fbpx

Millonario gracias a un fallo judicial

La medicina tiene nombres y expresiones para definir hasta los más raros síntomas y patologías. Es el caso de la “enfermedad de los pochoclos”, una disfunción pulmonar que se provoca debido a la inhalación de uno de los productos que le dan sabor al clásico acompañamiento de las películas. 
Por este motivo, las empresas deben cuidarse de los accidentes que puedan suceder con la mezcla. Sino deberán atenerse a una indemnización como la que debe brindarle una compañía estadounidense con franquicias de puestos pochocleros a Wayne Watson, un hombre de 59 años que resultó enfermo por culpa de la sustancia y al que ahora tienen que pagarle más de siete millones de dólares.

Según consignaron fuentes especialistas en el tema, los síntomas provocados por la enfermedad, como dificultades para respirar y silbidos en el pecho, fueron identificados en trabajadores de las fábricas de la compañía (no solo de esta, también de otras). Muchos de los compuestos que se utilizan son tóxicos.

De todas formas, los integrantes del jurado que estuvieron a cargo del caso tuvieron en consideración que se trata de un particular, que la enfermedad bronquitis obliterante, como se la conoce por su nombre científico, no debía haberse manifestado en él de la misma forma que en los trabajadores de las empresas.

Asimismo, pusieron de manifiesto el particular caso de Watson: el hombre comía por lo menos tres paquetes de pochoclos al día. Se trata de un producto envasado que se prepara instantáneamente en un microondas.

Por otro lado, los jurados (ciudadanos del estado de Colorado) también puntualizaron que tanto los fabricantes como los vendedores del producto fueron negligentes a la hora de realizar advertencias sobre la peligrosidad de los componentes y sustancias que componen estos pochoclos envasados, y los riesgos que conlleva el consumo desmedido.

A pesar de la sentencia, los dueños de Glister-Mary Lee Corp, la empresa fabricante, y los supermercados King Scoopers, aseguraron que apelarán la sentencia.

Fuente: http://www.diariojudicial.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: