fbpx

El «dólar turista» debutó muy vigilado por el Gobierno

El nuevo «dólar turista», el único accesible a través del mercado formal para los minoristas, debutó este martes con la incorporación del personal de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) a las tareas de verificación.

 Serán los encargados de cerrar el cerco que le permitirá al Gobierno comprobar que quienes hayan gozado del «privilegio» de comprar legalmente divisas extranjeras a precios más bajos efectivamente las usen con el fin que habían declarado ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), al cursar el pedido de adquisición.

 La DNM tiene a su cargo la base de datos sobre el ingreso y la salida de personas del país. Desde ayer está obligada a informar esos movimientos para que la AFIP y el Banco Central (BCRA) los crucen con los datos de las personas que pasaron por los mostradores de bancos o casas de cambio para comprar por su viaje al exterior.

 El nuevo régimen quedó institucionalizado el jueves cuando el BCRA aprobó la comunicación A 5318, que oficializó la veda a las compras para ahorro, algo que ya había impuesto de hecho la AFIP hace tres semanas dilatando los pedidos.

 Quienes adquieran dólares, euros u otra moneda extranjera para viajar deberán informar a la AFIP sus datos personales y fiscales; actividad laboral; país de destino, motivo del viaje, fecha de salida y regreso y datos sobre la agencia de turismo donde adquirió el paquete, si es que debió recurrir a alguna.

 El organismo lo autorizará a comprar una cantidad para viajar en función de su destino, la cantidad de personas y la duración del viaje. El viajante que cancele su viaje tendrá 5 días hábiles para devolver las divisas que le vendieron. La incorporación de la DNM busca que no se falseen esas declaraciones. Así, la operatoria sólo queda legalizada una vez que el viajante logró que la fecha de embarque quede estampada en su pasaporte.

 En caso de no reintegrar las divisas quedarán alcanzados por las generales de la ley penal cambiaria, que contemplan desde una suspensión para operar, una multa (por hasta 10 veces lo comprado), hasta la inhabilitación perpetua o, incluso, la pena de prisión de uno a cuatro años en caso de reincidencia.

 

Fuente:  http://impuestos.iprofesional.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: