fbpx

Preocupa a la Corte Suprema la reforma al sistema que impulsa el Gobierno

lorenzettiLa posibilidad de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anuncie este viernes lo que ha denominado «democratización de la Justicia» ha puesto en guardia a la Corte Suprema y provoca preocupación en amplios sectores del Poder Judicial.

La inquietud ante lo que se considera un avance del poder político sobre la independencia de la Justicia sería expuesta hoy por su presidente, Ricardo Lorenzetti, al hablar durante la apertura del año judicial.

El acto tiene lugar 24 horas antes de que jueces y fiscales con posiciones cercanas al Gobierno se reúnan para trabajar a favor de «una Justicia legítima», convocatoria que no oculta una posición crítica del funcionamiento de los tribunales.

El viernes, durante la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, Cristina Kirchner podría dar impulso a algunas de las propuestas de este sector si es que, como se especula, precisa en qué consiste su idea de «democratizar la Justicia», concepto sobre el que ya expuso en un acto en diciembre pasado.

Estos movimientos son vistos por el máximo tribunal con preocupación, y sus ministros admiten por lo bajo que ni siquiera conocen el alcance de los cambios que alienta la Casa Rosada, informó el diario La Nación.

Por ese motivo, el mensaje de Lorenzetti es clave para fijar la postura institucional de la Corte, aunque se espera un tono mesurado y que evite confrontar directamente con el Gobierno.

En los últimos meses recrudecieron las presiones sobre los jueces, a tal punto que la Comisión Permanente de Protección de la Independencia Judicial, integrada por jueces de todo el país y dependiente de la Corte, emitió un duro comunicado en el que exhortó al Poder Ejecutivo a evitar «el uso de mecanismos directos o indirectos de presión» sobre los magistrados.

Esta postura fue respondida por un grupo de jueces, fiscales, defensores públicos, académicos y funcionarios del sector afines al Gobierno, que firmó una solicitada en la que pidió «una justicia legítima» e «independiente de los intereses económicos», remarcó La Nación.

Este gesto marcó las divisiones que hoy enfrenta el Poder Judicial. Este mismo grupo se reunirá mañana y pasado mañana en un encuentro nacional convocado en la Biblioteca Nacional para debatir posibles reformas.

Si bien desde el Gobierno no han adelantado cómo se instrumentarán los eventuales cambios, el oficialismo ha dado algunos indicios. Un grupo de diputados kirchneristas presentó un proyecto para que los jueces deban pagar el impuesto a las ganancias, del cual hasta ahora están exentos.

Otras propuestas planteadas por el oficialismo van en el sentido de revisar el mecanismo de selección y destitución de magistrados, así como establecer un sistema de evaluación periódica, ideas que generan resistencia en un sector del mundo judicial.

Temas candentes
Además de la reforma judicial, se suman temas candentes que vienen atravesando a la Justicia y produciendo fuertes enfrentamientos, como la ley de medios audiovisuales, con la que el Gobierno intenta desarticular al Grupo Clarín, agregó el matutino.

La Corte ya intervino en este asunto en varias oportunidades, pero será este año cuando dicte la sentencia de fondo y deba resolver si prevalecen los argumentos del Grupo Clarín, que planteó la inconstitucionalidad de la ley, o los del Gobierno, que impulsa la ratificación judicial de esa norma.

La formalidad de la invitación para el acto de hoy, que se iniciará a las 11, indica que la Corte celebrará los 150 años su creación: en efecto, el entonces presidente Bartolomé Mitre, en 1862, nombró a prestigiosos jueces y el tribunal, bajo la presidencia de Francisco de las Carreras, comenzó a sesionar al año siguiente.

Pero Lorenzetti sabe que cualquier cosa que diga no será leída en retrospectiva, sino en un contexto de estricta actualidad. Y la realidad, para los jueces, es dura, especialmente este año.

El mensaje incluirá referencias a temas institucionales como los derechos humanos, la libertad de expresión, el derecho a la salud y el acceso a la vivienda. También hará una revisión del desempeño del alto tribunal durante los últimos treinta años de democracia.

Alak fue una de las caras en la embestida del Gobierno contra la cámara que intervino en la ley de medios. Sin embargo, no incluyó en sus críticas directamente a la Corte Suprema, que tiene la palabra final.

Fuente: http://www.iprofesional.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: