Limites máximos a tener en cuenta al momento del cobro del saldo impago de una tarjeta de crédito.

Partes: Confina Santa Fe S.A. c/ Martyn Marcelo Eduardo y otros s/ ordinario

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y Laboral de Reconquista

Fecha: 28-sep-2012

Cita: MJ-JU-M-74874-AR | MJJ74874 | MJJ74874

Corresponde revocar los intereses determinados para el cobro de saldo impago de una tarjeta de crédito, toda vez que no debe hacerse lugar a tasas que por todo concepto (compensatorios y punitorios) superen los topes previstos por los arts. 16 y 18 de la ley 25065, límite máximo este que habrá de tenerse en cuenta al tiempo de practicarse la liquidación de la deuda.

Sumario:

1.-Corresponde acoger parcialmente la demanda y revocar la sentencia anterior que resolvió resuelve hacer lugar a la demanda y condenar a la demandada a abonar a la actora una suma de dinero en concepto de cobro de pesos por un saldo impago del resumen de la liquidación correspondiente a un tarjeta de crédito en virtud de que los intereses que la actora aplicó exceden los límites permitidos.

2.-En lo que a los intereses refiere, las partes han convenido en el instrumento traído a juicio los compensatorios y punitorios, pero si se aplican en la forma pactada, la tasa resultante es superior al 88,68% anual; por lo que su aplicación en estos términos excede los límites permitidos por la moral y las buenas costumbres.

3.-Debe reconocerse a los magistrados la facultad de morigerar los intereses susceptibles de ser calificados de excesivos o usurarios, en supuestos en donde, por las circunstancias del caso, se pone en evidencia un cuadro de desproporción de los valores económicos en juego, situación que torna necesaria su recomposición en términos de justicia. 4-En cuanto a la falta de impugnación de las liquidaciones mensuales, se considera que esto no es óbice para la procedencia de su posterior análisis judicial, cuando se advierta una situación de abuso en el derecho aplicado por la acreedora, y en el caso la capitalización indebida de intereses excesivos que ahora se morigeran deviene en una situación írrita que no podrá ser sustentada aún ante la falta de impugnación expresa y tempestiva del usuario de la tarjeta de crédito.

5.-Si el resultado de un pleito fue parcialmente favorable a ambos litigantes, ello implica como consecuencia la distribución de las costas entre ellos, conforme el art. 252  del CPCC. por lo que corresponde revocar el fallo en cuanto impone la totalidad de las costas al demandado y distribuirlas en razón del éxito obtenido en un 70% a cargo del demandado y un 30% a cargo de la actora.

Fallo:

En la ciudad de Reconquista, Santa Fe, a los 28 días de setiembre de 2012, se reúnen los Jueces de esta Cámara, Dres. María Eugenia Chapero, Santiago Andrés Dalla Fontana y Aldo Pedro Casella para resolver el recurso interpuesto contra la resolución dictada por el Señor Juez de Primera Instancia de Distrito Nº 4 en lo Civil, Comercial. Segunda Nominación de Reconquista, Santa Fe, en los autos: «CONFINA SANTA FE S.A c/ MARTYN, Marcelo Eduardo y OTROS s/ ORDINARIO», EXPTE. Nº 159, AÑO 2006. Acto seguido, el Tribunal establece el orden de votación conforme con el estudio de autos: Chapero, Dalla Fontana y Casella y se plantean para resolver las siguientes cuestiones:

Primera: ¿Es nula la sentencia?

Segunda: ¿Es justa la sentencia apelada?

Tercera: ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?

A la primera cuestión, el Dra. Chapero dijo: que no habiendo sido sostenido en esta instancia el Recurso de Nulidad interpuesto y no advirtiendo vicios procedimentales que hagan necesario su tratamiento en forma oficiosa, voto por la negativa.

A la misma cuestión, los Dres. Dalla Fontana y Casella votan en igual sentido.

A la segunda cuestión, la Dra. Chapero dijo:

1. La sentencia en recurso (fs. 54 y vta.) resuelve hacer lugar a la demanda y en consecuencia condena a la demandada a abonar a la actora la suma de $ 2.626,58 en concepto de cobro de pesos por un saldo impago del resumen de la liquidación correspondiente a la tarjeta de crédito CONFINA la que fue utilizada por la parte demandada para realizar compras en distintos comercios, debiendo soportar asimismo las costas en su totalidad.

2. La demandada se alza contra el resolutorio y expresa sus agravios a fs. 64/65 vta., manifestando primeramente que los intereses a aplicar no son pactados sino impuestos por la actora, siendo los mismos usurarios y configurando un claro abuso de derecho, como así también expresa que el aquo no deja en claro que interés se debe aplicar lo cual determina una inseguridad jurídica.En segundo lugar se agravia el accionante por el hecho de que se le imponen las costas en su totalidad, cuando en virtud del principio rector de distribución de las costas, al existir vencimientos parciales, dado que se redujo un 50% el monto en que se hace lugar la demanda, evidentemente las costas deben imponerse por su orden y no como lo hizo el Inferior, de cargar con la totalidad de las costas a la demandada. Por último denuncia el caso Constitucional y Federal.

Que la apelada por su parte contesta dichos agravios a fs. 67/69 vta, abogando por el rechazo de dicho recurso y se confirme la sentencia atacada en lo que es materia de impugnación, todo con costas a la contraria. Por su parte se adhiere también a la vía recursiva expresando agravio en grado de apelación, manifestando que el aquo dictó una sentencia condenatoria por la suma de $2.626,58, cuando el monto reclamado en autos y acreditado que se adeuda es de $5.250,21 conforme lo acredita el resumen presentado por su parte, el cual no fue impugnado por la contraria, lo que implica su conformidad según reza el art. 16  de la Ley 25.065. Por su parte también realiza reserva del caso constitucional y federal.

Por último contesta la parte demandada manifestando que no procede el agravio porque ajustadamente el inferior, teniendo en cuenta la documental presentada por la actora y lo expuesto por la demandada, solo hace lugar a la demanda por el monto efectivamente adeudado como surge del resumen de cuenta a fs. 5.

Que con la contestación de agravios y consentida la providencia de pase al Tribunal, el proceso quedó concluido para definitiva.

3. Habida cuenta que el planteo agraviante del demandado quejoso en grado de nulidad y apelación se circunscribe a los intereses a aplicar y pactados, y en segundo lugar a las costas que se han impuesto en su totalidad a su parte, se ha de analizar si en autos se han configurado los presupuestos para que procedan los agravios antes expresados.También se analizará el planteo agraviante de la actora en disconformidad con el monto acogido por el aquo.

En lo que a los intereses refiere, las partes han convenido en el instrumento traído a juicio los compensatorios y punitorios. Pero si se aplican en la forma pactada, la tasa resultante es superior al 88,68% anual; por lo que su aplicación en estos términos excede los límites permitidos por la moral y las buenas costumbres. Habiéndose admitido la facultad de los jueces de reducir los intereses a sus justos límites, con basamento en los arts. 1071 , 953 , 656  C.C. (Salas, «Código Civil Comentado», T.I. Pág. 319) los mismos habrán de reducirse a los topes previstos por la ley 25.065. De conformidad con lo referido con anterioridad, acreditada jurisprudencia afirma que: «Debe reconocerse a los magistrados la facultad de morigerar los intereses susceptibles de ser calificados de excesivos o usurarios, en supuestos en donde, por las circunstancias del caso, se pone en evidencia un cuadro de desproporción de los valores económicos en juego, situación que torna necesaria su recomposición en términos de justicia» COMUNA DE TIMBUES Y OTROS c/ ZAMPA OSCAR E. s. Verificación tardía – Rosario – Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Rosario. Sala 4 – 20-08-2010. En consecuencia corresponde revocar el fallo alzado morigerando los intereses acogidos, toda vez que no debe hacerse lugar a tasas que por todo concepto (compensatorios y punitorios) superen los topes previstos por los arts.16 y 18  de la ley 25.065 aplicable a la operatoria que se ventila en autos, límite máximo este que habrá de tenerse en cuenta al tiempo de practicarse la liquidación de la deuda.

En cuanto a las costas la queja del impugnante se circunscribe al hecho de su imposición total a su parte cuando en realidad, su actuación devino en un éxito parcial consistente en la disminución cuantitativa de la demanda, resulta palmario que el hecho enunciado es verídico y se corrobora en autos toda vez que de $5.250,21 el juez solamente acoge $2.626,58, este éxito obtenido debe ser apreciado a la hora de la distribución de costas, tal como abundante jurisprudencia reza: «Si el resultado de un pleito fue parcialmente favorable a ambos litigantes, ello implica como consecuencia la distribución de las costas entre ellos, conforme el art. 252 del C.P.C.C.S.F.» C. Civ. Y C. Ros., Sala 2da, 14-09-89. Lopez, Edie R. c/ Calderón, N. Ramos de s/ Cobro de australes. T. 52, j-188. Rep. Zeus, T. 9, pág. 350. En consecuencia corresponde revocar el fallo alzado en cuanto impone la totalidad de las costas al demandado y distribuirlas en razón del éxito obtenido en un 70% a cargo del demandado y un 30% a cargo de la actora.

Por último entrando a analizar los agravios del recurrente adhesivo, es palmario que el aquo decide acoger un monto de $2626,58 que constituye lo efectivamente adeudado conforme documental en fotocopia a fs. 5 en desmedro de lo peticionado por la parte actora ($5.250,21), advirtiéndose que la suma reclamada por la actora es el resultado de lo adeudado más los intereses punitorios y compensatorios capitalizados al monto acogido en definitiva. Que configurándose así el instituto del anatocismo, notable jurisprudencia afirma que: «La capitalización de intereses resulta inadmisible y debe ser revocada, inclusive de oficio, pues la capitalización mensual de créditos afecta al orden público.» V.José c/ Sanatorio Británico y otros s/ Daños y perjuicios. – Rosario – Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Rosario. Sala 1. – 29-12-2009.

En cuanto a la falta de impugnación de las liquidaciones mensuales, se considera que ésto no es óbice para la procedencia de su posterior análisis judicial, cuando se advierta una situación de abuso en el derecho aplicado por la acreedora, y en el caso la capitalización indebida de intereses excesivos que ahora se morigeran deviene en una situación írrita que no podrá ser sustentada aún ante la falta de impugnación expresa y tempestiva del usuario de la tarjeta de crédito.

Los intereses adeudados conforme a la tasa antes ordenada deberán ser liquidados desde la fecha de mora y sobre la base del capital originalmente liquidado, pero no resulta admisible la capitalización inicial de los intereses cuando los mismos no habían aún superado el valladar de esta apreciación judicial, máxime si se tiene en cuenta que en razón de su exceso han sido objeto de una severa morigeración. En consecuencia corresponde confirmar el fallo en lo que respecta al monto del capital originario acogido en la Primera Instancia.

Por todo lo expuesto, deberá acogerse la apelación interpuesta por la demandada y rechazar el agravio del recurrente adhesivo imponiendo las costas de esta instancia en su totalidad al Actor.

A la misma cuestión, los Dres. Dalla Fontana y Casella votan en igual sentido.

A la tercera cuestión, el Dra. Chapero dijo: atento al resultado precedente, corresponde adoptar la siguiente resolución: 1) Rechazar la nulidad pretendida; 2) Acoger la apelación interpuesta por la parte demandada, morigerando los intereses compensatorios y punitorios a los topes previstos por los arts. 16 y 18 de la ley 25.065. Imponiendo las costas de primera instancia a la parte actora en un 30% y a la demandada en un 70%; 3) Rechazar la apelación del recurrente adhesivo, confirmando el fallo recurrido que condena a abonar $2.626,58 en concepto de capital.4) Imponer las costas de Segunda Instancia al actor. 5) Regular los honorarios de Segunda Instancia de los letrados actuantes en el 50% de la regulación firme de Primera Instancia.

A la misma cuestión, los Dres. Dalla Fontana y Casella votan en igual sentido.

Por ello, la

CAMARA DE APELACION EN LO CIVIL, COMERCIAL Y LABORAL DE LA CUARTA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL

RESUELVE: 1) Rechazar la nulidad pretendida; 2) Acoger la apelación interpuesta por la parte demandada, morigerando los intereses compensato rios y punitorios a los topes previstos por los arts. 16 y 18 de la ley 25.065. Imponiendo las costas de primera instancia a la parte actora en un 30% y a la demandada en un 70%; 3) Rechazar la apelación del recurrente adhesivo, confirmando el fallo recurrido que condena a abonar $2.626,58 en concepto de capital. 4) Imponer las costas de Segunda Instancia al actor. 5) Regular los honorarios de Segunda Instancia de los letrados actuantes en el 50% de la regulación firme de Primera Instancia.

Regístrese, notifíquese y bajen.

CHAPERO

Juez de Cámara

DALLA FONTANA

Juez de Cámara

CASELLA

Juez de Cámara

HAIL

Secretario de Cámara

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: