La abuela no tiene derecho a un régimen de visitas si ambos padres se oponen, pues a ellos incumbe la responsabilidad de criar a los niños.

Partes: P. L. E c/ O. P. y otra s/ régimen de visitas

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil   Sala/Juzgado: B

Fecha: 25-abr-2012

Cita: MJ-JU-M-72783-AR | MJJ72783 | MJJ72783

Rechazo de la demanda por régimen de visitas incoada por la abuela de los menores frente a la oposición conjunta de ambos padres en tanto es a ellos a quienes incumbe la responsabilidad primordial de la crianza y desarrollo de los niños.

 

Sumario:

1.-Corresponde confirmar la sentencia de primera instancia, la cual rechazó la demanda requiriendo la fijación de régimen de visitas incoada por la actora contra su hija y su yerno, manifestando que es su interés mantener contacto directo con sus únicos nietos, ya que sus padres -aquí demandados- se lo impiden arbitrariamente, pues esta Sala entiende que frente a la oposición conjunta de ambos padres al contacto de sus hijos con su abuela, la intervención judicial tiene un escaso, un escasísimo margen, determinando que, incumbirá a los padres la responsabilidad primordial de la crianza y el desarrollo de los niños -Convención Internacional Sobre los Derechos del Niño art. 18 – pues es su deber el de impedir los contactos de sus hijos con personas que puedan afectar su salud emocional o psíquica, y en el caso de autos -donde existen más de 20 causas judiciales iniciadas por la actora contra los demandados- los padres de los menores, tienen sobradas razones objetivas para entender que tal afección a los niños puede acontecer si se habilita la relación de éstos con la abuela actora, por todo ello se confirma la legitimidad de la oposición.

 

2.-En los supuestos de contactos del niño con otros parientes -la abuela, como en el caso de autos-, no se presentan las peculiaridades de un régimen de comunicación entre padre e hijos.; y en este sentido podría decirse que el objetivo es más limitado, ya que en el mantenimiento de un régimen de comunicación lo que jugará es la indudable ventaja que significa para los hijos menores mantener vivo su vínculo afectivo con sus abuelos, sin generar nocivas carencias.

 

3.-Corresponde desestimar las articulaciones de la quejosa cuando esgrime que la sentencia de primera instancia ignora lo establecido por el art. 376 bis del CCiv. y afirma que los abuelos tienen un derecho subjetivo a ver a sus nietos y que solo pueden ser privados en casos graves en que exista peligro a la salud física o moral de ellos o a su seguridad, esto no es así puesto que el art. 376 bis del CCiv. ya no puede mantenerse en su texto literal, correspondiendo la aplicación de la Convención Sobre los Derechos del Niño y la ley 26061 la cual obliga al juez a dejar muchas veces de lado la literalidad del artículo mencionado, dado que las normas de los primeros ordenamientos mencionados impondrán a la judicatura dar prioridad al mejor interés del hijo, y entonces, tendrá escasa relevancia que el adulto que reclama las visitas tenga o no (o invoque o no) un supuesto derecho subjetivo; debido a que lo que sustancialmente contará para la resolución es que la comunicación peticionada resulte o no provechosa para el niño. Será así en función exclusiva de este interés -y no el del adulto-que el juez resolverá.

 

4.-Este Tribunal ya se ha manifestado sobre la importancia que tiene la escucha a los niños, pues ya no cabe discusión a tenor de lo establecido en la ley 26061, es que, conforme a los arts. 2° , 3°, inc. b. , 24, incs. a. y b. , 27, inc. a. , y 41, inc. a. , del mencionado ordenamiento legal, todo niño de cualquier edad tiene que ser oído sin que, bajo ningún concepto, se limite la escucha a los que pueden formarse el juicio propio . Repárese que la mención a la madurez y desarrollo -contenida en el art. 24, inc. b., de la ley citada-no es un requisito de exclusión en base al cual el juez podría resolver si se procede o no a recibir la opinión del niño, sino que esa madurez sólo debe ser considerada para graduar en qué medida dichas opiniones han de ser tenidas en cuenta por el judicante a la hora de su decisión.

 

Para ver el fallo completo descargalo haciendo clic Aquí

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: