fbpx

Para el pedido de quiebra de una sociedad extranjera inscripta en nuestro país se debe recurrir a la justicia argentina

quiebrasPartes: Envases del Pacífico S.A. ( Edelpa ) s/ pedido de quiebra por PE Acquisitions LLC

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial

Sala/Juzgado: F

Fecha: 14-mar-2013

Cita: MJ-JU-M-78980-AR | MJJ78980 | MJJ78980

Si la sociedad extranjera se encuentra inscripta conforme las disposiciones de la legislación argentina, se halla sometida a tal régimen para todo aquello cuanto se vincule con la actividad desarrollada en el país; por lo que el pedido de quiebra debió ser interpuesto ante la jurisdicción provincial pertinente.

Sumario:

1.-El artículo 123 de la ley 19550 expresamente refiere al caso en que una persona jurídica formada en el extranjero funde -como socia- otra sociedad en nuestro país o adquiera participación en una local ya existente. Esa inscripción la caracteriza como una persona jurídica distinta de su matriz extranjera, con lo que se constituye en un centro de imputación diferenciado, con su propia autonomía patrimonial y organización propia y sujeta, por ende, a las directrices impuestas por la legislación de la materia.

2.-El artículo 89 del Código Civil establece que el domicilio real de las personas, es el lugar donde tienen establecido el asiento principal de su residencia y de sus negocios , y la ley 19.550:11, inciso 2 , dispone que se tendrán por válidas y vinculantes para la sociedad todas las notificaciones efectuadas en la sede inscripta , de manera que, efectivamente, la ley presume iuris et de iure al domicilio social inscripto como lugar de residencia, calificándolo a éste como legal (art. 90 inc. 3° Cód. Civil). Por lo tanto, mientras la emplazada no altere tal inscripción registral, tal domicilio es hábil a los fines de llevar a cabo las notificaciones judiciales hasta tanto se constituya un domicilio legal.

3.-Siendo que la sociedad extranjera se encuentra inscripta conforme las disposiciones de la legislación argentina, se halla sometida a tal régimen para todo aquello cuanto se vincule con la actividad desarrollada en el país; ergo, el pedido de quiebra debe ser interpuesto ante la jurisdicción provincial pertinente -LS:11:2- y notificar el traslado dispuesto por la LCQ: 84 , en el domicilio social fijado. N.R.: Sumarios elaborados por Ricardo A. Nissen.

Fallo:

Buenos Aires, 14 de marzo de 2013.

Y Vistos:

l. Apeló la peticionante de la quiebra la decisión adoptada a fs. 802/806 mediante la cual el Sr. Juez de Grado se declaró incompetente para entender en estas actuaciones con fundamento en que la inscripción registral de la sociedad requerida se encuentra radicada en extraña jurisdicción -LS:123- y además, le impuso las costas.

Los agravios de fs. 816/820 fueron contestados por la citada a fs. 823/831.

La Sra. Fiscal General ante esta Cámara se expidió a fs. 839/840.

2. Sin desconocer que la presunta deudora introdujo cuestiones de diversa índole al momento de contestar la citación de la LCQ:84 -fs. 729/742- a saber (i) la pertinencia o no del trámite pre-falencial estando pendiente de resolución el laudo arbitral -en trámite ante la colega Sala D- y (ii) la cuestión de competencia internacional, lo cierto es que el único recurso planteado se ciñe exclusivamente a los términos en que fuera adoptada la resolución por parte del Sr. Juez de Grado, quien decidió en base al planteo de incompetencia para entender en el presente pedido de quiebra sobre la base de lo normado por la LS:123 .

Consecuencia de ello, la decisión que aquí habrá de adoptarse lo será con prescindencia de las otras cuestiones que fueran observadas.

3. El presente pedido de quiebra se promueve en razón de que PE Acquisitions LLC (PE) aduce ser acreedora de Envases del Pacífico SA (EDELPA) como consecuencia del incumplimiento del laudo arbitral que la condenó a restituir en el plazo de diez días la suma de U$S160.000.

Las partes, -hoy en conflicto- se vincularon comercialmente como consecuencia de dos acuerdos celebrados entre PE Acquisitions LLC y Envases del Pacífico SA con fechas 18/11/2004 y 30/9/05. A partir de esos contratos es que Envases del Pacífico SA -sociedad de origen chileno- se inscribe en el Registro Público de la Pcia. de Bs.As.en los términos de la LS:123 -fs. 557/563-.

Tal disposición legal expresamente refiere al caso en que una persona jurídica formada en el extranjero funde -como socia- otra sociedad en nuestro país o adquiera participación en una local ya existente.

Esa inscripción la caracteriza como una persona jurídica distinta de su matriz chilena, con lo que se constituye en un centro de imputación diferenciado, con su propia autonomía patrimonial y organización propia y sujeta, por ende, a las directrices impuestas por la legislación de la materia (Grispo, «Tratado sobre las Sociedades Comerciales», Ed. Ad Hoc, 2007, T° 2, pág. 672 y sgtes.; Roitman «Ley de Sociedades Comerciales» Comentada y Anotada, La Ley, 2006, T° II, pág. 793, 867 y ccdtes., Nissen, «Ley de Sociedades Comerciales», Ed. Ábaco, 1997, T°2, 329 y sgtes.).

Desde este enfoque entonces es que cabe analizar la cuestión de la competencia en razón del territorio; esto es determinar si corresponde actuar a la justicia nacional o a la provincial en razón de la inscripción registral que efectuara la sociedad chilena a efectos de participar como accionista de dos sociedades argentinas.

En tal sentido el cciv. 89 establece que «el domicilio real de las personas, es el lugar donde tienen establecido el asiento principal de su residencia y de sus negocios». Y la ley 19.550:11, inciso 2, dispone que «se tendrán por válidas y vinculantes para la sociedad todas las notificaciones efectuadas en la sede inscripta».

Efectivamente, la ley presume iuris et de iure al domicilio social inscripto como lugar de residencia, calificándolo a éste como legal (art. 90 inc. 3° Cód. Civil). De manera que mientras la emplazada no altere tal inscripción registral, tal domicilio es hábil a los fines de llevar a cabo las notificaciones judiciales hasta tanto se constituya un domicilio legal.

Siguiendo tal línea argumental, Envases del Pacífico SA se inscribió en la Provincia de Buenos Aires.

La disquisición que efectúa la apelante en su escrito -fs.817 in fine (i) y (ii)- si bien correcta, no encuentra apoyo en el posterior desarrollo del memorial. Es que si bien el art. 3 de la ley concursal establece la competencia en el juez del lugar de la administración de los negocios, lo cierto es que no se encuentra acreditado que la misma se encuentre radicada en esta jurisdicción.

Tal como lo expone, la aquí citada constituyó domicilio en distintas actuaciones judiciales donde habría tenido intervención (Av. Pte. Roque Saenz Peña 938 Piso 3 -v. fs. 818 vta./819- o en la calle Marcelo T.de Alvear 684 Piso 2 -v. fs. 819 (i)-, ambos de CABA); mas de ello no deriva que la fijación de esos domicilios procesales configure que se encuentre allí la administración de la sociedad; de hecho refiere a dos domicilios distintos.

Contrariamente, tal como surge del Poder Especial agregado a fs. 557/563, quien fuera designado apoderado en los términos de la LS:123 fijó el domicilio de la sociedad en la calle Juan B. Justo 569, Florida, Pdo. de Vicente López, Pcia. de Buenos Aires -v. fs. 561-.

Consecuentemente, siendo que la sociedad chilena se encuentra inscripta conforme las disposiciones de la legislación argentina, se halla sometida a tal régimen para todo aquello cuanto se vincule con la actividad desarrollada en el país; ergo, el presente pedido de quiebra debió ser interpuesto ante la jurisdicción provincial pertinente -LS:11:2 – y notificar el traslado dispuesto por la LCQ: 84 , en el domicilio social fijado.

4. Tampoco merece favorable atención el agravio relativo a la «prematura» decisión que adoptara el Sr. Juez. No cabe tal conceptualización respecto de una resolución que ha sido dictada cuando las actuaciones se encontraban en condiciones procesales para ello.

Así como la apelante entendió que «.(la indagación). cumplida hasta acá es suficiente para definir la competencia del Juzgado de esta ciudad.» (fs.820 punto III.6), el Magistrado resolvió que, con los mismos elementos de juicio, la solución era la contraria a la pretendida, tal como también lo entiende esta Sala.

Agrégase finalmente que no existe respaldo legal a la argumentación o proposición de que el a quo debía esperar hasta, por ejemplo, la oportunidad prevista por la LCQ:100 (fs. 820, III.6), pues, reitérase, a la vista de los hechos expuestos, tal proceder no hubiere sino provocado un dispendio de actividad jurisdiccional absolutamente innecesario.

5. En cuanto a la imposición de costas, frente a la situación creada que implicó bilateralidad y controversia, cupo imponerle las costas del procedimiento, como decidió el magistrado de grado. Es que no se aprecia en el caso circunstancia alguna que justifique un apartamiento del criterio objetivo de la derrota, en virtud del cual procede que la recurrente soporte las costas (arg., cpr. 68/9 ).

En virtud de lo expuesto, tal agravio no ha de prosperar.

En razón de ello, se resuelve: Desestimar el recurso de apelación y confirmar el decisorio en crisis. Con costas de Alzada.

Notifíquese y a la Sra. Fiscal General en su despacho.

Cumplido, devuélvase a la instancia de origen a sus efectos.

Juan Manuel Ojea Quintana, Rafael F. Barreiro, Alejandra N. Tevez. Ante mí: Silvina D.M.Vanoli. Es copia del original que corre a fs. 841/842vta. de los autos de la materia.

Silvina D.M. Vanoli – Prosecretaria de Cámara

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: