fbpx

Macri inauguró las sesiones con críticas a Scioli y un listado de “ocho desafíos”

Mauri MacriDijo que la Provincia “está cada día más débil a la hora de dar respuestas”. Y también criticó a la administración bonaerense por el tema de la basura. Invitó a Cristina a la reinauguración de la línea A. Y se quejó de la “judicialización de la gestión”.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, inauguró esta mañana las sesiones de la Legislatura porteña con un mensaje en el que incluyó claras críticas al gobernador bonaerense, Daniel Scioli; quejas por la «judicialización de la gestión»; un llamado al diálogo con el que intentó diferenciarse su estilo del de la Nación y un listado de «ocho desafíos» que, dijo, se plantea su administración para este año.

En lo político, y tras los vaivenes en su relación con Scioli, lo más saliente del discurso fueron los cuestionamientos que el jefe de Gobierno le hizo al bonaerense. Ninguna de las dos veces nombró al gobernador, pero en ambas quedó claro que era el destinatario de las críticas: la primera fue cuando, hablando sobre la afluencia cada vez mayor de gente al sistema de salud de la Ciudad, dijo que muchas de esas personas vienen de Buenos Aires, «que está cada día más débil a la hora de dar respuestas»; la segunda, cuando, hablando sobre la basura, sostuvo que la Capital ya empezó a hacer su tarea y que ahora espera «que siga la Provincia».

Macri arrancó su discurso minutos antes de las 9 de la mañana. Y lo leyó durante 24 minutos. Los primeros mensajes fueron al kirchnerismo: dijo que «la que viene es la Argentina del diálogo» y pidió una política en la que «se compita desde la virtud y no desde la chicana» y exista en todos los ámbitos «la libertad de decir lo que se piensa sin miedo».

Luego se quejó de los amparos que la oposición presenta en la Justicia para frenar ciertos proyectos que, por cierto, no tuvieron discusión en la Legislatura, como el enrejado del Parque Centenario o la construcción del Metrobús en la 9 de Julio. «Judicializar la gestión no es el camino adecuado», dijo, tras resaltar que ese camino implica mayores gastos en la administración.

Después enumeró los «ocho desafíos» que, dijo, su gestión se plantea para este año.

El primero, comenzó, es «la conformación de una red de protección social que contemple la salud, la atención y la atención e inclusión social» y que se llamará «En todo estás vos», aprovechando un eslogan que el macrismo ya puso en marcha. También mencionó como objetivos «continuar mejorando la calidad educativa» y «seguir haciendo que todos los vecinos tengan acceso a una salud pública, gratuita y de calidad».

El cuarto desafío de su lista fue el de «seguir desarrollando la zona sur» y avanzar en una mayor urbanización y presencia en las villas.

Luego habló de «hacer una ciudad verde, sana y sustentable», para lo cual planteó «como un problema central» el de reducir la basura: «La ciudad ya empezó, esperamos que siga la provincia de Buenos Aires», lanzó, antes de quejarse de que el Gobierno nacional se niegue a «extender el predio de Campo de Mayo». El otro eje de este punto es el del transporte, en el que dejó en claro que seguirá apostando al Metrobús y las bicicendas y en el que prometió «acelerar el proceso de modernización del subte»; además invitó a Cristina a la reinauguración de la Línea A, el 8 de marzo.

Los últimos puntos de la agenda que dejó asentada para este año fueron los de «seguir avanzando con la Policía Metropolitana», a la que calificó como «una fuerza modelo», con más agentes y cámaras; «continuar con las obras para mitigar las inundaciones», en particular en las obras del Arroyo Vega -para las que reclamó que la Nación apruebe el bono con el que la Ciudad aspira a financiarlas-; y apostar a una «ciudad moderna» con una apuesta «al capital humano, el gobierno abierto, la modernización administrativa y la ciudad inteligente».

Fuente: http://www.clarin.com/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: