente grúa de Gestamp, admitió que no tienen grandes expectativas: “Venimos escuchando que la empresa está analizando si va a acatar o no la conciliación…; si lo dicen es porque no tienen interés en hacerlo”.

A su vez, el presidente de la cámara de autopartistas AFAC, Fabio Rozenblum, consideró que “esta conciliación obligatoria no es muy conveniente” porque –indicó– “lo que nos dicen desde la empresa es que estaba ocupada ilegalmente”. Rozenblum agregó que la conciliación es considerada por los empresarios como “muy peligrosa porque puede dejar un antecedente”. “Si la gente entró y está ocupando el lugar no legalmente, no se puede justificar ni aceptar que esto ocurra.”

También la ministra Giorgi volvió a cuestionar la conciliación. “Este conflicto comienza hace más de 50 días y recrudece en los últimos 10, producto de que 67 de los 2 mil trabajadores de Gestamp no acatan la decisión, acordada en el Ministerio de Trabajo, de ser suspendidos con el pleno goce de haberes de bolsillo. Nueve de ellos se subieron a un puente grúa, permanecieron más de cuatro días tirando elementos contundentes contra otros trabajadores y Smata licenció al resto de los compañeros porque tenían muchísimo temor”. Para Giorgi, “la reincorporación de estos trabajadores pone en un estado de indefensión al resto de los trabajadores que fueron violentados”.

La funcionaria explicó que Gestamp produce “la ‘piel’ del auto”, con lo que a medida que el conflicto se prolongaba “las terminales se fueron quedando gradualmente sin autopartes y en este momento hay cuatro paradas”. Aludió así a Ford, Volkswagen, Peugeot y General Motors.

Sobre las dificultades por las que atraviesa la industria automotriz, la funcionaria señaló que el Gobierno está trabajando “en el diálogo permanente con Brasil para incrementar nuestras exportaciones, que son una de las causas más relevantes que afectan la producción del sector”. Además, agregó que hay conversaciones con las empresas “para corregir una mala política de marketing por el excesivo aumento de precios desde diciembre hasta la fecha en los distintos modelos”.

Smata convocó para hoy a un plenario de comisiones internas y delegados para analizar el conflicto de Gestamp. El gremio que encabeza Ricardo Pignanelli se declaró en estado de alerta y movilización y denunció que el conflicto impulsado por las comisiones de izquierda “tiene paralizada a la industria automotriz”. Por el conflicto, Smata tuvo fuertes cruces con el Partido Obrero y el Partido de los Trabajadores Socialistas, que acusan al sindicato de “defender a las patronales y atacar a los trabajadores que luchan por sus puestos de trabajo”.

Fuente: Página 12

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: