¿Son iguales los extremos fácticos que habilitan la extensión de la responsabilidad laboral por incumplimientos laborales a los socios y a los directores de sociedades comerciales?

balanzaFecha: 29-oct-2013

Cita: MJ-MJN-74755-AR

Se advierte en los planteos judiciales una frecuente confusión al momento de fundamentar los pedidos de extensión de responsabilidad, por cuanto se confunde la imputación a socios y controlantes (art. 54 LSC) con la imputación a los directivos (art. 274 LSC).

Por ello es bueno recordar que se trata de supuestos absolutamente diferentes, ya que en el caso de los directores su responsabilidad no está dada por el corrimiento del velo societario, sino por el daño que produzcan por el mal desempeño de su cargo, dolo, abuso de facultades o culpa grave. Y dicho daño es posible de atribuir -siempre que se pruebe debidamente que fue el directivo quien lo hizo posible- en los supuestos de trabajo no registrado o indebidamente registrado.

Por el contrario, la imputación a los socios y controlantes requiere el corrimiento del velo societario, lo que, como analizáramos más arriba, es objeto de gran polémica por cuanto implicaría desconocer la personalidad diferenciada de la sociedad de la de los socios que la integran.

Sin perjuicio de lo expuesto, la problemática que nos ocupa se da particularmente en las pequeñas y medianas empresas, donde los socios suelen cumplir el papel de directivos o gerentes. Por tanto, en la práctica, aun cuando no se logre la condena contra la persona física en su carácter de socio, podría logrársela en su carácter de director o gerente.

Otro aspecto práctico a considerar es la anticipación de pruebas a fin de conocer con precisión la composición societaria de la persona jurídica demandada, así como quiénes han sido, a lo largo de la relación laboral con el reclamante, los directivos o administradores de la misma. Ello evitará sin duda el frecuente error de demandar indebidamente, con las consecuencias previsibles en tales supuestos.

Resta agregar que en los casos en que existan socios ocultos o directivos que sean meros «hombres de paja», existe siempre la posibilidad -probado debidamente el fraude-, de aplicar los arts. 14 y/o 31 de la LCT, con lo que ya no se tendería a lograr el corrimiento del velo societario, sino directamente la caída de la figura societaria como tal, y la consiguiente imputación directa de responsabilidad en su calidad de empleador o empleadores directos a las personas físicas.

Consulta a cargo del Dr. Diego J. Tula.

  1. graciela petraglia 30 octubre 2013 at 2:52 AM

    como siempre , informacion del mas alto nivel en un lenguje muy accesible. Gracias.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: