Son válidas a los fines de acreditar el parentesco las partidas rectificadas a través de un proceso de información sumaria.

shutterstock_136826309Partes: Soriano Delia Susana en j: 18.034/32.507 Alarcon Gladys Estela Bautista y ot. c/ Domingo Alberto Ampuero Fernández y ots. p/ d. y p. s/ inc

Tribunal: Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Mendoza

Fecha: 27-ago-2013

Cita: MJ-JU-M-81140-AR | MJJ81140 | MJJ81140

Son válidas, a los fines de acreditar el parentesco y la consiguiente legitimación activa, las partidas rectificadas a través de un proceso de información sumaria.
Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia que rechazó las excepciones de falta de legitimación sustancial activa invocadas por los demandados, pues los actores, frente a partidas de nacimiento erróneas, recurrieron al único proceso previsto en la ley para rectificarlas y el juez que entendió en tal información sumaria les otorgó la razón, previa intervención del Ministerio Público.

2.-Si bien a los fines de acreditar la legitimación activa, concretamente la calidad de hijos de una persona, la prueba por excelencia la constituyen las partidas de nacimiento emitidas por el Registro del Estado Civil de las Personas, dicha prueba no es absoluta ni excluyente, ya que nuestra legislación permite iniciar acciones tendientes a rectificar, adicionar o modificar actas del registro del estado civil de las personas, a través de un proceso sumario, conforme lo dispuesto en los arts. 312 a 314 del CPC, en el art. 52 inc. n) de la Ley 6354 y lo regulado en la Ley Nacional del Registro de Estado Civil, 18248 en los arts. 16 , 17 y otros.

3.-Los demandados resultan autores de un hecho ilícito que costó la vida de una persona y deben indemnizar a la víctima o sus derecho habientes, por ello ningún interés jurídico les cabe en la información sumaria resuelta, pues su interés radicaría simplemente en pagar lo que deben a quien corresponde a los fines de no pagar mal; en consecuencia, si pagan a quienes una sentencia judicial considera legitimados no corren el riesgo de que algún tercero reclame luego la indemnización, ya que podrán válidamente oponerle el pago efectuado.

Fallo:

En Mendoza, a veintiséis días del mes de agosto del año dos mil trece, reunida la Sala Primera de la Excma. Suprema Corte de Justicia, tomó en consideración para dictar sentencia definitiva la causa n° 105.675, caratulada: «SORIANO DELIA SU-SANA EN J: 18.034/32.507 ALARCON GLADYS ESTELA BAUTISTA Y OT. C/ DOMINGO ALBERTO AMPUERO FERNÁNDEZ Y OTS. P/ D. Y P. S/ INC.».

De conformidad con lo dispuesto por los artículos 140 y 141 del C.P.C. y te-niendo en cuenta las facultades conferidas por Acordada n° 5845, en el acto del acuerdo, quedó establecido el siguiente orden de estudio en la causa para el tratamiento de las cuestiones por el Tribunal: primero: DR. OMAR PALERMO; segundo: DR. ALE-JANDRO PEREZ HUALDE; tercero: DR. JORGE H. NANCLARES.

ANTECEDENTES:

A fs. 46/52 vta., la Sra. Delia Susana Soriano, por derecho propio, plantea Re-curso de Inconstitucionalidad en contra de la sentencia dictada a fs. 350/367vta. de los autos 32.507/18.034, caratulados «ALARCON GLADYS E. Y MIGUEL A. ALAR-CÓN C/ DOMINGO A. AMPUERO FERNÁNDEZ; DELIA S. SORIANO Y PCIA. DE MENDOZA P/ D. Y P. » por la Cuarta Cámara de Apelaciones de la Primera Cir-cunscripción Judicial.

A fs. 62 se admite, formalmente, el recurso de Inconstitucionalidad deducido, ordenándose correr traslado a la parte contraria, la que debidamente notificada (fs. 65vta.) no contesta.

A fs. 97/98vta., corre agregado el dictamen del Procurador General, quien por las razones que expone, aconseja el acogimiento del recurso intentado.

A fs. 102 se llama al acuerdo para sentencia y a fs. 103 se deja constancia del orden de estudio en la causa por parte de los señores Ministros del Tribunal.

De conformidad con lo establecido en el art. 160 de la Constitución de la Provin-cia, esta Sala se plantea las siguientes cuestiones a resolver:

PRIMERA CUESTION: ¿Es procedente el Recurso de Inconstitucionalidad interpuesto?

SEGUNDA CUESTIÓN: En su caso ¿qué solución corresponde?

TERCERA CUESTIÓN: Costas.

A LA PRIMERA CUESTIÓN EL DR. OMAR PALERMO, dijo:

I.RELACIÓN SUCINTA DE LOS HECHOS DE LA CAUSA.

Entre los hechos relevantes para la resolución del recurso inter-puesto, se desta-can los siguientes:

1. Los Sres. Gladys Estela Bautista Alarcón y Miguel Angel Alarcón inician demanda de daños y perjuicios en contra del Sr. Domingo Alberto Ampuero Fernández, Delia Susana Soriano y la Provincia de Mendoza, por la suma de $80.000. Refieren que son hijos de la Sra. Exaltación Alarcón de Bautista, de nacionalidad boliviana, quien falleciera el 23/05/2003 luego de ser embestida, mientras se encontraba atravesando la Av. San Martín de Tunuyán, por el automóvil de propiedad de la Sra. Soriano, conduci-do por el Sr. Ampuero Fernández. Respecto a la personería invocada, sostienen que acreditan ser hijos de la fallecida con las copias certificadas de los respectivos certifica-dos de nacimiento que acompañan y con los autos n° 28.978 «Bautista Gladys Estela y Miguel Angel Alarcón p/ Información sumaria», originarios del Primer Juzgado de Fa-milia de la Cuarta Circunscripción Judicial, donde se tramita información sumaria para acreditar dicha relación de parentesco.

2. Al contestar demanda, la Sra. Soriano niega que los actores posean legitima-ción para accionar y que fueren hijos de la Sra. Exaltación Alarcón. Señala que según las partidas de nacimiento acompañadas por los mismos actores, serían hijos de Delia Alar-cón y/o Larcox, de nacionalidad argentina. Agrega que desconoce la prueba informativa tramitada en un juzgado de familia y que ello no puede modificar la prueba instrumental emitida por autoridad competente.

3. A fs. 50/52vta. contesta demanda el Sr. Domingo Alberto Ampuero quien deduce la excepción de falta de legitimación sustancial activa, por los mismos motivos que expone la co demandada, sosteniendo que los actores no son hijos de la señora falle-cida en el accidente de tránsito, quien era boliviana y no argentina.

4.El juez de primera instancia hace lugar a la excepción de falta de legitimación sustancial activa opuesta por los co-demandados y, en consecuencia, rechaza la deman-da interpuesta. Los fundamentos del juez a-quo pueden sintetizarse de la siguiente ma-nera:

– No ha quedado acabadamente demostrado que Delia Alarcón y Exaltación Alarcón sean la misma persona, debiéndose a una deficiencia probatoria de la parte acto-ra.

– El proceso voluntario de información sumaria no tiene efectos erga omnes o contra todos, sino efecto entre partes.

– Ninguna duda cabe de que Miguel Angel Alarcón y Gladys Estela Bautista son hijos de Delia Alarcón y que esta persona era soltera al momento de nacer sus dos hijos.

– Delia Alarcón era soltera al nacer sus dos hijos porque el nacimiento de Miguel Angel ocurrió el 21/02/1954 y el de Gladys Estela el 01/06/1956, siendo que el certifi-cado de matrimonio (en el supuesto de que Delia fuera Exaltación Alarcón) data del 10/03/1966.

– Resulta controvertido que la Sra. Exaltación sea madre de Miguel Angel, en razón de la falta de concordancia de nombre, edad y nacionalidad que surge de la partida de nacimiento de este actor.

– Respecto a la edad: la Sra. Exaltación Alarcón nació el 13/06/1939. Si Miguel Angel Alarcón nació el 21/02/1954, Exaltación tenía apenas 15 años y no 18 años como emerge de la partida de nacimiento del actor.

– Respecto a la nacionalidad: del conjunto de pruebas documentales aportadas, siempre figura Delia Alarcón, de nacionalidad argentina, y Exaltación Alarcón de na-cionalidad boliviana.

– Sólo el 21/02/1954 (nacimiento de Miguel Angel) y el 01/06/1956 (nacimiento de Gladys Estela) aparece en las partidas el nombre de Delia Alarcón, argentina, sin número de identificación de identidad.Es a partir del 10/03/1966 (matrimonio de Exal-tación Alarcón con Luis Bautista); 09/04/1966 (cédula de extranjería); 09/09/1971 (ma-trimonio de Gladys Estela Bautista); y 03/05/1979 (matrimonio de Miguel Angel), que aparece el nombre de Exaltación Alarcón.

– Esto pone en duda los dichos de los actores de que la Sra. Exaltación usaba el nombre de Delia porque no le gustaba su nombre, porque es justa y únicamente en Mendoza en donde aparece el nombre de Exaltación y no de Delia.

– Como hipótesis, no resulta absurdo pensar o suponer que Delia Alarcón pudie-ra ser la hermana mayor de Exaltación Alarcón, y que al desaparecer la primera la se-gunda haya tomado su lugar, no ajeno a las costumbres del país de Bolivia.

– También como hipótesis puede resultar que Delia sea en verdad Exaltación, que en momento de inscribir a su hijo Miguel Angel haya mentido la edad, que luego de tener a su hija Gladys haya contraído matrimonio con Luis Bautista (padre de Gladys), que se haya documentado en el año 1966, y haya tomado la decisión adulta de querer que la llamen por su verdadero nombre.

– Estas especulaciones no pueden probarse con los elementos que obran en la causa. Ello no quiere decir que Delia Alarcón y Exaltación Alarcón no pueda resultar ser la única y misma persona, sino que ha existido deficiencia probatoria que impide esta-blecerlo.

5. Esta sentencia es apelada por los actores y, a fs. 350/367vta., la Cuarta Cáma-ra Civil de Apelaciones hace lugar al recurso de apelación y, en consecuencia, revoca la decisión de primera instancia.Los fundamentos de la Cámara pueden sintetizarse de la siguiente manera:

– En una relación de derecho sustancial, la parte legitimada activamente es la titular del derecho o interés jurídicamente protegido que ha sido lesionado por un hecho ilícito culposo o doloso, es decir, quien puede ejercitar la acción de responsabilidad co-ntra el autor del hecho.

– Como principio general, el actor debe probar la calidad por la cual acciona y que postula en su demanda, en tanto aquel constituye uno de los principios esenciales de su derecho indemnizatorio.

– Si no se decide una cuestión de estado sino meramente de carácter patrimonial, o sea que en nada interesa el derecho sucesorio o de familia, basta una prueba bastante a criterio del juzgador para tener por acreditado el vínculo a falta de partidas.

– En el caso, se ha acompañado la partida de defunción que menciona a la cau-sante con el nombre de Exaltación Alarcón, de nacionalidad boliviana; el certificado de nacimiento del Sr. Miguel Angel Alarcón de fs. 02 otorgado por el Registro Civil de la Capital de Jujuy, que da cuenta que es hijo de Delia Alarcón, de nacionalidad argentina, hija de Clemencia Alarcón y que nació el 21/02/1954; y certificado de nacimiento de la Sra. Gladys Bautista, a fs. 6, emitido por el Registro Civil de El Carmen, provincia de Jujuy, indica que nació el 01/06/1956, hija de Delia Larcox, argentina, y de Luis Bautis-ta, boliviano, consta también que Delia es hija de Clemencia Alarcón.

– En el expediente n° 28.978/01 «Bautista Gladys Estela y Miguel Angel Alarcón p/ información sumaria» se agrega la partida de matrimonio de la Sra. Gladys Bautista, mencionándose que es hija de Exaltación Alarcón y Luis Bautista, ambos de nacionali-dad boliviana. A fs. 4 se agrega copia de la libreta de matrimonio del Sr.Miguel Angel Alarcón, en la que se indica que es hijo de Exaltación Alarcón.

– En ese expediente, la juez resolvió aprobar la información sumaria rendida y tener por acreditado que la Sra. Exaltación Alarcón de Bautista es la misma persona que Delia Alarcón y que es la progenitora de los Sres. Gladys Estela Bautista y Miguel An-gel Alarcón. Estas actuaciones contaron con la debida intervención del Ministerio Fiscal.

– Cita jurisprudencia que sostiene que la resolución que no aprueba la informa-ción sumaria, aún cuando esté firme y consentida, por haber recaído en un proceso de jurisdicción voluntaria no tiene el carácter ni produce los efectos de la cosa juzgada pro-piamente dicha o judicial. También otra conforme a la cual, es procedente la sustancia-ción de una información sumaria tendiente a obtener un pronunciamiento judicial que declare la identidad de la persona, siempre que la citada declaración tenga como antece -dente un interés concreto y se circunscriba a una finalidad específica indicada por el peticionario.

– La información sumaria rendida es, sin perjuicio de terceros, esa resolución de la Juez de Familia que no puede ser ignorada a la hora de evaluar la legitimación activa.

– Al tratarse de un procedimiento voluntario, que se inició con un objetivo de-terminado, como fue iniciar este proceso contencioso de daños y perjuicios, no es co-rrecto restarle valor en orden a la prueba de la legitimación sustancial activa de los aquí reclamantes, máxime si se tiene en cuenta que la Sra.Exaltación Alarcón, de nacionali-dad boliviana, nacida en 1939, se habría trasladado a Jujuy y luego a Mendoza, por lo que resultaría complejo recurrir a las actas originales de su nacimiento y las de sus hijos para que quede plenamente determinado el emplazamiento familiar que el juez de grado no tuvo por acreditado.

– Siendo la información sumaria un procedimiento que no perjudica a los terce-ros, cualquiera que se viera perjudicado por esa declaración, debió demostrar el perjui-cio y probar en contra de lo allí resuelto, lo que en el caso no ha ocurrido en modo algu-no.

– Ambos codemandados se limitaron a desconocer el valor probatorio de esas actuaciones, sin ofrecer prueba que pudiera desvirtuar lo allí resuelto (art. 179 CPC). Se trató de un hecho impeditivo que se opuso al progreso de la demanda, por lo que la car-ga de la prueba recaía sobre los accionados y no sobre la parte actora que acercó al pro-ceso todos los elementos de prueba que tuvo a su alcance, incluso la información suma-ria rendida.

– Concluye que la excepción de falta de legitimación sustancial activa debe ser desestimada.

En contra de dicha sentencia, la demandada Delia Susana Soriano interpone re-curso extraordinario de Inconstitucionalidad ante esta Sede.

II.- EL RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD INTERPUESTO

Sostiene la recurrente que la sentencia dictada resulta arbitraria, por cuanto ha valorado de tal modo la prueba obrante en la causa; tiene por acreditados extremos no probados; ignora prueba documental fundamental; otorga entidad de cosa juzgada a una información sumaria; funda el fallo en jurisprudencia no aplicable al caso. Los agravios que denuncia los plantea de la siguiente manera:

1) El fallo no analiza las pruebas de las que surge que los actores no revisten la calidad de hijos de la Sra. Exaltación Alarcón. La partida de defunción acredita el falle-cimiento de la Sra. Exaltación Alarcón de nacionalidad boliviana. La partida de naci-miento de Miguel Angel Alarcón señala que nació en Jujuy, hijo de Delia Alarcón. El certificado de nacimiento de la Sra.Gladys Estela Bautista dice que nació en Jujuy, hija de Luis Bautista, boliviano y de Delia Larcom, argentina. La parte actora pretende burlar esta prueba categórica tramitando una información sumaria, en la cual, con prueba tes-timonial únicamente, tratan de acreditar que la Sra. Exaltación Alarcón es la misma per-sona que Delia Alarcón. Cita los arts. 2 y 3 de la Ley 18.248. Agrega que la sentencia da validez a la prueba testimonial sobre un instrumento público, no redargüido de falsedad. Señala que el art. 15 de la Ley 18.248 dispone que después de asentados en la partida de nacimiento el nombre y apellido no podrán ser cambiados ni modificados sino por reso-lución judicial. Y en autos no se ha acompañado ninguna partida con asiento marginal que modificara las constancias de la partida de nacimiento de los accionantes, lo que no puede ocurrir porque la información sumaria no constituye cosa juzgada.

2) La Cámara señala que, si no se decide una cuestión de estado sino meramente de carácter patrimonial o sea que en nada interesa al derecho sucesorio o de familia, basta una prueba bastante a criterio del juzgador para tener por acreditado el vínculo a falta de partidas. No obstante, sostiene la recurrente que en el caso no faltan las partidas. Las partidas están y dicen claramente que los actores no son hijos de la persona falleci-da. Quizás fue tía de los actores, como señala el juez de primera instancia, a nivel de hipótesis.

3) Señala que de toda la jurisprudencia citada por la propia sentencia se concluye que la información sumaria es un proceso que no tiene entidad de cosa juzgada; que se vulneran los principios que hacen a la individualización de las personas con la petición de declarar la identidad a través de informaciones sumarias.Por ello, se agravia la recu-rrente de la sentencia que otorga fuerza de cosa juzgada a dicha información sumaria.

4) Sostiene que afecta al principio de congruencia la sentencia que hace lugar a la demanda valorando la información sumaria como si tuviere la fuerza de la cosa juz-gada y alega para ello que el procedimiento judicial fue regularmente llevado, incluso con la intervención y consiguiente control del Ministerio Fiscal, precisamente cuando no hubo un examen correcto del Ministerio Fiscal.

5) Se agravia de que la Cámara traslada la carga de la prueba a su parte, soste-niendo que a la parte actora le resultaría complejo recurrir a las actas originales. Se pre-gunta si es fácil para la recurrente, jubilada de más de 75 años, ir a Jujuy a investigar la identidad de los actores. Son los actores quienes están en mejores condiciones de de-mostrar su propia identidad.

6) Finalmente sostiene que la sentencia le afecta derechos constitucionales, como el de propiedad, pues con una sentencia contradictoria se la condena a pagar $56.000, con más intereses, cuando además de todo lo señalado, no tenía ni la posesión del vehí-culo que intervino en el accidente de tránsito. Concluye que la estabilidad del nombre consagrada en el art. 15 de la Ley 18.248 debe entenderse como la prohibición de modi-ficarlo por acto voluntario y autónomo del individuo cuando no medien justos motivos sino razones meramente subjetivas o en perjuicio de terceros. En el caso, se intenta cambiar los datos filiatorios a los fines de perjudicar a terceros.

III.- SOLUCIÓN AL CASO

Tiene dicho este Tribunal que, «la tacha de arbitrariedad requiere que se invoque y demuestre la existencia de vicios graves en el pronunciamiento judicial recurrido, con-sistentes en razonamientos groseramente ilógicos o contradictorios, apartamiento palma-rio de las circunstancias del proceso, omisión de consideración de hechos o pruebas de-cisivas o carencia absoluta de fundamentación (L.S. 188-446, 188-311, 102-206, 209-348, etc.) » (L.S.223-176).

«La arbitrariedad también existe en los casos de análisis erróneo (cuando el error es inexcusable) ilógico o inequitativo del material fáctico. La omisión o merituación torcida de prueba decisiva, relevante, esencial y conducente para la adecuada solución del litigio, hace que el fallo no sea una derivación razonada de lo alegado y probado en la causa, agraviando el art. 18 de la Constitución Nacional» (L.S. 238-392).

«No puede confundirse arbitrio y arbitrariedad. El arbitrio es razonable, fundado y permite el contralor del superior. La arbitrariedad es el reino de lo absurdo, ilógico, caprichoso y es lo que la doctrina de la Corte ha pretendido evitar, al admitir esta causa genérica de defectos en la forma de las sentencias que dictan los jueces» (L.S. 240-8).

El recurso de inconstitucionalidad tiene carácter excepcional, por ello, las causa-les se interpretan restrictivamente, evitando que la Corte se convierta en una tercera ins-tancia ordinaria, contraviniendo todo el sistema recursivo (L.S. 223-176).

En conclusión, la tacha de arbitrariedad es improcedente si se funda en una mera discrepancia del recurrente con la apreciación de los hechos y la interpretación de la prueba efectuada por los jueces de grado, toda vez que la procedencia de la impugnación requiere la enunciación concreta de las pruebas omitidas y su pertinencia para alterar la decisión de la causa (L.S. 226-440).

Teniendo en cuenta lo expuesto, la cuestión a resolver en esta instancia consiste en determinar si resulta arbitraria la sentencia que rechaza la excepción de falta de legi-timación sustancial activa interpuesta por los demandados y, en consecuencia, considera acreditado el vínculo invocado por los actores, teniendo en cuenta las siguientes circuns-tancias que surgen de la causa: a) El 23/05/2003, en el departamento de Tunuyán, fallece la Sra.Exaltación Alarcón, de nacionalidad boliviana, como consecuencia de un acci-dente de tránsito; b) quienes invocan la calidad de hijos inician acción de daños y perjui-cios; c) previo a ello, tramitan un proceso de información sumaria para determinar que la Sra. Exaltación Alarcón y Delia Alarcón son la misma persona; d) en dicho proceso, la jueza concluye que Exaltación y Delia son la misma persona; e) los demandados, opo-nen la excepción de falta de legitimación sustancial activa, fundándose en las partidas de nacimiento que señalan que los actores son hijos de Delia Alarcón de nacionalidad ar-gentina; f) el juez de primera instancia se apoya, esencialmente, en la prueba instrumen-tal rendida y, en consecuencia, hace lugar a la excepción de falta de legitimación sustan-cial activa invocada por los demandados; g) la Cámara revoca la decisión, rechaza la defensa planteada y considera que Exaltación y Delia eran la misma persona, madre de los actores.

Considero que no asiste razón a la recurrente en cuanto solicita la revocación del decisorio de Cámara. Ello, por las siguientes razones:

a) Legitimación activa.

Sabido es que la legitimación constituye uno de los requisitos para ejercer la acción y ha sido definida como «el derecho que tiene quien se presenta a la jurisdicción de obtener una decisión sobre el mérito, es decir un pronunciamiento sobre el derecho sustancial invocado por las partes, sea tal decisión favorable o desfavorable», agregán-dose que «La legitimación activa supone la identidad entre la persona a quien la ley le concede el derecho de acción y quien asume en el proceso el carácter de actor» (ARAZI, Roland «La legiti mación como elemento de la acción», pág. 23, en «La Legitimación» Homenaje al Profesor Doctor Lino Enrique Palacio, Ed. Abeledo Perrot).

Tan importante es este requisito que el juez debe examinarlo previamente, de oficio, porque se trata de una típica cuestión de derecho. (Arazi, Roland, ob.cit., pág. 33). Ha dicho este Tribunal al respecto que «La ausencia de legitimación debe ser de-clarada oficiosamente, aún cuando no se la hubiere opuesto ni como excepción ni como defensa de fondo». (LS 225-341; LS 254-187; 213-220; LS 394-29; n° 93479; N° 96083; n° 102253, entre otros).

b) Información sumaria a los fines de rectificar o modificar una inscripción registral.

Es cierto que a los fines de acreditar la legitimación activa, concretamente la calidad de hijos de una persona, la prueba por excelencia la constituyen las partidas de nacimiento emitidas por el Registro del Estado Civil de las Personas.

No obstante, dicha prueba no es absoluta ni excluyente.

Nuestra legislación permite la posibilidad de iniciar acciones tendientes a rectifi-car, adicionar o modificar actas del registro del estado civil de las personas, a través de un proceso sumario, conforme lo dispuesto en los arts. 312 a 314 del CPC, en el art. 52 inc. n) de la Ley 6354 y lo regulado en la Ley Nacional del Registro de Estado Civil, n° 18.248 en los arts. 16, 17 y otros.

A tal fin, el art. 52 de la Ley 6354 otorga competencia a la justicia de familia en todas las cuestiones relativas al nombre, estado civil y capacidad de las personas (inc. n). Por su parte, el Código Procesal Civil (arts. 312 a 314) establece las pautas a seguirse en dicho proceso en lo atinente a la personería, requisitos de la demanda, partes que deben intervenir, dejando librado al juez la posibilidad de adoptar las normas procesales a las circunstancias del caso (art. 314, inc. II).

Asimismo, el art.17 de la Ley 18.248 dispone que la modificación, cambio o adición de nombre o apellido, tramitará por el proceso sumarísimo, con intervención del Ministerio Público.

Es decir, no obstante la fuerza probatoria que tienen las partidas emitidas por el Registro del Estado Civil de las Personas, lo cierto es que ante un error o equívoco en las mismas, pueden modificarse o rectificarse mediante un proceso de información sumaria que debe tramitar ante el juzgado de familia competente.

c) La información sumaria rendida en autos.

En el caso bajo análisis, ambos actores poseen partidas de nacimiento en las que, tal como ellos lo sostienen, existen errores respecto al verdadero nombre de quien de-nuncia ser la madre de ellos.

En efecto, en las partidas de nacimiento obrantes en autos (fs. 7 y 11), surge que son hijos de Delia Alarcón, de nacionalidad Argentina; cuando el verdadero nombre de la madre es el de Exaltación Alarcón y de nacionalidad boliviana.

Por ello, ante el fallecimiento de su madre, recurrieron a la única vía que la ley dispone para subsanar los errores en las actas registrales, esto es, la información suma-ria.

Fue en dicho proceso donde, luego de rendir distintas pruebas (testimoniales, actas de matrimonio, etc.) y, previa intervención del Ministerio Público (conforme lo dispuesto por el art. 314 inc. II, 302 inc. 4° CPC y art. 17 Ley 18.248), el juez competen-te declara que Delia y Exaltación son la misma persona y que los actores son sus hijos.

Esa sentencia, tal como lo establece el art. 17 de la Ley 18.248, es oponible a terceros y, además, ha quedado firme ante la falta de impugnación por parte de los de-mandados o cualquier otro tercero interesado.

Es cierto que en el proceso rendido no se han cumplido todas las formalidades que exige la ley: no se hizo la publicación edictal, no se corrió traslado a los posibles interesados, no se ha comunicado al Registro del Estado Civil a los fines de que rectifi-que las partidas.No obstante, estas omisiones no invalidan la sentencia a la que ha arri-bado el juez competente, por cuanto, a la fecha, ninguna persona se ha opuesto a lo allí resuelto ni ha invocado interés jurídico alguno que amerite su nulidad. Por su parte, la comunicación al Registro para la rectificación de las partidas aún puede realizarse, no existiendo impedimento legal para ello.

Cabe hacer una aclaración respecto al supuesto interés jurídico que puedan invo-car los demandados en contra de lo resuelto en la información sumaria. Los demandados resultan autores (uno como conductor, el otro como titular registral) de un hecho ilícito que costó la vida de una persona. Ese hecho lo cometieron y lo justo y legal es que in-demnicen a la víctima o sus derecho habientes. Por ello, ningún interés jurídico les cabe en la información sumaria resuelta, a menos que acreditaran certeramente que se trató de un proceso doloso, con pruebas falsas, etc., lo que no han invocado ni acreditado. Su interés radicaría, simplemente, en pagar lo que deben a quien corresponde, a los fines de no pagar mal, nada más. En consecuencia, si pagan a quienes una sentencia judicial con-sidera legitimados, no corren el riesgo de que algún tercero reclame luego la indemniza-ción, ya que podrán válidamente oponerle el pago efectuado.

En conclusión, considero que no resulta arbitraria la sentencia que rechaza las excepciones de falta de legitimación sustancial activa invocadas por los demandados. Los actores, frente a partidas de nacimiento erróneas, recurrieron al único proceso pre-visto en la ley para rectificarlas. El juez que entendió en tal información sumaria les otorgó la razón, previa intervención del Ministerio Público. Ningún otro recaudo se les puede exigir a los accionantes que acreditaron el vínculo del modo previsto en la legis-lación.Correspondía entonces a los demandados desvirtuar dicha prueba mediante ele-mentos de convicción suficientes respecto a la falsedad de lo actuado en la información sumaria y dicha prueba no fue ofrecida por los interesados, quienes, además, ni siquiera apelaron la sentencia recaída en ese proceso.

En virtud de todo lo expuesto, si mi voto resulta compartido por mis distinguidos colegas de Sala, corresponde rechazar el recurso interpuesto y, en consecuencia, confir-mar la sentencia recurrida.

Así voto.

Sobre la misma cuestión el Dr. PEREZ HUALDE, adhiere al voto que antecede.

A LA SEGUNDA CUESTIÓN, EL DR. OMAR PALERMO, DIJO:

Atento lo resuelto en la cuestión anterior, corresponde rechazar el recurso inter-puesto y, en consecuencia, confirmar la sentencia dictada a fs. 350/367vta. de los autos 32.507/18.034, caratulados «ALARCON GLADYS E. Y MIGUEL A. ALARCÓN C/ DOMINGO A. AMPUERO FERNÁNDEZ; DELIA S. SORIANO Y PCIA. DE MEN-DOZA P/ D. Y P. » por la Cuarta Cámara de Apelaciones de la Primera Circunscripción Judicial.

Así voto.

Sobre la misma cuestión el Dr. PEREZ HUALDE, adhiere al voto que antecede.

A LA TERCERA CUESTIÓN, EL DR. OMAR PALERMO, DIJO:

Atento lo resuelto en las cuestiones anteriores, las costas se imponen a la recu-rrente vencida. (arts. 36 y 148 CPC).

Así voto.

Sobre la misma cuestión el Dr. PEREZ HUALDE, adhiere al voto que antecede.

Con lo que se dio por terminado el acto, procediéndose a dictar la sentencia que a continuación se inserta:

S E N T E N C I A:

Mendoza, 26 de agosto de 2.013.-

Y VISTOS:

Por el mérito que resulta del acuerdo precedente, la Sala Primera de la Supre-ma Corte de Justicia, fallando en definitiva,

R E S U E L V E:

I.- Rechazar el recurso de Inconstitucionalidad interpuesto y, en consecuencia, confirmar la sentencia dictada a fs. 350/367vta. de los autos 32.507/18.034, caratulados «ALARCON GLADYS E. Y MIGUEL A. ALARCÓN C/ DOMINGO A. AMPUERO FERNÁNDEZ; DELIA S. SORIANO Y PCIA. DE MENDOZA P/ D. Y P. » por la Cuarta Cámara de Apelaciones de la Primera Circunscripción Judicial.

II.- Imponer las costas a la recurrente vencida.

III.- Regular los honorarios profesionales por la instancia extraordinaria de la siguiente manera: a la Dra. Isabel M. VALENTI, en la suma de pesos DOS MIL SEIS-CIENTOS OCHENTA Y OCHO ($ 2.688) (Art. 15 Ley 3641).

Notifíquese.

DR. ALEJANDRO PEREZ HUALDE

DR. OMAR PALERMO

CONSTANCIA: Que la presente resolución no es suscripta por el Dr. Jorge H. NAN-CLARES, por encontrarse en uso de licencia (art. 88 ap. III del C.P.C.). Secretaría, 26 de agosto de 2.013.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: