fbpx

El Gobierno oficializó el alivio del 20 por ciento en el Impuesto a las Ganancias

CalculadoraImpuestos

A partir de este mes, un trabajador soltero debe ganar $8.360 brutos mensuales para empezar a pagar el gravamen. En tanto, el piso pasa a ser de $11.563 bruto para un empleado casado con dos hijos. Expertos consideran que el alivio es incompleto.

El Gobierno oficializó el alivio del 20 por ciento en el Impuesto a las Ganancias

05/03/2013

A partir de este mes, un trabajador soltero debe ganar $8.360 brutos mensuales para empezar a pagar el gravamen. En tanto, el piso pasa a ser de $11.563 bruto para un empleado casado con dos hijos. Expertos consideran que el alivio es incompleto

A más de un mes después de anunciar el aumento del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, el Gobierno nacional oficializó incrementar 20% las deducciones personales.

Por lo tanto, de acuerdo al decreto 244/2013 publicado en el Boletín Oficial de este martes, un trabajador soltero debe ganar $8.360 brutos mensuales ($6.939 de bolsillo) para empezar a pagar el gravamen y $11.563 bruto ($9.597 de bolsillo) un casado con dos hijos.

Cómo se implementa el alivio

El aumento del piso salarial en Ganancias se instrumenta a través de un incremento del monto anual de las deducciones personales permitidas en el tributo:

El mínimo no imponible pasa de $12.960 a $15.552 por año.

El importe computable por cónyuge salta de $14.400 a $17.280.

El correspondiente al ítem «hijo» se incrementa hasta llegar a los $8.640 anuales.

Si bien el decreto establece que la suba del piso salarial del impuesto rige sólo a partir de este mes, expertos consultados por iProfesional.com se muestran cautos y recomiendan esperar a que se de a conocer la respectiva reglamentación emitida por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para determinar si el alivio será retroactivo al 1 de enero pasado.

Reforma a medias

Si bien la medida representará un alivio para los bolsillos de los trabajadores, expertos consultados por iProfesional.com consideran que el  anuncio del Ejecutivo no resulta una reforma completa.

Desde PwC, Andrés Edelstein, socio del área legal e impositiva, advirtió oportunamente que, para lograr una modificación integral, «también deberían modificarse los tramos de la escala progresiva para que los mismos resulten acordes a la situación económica actual y a la capacidad contributiva de las empresas y particulares».

«De lo contrario, superado el nivel de imposición mínimo, una gran cantidad de contribuyentes seguirá tributando las alícuotas más elevadas que prevé la ley del gravamen», aseguró Edelstein.

En tanto, Guillermo Fernández, coordinador de la Comisión Tributaria de la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas (Facpce), advirtió que «al no ajustarse los tramos de la escala de aplicación del impuesto, los ingresos mensuales que excedan los nuevos pisos salariales quedarán gravados con alícuotas elevadas».

Por otra parte Mario Volman, socio de Kaplan, Volman y Asociados, sostuvo que «si la suba de las deducciones personales no se la complementa con la actualización total del esquema de alícuotas progresivas, habrá numerosas personas que saltarán de tasa, debido a los incrementos salariales, sufriendo un mayor impacto del impuesto».

En tanto, la consultora tributaria Flavia Melzi dejó en claro que «una vez más el Gobierno pierde la oportunidad de equiparar el tratamiento de los autónomos con los trabajadores dependientes».

A fin de llegar a una solución integral, desde el estudio Lisicki, Litvin & Asociados, Elías Lisicki recomendó oportunamente promover un «mecanismo automático» para ajustar Ganancias en base a los niveles de inflación.

«Nos hemos alejado de una técnica elemental y sensata que hubiera sido la de establecer un mecanismo automático de ajuste de los montos mínimos no imponibles (en Ganancias), teniendo como punto referencial a la inflación anual», puntualizó Lisicki.

«El gran esfuerzo, que habría que hacer alrededor de este tema, es entrar a discutir con un alcance temporal a futuro la posibilidad de dejar fuera del impuesto a la renta proveniente del trabajo personal que no debería ser indicio de capacidad contributiva», concluyó el tributarista.

Fuente: http://www.iprofesional.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: