fbpx

No hay reparación de daños y perjuicios por la publicación no autorizada de su imagen si la publicación se relaciona con hechos o acontecimientos de interés público

Partes: M. F. A. c/ Ford Motor Company y otros s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

CámaraSala/Juzgado: F

Fecha: 22-feb-2013

Cita: MJ-JU-M-78234-AR | MJJ78234 | MJJ78234

Se rechazó la demanda por la que el actor pretendió ser indemnizado por la publicación sin su consentimiento de una fotografía en la que aparecía su imagen, en un acto de la que la demandada era «sponsor», pues se trató de un acontecimiento desarrollado en público y sin que haya existido un fin comercial en dicha publicación.

Sumario:

1.-Corresponde rechazar la demanda por la que el actor pretendió ser indemnizado por la publicación -por parte de la demandada- de una fotografía en la que había salido retratado, pues se demostró que en el caso se trató de una fotografía que estaba relacionado con un acontecimiento que se desarrolló en público y no fue utilizada con fines comerciales, siendo entonces una excepción al art. 31 de la ley 11723.

2.-El ordenamiento jurídico argentino, a través del art. 31 de la ley 11723, consagra la protección de la imagen y, como principio general, su difusión requiere el consentimiento expreso del interesado, pero la misma norma prevé excepciones a dicha exigencia, entre las que se encuentran aquellas imágenes cuya publicación se relacione con hechos o acontecimientos de interés público, que se hubieran desarrollado en público.

3.-Cuando la reproducción de la imagen de la persona se relaciona con hechos, acontecimientos o ceremonias de carácter público, se halla por completo justificada la limitación del derecho subjetivo a la imagen, habida cuenta de que la figura del retratado es simple elemento del hecho, acontecimiento o ceremonia de interés público o desarrollado en público.

4.-En el caso se trata de una fotografía obtenida durante un evento público desarrollado en el predio de la Sociedad Rural Argentina, cuyo sponsor oficial fue la demandada; esta última circunstancia no pudo ser desconocida por el actor ya que el logo de la referida marca aparece en los carteles que rodeaban la pista donde el actor realizaba el vareo de los caballos frente al público espectador.

5.-La fotografía objeto de la presente acción se vincula con un evento cuyo objeto fue dar a conocer la presencia de la marca de automóviles de la demandada y su carácter de sponsor oficial en la exposición llevada a cabo en el predio de la Sociedad Rural.

6.-La fotografía en la que aparece el actor montado a caballo en la pista del predio de la Sociedad Rural Argentina, frente al público espectador -que también aparece fotografiado- fue publicada en el marco de un artículo que pretendió dar a conocer la participación de la marca de la demandada en un evento y su calidad de sponsor de aquél; es así que la imagen descripta se refiere al evento público referido en la nota de la cual forma parte.

7.-En el caso, no se advierte que la imagen del actor haya sido utilizada por la demandada para promocionar producto alguno, sólo aparece como un elemento más de la fotografía tomada en un evento público patrocinado por la demandada, del cual el actor fue partícipe.

Fallo:

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 22 días del mes de febrero de 2013, reunidos en acuerdo los Sres. Jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Sala «F» para conocer en los autos del epígrafe, respecto de las cuestiones sometidas a su decisión, a fin de determinar si es arreglada a derecho la sentencia apelada.

Practicado el sorteo correspondiente resultó el siguiente orden de votación: Sres. Jueces de Cámara Dres. GALMARINI. POSSE SAGUIER. ZANNONI.

A las cuestiones propuestas el Dr. Galmarini dijo:

I.- F. A. M. promovió demanda contra «Ford Motor Company», «Ford Argentina S.C.A.» y A. A., solicitando la reparación de los daños y perjuicios que afirma haber padecido a raíz de la publicación no autorizada de su imagen en una revista titulada «concepto F» emitida por la codemandada «Ford Argentina S.C.A.».

El magistrado de primera instancia desestimó la excepción de falta de legitimación pasiva opuesta por «Ford Motor Company», con costas. Asimismo rechazó la demanda con costas a cargo del accionante.

El pronunciamiento fue apelado por el actor y la codemandada «Ford Motor Company». El actor expreso sus agravios a fs. 430/45 y la codemandada a fs. 448/9. Los memoriales fueron respondidos a fs. 462/66 y 468/71.

II.- Excepción de falta de legitimación pasiva opuesta por la codemandada «Ford Motor Company»:

La coaccionada «Ford Motor Company» se agravia del rechazo de la excepción de falta de legitimación pasiva opuesta por su parte al contestar la demanda.

Sostiene la recurrente que todos los hechos en los que el actor basa su reclamo le son ajenos en tanto jamás pudo haber intervenido en ellos. Asimismo explica que Ford Motor Company tiene su sede en Estados Unidos donde desarrolla las acciones propias de su objeto social y que no fabrica ni promociona automotores en Argentina.

Alega que la revista en que se publicó la fotografía en cuestión fue encargada por Ford Argentina S.C.A.para publicitar sus productos en Argentina.

Entiendo que asiste razón a la recurrente.

En efecto, conforme lo sostuvo el propio actor en su demanda y fue ratificado por la coaccionada Ford Argentina S.C.A., la revista en que se publicó la fotografía que motivó estas actuaciones fue encargada por la mencionada firma a fin de promocionar sus productos en Argentina. Por lo tanto no se advierte qué intervención pudo tener la codemandada Ford Motor Company en los hechos que originaron el presente reclamo, los que a todas luces resultaron ajenos a ella.

El hecho de que la marca «Ford» se halle inscripta a nombre de la excepcionante no modifica la conclusión antes expuesta, pues el objeto del presente litigio no se relaciona con el uso de la marca referida, ni con la marca en sí misma, sino con la alegación por el actor de la comisión de un hecho ilícito por la utilización de la imagen del actor, sin su consentimiento, con fines comerciales, en una publicación encargada a la agencia de publicidad perteneciente al codemandado Annikian, publicación a la que Ford Motor Company es totalmente ajena.

Atento a ello, propongo modificar este aspecto del pronunciamiento, admitiendo la excepción de falta de legitimación pasiva opuesta por «Ford Motor Company «, lo cual basta para el rechazo de la demanda opuesta en su contra, con costas al actor (art. 68 del Código Procesal).

III.- Las críticas que formula el actor contra la sentencia de grado se refieren a la falta de condena contra sus contradicto­res e insiste en su derecho a obtener una indemnización.

A tal fin critica la valoración hecha por el magistrado de los elementos de prueba aportados a la causa, de los cuales surgiría, según sostiene el recurrente, que las demandadas habrían utilizado su imagen para fines publicitarios sin contar con su autorización, en contravención a lo establecido en el artículo 31 de la ley 11.723.

Nuestro ordenamiento jurídico, a través del art.31 de la ley 11.723, consagra la protección de la imagen y, como principio general, su difusión requiere el consentimiento expreso del interesado, pero la misma norma prevé excepciones a dicha exigencia, entre las que se encuentran aquellas imágenes cuya publicación se relacione con hechos o acontecimientos de interés público, que se hubieran desarrollado en público.

Se ha dicho que cuando la reproducción de la persona se relaciona con hechos, acontecimientos o ceremonias de carácter público, se halla por completo justificada la limitación del derecho subjetivo a la imagen, habida cuenta de que la figura del retratado es simple elemento del hecho, acontecimiento o ceremonia de interés público o desarrollado en público (Conf. CNCiv. Sala «K», noviembre 30/1990, «S. de H., M. c/ Editorial Perfil S.A. s/ daños y perjuicios»).

De acuerdo con ello, es menester distinguir en cada caso y de acuerdo a sus características propias, si nos hallamos ante una reproducción de la imagen del individuo o la del hecho que se quiere difundir y del cual aquélla forma parte.

En el caso se trata de una fotografía obtenida durante un evento público desarrollado en el predio de la Sociedad Rural Argentina, cuyo sponsor oficial fue «Ford». Como lo señaló el magistrado, esta última circunstancia no pudo ser desconocida por el actor ya que el logo de la referida marca aparece en los carteles que rodeaban la pista donde el actor realizaba el vareo de los caballos frente al público espectador (ver fs. 67 vta.).

Ahora bien, la fotografía de marras -en cuyo margen superior se consignó la palabra «eventos»- se encuentra inserta en el marco de un artículo publicado en la revista «Concepto F», titulado «Como todos los años, Ford volvió a decir presente en La Rural y Expoagro, las dos exposiciones más importantes del campo argentino» (ver fs.67/9).

Coincido con el magistrado en cuanto consideró que la fotografía en cuestión se vincula con el evento descripto en el artículo mencionado, cuyo objeto fue dar a conocer la presencia de «Ford» y su carácter de «sponsor oficial» en la exposición llevada a cabo en el predio de la Sociedad Rural entre los días 23 de julio y 4 de agosto. Nótese -como lo señala el sentenciante- que en el sumario de la revista, cuya copia obra a fs. 56 vta., se hace referencia a la página 28 -donde se halla la foto de marras- con la palabra «eventos».

Las consideraciones expuestas me llevan a colegir que la fotografía en la que aparece el actor montado a caballo en la pista del predio de la Sociedad Rural Argentina, frente al público espectador -que también aparece fotografiado- fue publicada en el marco de un artículo que pretendió dar a conocer la participación de «Ford» en el evento antes mencionado y su calidad de «sponsor» de aquél. Es así que la imagen descripta se refiere al evento público referido en la nota de la cual forma parte.

No se advierte que la imagen Sr. M. haya sido utilizada por la demandada para promocionar producto alguno. Si bien en otras páginas de la aludida revista aparecen publicitados vehículos de la marca «Ford» (ver fs. 54/5 y 59/63) no fue utilizada en ellas la imagen del actor, que sólo aparece como un elemento más de la fotografía tomada en un evento público patrocinado por «Ford», del cual M.fue partícipe.

En definitiva, entiendo que la fotografía de marras, resulta encuadrable en la excepción prevista por la normativa antes citada, por lo que su publicación no ha configurado una violación al derecho a la imagen del accionante.

Sin perjuicio de lo expuesto y a mayor abundamiento he de señalar que no se advierte que la imagen objeto de autos sea susceptible de ofender o ridiculizar o menoscabar la persona del actor.

En mérito a lo expuesto, voto por modificar la sentencia apelada, admitiendo la excepción de falta de legitimación pasiva opuesta por «Ford Motor Company» con costas al actor y por confirmar el pronunciamiento en lo demás que fue materia de agravio. Con costas de alzada a cargo del actor vencido.

Por razones análogas a las aducidas por el vocal preopinante los Dres. POSSE SAGUIER y ZANNONI votaron en el mismo sentido a la cuestión propuesta. Con lo que terminó el acto. JOSE LUIS GALMARINI. FERNANDO POSSE SAGUIER. EDUARDO A. ZANNONI.

Es copia fiel de su original que obra en las páginas N° a N° del Libro de Acuerdos de esta Sala «F» de la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil.

Buenos Aires, febrero de 2013.

AUTOS Y VISTOS:

Por lo que resulta de la votación que instruye el acuerdo que antecede, se modifica la sentencia apelada, admitiendo la excepción de falta de legitimación pasiva opuesta por «Ford Motor Company» con costas al actor y se confirma el pronunciamiento en lo demás que fue materia de agravio. Con costas de alzada a cargo del actor.

Toda vez que se ha modificado lo decidido por el Sr. Juez «a-quo», deberán adecuarse los honorarios de los profesionales intervinientes de conformidad con lo dispuesto por el art.279 del Código Procesal.

Cabe destacar que la sanción de la ley 24.432 ha introducido profundos cambios en el marco normativo arancelario, imponiendo a los jueces el deber de soslayar los montos o porcentuales mínimos establecidos en los regímenes arancelarios nacionales o locales cuando la naturaleza, alcance, tiempo, calidad o resultado de la tarea realizada o el valor de los bienes que se consideren, indicaren razonablemente que la aplicación estricta, lisa y llana de esos aranceles ocasionaría una evidente e injustificada desproporción entre la importancia del trabajo efectivamente cumplido y la retribución que en virtud de aquellas normas habría de corresponder (art. 13 de la ley 24.432; conf. H. 216.091 del 20-03-97).

A fin de valorar los trabajos realizados, la ley arancelaria establece un conjunto de reglas generales: naturaleza, complejidad del asunto y resultado obtenido que constituyen la guía pertinente para llegar a una solución justa y razonable.

Por otra parte corresponde ponderar la actividad desplegada p or los profesionales intervinientes, el interés económico en juego y el tiempo dedicado que, aunque no sea decisivo en las labores intelectuales, no deja de ser una pauta de relevancia a los fines regulatorios (Conf. esta Sala H. 450.713 «Missaglia Cristian Felix c/Scwhartz Ariel Marcelo s/Daños y Perjuicios» del día 21 de septiembre de 2006).

En aplicación de tal criterio legal y sin desmerecer el trabajo de los profesionales intervinientes en autos, teniendo en cuenta el monto del proceso, trabajos realizados, apreciados por su importancia, extensión y calidad, etapas cumplidas, resultado obtenido, teniendo en cuenta las apelaciones por altos de fs. 705 y lo dispuesto por los arts. 6, 7 , 9,10, 11 , 37, 38 y concs. de la ley 21.839 y en lo pertinente por la ley 24.432, se regulan los honorarios de los DRES. RAFAEL MARÍA ESPINOSA, JUAN SEGUNDO BELLOCQ y DIEGO SEBASTIÁN RÍOS, letrados apoderado y patrocinante de la parte actora, en ($.), en conjunto. Por otro lado, se regulan los honorarios de los DRES. FEDERICO J. DAURAT y FRANCISCO MARÍA ASTOLFI, apoderados de los co-demandados Ford Motor Company y Ford Argentina, en conjunto, en ($.). Además, se regulan los honorarios del DR. SAVERIO FELIPE TRIMBOLI, apoderado del co-demandado Annikian, en ($.).

Por la labor de alzada (art. 14 del arancel) se regulan los honorarios del DR. JUAN SEGUNDO BELLOCQ en ($.), los del DR. FEDERICO J. DAURAT en ($.) y los correspondientes al DR. SAVERIO FELIPE TRIMBOLI en ($.). Notifíquese y devuélvase.

José Luis Galmarini

Fernando Posse Saguier

Eduardo A. Zannoni

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: