fbpx

No puede aplicarse el instituto del voto acumulativo para la designación de gerente de una SRL

Derecho (2)Partes: Leston Manuel y otro c/ Incat Sociedad de Responsabilidad Limitada s/ ordinario

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial

Sala/Juzgado: A

Fecha: 23-oct-2012

Cita: MJ-JU-M-76521-AR | MJJ76521 | MJJ76521

La designación del gerente no incumplió requisito alguno de la normativa societaria que justifique la declaración de nulidad, además resulta improcedente la aplicación del instituto del voto acumulativo para tal designación.

Sumario:

1.-El voto acumulativo es un sistema de designación de los integrantes del directorio en las sociedades anónimas inspirado en el derecho angloamericano, que se halla basado en una elección de tipo proporcional y que da a los socios minoritarios la posibilidad -no la seguridad- de contar con representantes en el órgano de administración de la sociedad que ocupen hasta un tercio de cargos de ese órgano.

2.-Tal como se desprende del propio texto del art. 263 de la LSC que contempla el voto acumulativo, así como de su ubicación dentro de la LSC, dicho instituto en cuestión solo se halla previsto para las sociedades anónimas.

3.-Tratándose del derecho al ejercicio del voto acumulativo, no existe norma similar en el articulado a la dispuesta por el artículo 263, que regula el funcionamiento de las sociedades de responsabilidad limitada (S.R.L.), ni tampoco existe remisión alguna a la aplicación supletoria del precepto en cuestión.

4.-El sistema de voto acumulativo que se encuentra previsto en la referida norma establece, en lo que aquí interesa, que los accionistas tienen derecho a elegir hasta un tercio (1/3) de las vacantes a llenar en el directorio por el sistema de voto acumulativo, que el estatuto no puede derogar ese derecho, ni reglamentarlo de manera que dificulte su ejercicio; pero que se excluye esa facultad en el supuesto previsto en el artículo 262 de la ley 19550.

5.-Las concretas referencias a los accionistas y al directorio que la aplicación de la norma se limita al caso de las sociedades anónimas, máxime, si se repara en que el artículo 157 LSC, que es el que regula el funcionamiento del órgano de administración y representación de las S.R.L. -la gerencia-, dispone que la administración y representación de la sociedad corresponde a uno o más gerentes, socios o no, designados por tiempo determinado o indeterminado en el contrato constitutivo o posteriormente y si bien remite a la aplicación de ciertas normas de las sociedades anónimas (S.A.), lo hace solo cuando torna extensivos a los gerentes de las SRL, los derechos, obligaciones, prohibiciones e incompatibilidades de los directores de las sociedades anónimas, pero ninguna referencia se hace en esa remisión a la forma de elección de estos últimos, de modo que constituya un apartamiento a lo previsto en el primer párrafo de esa norma.

6.-Si el legislador hubiese querido garantizar la aplicabilidad del voto acumulativo al tipo societario de las sociedades de responsabilidad limitada, lo hubiese hecho expresamente, tal como lo hizo en los artículos 280 y 289 LSC.

7.-La reducción a uno (1) del número de gerentes no resulta en colisión con norma alguna de la ley societaria, es más, por el contrario, el citado artículo 157 LSC, específicamente prevé, en lo que aquí nos atañe, que la administración y representación de la sociedad corresponde a uno o más gerentes… , es decir, que faculta a la sociedad a designar la cantidad de gerentes que estime necesario, contemplando expresamente que puede ser uno solo, aún cuando puedan ser más.

8.-La composición de la gerencia, así como la designación de los sucesivos gerentes se efectúa, siempre, por acuerdo mayoritario de los socios, no implicando ello una modificación del contrato, bastando por ello para esas decisiones una mayoría simple conforme lo dispuesto en el artículo 160 de la ley 19550. N.R.: Sumarios elaborados por Ricardo A. Nissen.

Fallo:

En Buenos Aires, a los 23 días del mes de octubre de dos mil doce, se reúnen los Señores Jueces de Cámara en la Sala de Acuerdos, con asistencia de la Señora Secretaria de Cámara, para entender en los autos caratulados «LESTON MANUEL Y OTRO C/ INCAT S.R.L. S/ ORDINARIO» (Expte. n° 091129, Registro de Cámara n° 000025/2010), originarios del Juzgado del Fuero Nro. 12, Secretaría Nro. 23, en los cuales, como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo establecido en el art. 268 C.P.C.C.N., resultó que debían votar en el siguiente orden: Doctora María Elsa Uzal, Doctora Isabel Míguez y Doctor Alfredo Arturo Kölliker Frers. La Dra. Isabel Míguez no interviene en el presente Acuerdo por encontrarse en uso de licencia (art. 109 RJN).

Estudiados los autos se planteó la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

A la cuestión propuesta, la Señora Juez de Cámara Doctora María Elsa Uzal dijo:

I.- Los hechos del caso.

1) En fs. 216/230 se presentaron Baltasar Canal -por derecho propio- y Manuel Leston -por apoderado- y promovieron demanda contra «Incat S.R.L.» pretendiendo la declaración de nulidad de las decisiones sociales adoptadas en el punto 4° del orden del día de la reunión de socios, celebrada el día 29.10.2009, con expresa imposición de costas a la demandada.

Relataron que la sociedad demandada fue constituida en fecha 17.06.1968, siendo su único objeto social la explotación de un negocio de estación de servicio que se encuentra ubicado en Avenida Independencia 2800 de esta Ciudad.

Detallaron las diversas modificaciones que sufrió hasta la actualidad el contrato social de la referida sociedad y también las distintas personas que detentaron el carácter de socios del ente y, en ese sentido, refirieron que, al 05.08.1985, el elenco de socios había quedado conformado de la siguiente manera:i.) Olegario Álvarez, 1.000 cuotas sociales; ii.) Belisario Diez Diez, 900 cuotas sociales; iii.) Arturo Diez Diez, 400 cuotas sociales; iv.) Baltasar Canal, 800 cuotas sociales; v.) Manuel Leston, 900 cuotas sociales; vi.) Consuelo Pérez, 900 cuotas sociales; vii.) Pura Caridad Áreas, 800 cuotas sociales; viii.) Artemia Estévez Paradelo, 2.500 cuotas sociales; ix.) Nélida Manuela Alfieri, 400 cuotas sociales; x.) Oscar Vázquez, 900 cuotas sociales; y xi.) Roberto Vázquez, 500 cuotas sociales.

Señalaron que con fecha 4/10/2005 se incrementó el capital social en la suma de $218.927 mediante capitalización de $218.926,52, correspondiente a la cuenta «ajuste de capital social» y el aporte en efectivo de $0,48 y que el mismo fue dividido entre los socios en proporción a sus tenencias.

Describieron lo acaecido y lo decidido en las últimas reuniones de socios, particularmente las del 08.11.2004, 03.12.2004, 04.10.2005, 03.11.2006 (que continuó el 13.11.2006), 07.11.2007 y 05.11.2008.

Seguidamente, relataron lo sucedido en la reunión de socios celebrada el día 29.10.2009, aquí impugnada:

Manifestaron que el día 8 de octubre de 2009 recibieron la convocatoria, a través de sendas cartas documento firmadas por la Sra. Susana Prada Estévez, en su carácter de gerente de la sociedad.

Señalaron que en esta nueva reunión (29.10.2009) debían tratarse los siguientes puntos del orden del día:1°) Designación de dos socios para firmar el acta; 2°) Consideración y aprobación de los estados contables correspondientes al ejercicio finalizado el 30.06.2009; 3°) Destino de los resultados del ejercicio y distribución de los dividendos; 4°) Determinación del número y elección de los gerentes por el término de un ejercicio; 5°) Consideración de los honorarios de la gerencia.

Agregaron que luego de analizados los estados contables de la sociedad, -que habían sido puestos a disposición de los socios a partir del día 17.10.2009- le enviaron a ésta sendas cartas documento, cuyo texto transcribieron, con observaciones y preguntas que versaban sobre el contenido de la documentación contable.

Señalaron que, pasados algunos días, el 24.10.2009 se les comunicó que en la sede social se encontrarían disponibles las respuestas al pedido de información efectuado, las que fueron retiradas por sus representantes.

Explicaron que, la reunión de socios se llevó a cabo en la fecha indicada y destacaron que, en esa oportunidad, por primera vez, la sociedad demandada acató la decisión judicial mediante la cual se dispuso cautelarmente la suspensión de la decisión que tuvo por aprobados los estados contables anteriores.

Señalaron que en la reunión de socios se resolvió no tomar una decisión respecto de la aprobación de los estados contables correspondientes al ejercicio económico finalizado el 30.06.2009 hasta tanto se levantasen las medidas de suspensión decretadas en el Expte N° 87.422 y que, en caso de que las medidas cautelares se revocaran, la gerencia de la sociedad debía convocar nuevamente a los socios a fin de considerar el tratamiento de los estados contables.Seguidamente, argumentaron sobre la nulidad pretendida respecto de la decisión tomada sobre el punto N° 4 del orden del día, relativo a la determinación del número y designación de gerentes por un ejercicio.

Manifestaron que se resolvió por mayoría, con el voto en contra de los accionistas y de Vázquez, fijar en uno el número de gerentes y designar a Susana Prada Estévez en el cargo.

Señalaron que la designación sucesiva e ininterrumpida, desde 2006, de la misma gerente a quien consideran responsable de las irregularidades que denunciaron, resulta una maniobra para impedir la participación de los socios en la gerencia. Destacaron que, desde el año 2006, la gestión de la gerencia no se puso a consideración de los socios.

Manifestaron que, al comunicar su asistencia a la reunión de socios, también comunicaron su voluntad de votar acumulativamente, pero que la cuestión no fue puesta a consideración de los socios, sino que fue la gerencia, tomando la palabra, quien negó tal posibilidad.

Fundaron la aplicabilidad del mecanismo del voto acumulativo en sociedades de responsabilidad limitada con gerencia plural, como la del caso y señalaron que, a través de la negativa a ejercer ese derecho, para luego reducir el número de gerentes a uno, se les imposibilitó el acceso a la gerencia de la sociedad, frustrándose así el propósito y finalidad previstos en el art. 263 de la ley 19550.

Consideraron que la sociedad demandada desoyó la normativa legal aplicable, no solo al impedirles votar acumulativamente, sino también al no someter dicha decisión a consideración de los socios. Agregaron que, de esa manera, se perjudicó a la minoría imposibilitándole el acceso a la gerencia, lo que justificaría la declaración de nulidad del punto N° 4 del orden del día.

2) Corrido el pertinente traslado, la accionada «Incat S.R.L.» compareció al juicio y contestó demanda mediante la presentación de fs.602/613 vta., solicitando su rechazo, con expresa imposición de costas.

Efectuó una pormenorizada negativa de los extremos invocados por su contraria y dio su versión de los mismos.

Manifestó que el accionar de los actores demuestra una conducta abusiva de la minoría, en busca del interés individual o extrasocial, para intentar que los cuotapartistas mayoritarios les compren sus participaciones a un precio irreal.

En torno a la decisión que aprobó la determinación del número y la elección de los gerentes, afirmó que fue correcto negar la aplicación del voto acumulativo, toda vez que no existía norma, doctrina o jurisprudencia alguna que estableciese que el presupuesto fijado en el artículo 263 LSC resultara de aplicación a las S.R.L.

Sostuvo que no podía extenderse por analogía a las sociedades de responsabilidad limitada (S.R.L.) la aplicación del régimen de las sociedades anónimas (S.A.) para el nombramiento y remoción de gerentes, cuando este supuesto no había sido previsto expresamente en la citada ley.

Agregó, a todo evento, que de todos modos los actores no poseían la cantidad de votos necesarios para designar un gerente a través del sistema de voto acumulativo, razón por la cual consideró que la nulidad intentada no podía prosperar.

Por último, controvirtió las manifestaciones efectuadas por su contraria respecto de los puntos 1,2,3 y 5 del orden del día de la reunión de socios del 29.10.2009.

3) En fs. 627 el a quo declaró la causa como de puro derecho.

II. La sentencia apelada.

En la sentencia de fs.636/640 el a quo señaló que, al haberse declarado la cuestión de puro derecho y atento a que la nulidad invocada radicaba, exclusivamente, en el punto del orden del día que designó la persona que ocuparía la gerencia unipersonal de la sociedad, las irregularidades que invocaron los actores en cuanto al desempeño de la gerente, no fueron objeto de comprobación cierta y que, por lo tanto, la cuestión quedó limitada a dirimir si resultaba de aplicación al caso, el régimen de voto acumulativo previsto para la sociedad anónima en el art. 263 de la ley 19.550.

Seguidamente, remitiéndose a lo que había expresado en el expediente N° 088593, consideró que el ejercicio del voto acumulativo previsto en el art. 263 de la ley 19.550 no es de aplicación para la sociedad de responsabilidad limitada.

Señaló, citando las sentencias recaídas en ambas instancias en el expte. N° 087.422, que si bien la sociedad de responsabilidad limitada está regulada a partir del art. 147 y sgtes. de la ley 19.550 y en ciertos casos remite expresamente a las normas referidas a las sociedades anónimas, ello no significa que pueda hacerse una aplicación por analogía del articulado, sino únicamente en el caso en que la remisión a la norma se expresa.

Bajo ese orden de ideas, rechazó la impugnación efectuada por los actores respecto del punto N° 4 del orden del día de la reunión de socios celebrada el 29.10.2009.

Por último, agregó que «aún en el caso de haberse aceptado el régimen de voto acumulativo no existe elemento alguno que p ermita interpretar que la solución adoptada por el ente en el sentido de designar una única persona para ocupar la gerencia hubiera sido desvirtuada en sus efectos».

Con base en esos fundamentos, rechazó íntegramente la demanda interpuesta por Baltasar Canal y Manuel Leston contra INCAT S.R.L., con costas a los actores (art. 68 CPCCN).

III. Los agravios.Contra la sentencia de primera instancia se alzaron los accionantes (fs. 644), quienes fundaron su recurso a través del memorial de fs. 654/663, que fue contestado por la parte demandada en fs. 688/696.

1) En primer lugar, se agravian de que el a quo decidiera que las irregularidades que invocaron los actores en cuanto al desempeño de la gerente, no fueron objeto de comprobación cierta. Aducen que el a quo omitió considerar la documentación y prueba respaldatoria acompañada en las presentes actuaciones y en las causas conexas.

Señalan que resulta injustificada la designación sucesiva e ininterrumpida, desde 2006, de la misma gerente a quien consideran responsable de las irregularidades que denunciaron, entre las que destacaron la falta de sometimiento a consideración de los socios de su gestión.

2) De otro lado, se agravian de que el a quo juzgara que el ejercicio del voto acumulativo previsto en el art. 263 de la ley 19.550 no es de aplicación para sociedad de responsabilidad limitada.

Alegan que no existe norma alguna que impida aplicar supletoriamente a las S.R.L. el régimen de elección de administradores previsto en el artículo 263 LSC, agregando que existen numerosas disposiciones de las S.R.L. que remiten a la aplicación supletoria de normas de las sociedades anónimas.

Agregan, asimismo, que ninguno de los argumentos esgrimidos por la demandada para negarles el ejercicio de ese derecho se sustentan en norma jurídica alguna, señalando, además, que la tesis expuesta por su parte se encontraría amparada en numerosa doctrina y jurisprudencia.

Sostienen que mediante el argumento de negar la posibilidad de ejercer el derecho de voto acumulativo por considerarlo incompatible con la naturaleza de la gerencia de las sociedades de responsabilidad limitada, y de fijar el número de gerentes en uno, fue frustrada la posibilidad de los socios minoritarios de ingresar a la gerencia de la sociedad, y con ello, el propósito y finalidad prevista por el art. 263 de la ley 19.550.Aducen que el análisis no debe centrarse en el avallasamiento, o no, de la normativa de un tipo social por la de otro, sino en principios básicos de justicia contenidos en el ordenamiento jurídico societario, como lo es la protección del interés de la minoría. Máxime cuando, como en el caso, ningún daño se presenta a la sociedad.

3) Asimismo, se quejan de que el a quo juzgara que «aún en el caso de haberse aceptado el régimen de voto acumulativo no existe elemento alguno que permita interpretar que la solución adoptada por el ente en el sentido de designar una única persona para ocupar la gerencia hubiera sido desvirtuada en sus efectos».

Sostienen que impugnaron la totalidad de las decisiones adoptadas al considerarse el cuarto punto del orden del día, es decir, la designación en uno del número de gerentes, la designación en ese cargo de la Sra. Susana Estévez y la decisión que les impidió ejercer el voto acumulativo.

Destacan que no se dio ningún justificativo para reducir en uno el número de gerentes, que desde la constitución de la sociedad y hasta el año 2006 la gerencia nunca había sido unipersonal y que fue en ese año, coincidiendo con la primera oportunidad en que manifestaron su intención de votar acumulativamente, que se decidió reducir en uno el número de gerentes, con el fin de frustrar cualquier posibilidad o expectativa de participación de la minoría. Agregan que se designó a la Sra. Susana Estévez en el cargo, a pesar de las irregularidades denunciadas.

Manifiestan que, sin perjuicio del derecho de votar acumulativamente, la fijación de una gerencia unipersonal y no plural sería nula.

Concluyen en que la nulidad del punto N° 4 del orden del día no solo radica en haberles impedido el ejercicio del voto acumulativo, sino también en la fijación en uno del número de gerentes y en la designación de la Sra. Susana Prada Estévez.Objetan que estas cuestiones no fueron consideradas por el a quo.

Sostienen que mediante el argumento de negar la posibilidad de ejercer el derecho de voto acumulativo por considerarlo incompatible con la naturaleza de la gerencia de las sociedades de responsabilidad limitada, y de fijar el número de gerentes en uno, fue frustrada la posibilidad de los socios minoritarios de ingresar a la gerencia de la sociedad, frustrándose el propósito y finalidad prevista por el art. 263 de la ley 19.550.

IV. La solución propuesta.

Vistos los agravios vertidos por los accionantes, el thema decidendum se centra en determinar si corresponde, o no, decretar la nulidad de la decisión adoptada al tratarse el punto 4° del orden del día de la reunión de socios de la sociedad «Incat S.R.L.» celebrada el día 29.10.2009.

Ello sentado, debe señalarse que en la especie no se encuentra controvertido que en la reunión de socios de la sociedad «Incat S.R.L.» celebrada el día 29.10.2009, se tomaron las decisiones que ya fueron referidas en el relato de los hechos a las que cabe remitirse y con las mayorías que también ya fueron señaladas.

1) Corresponde pues, analizar el primer reproche de los accionantes, quienes se agravian de que el a quo juzgara que las irregularidades que invocaron en cuanto al desempeño de la gerente, no fueron objeto de comprobación cierta.

Debe recordarse que, en su escrito de inicio, los actores sustentaron la nulidad de la decisión social tomada respecto del punto N° 4 del orden del día (determinación del número y elección de los gerentes por el término de un ejercicio) en que la sociedad les impidió ejercer el derecho del voto acumulativo y en que la gerencia no puso a consideración de los socios tal decisión (véase fs.276). Asimismo, invocaron que el ejercicio, o no, del derecho a votar acumulativamente no era el único fundamento para decretar la nulidad del cuarto punto del orden del día y a continuación refirieron a una serie de presuntas irregularidades que le endilgaron a la gerente Susana Prada Estévez, durante su gestión. Particularmente, mencionaron que la gerente nunca sometió su gestión a consideración de los socios, que en la reunión del 7.11.2007 puso a consideración de los socios la documentación contable de la sociedad, a pesar de la existencia de una medida cautelar que lo impedía y que la gerente resultaba responsable de no subsanar irregularidades en los balances y de la ausencia de informes de auditoría en ellos (véase fs. 273 y vta.).

a) Ahora bien, en distintos precedentes, esta Sala ya se ha pronunciado acerca de las presuntas irregularidades acaecidas en la reunión de socios del 7.11.2007, sobre el hecho de haber puesto a consideración la documentación contable a pesar de la existencia de una medida cautelar, sobre la exigibilidad de un informe de auditoría en los balances de la sociedad y sobre otras presuntas irregularidades que los recurrentes le endilgaron a la gerencia con relación a los balances anteriores, habiéndose rechazado las pretensiones de los accionantes.

En efecto, esas cuestiones ya resueltas, que ahora invocan nuevamente los recurrentes, han sido abordadas por este Tribunal al sentenciar definitivamente los autos: «Leston Manuel c/ Incat S.R.L. s/ ordinario» (Expte. N° 087422); «Leston Manuel y otro c/ Incat S.R.L. S/ ordinario» (Expte. N° 088593) y «Leston Manuel y otro C/ Incat S.R.L. s/ Ordinario» (Expte. N° 089872), en los que se concluyó en la inexistencia de las irregularidades denunciadas y a las conclusiones de esas sentencias, que se glosan como cabeza de este pronunciamiento, cabe también remitirse, teniendo todo lo allí expresado por íntegramente reproducido.

b) Ello sentado, cabe abordar la objeción esgrimida en cuanto a que la gerencia nunca sometió su gestión a la consideración de los socios.Sobre este punto, debe señalarse que la gerente no se encontraba obligada a someter su gestión a consideración de los socios y tampoco puede soslayarse que, en todo caso, nada impedía a los socios disconformes a solicitar, en el ámbito social, que la consideración de su gestión, a los fines que pudieran corresponder, se incluyera en el orden del día. Sin embargo, no lo hicieron, lo que denota inapropiado el medio escogido para cuestionar, de modo eficaz, la actuación que se pretende objetar. En este marco pues, tampoco se advierte irregularidad en el actuar de la gerencia.

c) De otro lado, y con respecto a que la gerencia no habría puesto a consideración de los socios la propuesta de los accionantes para que se habilitara la posibilidad de votar acumulativamente, se advierte que esa situación invocada por la parte actora no se presentó en la especie.

En efecto, de las constancias de autos surge que en el seno de la reunión de socios aquí impugnada, al tratarse el punto N° 4 del orden del día, hizo uso de la palabra la gerente y les hizo saber a los socios que la gerencia había recibido una notificación de asistencia en la cual se manifestaba la intención de votar acumulativamente y manifestó que cabría la misma fundamentación en sentido negativo que había sido esgrimida en las reuniones de socios anteriores (años 2006, 2007 y 2008). A continuación tomó la palabra el representante de los socios Belisario Diez Diez, Arturo Diez Diez y Manuela Alfieri y mocionó para que se fijara en uno el número de gerentes y que se designara a la Sra. Susana Prada Estévez en el cargo. Seguidamente tomó la palabra la representante del actor Manuel Leston y expresó los fundamentos en los que basó el rechazo a aquélla moción.Luego siguió el debate y por último, la gerente sometió a votación la moción efectuada por el representante de los socios Diez Diez y Alfieri, y la misma resultó aprobada por 166.386 votos a favor y 48.164 en contra, estos últimos correspondientes al voto de los socios Leston, Canal y Vázquez.

Es claro pues, que la decisión que rechazó la posibilidad de ejercer el voto acumulativo fue tomada con un debate previo y votada por los socios, con lo cual cabe rechazar, sin más el reproche que efectuaron los recurrentes sobre el punto.

2) A esta altura, corresponde tratar la objeción a la decisión del a quo sobre la inaplicabilidad del ejercicio del voto acumulativo previsto en el art. 263 de la ley 19.550 para la sociedad de responsabilidad limitada.Sobre el punto ya se ha expedido esta Sala, al considerar cuestiones análogas a las del caso de autos en los exptes. N° 087422, N° 088593 y N° 089872 referidos supra.

Se dijo allí, que el voto acumulativo es un sistema de designación de los integrantes del directorio en las sociedades anónimas inspirado en el derecho angloamericano, que se halla basado en una elección de tipo proporcional y que da a los socios minoritarios la posibilidad -no la seguridad- de contar con representantes en el órgano de administración de la sociedad que ocupen hasta un tercio de cargos de ese órgano (conf. Roitman, Horacio; «Ley de Sociedades Comerciales»; T. IV, Ed. La Ley, Buenos Aires 2006, pág. 432).

Ahora bien, tal como se desprende del propio texto del art. 263 de la LSC que contempla el punto, así como de su ubicación dentro de la LSC, el instituto en cuestión solo se halla previsto para las sociedades anónimas (S.A.).

En efecto, debe notarse que no existe norma similar en el articulado que regula el funcionamiento de las sociedades de responsabilidad limitada (S.R.L.), ni tampoco existe remisión alguna a la aplicación supletoria del precepto en cuestión.Es que, el sistema de voto acumulativo que se encuentra previsto en la referida norma establece, en lo que aquí interesa, que los accionistas tienen derecho a elegir hasta un tercio (1/3) de las vacantes a llenar en el directorio por el sistema de voto acumulativo, que el estatuto no puede derogar ese derecho, ni reglamentarlo de manera que dificulte su ejercicio; pero que se excluye esa facultad en el supuesto previsto en el artículo 262 de la ley citada.

En ese sentido, es claro por las concretas referencias a «los accionistas» y al «directorio» que la aplicación de la norma se limita al caso de las sociedades anónimas. Máxime, si se repara en que el artículo 157 LSC, que es el que regula el funcionamiento del órgano de administración y representación de las S.R.L. -la gerencia-, dispone que la administración y representación de la sociedad corresponde a uno o más gerentes, socios o no, designados por tiempo determinado o indeterminado en el contrato constitutivo o posteriormente y si bien remite a la aplicación de ciertas normas de las sociedades anónimas (S.A.), lo hace solo cuando torna extensivos a los gerentes de las SRL, los derechos, obligaciones, prohibiciones e incompatibilidades de los directores de las sociedades anónimas, pero ninguna referencia se hace en esa remisión a la forma de elección de estos últimos, de modo que constituya un apartamiento a lo previsto en el primer párrafo.

Razonable es sostener -entonces- que, en el mencionado contexto, si el legislador hubiese querido garantizar la aplicabilidad del voto acumulativo al tipo societario que aquí nos ocupa, lo hubiese hecho expresamente, tal como lo hizo en los artículos 280 y 289 LSC.

Sobre la base de lo hasta aquí expresado, estímase correcto concluir en que resultó acertada la decisión del Sr.Juez de grado cuando sostuvo que resultaba improcedente la aplicación del instituto del voto acumulativo para la designación de gerentes en la sociedad «Incat S.R.L.».

3) Por último, debe señalarse que la reducción a uno (1) del número de gerentes no resulta en colisión con norma alguna de la ley societaria, es más, por el contrario, el citado artículo 157 LSC, específicamente prevé, en lo que aquí nos atañe, que «la administración y representación de la sociedad corresponde a uno o más gerentes…», es decir, que faculta a la sociedad a designar la cantidad de gerentes que estime necesario, contemplando expresamente que puede ser uno solo, aún cuando puedan ser más.

Ahora bien, la composición de la gerencia, así como la designación de los sucesivos gerentes se efectúa, siempre, por acuerdo mayoritario de los socios, no implicando ello una modificación del contrato, bastando por ello para esas decisiones una mayoría simple conforme lo dispuesto en el artículo 160 LSC (conf. Roitman, Horacio; «Ley de Sociedades Comerciales»; T. 3, Ed. La Ley; Buenos Aires 2006, pág.192).

En la especie, la fijación en uno (1) del número de gerentes y la designación en dicho cargo de Susana Prada Estévez fue votada favorablemente por el 77,55% de los votos computables, motivo por el cual, no se advierte incumplimiento alguno de la normativa societaria que justifique la declaración de nulidad pretendida, con lo cual deben rechazarse los agravios esgrimidos sobre el punto.

4) Bajo este orden de ideas, resultando inaplicable a sociedades como la del sub lite -S.R.L.- el sistema de voto acumulativo que la LSC contempla para las sociedades anónimas (S.A.), cabe concluir en el rechazo de los agravios de los accionantes y en la confirmación de la sentencia apelada en cuanto desestimó la pretensión de nulidad del punto N° 4 del orden del día de la asamblea general de socios de la sociedad «Incat S.R.L.», celebrada el día 29.10.2009.

V. Por todo lo hasta aquí expuesto, propongo a este Acuerdo:

Rechazar el recurso de apelación interpuesto y, en consecuencia, confirmar la sentencia apelada en todo lo que fue materia de agravio, con costas de Alzada a los recurrentes vencidos (art. 68 CPCCN).

He aquí mi voto.

Por análogas razones el Sr. Juez de Cámara Dr. Kölliker Frers adhiere al voto precedente.

Con lo que terminó este Acuerdo que firmaron los Señores Jueces de Cámara Doctores:

ALFREDO A. KÖLLIKER FRERS – MARÍA ELSA UZAL

MARÍA VERÓNICA BALBI

SECRETARIA DE CÁMARA

Buenos Aires, 23 de octubre de 2012.

Y VISTOS:

Por los fundamentos del Acuerdo precedente, se resuelve rechazar el recurso de apelación interpuesto y, en consecuencia, confirmar la sentencia apelada en todo lo que fue materia de agravio, e imponer las costas de Alzada a los recurrentes vencidos (art. 68 CPCCN). La Señora Juez de Cámara Dra. Isabel Míguez no interviene en la presente resolución por encontrarse en uso de licencia (art. 109 del Reglamento para la Justicia Nacional). Alfredo A. Kölliker Frers y María Elsa Uzal. Ante mí: María Verónica Balbi. Es copia fiel del original que corre a fs.796/802 de los autos de la materia.-

MARÍA VERÓNICA BALBI

SECRETARIA DE CÁMARA

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: