El personal embarcado que viaje con dotación reducida repartirá en partes iguales el monto que debiera devengar el personal faltante.

Partes: Cos Jorge Manuel y otros c/ Giorno S.A. s/ laboral

Tribunal: Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata

Fecha: 1-oct-2012

Cita: MJ-JU-M-75142-AR | MJJ75142 | MJJ75142

El personal embarcado que efectúe el viaje con dotación reducida repartirá en partes iguales el monto que por todo concepto debiera devengar el personal faltante.

Sumario:

1.-Cabe confirmar el fallo que condenó a la accionada a abonar un adicional por tripulante faltante, en base a lo establecido en el laudo 1/75 y res. 1057/90 , pues la actividad laboral, conforme al tipo de pesca que desarrolla el navío, se encuadra dentro de la normativa referida, que dispone que el personal que efectúe el viaje con dotación reducida repartirá en partes iguales el monto que por todo concepto debiera devengar el personal faltante.

2.-El dictado de los decs. del P.E.N. N° 1- 817/92  y 1264/92  no dejó sin efecto las normas del convenio colectivo aplicable a la actividad pesquera, sino que solo impuso la suspensión, transitoriamente y hasta tanto se formalizaran nuevos convenios, de ciertas modalidades de contratación sin afectar su sustancia, pero el sistema remuneratorio denominado a la parte no resulta distorsivo de la productividad ni impide o dificulta el normal ejercicio de la dirección o administración empresaria, considerando que su origen se remonta a los usos y costumbres de la actividad pesquera y que se trata de una modalidad retributiva que, en cuanto se relaciona con el rendimiento obtenido y con la participación en las utilidades, se encuentra prevista en la propia Ley de Contrato de Trabajo

3.-Procede la aplicación lisa y llana de la Ley de Contrato de Trabajo a la actividad pesquera en lo referido a remuneraciones, vacaciones, descansos, despido, sueldo anual complementario y en lo que respecta a la legislación general en materia de accidentes de trabajo, criterio extensible al sub lite ante la inexistencia -para el período aquí considerado- de una nueva negociación colectiva de trabajo que fije pautas distintas.

Fallo:

En la ciudad de Mar del Plata, a los 01 días del mes de octubre de dos mil doce, avocados los Sres. Jueces de la Excma. Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata al análisis de estos autos caratulados: “COS, Jorge Manuel y otros c/ GIORNO S.A. s/ LABORAL”. Expediente N° 13.594 del registro interno de este Tribunal, provenientes del Juzgado Federal N° 2, Secretaría N° 5 de esta ciudad (Expediente N° 77.424). El orden de votación es el siguiente: Dr. Mlejandro Tazza, Dr. Juan Rubén Bautista Colobig. Se deja constancia que se encuentra vacante el cargo del tercer integrante de este Tribunal a los fines del art. 109  del R.J.N.

El Dr. Tazza dijo: ‘

I. Llegan los autos a esta Alzada con motivo del recurso de apelación deducido por la parte demandada, el cual se dirige a cuestionar el decisorio del Juez de grado obrante a fojas 365/369 vta., mediante el cual; a) acoge íntegramente la demanda promovida por Jorge Manuel Cos y ‘Ángel Acosta en contra de la razón social empleadora, que obra bajo la denominación GIORNO S.A. en cuanto reclamó por omisión de pago tripulante faltante (Art. 17 y 18 Laudo 5/1991), y diferencias SAC y vacaciones por el rubro mencionado, condenando a la última citada a abonar al primero dentro de diez días de quedar firme el decisorio y por los rubros ya indicados la suma de pesos dieciséis mil cuatrocientos setenta y tres con cuarenta y dos centavos ($ 16.473,42.-) y aplicando la tasa activa conforme surge de la doctrina legal, con costas a la demandada perdidosa.- “

Los agravios de la parte demandada lucen expresados eh el escrito de fs. 374/380 vta. En ellos se cuestiona la decisión del Juez de gradó en cuanto hace lugar a la demanda y condena a la firma GIORNO S.A.a abonar un adicional por tripulante faltante en base a lo establecido en el laudo 1/75 y resolución 1057/90 , como así también el pago de diferencias en concepto de SÁC y vacaciones provenientes de aquél rubro. Principalmente se agravia en cuanto el resolutorio en crisis se apoya en laudos que no se encontraban en vigor durante el período en que las diferencias se reclamaron pasando por alto decretos de necesidad y urgencia que disponían su suspensión. Remarca en lo sucesivo la vigencia del Decreto 817/92  por sobre los laudos que determinan que en caso de “dotaciones mínimas”, ante el supuesto de inobservancia, surge la obligación de pagarles a los tripulantes la parte correspondiente a los marineros faltantes. Sostiene que del articulado del laudo 1/75 se extrae que las partes son quienes de común acuerdo deben pactar la dotación definitiva (Art. 2 del citado cuerpo legal). En último término, sostiene que el laudo 5/91 establece que, cualquier controversia que pudiera presentarse con relación a las dotaciones deberán ser resueltas dentro de los 15 días de formuladas por la comisión de interpretación del presente laudo, procedimiento no observado por las partes en el presente. Formula reserva del caso Federal y solicita se conceda el recurso de apelación interpuesto. Corrido el traslado de ley, a fs. 382/386 comparece la parte actora a contestar los agravios resumidos precedentemente.-

Encontrándose la causa en condiciones de resolver con el llamamiento de autos para dictar sentencia decretado a fs. 400, es que procedo a abocarme al conocimiento de los aspectos litigiosos tal como ha quedado trabada la litis.-

II.Principalmente se cuestiona la sentencia de grado en cuanto para acoger la demanda no tuvo en cuenta lo dispuesto por el decreto 871/92 en tanto aquella norma decidió la suspensión de la vigencia de los CCT actas o laudos incluidos en el anexo III, en tanto establezcan condiciones laborales distorsivas de la productividad o que impidan o dificulten el normal ejercicio de dirección y administración empresaria (art. 35 del mencionado decreto).

En cuanto al régimen aplicable, de las pruebas arrimadas por la parte accionante queda acreditada que el buque fresquero “Don Antonio” (matr. 029) estaba habilitado para la pesca marítima de altura en la zona y/o área adyacente a la ZEEA y/o zona común de pesca; e/ lastre c/ escalas (ver sellos de PNA que obran constancias del libro de rol de fs. 211/274). Ello determina que la actividad laboral, conforme al tipo de pesca que desarrolla el navío, se encuadre dentro de la normativa establecida por el CCT instrumentado en el expíe. 579.522/75 y laudo 1/75 con sus respectivas reformas entre ellas laudo 5/1991, expíe. 834231/88 y Resolución MT N° 1057/90. La normativa mencionada regula el alcance y modalidad de la actividad pesquera ya referida. Allí se determina, entre otros puntos, lo atinente en cuanto a la dotación de explotación con la que debe contar cada buque y ello se determina a su vez, por la capacidad de bodega del mismo (ver fs. 254) la que en el caso establece una dotación de 9 tripulantes (art. 17 Laudo 5/1.991). Punto seguido la normativa expresa que “.cuando por razones de fuerza mayor y/o caso fortuito, la dotación habitual de cubierta del buque fuera reducida, el armador y/o propietario del buque deberá embarcar en el primer puerto de escala al personal faltante.El personal que efectúe el viaje con dotación reducida, repartirá en partes iguales, el monto que por todo concepto debiera devengar el personal faltante”. Tal es el reclamo de autos, lo que será dilucidado una vez que se determine la normativa vigente y aplicable al sub lite.

Encuentro oportuno reiterar que, el dictado de los Decretos del P.E.N. N° 1- 817/92 y 1264/92  no dejó sin efecto las normas del citado convenio colectivo, sino que solo impuso la suspensión, transitoriamente y hasta tanto se formalizaran nuevos convenios, de ciertas modalidades de contratación sin afectar su sustancia tal como fuera expresado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en los autos “Cocchia, J. D. c/ Estado Nacional y Otro” (L.L. 1994-B,,.pp. 643, consid. 20°). En este marco, he venido sosteniendo la aplicación lisa y llana de la Ley de Contrato de Trabajo en lo referido a remuneraciones, vacaciones, descansos, despido, sueldo anual complementario y en lo que respecta! a la legislación general en materia de accidentes de trabajo, criterio que hago extensible al sub lite – ante la inexistencia -para el período aquí considerado- de una nueva negociación colectiva de trabajo que fije pautas distintas (arg. arts. 35, 1er. párr. e inc. k, y 36  Decr. 817/92; art. 1° Decr. 1264/92 y Anexo III; mi voto en CFAMdP, 18/7/02, expte. n° 5817, “Álvarez, R. R. y otro c/ Costa Brava S.R.L. s/ laboral”, reg. T° XXXVIII F° 7687; entre otros).

En lo que respecta al sistema remuneratorio denominado “a la parte”, he sostenido, en cambio, por regla general, que no resulta distorsivo de la productividad ni impide o dificulta el normal ejercicio de la dirección o administración empresaria, considerando que su origen se remonta a los usos y costumbres de la actividad pesquera y que se trata de una modalidad retributiva que, en cuanto se relaciona con el rendimiento obtenido y con la participación en

las utilidades, se encuentra prevista en la propia Ley de Contrato de Trabajo (art.104  y concds.; sobre el punto, v. CSJN, 10/8/95, “Torres c/ Solimeno”, Fallos 318:1422, consid. 5°); no obstante, he hecho excepción a dicha regla cuando se ha demostrado, en el caso concreto, que dicho sistema produjo alguna de las formas de afectación previstas por el art. 35 del Decreto 817/92 (Expte. “Lujan, Juan Carlos y otro c/ Antares S.A. s/ Laboral” Reg. T° LXXIV F° 12.060; Expte. “Goncebate Raúl O. c/ DEMAR S.A. s/ Diferencia de Haberes-, Reg. T° LIX F° 10.294, CFAMDP).

Entiendo, por todo ello que, siendo que el marco probatorio de autos no logra demostrar acabadamente que la aplicación de la; normativa que propugnamos para el caso establezca condiciones distorsivas de la productividad y siendo que los argumentos brindados por la apelante en su, recurso tampoco logran convencer al suscripto de tal compromiso, es que propongo el rechazo del agravio en estudio.

III. Por todo lo expuesto precedentemente, propongo al acuerdo a) Confirmar la sentencia de fs. 365/369 vta. en cuanto acoge la demanda y por los rubros ya indicados b) Imponer las costas de ambas instancias, por los rubros admitidos a la demandada vencida (arts. 68  CPCCN y 155 LO.).

Tal es mi voto.

El Dr. Colobig dijo:

Adhiero al voto del Juez preopinante.-

Tal es mi voto.

VISTOS:

Estos autos caratulados: “COS, Jorge Manuel y otros el GIORNO S.A. Si LABORAL”. Expediente N° 13.594 del registro interno de este Tribunal, provenientes del Juzgado Federal N° 2, Secretaría N° 5 -de esta ciudad (Expediente N° 77.424) y lo que surge del Acuerdo que antecede.

SE RESUELVE:

a) Confirmar la sentencia de fs. 365/369 vta. en cuanto acoge la demanda y por los rubros ya indicados.

b) Imponer las costas de ambas instancias, por los rubros admitidos, a la demandada vencida (arts. 68 CPCCN y 155 LO.).

REGÍSTRESE. NOTIFIQUESE. DEVUÉLVASE.

Se deja constancia que se encuentra vacante el cargo del tercer integrante de este Tribunal a los fines del art. 109 del R.J.N. y que el Dr. Jorge Ferro se encuentra excusado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s