fbpx

Ante los daños causados por el ganado en el campo del actor se revoca la condena respecto de quien no fue acreditado como dueño.

Partes: Zaina Hugo José Alejandro y Rodrigo Dante c/ Carlos G. Gonzalez s/ daños y perjuicios

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas, de Paz y Tributaria de Mendoza

Sala/Juzgado: Tercera

Fecha: 18-oct-2012

Cita: MJ-JU-M-75182-AR | MJJ75182 | MJJ75182

Daños causados por ganado caprino en el campo cultivado de los actores: se revoca la extensión de la condena respecto de quien no fue debidamente acreditado que fuera el dueño de los animales.

Sumario:

1.-Frente a un proceso por los daños ocasionados por ganado caprino en el campo cultivado de los demandantes, debe revocarse el fallo en cuanto extendió la condena al causante y sus sucesores recurrentes, pues de las testimoniales en las que se basó el a quo no surge en modo alguno la acreditación de que el fallecido fuera propietario de los chivos que se vendían en un domicilio que no era el suyo, sino de su hijo; por otra parte, no puede atribuírsele sin más la propiedad del ganado caprino por el solo hecho de concurrir una o dos veces por semana a participar en la comercialización de los animales.

2.-Existe prueba objetiva que desvirtúa flagrantemente la atribución de propiedad del ganado al causante, pues en el informe de la Dirección de Ganadería se consigna que el hijo del codemandado fue quien solicitó y obtuvo la señal a sangre para ganado mayor y menor, por lo que no pueden caber dudas que quien explota el puesto donde se encuentra el ganado caprino que provocó los daños que reclaman los demandantes es el hijo.

Fallo:

En Mendoza, a los dieciocho días del mes de octubre de dos mil doce, reunidos en la Sala de Acuerdo, los Sres. Jueces de esta Excma. Tercera Cámara de apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas, de Paz y Tributario, trajeron a deliberar para resolver en definitiva los autos n° 1.006. 194/ 34163 caratulados: » ZAINA HUGO JOSE ALEJANDRO y RODRIGO DANTE c/ CARLOS G. GONZALEZ p/ D Y P «, originarios del Segundo Juzgado Civil, de la Tercera Circunscripción Judicial, venidos a esta instancia en virtud de los recursos de apelación interpuestos a fs. 196 contra la sentencia de fs 178/183.

Llegados los autos al Tribunal, se ordenó expresar agravios a los apelantes, lo que se llevó a cabo a fs. 208, quedando los autos en estado de resolver a fs. 224 .

Practicado el sorteo de ley, quedó establecido el siguiente orden de estudio: Dres. STAIB, MASTRASCUSA y COLOTTO

En cumplimiento de lo dispuesto por los arts. 160 de la Constitu-ción Provincial y 141 del C.P.C., se plantearon las siguientes cuestiones a resolver.

PRIMERA CUESTION:

¿Es justa la sentencia apelada?

SEGUNDA CUESTION

Costas.

SOBRE LA PRIMERA CUESTION EL DR. STAIB DIJO:

1°) Los herederos del co demandado Sr. CARLOS GERARDO GONZALEZ, fallecido durante la tramitación del proceso, Sras. MONICA CARMEN GONZALEZ y MARIA GABRIELA GONZALEZ, por sus respectivos derechos y con patrocinio letrado, recurren a fs. 196 la sentencia glosada a fs. 178 / 183 por la cual la iudex a-quo, al admitir la acción resarcitoria promovida por los demandantes, derivada de los daños sufridos en su campo cultivado por el ganado caprino, condenara a su hermano CARLOS EDGARDO GONZALEZ junto con su progenitor a abonarle dentro del plazo de DIEZ DIAS de quedar firme la presente, la suma de $ 41.150 con más los intereses detallados en el considerando II «in fine » de fs. 183 y costas. También el Sr. CARLOS EDGARDO GONZALEZ apela el decisorio en ese mismo acto.

Al adjuntar el libelo recursivo a fs.208 / 210, las herederas recurrentes objetan la inclusión en la condena de su progenitor, aduciendo que éste nada tenía que ver con la propiedad del ganado caprino que habría producido los daños en la finca de los demandantes, tal como lo reconociera su hermano al trabarse la litis y surgiera palmariamente del informe de la Dirección de Ganadería obrante a fs. 68 de autos. Detalla el alcance que debe darse a las declaraciones testimoniales prestadas en el proceso, remarcando que su hermano Carlos Edgardo González era un productor pecuario, mientas que su padre era un comerciante que se dedicaba a la compraventa de carnes. Agregan que lo expuesto se encuentra corroborado de acuerdo a las constancias de fs. 68 y 69 de donde emerge que el único propietario y productor del ganado caprino del puesto «Los Tamarindos » es el Sr CARLOS EDGARDO GONZALEZ . Concluyen en la sentencia peca de arbitraria cuando le endilga al padre una actividad de comercialización conjunta con su hijo – hermano de ellas- que de ningún modo ha sido probada, por lo que la sentencia debe ser revocada en este aspecto .

El otro motivo de agravio planteado en subsidio por las herederas y como principal por el el co demandado CARLOS EDGARDO GONZALEZ, se refiere al monto de condena fijado por el a-quo de conformidad a lo preceptuado por el art. 90 inc. 7° del C.P.C. Refieren a esos fines que : » … en autos no hay ni un solo acto de prueba tendiente a acreditar la extensión del daño …», como facturas, fotografías, pericias, tasaciones, etc. que puedan determinar con algún grado de certeza la extensión del daño; que » … lo único probado es que fueron dañadas quinientas plantas en el parral (fs. 180, 2° párrafo ), y que se han dañado barbechos, pero no podemos inferir de ninguna manera que se han destruido Doce Mil barbechos de variedad malbec como reconoce la sentencia » (sic fs.20 vta.). Detallan las proporciones que pueden significar las plantas de vid que fueron dañadas, resultando inexplicable que media hectárea pueda producir cien quintales de uva cereza y ciento cincuenta quintales de uva Malbec como reclaman los actores y «… concede la sentencia «. Con relación a los doce mil barbechos de planta variedad malbec y las dos mil quinientos de variedad cereza que la sentencia admite, no existe prueba que la avale, sino solo el «… hecho que los actores pusieron esa cifra y ni siquiera indicaron cuantas hectáreas querían replantear » (sic fs. 210 ), por lo que la sentencia debe ser modificada en este aspecto y reducir el monto de condena a no más de setenta y cinco quintales por año y prudencialmente a cuatro mil barbechos los dañados .

2°) Los agravios son contestados a fs. 214 / 215 por los actores apelados quienes, por las razones que vierten, y que doy aquí por reproducidas en mérito a la brevedad, solicitan el rechazo del recurso interpuesto y la confirmación, por ende, de la sentencia recurrida, con costas, quedando el proceso en estado de resolver, al rechazarse la prueba instrumental ofrecida por los actores en el auto interlocutorio de fs 219 .

3°) El » thema decidendum» en esa instancia comprende dos aspectos :por un lado la falta de legitimación sustancial pasiva respecto del co demandado Carlos Gerardo González planteada por sus sucesoras universales : y por el otro, el monto de condena fijado por el iudex a-quo respecto de los daños que dicen haber sufrido los demandantes, los que abordare por separado.

A)Improcedencia de la demanda contra el co demandado CARLOS EDGARDO GONZALEZ : La cuestión fue introducida al trabarse la litis en el cap. IV de fs. 16 vta. » in fine » / 17 donde el Sr.CARLOS EDGARDO GONZALEZ reconoció ser el propietario de un puesto de animales ubicado en Palmira – Mendoza al norte de la Ruta de acceso este, y afirmó que su padre – co demandado en autos -» no es propietario de animal alguno en el puesto de mi propiedad y su domicilio se ubica en el centro de la ciudad de Palmira, supra denunciado » (25 de Mayo 282 de Palmira )

La legitimación consiste en que medie coincidencia entre las personas a las cuales la ley habilita especialmente para pretender (legitimación activa ), y para contradecir (legitimación pasiva)respecto de la materia sobre la cual el proceso versa, estando dado la pauta por la titularidad, activa o pasiva, de la relación jurídica sustancial controvertida en el proceso . No basta, por tanto que se considere existente el derecho en quien lo invoca, sino que éste debe corresponder a esa persona determinada – cuestión esta que ha quedado firme en autos, pues los demandados apelantes que la introdujeron en el responde al trabarse la litis, en el cap. VI de fs. 18, no objetaron la conclusión plasmada en el dispositivo I de la sentencia que la tuvo por justificada – y contra la o las personas que provocaron los daños reclamados por si, o por las cosas de que se sirven.

Este último aspecto, referido a la falta de legitimación sustancial pasiva con relación al Sr CARLOS GERARDO GONZALEZ, fue desestimado por el Sr Juez de la instancia precedente, basándose en declaraciones testimoniales que, en mi criterio, no acreditan la legitimación para ser demandado del progenitor de las herederas, y del otro demandado .

Como señala el Dr. DEVIS ECHANDIA en » Teoría General de la prueba judicial «, ed. 1972, pág.248, «Al Juez le corresponden amplias facultades para apreciar si las declaraciones reúnen los requisitos intrínsecos y extrínsecos para que merezcan credibilidad » de acuerdo a las reglas de la sana critica (art 207 del C.P.C.). Preciso a esos fines que » Las reglas de la sana critica, son reglas del correcto entendimiento humano, contingentes y variables con relación a la experiencia del tiempo, y del lugar, pero estables y permanentes en cuanto a los principios lógicos en que debe apoyarse la sentencia » (Conf. EDUARDO J.COUTURE en » Las reglas de la causa critica en la apreciación de la prueba testimonial » en » Estudios de Derecho Procesal Civil » T ° II pág. 195); y que siempre hay que distinguir entre prueba de testigos y prueba testimonial como lo hace el Dr. ISIDORO EISNER en » Planteos Procesales «, ed. 1984, tema N° 30, pto 3° de ps 423 / 425, cuando afirma que » …puede darse el caso de que, habiendo testigo, no haya testimonio y de que, concurriendo éste no exista propiamente aquel …», agregando como colofón de lo expuesto que : » … solo se reputa testigo a aquel que declara ante la justicia respecto de los hechos controvertidos en cuanto se supone son de su conocimiento personal . Recién el testimonio es el que califica a dicho sujeto como testigo . Por ello decimos más arriba que podía haber testigo sin haber testimonio (cuando el que sabe no llega a declarar); y testimonio sin testigo (cuando el que declara falta a la verdad a conciencia, o por error de los sentidos, o simplemente desconoce los hechos sobre los que se le interroga «).

De acuerdo a lo expuesto comparto la jurisprudencia de la C.S.J.N in re : » Colalillo, Domingo c/ Compañía de Seguros España y Rio de La Plata «, setiembre 18 – 1957, Fallos t° 238 – 550 (Rev.La Ley 89 – 412 ), según la cual, con el fin de resguardar el valor justicia y la garantía de la defensa en juicio, los términos estrictamente formales, no pueden desentenderse de la verdad jurídica objetiva de los hechos que de alguna manera aparecen en la causa como de decisiva relevancia para la pronta decisión del litigio (ver también Fallos t . 301 – 725 y 303 – 2051, considerando 6° )

Es que todo proceso tiene como » norte » el establecimiento de la verdad jurídica objetiva, y esta es la obtención de la certeza positiva o negativa sobre el material fáctico en que las partes han fundado sus respectivas pretensiones, y la determinación de su significación jurídica en función de la legislación aplicable . No pueden por tanto, los Jueces ser meros espectadores convalidantes de actos o hechos que no guarden congruencia jurídica, ni fáctica con el caso a decidir, pues el logro de la justicia como valor fundamental requiere que ella sea entendida como lo que es, una virtud al servicio de la verdad sustancial y, adicionalmente, cabe señalar que la búsqueda de la verdad reconoce base constitucional, pues su ocultamiento viola la garantía prevista en el art. 18 de la Constitución Nación, siendo estos principios operativos que funcionan independientemente de leyes reglamentarias y / o procesales (Comp. a PEDRO J. BERTOLINO en » El exceso ritual manifiesto «, pág. 72, GENARIO CARRIO » Recurso Extraordinario por sentencia arbitraria «, ps 266 y sgtes ; y a CLARIA OLMEDO en » Derecho Procesal «, ed. 1982, T° I, pág. 140, n° 125 )

Para considerar responsable al Sr CARLOS GERARDO GONZALEZ, (fallecido)de los daños provocados por el ganado caprino en los terreno que poseen los demandantes, el a-quo se basó en los testimonios de la Sra. MARIANA MILA de fs. 61 / 62 ; de ILDO PASQUINI de fs. 97 y de OMAR MARCELO MOLINA de s 111 / 112 lo que no estimo acertado por dos motivos fundamentales : el primero:porque los dichos de los testigos y el mismo interrogatorio a que responden, son cuestiones – insisto – que deben ser apreciadas conformes a las reglas de la sana critica y darles el valor correspondiente según los motivos y circunstancias que corroboren o disminuyan la fuerza de las declaraciones . Si esas declaraciones tenían como finalidad justificar o acreditar la propiedad del ganado caprino por parte del Sr CARLOS GERARDO GONZALEZ, es indudable que el logro que se persiguió no se concretó, pues las declaraciones pecan de abstracción y generalidad además de contraponerse a pruebas objetivas, tal como precisaré luego . La testigo MILA excediéndose en sus repuestas afirmó que fue atendida, cuando fue a comprar chivos, por un hombre canoso que le manifestó que tenia chivos para vender que criaba con su hijo, que en ese momento no tenia porque vendía » solo por encargue » (2°pgta)para luego afirmar, al preguntársele si pudo precisar la cantidad de animales y tipo que pudo observar en el campo que : » La cantidad no tengo ni idea, se que eran un montón eran chivos .Si tenían otros animales no recuerdo » (3° rep); el testigo PASQUINI precisó que el extinto GONZALEZ se mudó a ese terreno aproximadamente en el año 1970 (2° pgta ; que en la actualidad es jubilado (1° rep)y que en la puerta de ese domicilio vio un cartel donde se ofrecían animales de corral, con tiza (2° rep) .Cabe en ese contexto precisar que el domicilio del Sr CARLOS GERARDO GONZALEZ era calle 25 de Mayo N° 282 de Palmira, que fue el denunciado por los actores al promover su demanda (fs. 7 «objeto » y fs. 16 en la presentación) . Ergo, el cartel anunciando la venta de animales de corral, estaba en el domicilio del Sr. CARLOS EDGARDO GONZALEZ. Finalmente y en cuanto al testimonio del Sr OMAR MARCELO MOLINA merece destacarse que la veía al Sr.GONZALEZ padre a lo sumo una a dos veces por semana (4° amp)y que » … participaba en la comercialización » de los chivos (3° amp). De lo reseñado no surge, en modo alguno la acreditación de que el Sr CARLOS GERARDO GONZALEZ fuera propietario de los chivos que se vendían en un domicilio que no era el suyo, sino de su hijo, y que no puede atribuírsele sin más, la propiedad del ganado caprino, por el solo hecho de concurrir una o dos veces por semana a participar en la comercialización de los chivos ; el segundo que existe prueba objetiva que desvirtúa flagrantemente la atribución d propiedad del ganado al sr CARLOS GERARDO GONZALEZ, la que no puede ser enervada por los testimonios incorrectos y abstractos que he analizado precedentemente ,. Me refiero concretamente el informe de fs. 68 / 69 de la Dirección de Ganadería – Ministerio de la Producción Tecnología e Innovación donde se consigna que el Sr. CARLOS EDGARDO GONZALEZ fue quien solicitó y obtuvo la señal a sangre para ganado mayor y menor el día 06 de julio de 2001, inscripto bajo el N° 9726 del Padrón General de SEÑALES, con domicilio ganadero en Puesto » El Tamarindo «, callejón Salvarredi de Palmira, Departamento San Martin . No pueden caber dudas entonces, en que quien explota el puesto donde se encuentra el ganado caprino, que provocó los daños que reclaman los demandantes, es el Sr CARLOS EDGARDO GONZALEZ, no teniendo participación alguna en la propiedad de los animales su padre fallecido CARLOS GERARDO GONZALEZ.

Con mayor razón esa conclusión se impone, cuando la denuncia del daño se formalizó el día 19 de noviembre de 2005 (ver fs. 7 vta. de la demanda) rigiendo a pleno el informe detallado precedentemente glosado a fs. 68 / 69.

Debe admitirse la queja y revocar la sentencia venida en revisión en cuanto incluye en la condena al Sr.CARLOS GERARDO GONZALEZ y a sus herederas MONICA CARMEN GONZALEZ y MARIA GABRIELA GONZALEZ .

B) el espectro indemnizatorio : el co demandado se agravia del monto acordado por el iudex a-quo en concepto de resarcimiento, señalando que en autos no existe ningún elemento de prueba que acredite la extensión del mismo, al no adjuntarse facturas, tasaciones, pericias o fotografías, que permitan con algún grado de certeza arribar a una solución justa .Si reconoce como justificado, que fueron dañadas quinientas plantas en el parral y barbechos y que las primeras en un parral significan media hectárea que a lo sumo pueden producir – como exageración – doscientos quintales por hectárea, y que la misma extensión planteada con uva cereza puede producir doscientos cincuenta quintales.

Advierto » ab – initio » la dificultad que me acarrea el agravio por cuanto, en mi criterio, ambas partes han incurrido en omisiones trascendentes al plantear la demanda y contestar la misma.

Respecto a los demandantes es dable señalar que si bien el Juez puede en el mejor de los casos suplir el derecho en virtud del principio » iura novit curia», no le es permitido suplir la deficiencia en el planteo de la acción ; ni por medio de la » apreciación» deducir lo que se reclama . Es función propia de las partes, cumplir seriamente con los recaudos necesarios para dejar clara y legalmente planteadas sus exigencias, de acuerdo a lo que prescribe el art 179 del C.P.C.

Ello es así, pues el daño debe ser cierto y actual .En el Diccionario de la Real Academia Española, cierto, deviene del latín » certus «, que implica lo conocido como verdadero, seguro, indubitable . En cuanto al término » actual «, del latín » actualis » es lo presente, en el mismo momento, que existe, sucede a se usa en el tiempo de que se habla » (ed. 1970, ps 300 y 20 respectivamente )

En el terreno de la fijación de los daños comparto las precisas y adecuados conceptos del Dr.JULIO CESAR CUETO RUA en » Las razones de Juez » en » Anticipo de Anales de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Bs As, año XXVI, 2da época N° 19, pág. 16, cuando señala : » El Juez letrado, el Juez de derecho, no puede decidir según sus preferencias subjetivas o su discreción irrestricta .Debe ser objetivo; debe adoptar un punto de vista susceptible de ser compartido por sus colegas, por los integrantes del foro, por los miembros del grupo social . Para decirlo con términos caros a HUSSERL, la objetividad del Juez letrado debe acreditar que su criterio para la decisión del litigio, es compartido por otros »

El iudex a-quo en forma genérica y abstracta precisó en el considerando II » in fine » (fs. 183) que » la existencia y extensión de los daños en los cultivos ya que fue acreditada tal como lo expuse en los puntos anteriores . Ahora bien no habiéndose rendido prueba en relación al valor de las vides, barbechos, y plantines dañados, corresponde estimar el daño de conformidad a lo dispuesto por (él)art. 90 inc. 7° del C.P.C., estimando razonable y equitativa la suma reclamada de $ 41. 150, lo que ha motivado las quejas del demandado, que solo estima justificado la destrucción de 500 plantas de vid, las que a su juicio implican media hectárea, por lo que resulta » … inexplicable que media hectárea pueda producir cien quintales de uva cereza y ciento cincuenta quintales de uva malbec, mas no indica de qué modo arriba a esa conclusión y menos que importe implica esa disminución. Dos reflexiones me merece la conclusión del a-quo y los agravios de la parte recurrente : el primero:que los daños que reclaman los actores no encuentran en autos un respaldo fáctico indiscutible y si solo presunciones de un perjuicio continuado ; el segundo : que no es exacto lo afirmado por el iudex a-quo cuando afirma que el daño fue probado en su existencia y extensión porque respecto de lo ultimo no existe en autos una prueba concluyente y convincente de la extensión del perjuicio . Las actuaciones judiciales : expte N° 34404- F c/ González, Carlos Gerardo p / Hurto, donde se consigna que en el costado oeste de la propiedad de los demandantes, » … se encuentra el parral de viñas en donde se puede observar a simple vista que las cepas se encuentran dañadas en todo su sentido siendo esta aproximadamente 500 plantas, que el daño abarca unos 700 metros de largo por un ancho de 90 metros en donde se encuentran las plantas …. y a unos cuarenta metros de distancia se puede observar un cuadro de plantación de viñas en donde se encontraban los barbechos » (sin indicar cuantos). Esa denuncia es del 19 de noviembre de 2005; en los exptes acumulados N° 46062 -G y 46 390 -G se constata en el primero lo consignado precedentemente (fs.01 ), en el segundo por la denuncia del 03 de febrero de 2006, sobre el margen oeste de la propiedad » las últimas plantas de vid … se encuentran todas mordidas y dañadas por uno o varios animales … en la mayoría de las hileras donde se presenta el daño, las plantas de vid, como así el fruto de la misma se encuentra al parecer mordisqueado y dañado en su totalidad …», y a unos doscientos metros » …también plantaciones de vid, pero en la parte media de la hilera se encuentran cultivados verbachales que sirven para replantea r la propiedad (tampoco indica número aproximado de los mismos ). Finalmente en los autos acumulados Nros 49.089 -G y 49233 – G, el primero del 10 de octubre de 2007 se alude genéricamente a que : … sobre el terreno de las plantaciones varias cepas tenían indicios de haber sido comido sus brotes » ; en el otro proceso, en el acta de procedimiento que se llevo a cabo el día siguiente ,se menciona como daños : » veinte hileras de cien metros cada una de espalderos Malbec, mientras que en la parte del parral de la propiedad, dichos animales se han comido 2500 plantines de replante y cincuenta hileras de parral de la misma uva cereza «. No existe una prueba concluyente al respecto, pues la rendida por el ingeniero agrónomo ROBERTO ALFREDO FENDER a fs. 130 y vta ., con las aclaraciones de fs.140, reseña solo los daños producidos en las zonas sembradas, sin indicar extensión de las mismas, y la posibilidad de que esos deterioros fueran causados por el ganado caprino (cabras, chivitos).Si resulta dable destacar, que el experto precisó que posteriormente a la interposición de la demanda (noviembre de 2007) la finca fue afectada por el granizo, por lo que el reclamo, por los 500 plantines de uva cereza a $ 1,50 que totaliza $ 3750, debe ser desestimado al no existir prueba que corrobore que el daño fue producido por el ganado caprino y no por el granizo .

4°) Quedan, por tanto, los daños reclamados por los años 2005, y 2006 donde, en mi criterio, corresponde efectuar una aclaración preliminar : si se reclama por los barbechos destruidos, no se puede luego reclamar por los quintales que podría haber producido esa planteacion, pues de lo contrario existiría una dable indemnización, tal como se hizo respecto de la plantación de uva cereza .Existe una evidente contradicción en el pedido por lo que solo cabe admitir el mismo por los quintales (100) de uva a $ 37 el quintal, lo que totaliza la suma de PESOS TRES MIL SETECIENTOS ($ 3700) y también los quintales de uva Malbec a $ 60 el q. lo que importa un total de PESOS NUEVE MIL ($ 9.000).

La misma fundamentación cabe efectuar para el año 2006, admitiéndose la pérdida por los quintales de uva cereza a $ 37, el q lo que importa un total de PESOS TRES MIL SETECIENTOS ($ 3700) y los de la uva Malbec a $ 60 el q., por la suma de PESOS NUEVE MIL ($ 9000).

Lo de los plantines de cerezas en el año 2007 debe desestimarse porque los mismos actores reconocieron ante el ingeniero agrónomo que la fina fue afectada por granizo.Ergo, no existe certeza en cuanto a que el daño se haya producido por el ganado caprino o por el granizo.

La demanda prospera pro PESOS VEINTICINCO MIL CUATROCIENTOS ($ 25.400) pues la parte recurrente no cuestionó los valores por lo que reclamaron los actores, debiendo mantenerse la forma de computar los intereses al no existir agravios al respecto .Así voto .

A la misma cuestión, por sus fundamentos, los Dres. GRACIELA MASTRASCUSA y GUSTAVO COLOTTO adhieren al voto que antecede.

SOBRE LA SEGUNDA CUESTIÓN EL DR . STAIB DIJO

5°) Las costas de esta instancia deben serle impuestas a los actores apelados en cuanto se admite el recurso de los demandados apelantes y a estos en lo que se desestima (arts . 35 y 36 ap I del C.P.C., en función con el 4° incs a)y b) de la ley 3541 t.o). Así voto

A la misma cuestión, por sus fundamentos, la Dra. GRACIELA MASTRASCUSA y GUSTAVO COLOTTO, adhieren al voto que antecede.

Con lo que terminó el acto, procediéndose a dictar la sentencia que a continuación se inserta:

SENTENCIA:

Mendoza, 18 de octubre de 2012

Y VISTOS:

El acuerdo que antecede, el Tribunal

RESUELVE:

1°) Admitir parcialmente el recurso de apelación impetrado a fs. 196 por los demandados y, por ello, modificar la sentencia venida en revisión, glosada a fs. 178 / 183, de fecha 22 de junio de 2011, la que en definitiva dispondrá :

«I- Hacer lugar parcialmente a la acción resarcitoria promovida por los Sres.HUGO MARTIN ZAINA, JOSE ALEJANDRO ZAINA y RODRIGO DANTE ZAINA, contra el Sr CARLOS EDGARDO GONZALEZ y en consecuencia condenar a este ultimo a pagar a los demandantes dentro del plazo de DIEZ DIAS de quedar firme la sentencia, la suma de PESOS VEINTICINCO MIL CUATROCIENTOS ($ 25.400)con más los intereses indicados en los considerandos de la presente resolución «.

«II- Desestimar la acción intentada contra el Sr CARLOS GERARDO GONZALEZ, hoy sus sucesores MONICA CARMEN GONZALEZ y MARIA GABRIELA GONZALEZ, por falta de legitimación sustancial pasiva »

«III- Imponer las costas del proceso al demandado en cuanto se admite la pretensión de los actores, y a estos en lo que se desestima »

«IV- Regular los honorarios de primera instancia por lo que prospera la demanda a los profesionales : SILVIA RAQUEL DE CARA en la suma de PESOS . ($ .), ARIEL ERNESTO CACIANI en la suma de PESOS . ($ .), RODOLFO FANZI PEREZ en la suma de PESOS .($ .), HUGO QUIROS en la suma de PESOS .($ .).

«V- Regular los honorarios por el rechazo de la demanda a los profesionales :SILVIA RAQUEL DE CARA en la suma de PESOS.(.), ARIEL ERNESTO CACIANI en la suma de PESOS . ($.), RODOLFO FANZI PEREZ en la suma de PESOS . ($ .), HUGO QUIROS en la suma de PESOS . ($ .)

2°) Las costas de esta instancia deben serle impuestas a los actores apelados en cuanto se admite el recurso de los demandados apelantes y a estos en lo que se desestima (arts. 35 y 36 ap. I del C.P.C., en función con el 4° incs a)y b) de la ley 3541 t.o).

3°) Regular los honorarios de segunda instancia por el rechazo del recurso a los profesionales : SILVIA RAQUEL DE CARA en la suma de PESOS . ($ .), RODOLFO FANZI en la suma de PESOS .($ .) .

4°) Regular los honorarios de segunda instancia por lo que prospera el recurso a los profesionales : RODOLFO FANZI en la suma de PESOS . ($.), SILVIA RAQUEL DE CARA en la suma de PESOS . ($ .) .

Notifíquese y bajen.-

Dr. Alberto L.Staib Dra. Graciela Mastrascusa

Juez de Cámara Juez de Cámara

CONSTANCIA La presente resolución se dicta con la firma de solo dos Cámaristas por encontrarse en uso de licencia el Dr. Colotto (Art. 88 inc III del C.P.C.) Secretaria . 18 de octubre de 2012

Dra. Roxana Alamo

Secretaria de Cámara

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: