Como las provincias, las empresas privadas buscan pesificar deudas

En sintonía con las movidas registradas en las provincias de Chaco, Formosa y Tucumán; la vía para pesificar las deudas en dólares ha comenzado a extenderse a las empresas privadas.

El primer caso conocido que se encamina a terminar en un juicio en la Cámara de Comercio Internacional involucra a la compañía energética local Genneia y una filial de la empresa española Vestas, fabricante de generadors eólicos.

Al no poder obtener el visto bueno del Banco Central para acceder a las divisas que necesitaba, Genneia– la empresa de energía cercana al Gobierno que encabeza Alejandro Ivanisevich–le comunicó hace unas semanas a Vestas que iba a cancelarle una deuda de US$ 19,8 millones con elequivalente en pesos al tipo de cambio oficial Los directivos de Vestas rechazaron el pago en pesos y de inmediato elevaron un pedido de “inicio de procedimiento de arbitraje” ante la Cámara de Comercio Internacional, un tribunal similar al CIADI que tiene su base en París.

Si la negociación que mantienen en curso Genneia y Vestas no logra revertir la situación, en 15 días el planteo efectuado ante el organismo comercial se transformará en una demanda concreta y la controversia planteada por la pesificación de las deudas en dólares comenzará a ventilarse en el ámbito internacional.

La deuda en juego forma parte de un contrato global de US$ 102 millones que se firmó a fines de 2010 por la provisión de equipos aerogeneradores y prestación de servicios destinados al Parque Eólico Rawson.

El convenio inicial había sido suscripto entre Emgasud–la empresa predecesora de Genneia–y a filial chilena de Vestas. Tras la instalación de los generadores eólicos, una parte del contrato correspondientes a los servicios y el mantenimiento quedó a cargo de la filial local de Vestas.

Detrás de la jugada de Genneia, los especialistas del sector energético creen que hubo una presión del Gobierno para que la empresa salga a hacer punta en el sector privado con la pesificación de las deudas que fueron pactadas en dólares.

Destacan que el principal argumento que esgrimió la empresa de Ivanisevich fue que correspondía pagar en pesos porque los servicios fueron prestados en el ámbito local y por una empresa que tienen domicilio en el país.

Vestas no sólo rechazó ese planteo, sino que además en su presentación ante la Cámara de Comercio Internacinal amplió su reclamo para cobrar en dólares y en euros otros ítems del contrato que están vinculados con el reconocimiento de mayores costos de construcción y la demora registrada en el cierre finaciero de las obras previstas para el parque eólico de Puerto Madryn.

La disputa entre Genneia y Vestas es seguida con atención por casi todas las empresas energéticas que tienen pendientes proyectos de inversión con proveedores externos.

En el sector eólico, los fabricantes de equipos suspendieron las negociaciones que estaban en curso y ya le anticiparon a los empresarios locales que iban revisar las condiciones de financiamiento.

En tanto, por el lado de las provincias , la cruzada pesificadora que inició el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich fue seguida esta semana por las autoridades de Formosa. La administración provincial que encabeza Guildo Insfran convocó a una asamblea de bonistas para canjear US$ 41 millones de un bono emitido en dólares en 2008 por un nuevo título en pesos.

Por su parte, el gobierno de Tucumán destacó que no descarta seguir los pasos de Formosa para acoplarse a los lineamientos de la Nación y pesificar su deuda en bonos que llega a los US$ 67 millones.

Fuente: http://www.ieco.clarin.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: