Rechazo del pedido de restitución de un vehículo secuestrado utilizado para transportar estupefacientes al no ser el propietario quien lo peticiona Aquino Carlos Alberto – Cámara Federal de Apelaciones de Rosario

shutterstock_101005090Partes: Aquino Carlos Alberto s/ incidente de restitución

Tribunal: Cámara Federal de Apelaciones de Rosario

Fecha: 1-mar-2013

Cita: MJ-JU-M-77996-AR | MJJ77996 | MJJ77996

Se rechaza el pedido de restitución de un vehículo secuestrado en virtud de que el peticionante no ha demostrado la propiedad que esgrime y surge de autos que el vehículo era utilizado por otra persona para transportar estupefacientes, 

Sumario:

1.-Corresponde rechazar el recurso de apelación contra la resolución que denegó la restitución de un automóvil secuestrado en un allanamiento en virtud de que conforme las constancias de la causa no se puede descartar en absoluto que el bien cuya restitución se solicitó hubiera sido utilizado para la comisión de hechos tipificados por la Ley 23737 o que su adquisición fuera producto de ganancias procedentes del tráfico de estupefacientes.

2.-La procedencia del pedido de restitución del vehículo secuestrado en un allanamiento debe analizarse a la luz del art. 30 de la Ley 23737 en cuanto dispone que podrán decomisarse los bienes e instrumentos empleados para la comisión del delito e igualmente incautarse el beneficio económico producto del mismo, en este caso concreto se advierte que el rechazo de la petición se encuentra debidamente justificado.

3.-De la lectura de la causa principal se advierte que en el marco de las investigaciones iniciadas por la preventora en orden a esclarecer conductas en presunta infracción a la Ley 23737, y efectuando observaciones y seguimientos de quien fue señalada como una de las principales personas sospechosas de llevar adelante tales conductas, se estableció que la provisión de estupefacientes a uno de los bunker sería llevada a cabo por una persona de sexo femenino en el vehículo secuestrado.

4.-Al allanarse una vivienda, se procedió al secuestro, junto con importante cantidad de estupefacientes encontrados en el interior del inmueble, del vehículo cuya restitución se pretende, el cual se encontraba estacionado a escasos metros del ingreso a la vivienda, inclusive se secuestró del interior de una mesa de luz situada en una habitación de dicho domicilio una cédula verde perteneciente a dicho vehículo.

Fallo:

Rosario, 1º de marzo de 2013.-

Visto, en Acuerdo de la Sala “B” el expediente n° 5197-P, “AQUINO, Carlos Alberto s/ Incidente de Restitución (Dom. EPZ-611)” (n° 747/12A del Juzgado Federal n° 3 de Rosario), del que resulta:

Vienen los autos a conocimiento de este Tribunal en virtud del recurso de apelación interpuesto por Carlos Alberto Aquino con patrocinio del Dr. Adrián José Chiummiento (fs. 26/28) contra el decreto de fecha 26 de septiembre de 2012 por el que se rechazó el pedido de restitución del vehículo secuestrado para los autos principales a favor del nombrado (fs. 22).

Concedido el recurso (fs. 29) y elevados los autos a la Alzada se dispuso la intervención de esta Sala “B” (fs. 34) y se programó audiencia oral en los términos del art. 454(REF.LEG1313.454) del C.P.P.N. (fs. 38) oportunidad en la que se agregó minuta sustitutiva del informe oral en un total de 3 fojas (fs. 40/42) y quedaron los presentes en condiciones de ser resueltos. (fs. 43).

Y Considerando que:

1°) Al interponer el recurso el apelante consideró que se ha violado su derecho de propiedad consagrado por el art. 17 de la Constitución Nación, sin que exista una sentencia fundada en ley que autorice la retención del bien.

Refirió al escrito por el que solicitó oportunamente la devolución del vehículo marca Renault, modelo Clio Autentique 1.2, dominio EFZ-611, destacando que el bien secuestrado no constituye elemento de convicción alguno ni resulta importante a los fines de la imputación realizada en los autos principales.

Señaló que la privación del uso del rodado le ocasiona graves daños ya que es portador de HIV y necesita el vehículo para trasladarse a los lugares de atención.

Sostuvo que el lugar en el que se hallaría el automotor, en Av. Perón y su intersección con Av.de Circunvalación de esta ciudad, no brinda un adecuado resguardo lo que acelera su deterioro.

Consideró que no hay prueba alguna que surja de la causa principal y que indique que el secuestro de la unidad que le pertenece resulte de utilidad alguna para la investigación, agregando que no se ha detectado punto alguno de contacto entre el solicitante o su vehículo con los delitos investigados.

Solicitó que se revise lo actuado y se revoque el rechazo al pedido de restitución del vehículo.

Al mejorar fundamentos ante la Alzada, la apelante reiteró los argumentos desarrollados en oportunidad de interponer el recurso y solicitó la revocación del decreto recurrido.

2°) El juez a quo fundó su decisión de rechazar el pedido efectuado por Carlos Alberto Aquino en virtud de considerar que no variaron las circunstancias tenidas en cuenta al dictar la Resolución nº 960, oportunidad en la que a su vez sostuvo, al fundar su rechazo, que “del acta agregada a fs. 66/71 de los autos principales surge que el vehículo referido fue secuestrado al allanarse el domicilio de la principal investigada Nadia Moreyra, el cual estaba estacionado a escasos metros del mismo y como expuso el Fiscal, la nombrada fue vista utilizando ese vehículo para realizar las presuntas maniobras ilícitas que se investigan (fs. 19/20 expte. ppal.)” (fs. 12 y vta.).

Cabe destacar que la Resolución nº 960 de fecha 15/8/2012, obrante a fs.12 y vta., quedó firme al no haber sido recurrida por el solicitante de la devolución.

3°) Se concluye que en consideración a las constancias que surgen del presente incidente, de la causa principal que en fotocopia se tiene a la vista, y por los argumentos que habrán de desarrollarse a continuación, este Tribunal entiende que cabe rechazar el recurso de apelación deducido y en consecuencia confirmar el decreto por el cual se rechazó la devolución incoada.

4°) Se encuentra prima facie suficientemente acreditado que el vehículo marca Renault, modelo Clio Autentique, dominio EFZ-611 fue secuestrado por personal de la Sección Inteligencia Zona Sur de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones de Santa Fe en ocasión de allanarse el domicilio sito en calle Urquiza 9383 de Rosario (fs. 66/71 de los autos principales), el cual le fue entregado, en carácter de depositario judicial, al Jefe del Depósito Judicial de la U.R. II de Policía (fs. 196).

Se considera que, dadas las circunstancias del caso y en cuyo contexto debe analizarse la procedencia del pedido, en atención a la norma del art.30 de la Ley 23.737 en cuanto dispone que podrán decomisarse los bienes e instrumentos empleados para la comisión del delito e igualmente incautarse el beneficio económico producto del mismo, en este caso concreto se advierte que el rechazo de la petición se encuentra debidamente justificado.

En efecto, de la lectura de la causa principal se advierte que en el marco de las investigaciones iniciadas por la preventora en orden a esclarecer conductas en presunta infracción a la Ley 23.737 , y efectuando observaciones y seguimientos de quien fue señalada como una de las principales personas sospechosas de llevar adelante tales conductas, la llamada Nadia (luego identificada como Nadia Ivana Moreyra) se estableció por parte de la preventora por parte informativo del 31 de mayo de 2012 que la provisión de estupefacientes a uno de los bunker sería llevada a cabo por “una persona de sexo femenino, quien sería de nombre Nadia, siendo esta una persona de contextura delgada, pelo largo teñido de colorado y estatura media, a la que siempre se ve llegar al mencionado lugar con dos vehículos distintos, uno marca Renault Clio color bordó dominio EFZ-611 y el otro un Ford Ka color gris, dominio DQJ-523; que la misma todos los días en horarios indistintos se dirige hacia el lugar investigado donde se la ve ingresar con una bolsa en la que llevaría el estupefaciente” (fs. 18 y vta., el remarcado es del Tribunal), destacándose que asimismo en el reporte de tareas realizadas se informó que pocos días después se observó el vehículo señalado estacionado en frente de la vivienda de Urquiza 9383 de Rosario (fs.37).

En base lo informado por la preventora, el juez a quo expresó, en ocasión de resolver la situación procesal de Moreyra y otros coimputados en los principales, que la nombrada utilizaba el vehículo cuya restitución ha incoado Carlos Alberto Aquino para presumiblemente proveer sustancias estupefacientes a los denominados ‘bunkers’ ubicados en calle Bolívar 2319 y en calle Lavalle a la vera de río, ambos de Villa Gobernador Gálvez, para que posteriormente se distribuya en ellos el estupefaciente al menudeo (fs. 155/159).

Por otra parte, y como se adelantara, al allanarse la vivienda sita en calle Urquiza 9383 de esta ciudad, en fecha 06/06/2012, se procedió al secuestro, junto con importante cantidad de estupefacientes encontrados en el interior del inmueble, del vehículo ya identificado el cual se encontraba estacionado a escasos metros del ingreso a la vivienda, inclusive se secuestró del interior de una mesa de luz situada en una habitación de dicho domicilio “una cédula verde perteneciente al vehículo Renault Clio, dominio EFZ-611, a nombre de Pavetti, Ricardo José” (fs. 64 de los ppales.) siendo este último el titular registral del rodado (fs. 1).

Mediante Resolución nº 718 dictada el 19 de junio de 2012, el juez a quo procesó a Nadia Ivana Moreyra, junto con otras personas, por el delito del art. 5º inciso “c” de la Ley 23.737, en la modalidad de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, pronunciamiento que se encuentra firme (fs. 155/159 de los principales).

A lo señalado cabe agregar que, en el marco de una investigación que no se encuentra concluida, el vehículo cuya restitución se solicita era utilizado por la imputada Moreyra, destacándose -como ha señalado el magistrado actuante- que el solicitante Carlos Alberto Aquino no resulta ser el titular dominial del mismo (fs. 1 y 17), habiendo acompañado solamente una fotocopia de boleto de compraventa fechado el 28 de enero de 2012 pero sin fecha cierta (fs.3) en el que aparece como su domicilio el de calle Flor de Nácar 7149 de esta ciudad, es decir a una significativa distancia del lugar donde fue secuestrado el rodado, siendo que por el contrario se ha probado que era utilizado por Nadia Ivana Moreyra hallándose en su poder el día del allanamiento, el 6 de junio de 2012, lo que conduce a que no se pueda descartar en absoluto que el bien cuya restitución se solicitó hubiera sido utilizado para la comisión de hechos tipificados por la Ley 23.737 o que su adquisición fuera producto de ganancias procedentes del tráfico de estupefacientes.

En virtud de lo señalado, se entiende que más allá de lo expresado por Carlos Alberto Aquino al solicitar la restitución del vehículo, este no ha demostrado la propiedad que esgrime y surge de autos que el mismo era utilizado por otra persona, Nadia Ivana Moreyra, quien se encuentra procesada en los autos principales por el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercio, lo que autoriza a colegir que el decreto por el que se rechazó su planteo resulta razonable y ajustado a derecho.

5°) De la lectura de las fotocopias del expediente principal que se tienen a la vista no surge que hubiera existido por parte del Juzgado de instrucción, sin perjuicio de la delegación en los términos del art.196 del C.P.P.N., comunicación del secuestro del vehículo señalado a la Corte Suprema de Justicia de la Nación conforme Resolución n° 294/94 del 21/12/1994, ni en los términos de la Acordada nº 1 del año en curso del Máximo Tribunal que dispuso la creación de la “Base General de Datos de Bienes Secuestrados y/o comisados en causas penales de competencia de la Justicia Nacional y Federal” motivo por el cual habrá de recomendársele al magistrado actuante que se extremen los cuidados para evitar la omisión señalada.

Por tanto, SE RESUELVE:

I) Rechazar el recurso de apelación interpuesto por Carlos Alberto Aquino con patrocinio del Dr. Adrián José Chiummiento a fs. 26/28 y, en consecuencia, confi rmar el decreto de fecha 26 de septiembre de 2012, obrante a fs. 22, en lo que ha sido materia del recurso. II) Hacer saber al magistrado actuante lo señalado en el considerando 5° del presente. Insértese, hágase saber y, oportunamente, devuélvase al Juzgado de origen. (expte. Nº 5197-P).- Fdo.:

Edgardo Bello – José G. Toledo- Elida Vidal (Jueces De Cámara) – Ante mi:

María Verónica Villatte (Secretaria de Cámara).-

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s